Escriba canciones de amor (Tercera parte)

Escriba canciones de amor (Tercera parte)

- en Escriba canciones de amor
1822
0


7 consejos para quienes deseen escribirlas.

A esta altura de nuestra serie hemos visto tres consejos un tanto teóricos: Anímese a hacerlo, Tenga una filosofía y Tenga un objetivo. Los tips que siguen serán un poco más prácticos, espero que le ayuden en su búsqueda de la inspiración para componer más habitualmente canciones de amor.

4. Escriba la letra

La letra de una canción surge de lo que usted quiere decirle a esa persona. Simple. Las palabras de Jesús: “De la abundancia del corazón habla la boca”, nos serán útiles para entender cómo se escribe.

Cuando plasme en el papel o la computadora todo cuanto quiere decir, usted lo estará sacando de adentro de su corazón y su mente. Según la llenura del concepto que tenga dentro suyo o lo que conozca de su persona objetivo, es que usted escribirá sobre ello. Es decir, entre más lleno esté de esa persona, más específico podrá ser para escribirle.

Para escribir la letra de una canción de amor pregúntese:

¿Qué significa él o ella para mí?
¿Cómo puedo describir lo que siento por él o ella?
¿Qué imágenes vienen a mi mente cuando pienso en su belleza?
¿Hay algo en la creación que se compare a él o a ella?
¿Qué frases significativas hemos compartido al conversar?
¿Qué experiencias memorables hemos vivido juntos?
¿Hay algún texto en la Escritura que se aplique a nuestra relación?
¿Hay algún poema que haya escrito alguien y que refleje mi sentir?
Etc.

Este tipo de auto cuestionamientos son los que comenzarán a darle las palabras e imágenes a lo que podría convertirse en su letra. Las preguntas sacan a flote las frases y los versos que compondrán su poesía cantada.

Nota: Para saber cómo convertir sus palabras en versos le animo a que revise la serie: «La autopista de la composición», desde la parte 7 hasta la 17. Allí se explica detalladamente cómo versificar sus palabras y entonces construir la letra de una canción. Al hacer click aquí podrá acceder al artículo que deseo que comience a leer, posteriormente haga click al final de cada artículo, donde dice: «Continúa», y así accederá uno a uno a los artículos relacionados a escribir buenas letras.

Volviendo al tema, lo importante es estar lleno de esa persona, sea hombre o mujer, llénese de quién es, qué hace y qué dice, porque como cité antes: “De la abundancia del corazón habla [canta] la boca”.

Un ejemplo, Marcelo Rojo, compositor argentino que reside en Costa Rica, es un especialista en componer canciones de amor. Hace unos años produjo el disco: “Sonidos de intimidad”, disco que recopila sus mejores canciones de amor, la mayoría dedicadas a su esposa.

Una de las canciones del disco es “Valió la pena” que Danilo Montero, actual pastor de Lakewood Church, le cantó a su esposa el día de su boda. Cuando le pregunté a Marcelo cómo compuso la canción de Danilo, me dijo:

“Cuando me propusieron componer para él, pedí detalles de la historia de amor de ambos y así, al yo conocer el trasfondo de los dos, tuve elementos para escribir la canción. Como tú sabes, Danilo se casó después de los 40 años. Tantos años de espera por la mujer indicada. Por eso la canción la titulé: “Valió la pena”, que dice:

Valió la pena
Marcelo Rojo

Valió la pena…
Esperar para que estemos hoy aquí,
hace tiempo ya te imaginaba así, junto a mí,
tan radiante como el sol

Valió la pena…
Si es que el premio a la paciencia has sido tú,
ya mi corazón rebosa en gratitud,
porque sé que este amor es un pacto sagrado

Eres tan perfecta como lo soñé
Tú, la flor más bella del jardín del Rey
Tú me complementas sin igual mujer
Encontrarte ha sido más que hallar el bien
(1).

¿Qué hizo Marcelo para componer esta canción de amor? Llenarse de la historia de Danilo y Gloriana. Fue cuando se empapó de algunos detalles que pudo plasmar en el papel la propuesta de canción que al final Danilo y su esposa le agradecieron.

