Escriba canciones de amor (Segunda parte)

Escriba canciones de amor (Segunda parte)

- en Escriba canciones de amor
2401
1


7 consejos para quienes deseen escribirlas.

En el artículo anterior comencé a abordar el tema de la composición de canciones románticas. Como usted sabe, hay esfuerzos de algunos cantantes cristianos por proveer canciones de este tipo a quienes seguimos a Cristo. Aun así, eso no ha sido suficiente y si hiciéramos una encuesta a matrimonios de clase media que profesan la fe evangélica, le aseguro que la mayoría recurren a canciones seculares para dedicárselas el uno al otro. ¿Está mal eso? En mi opinión, no. Si la canción no contradice ningún valor de la Escritura y no denigra el amor, ¡adelante! Sin embargo, los compositores cristianos tenemos un desafío por delante en esta faceta de la vida. Por lo tanto, continuemos con el segundo y tercer consejo para aventurarse a componer canciones de amor.

2. Tenga una filosofía

Cuando usted se sumerja en esta faceta romántica de la composición, prepárese porque la crítica vendrá. No de los cristianos que buscan este tipo de sanos recursos, sino del sector ultraconservador de la iglesia que sabe poco o ignora completamente lo que la Biblia enseña con respecto al tema.

Entonces, cuando aparezca este tipo de crítica, lo único que lo mantendrá con la frente en alto y hacia adelante será su filosofía de lo que la Biblia enseña sobre las canciones de amor.

Como usted ya imaginará, nuestra base para componer canciones así proviene del “Cantar de los cantares”. Una mejor traducción del nombre de este libro de Salomón sería: “La canción de las canciones”.

Vea, el nombre del libro es: “La canción de la canciones”, es decir: “La mejor canción de entre todas las canciones”, “La canción más sobresaliente de entre todas las canciones”. ¿Lo notó?

Ahora, ¿de qué trata la mejor canción de todas? Del amor de pareja.

Por lo tanto, si dentro del canon bíblico hay una canción de amor, ¿entonces por qué los sectores conservadores critican la composición de canciones románticas? Como dice un famoso presentador deportivo de la televisión salvadoreña: “¡Vaya usted a saber!”

Quienes critican que los cristianos compongan canciones de amor se fundamentan más en prejuicios que en una interpretación bíblica adecuada. Algunos creen que solo se debe cantar a Dios y a nadie más. ¡Punto! Que cantar a alguien distinto a Dios es idolatría y por lo tanto, no deberíamos de hacerlo.

Bueno, si nos vamos a poner en esa posición… ¡Pobres israelitas que compusieron una canción al pozo del cual Dios les dio de beber! (Vea Número 21:17-18). ¡Qué pecadores! ¿No? Je.

Una de las críticas más duras que he oído sobre la composición de estas canciones es que no mencionan el nombre de Dios. Ellos creen que para que una canción sea considerada cristiana debe mencionar a alguno de los miembros de la Trinidad para que sea calificada como tal.

La otra vez un joven me escribió al correo de La Aventura de Componer y me preguntó: “Hermano, no sé qué hacer. En mi iglesia mis líderes dicen que para que cantemos una de mis canciones, debe mencionar el nombre de Jesús por lo menos tres veces. ¿Qué hago?”

¡Darles un coscorrón! Je.

¿De dónde sacan los evangélicos este tipo de disparates?

La ridiculez ha llegado al extremo de que aun poner “Señor” en nuestras letras ya no es suficiente. ¿Por qué? Porque para algunos eso implica ser ambiguo y no ser claros en especificar a qué “Señor” le estamos cantando. 

Jason Morriss, compositor de “Cuán bello es el Señor”, experimentó este tipo de crítica. Por años se ha rumorado que esta gran canción, que popularizó Marcos Witt a inicios de los 90´s, fue dedicada a Satanás ya que la canción solo dice “Señor” sin especificar si es a Jesús o al diablo que se canta.

Lo sorprendente de esto es que durante los 90´s, y aun en su “25 conmemorativo”, Marcos  ha repetido que él siempre le ha cantado a Jesucristo. Aun así, hasta el día de hoy, son miles de personas que creen el rumor de que “Cuán bello es el Señor” fue dedicado a Lucifer solo por el hecho de que no se especifica a qué “Señor” se canta.

Sobre este tema, cuando entrevisté a Jason, me dijo:

“Si yo te mostrara las notas originales en donde escribí por primera vez la canción, todos los “Señor” que están en la canción los escribí en letras mayúsculas. Toda mi vida he escrito el nombre del Señor así, en mayúsculas. Hay personas que piensan que porque una canción no dice “Jesús” entonces no es una canción cristiana. Si ese fuera el caso entonces saquemos nuestras tijeras y cortemos el libro de Rut de la Biblia porque allí no se menciona el nombre de Jesús” (1).