Otro ejemplo…

“Mi última canción de amor” son un par de artículos que compartí hace algunos años con los lectores de La Aventura de Componer y donde narré uno de mis últimos intentos de conquista. Allí compartí la historia detrás de la canción “Lo sé”. Que le escribí a una amiga con quien llevaba dos años de salir y a quien le declaré mi amor.

Resulta que ella era una mamá soltera y debido a desilusiones pasadas se sentía insegura de comenzar una nueva relación y aun de encontrar el amor verdadero. Yo estaba consciente de sus reservas, por lo que dentro de mi canción abordé esas dudas al decirle:

Lo sé
Noel Navas

Lo sé, que las cosas pueden ir bien
que las cosas pueden ir mal, lo sé.

Lo sé, que las cosas pueden cambiar
si decides arriesgar, si decides…

Amarme, es la decisión.
Amarme, así como yo te amo hoy.
Sé que puedes amarme.

Lo sé, que lo nuestro puede tener
un final espectacular, con fe.

Lo sé, las cosas pueden resultar,
si aprendemos a no desmayar,
si me escuchas bien…
Sólo debes de darme la oportunidad
de poder demostrarte que puedes…

Amarme, es la decisión.
Amarme, así como yo te amo hoy.
Sé que puedes amarme
(2).

Ahora, reconozco que mi canción no es digna de un premio ASCAP, pero igual me sirve para ilustrarle que yo saqué la letra de mi canción de lo que sabía que mi amiga tenía que resolver en su corazón.

Un último ejemplo…

Mi hermano David es un prolífico compositor. Él le ha escrito varias canciones a su esposa y usa un método muy interesante que podría servirle. David basa parte de sus canciones de amor en textos de la Escritura (Cantar de los cantares, por ej.) y parte en lo que ha vivido junto a su esposa.

En los artículos “Amada mía”, compartí la historia de amor de ambos y donde él me relató cómo  en una ocasión los jóvenes de su iglesia celebraron una vigilia de oración en la playa. En un pequeño receso ambos se apartaron a charlar y se sentaron sobre la arena. A manera de broma David introdujo una de sus manos debajo de la arena, sin que ella lo notara, tomó de sorpresa la mano de ella y le causó un gran susto.

Como esa fue una de sus primeras conversaciones, la experiencia quedó grabada en el corazón de ambos. Sin embargo, sumado a eso, hace unos años él estaba meditando en el texto de Cantares 4:9 que dice: Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía; has apresado mi corazón con uno de tus ojos”. El texto bíblico, su amor por su esposa y aquel incidente de la mano activaron la inspiración y compuso la canción: “Amada mía”. Vea a continuación cómo conjugó todos estos elementos para componer su canción:

Amada mía
David Navas.

/Amada mía, mi amor
has apresado mi corazón,
con uno de tus ojos
encendiste el fuego en mi/

Recuerdo la noche cuando tu mano tomé,
bajo la arena del mar nuestras manos junté.

La felicidad que el cielo hoy nos da,
ha sido duro el camino por el cual hemos crecido.

Amada mía, mi amor
has apresado mi corazón
Con uno de tus ojos
encendiste el fuego en mi

No hay distancia ni la habrá
Ni las muchas aguas podrán apagar
el fuego
que en nuestro corazón está.

/Amada mía, mi amor
has apresado mi corazón,
con uno de tus ojos
encendiste el fuego en mi/
(3)

Entonces, ¿de dónde sacará usted la letra de su canción de amor?

De lo que ya hay dentro de usted
De lo que siente por alguien más
De lo que alguien significa para usted
De imágenes que alguien le inspira
De textos del Cantar de los cantares
De algún poema que lo emociona mucho
Etc.

Continúa…

Notas:

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/conversando-sobre-composicion/

(2) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/testimonios-de-composicion/

(3) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/testimonios-de-composicion/amada-mia/

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

La excesiva romantización de la adoración (Parte 2)

La adoración congregacional debe constituirse en una oportunidad