Bueno, y no solo el libro de Rut, ¡tampoco el Cantar de los cantares! ¿Por qué? ¡Porque en ningún lado se menciona a Dios! Léalo y verá.

Mire, no tiene nada de malo componer canciones de amor que tampoco lleven el nombre de Dios en algún lado. Ojala que usted compusiera canciones de amor que mencionen a Dios, pero si no lo logra, ¡ánimo! Usted no está pecando porque no lo ponga.

3. Defina su objetivo

Miguel Ángel Villagrán (Málin), productor de los primeros tres discos de Ricardo Arjona y más de 25 discos en español para Integrity Music, además de productor es cantante y compositor. Por ejemplo, compuso la canción “25 razones para amarte” que está en su disco: “Abrirás las puertas” (Integrity Music), que escribió para su 25 aniversario de boda y que dedicó a su esposa el día de la celebración. Málin dice con respecto a la composición de canciones:

“Definitivamente componer puede parecer algo titánico, porque para quien no lo ha hecho es una montaña bien alta. Pienso que lo primero que hay que tener para componer es las ganas de escribir. Como en cualquier cosa en la vida, si querés lograr algo te preocupás por encontrar el camino. Como cuando estás frente a una montaña y querés subirla, te preguntás: “¿Cuál es el camino? ¡Ah! ¿No lo hay? ¡Entonces hay que hacerlo!” Por otro lado, hay elementos básicos, tener claro de qué querés escribir. Para escribir una canción debés de definir un foco central: lo que querés decir, a quién lo querés decir, cómo lo querés  decir, etc. Estas son preguntas que uno tiene que hacerse antes de emprender cualquier cosa” (2).

El punto aquí es encontrar un motivo para componer una canción de amor. ¿Es para expresar su afecto hacia una persona? ¿Es para conquistar a un amor imposible? ¿Es para agradecerle a esa persona el hecho de estar con usted? O sea, ¿cuál es su objetivo?

En este punto algunos que no tienen novio o novia, o que no están casados, podrían estarse preguntando: “¿Puede una persona como yo componer una canción de amor a pesar de que no esté enamorado en este momento?”

Buena pregunta, ¿no?

Le voy a contestar con una breve anécdota. ¿Se acuerda de la famosa canción “Bésame mucho”? La escribió Consuelito Velásquez (1916-2005). En 1999 se reconoció a esta canción como la más cantada y más grabada de todas las canciones en español que no son villancicos o canciones de cumpleaños. La canción alcanzó tal éxito que la interpretaron The Beatles, Elvis Presley, Frank Sinatra, Plácido Domingo, Julio Iglesias, Luis Miguel, etc.

Consuelito Velásquez reconoció que cuando la compuso jamás había besado a un hombre.

¿De qué nos habla esto? Usted no tiene por qué estar enamorado o enamorada para poder componer canciones de amor. La imaginación es una fuente inagotable de recursos para la creatividad. Claro, si usted experimentara mariposas en el estómago bien podría sentirse inspirado de una forma especial; sin embargo, el hecho de que no las haya no significa que no pueda componer canciones así.

Lo importante aquí es contestar la pregunta: ¿Cuál es mi objetivo? ¿A quién le cantaría o dedicaría una canción de amor? ¿Quién es lo suficiente importante para mí como para inspirarme a componer?

Dígame, ¿hay alguien en su mente?

Un tip práctico, por si usted estuviera enfrascado en el dilema de que no tiene alguien a quién componerle: Recurra a ese amor platónico de toda su vida, ¿ok? ¡Tal vez por allí emerja la inspiración!

Continúa…

Notas:

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/conversando-sobre-composicion/

(2) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/conversando-sobre-composicion/

1 Comentario

  1. Saludos mi estimado Noel, es un privilegio leer los nuevos escritos que estás haciendo sobre la composición e interpretación musical con contenidos que resaltan, enfatizan o descubren esas bondades del ser amado.

    Como base bíblica para estos escritos puedes utilizar el libro de Cantar de los cantares. Como ya sabrás además de tipificar una declaración amorosa de Jesucristo hacia la Iglesia literalmente muestra una declaración amorosa de Salomón hacia su esposa la Sulamita.

    Fuerte abrazo, mi estimado Noel.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

La excesiva romantización de la adoración (Parte 2)

La adoración congregacional debe constituirse en una oportunidad