«Escribir una canción» (Segunda parte)

«Escribir una canción» (Segunda parte)

- en Escribir una canción
2434
2


Escribir una canciónEstudiando una letra de Arjona.

La vez anterior le mostré el audio y la letra de la canción “Escribir una canción” de Ricardo Arjona incluida dentro de su más reciente producción: “Poquita ropa”. Mi intención al mostrársela es tomar verso tras verso y extraer algunas reflexiones de esta interesante composición que habla sobre cómo se escribe una canción. Una aclaración: Lo que a continuación expongo son mis reflexiones personales, en ningún momento estoy diciendo que es el pensamiento del compositor. Son mis pensamientos sobre una letra tan franca e ingeniosa.

Escribir una canción no es ir deprisa…

Siempre he creído que uno puede aprender sobre composición de cualquier compositor, sea cristiano o no, quienes tienen experiencia en componer a veces nos brindan flashazos sobre el arte de escribir. Dos ejemplos que tengo a la mano son: La serie “Frases destacables” que periódicamente publico en el blog y donde comparto las frases sobre composición más sobresalientes que compositores que no son cristianos comparten sobre el tema. Si desea leer algunas de ellas y tener una idea de lo que estoy hablando haga click aquí.

El otro ejemplo es el libro “Vasos comunicantes” del periodista y crítico musical Bruno Galindo. Este libro, de editorial Zona de Obras, es la recopilación de 200 entrevistas a compositores de los cinco continentes que sin importar que la mayoría de ellos no conozcan al Señor leer sus comentarios sobre el mundo de la composición enriquecería su vida de una manera incalculable. Si quiere leer algunos de sus comentarios le invito a revisar algunos artículos que hasta el momento he publicado haciendo click aquí.

Teniendo en mente lo anterior puedo afirmarle que la letra de “Escribir una canción” puede contribuir a sus convicciones sobre el proceso de componer. Por ejemplo, la sola frase: “Escribir una canción no es ir de prisa”, con que inicia, es tan pero tan cierta que como compositores cristianos deberíamos metérnosla entre ceja y ceja si es que esperamos convertirnos en mejores escritores.

Algunos que se involucran en La Aventura de Componer piensan que las canciones se escriben rápido. Claro, podría ser el caso. Muchos compositores que he entrevistado me han testificado y aun yo mismo he experimentado ocasiones en que se escribe una canción casi instantáneamente. La creatividad fluye de tal manera que uno convierte ideas y emociones en composiciones en pocos minutos; sin embargo, el hecho de que uno experimente esos momentos exprés no significa que siempre el proceso será así.

La composición requiere trabajo, tiempo y esfuerzo. Las canciones no se escriben de prisa. Quien pretenda componer de ese modo… O se frustrará o escribirá mal una canción. Las canciones se escriben a conciencia y sin salir del paso. Hay que dedicar tiempo al arte de componer. No es cuestión de sentarse y escribir cualquier cosa. Hay que sentarse ante el instrumento y esperar. Sentarse ante el instrumento y melodiar. Sentarse ante el instrumento y reflexionar. Entre más tiempo se dedique a confeccionar una canción mayores posibilidades que se convierta en un buen trabajo.

Como quieren ir de prisa los que asumen
que es un acto fisiológico y mundano
como hacer la digestión y crear desechos…

En lo personal nunca había pensado que el acto de componer podía compararse con el acto de sentarse en el sanitario. ¡Qué forma más elegante de describir el proceso de excreción! Je.

Lo que el compositor está diciendo es que hay personas que piensan que componer es como ir al baño, sentarse y excretar. ¡Por favor! Componer no es un acto fisiológico instantáneo porque si usted lo medita aun dicho proceso no es fugaz. Piénselo: después de que usted ingiere sus alimentos, ¿cuánto tiempo tarda el organismo en digerir, absorber y preparar los deshechos? ¡Algunas horas! O sea, ni siquiera ese acto es exprés, requiere tiempo como componer también.

Si ahondáramos en la fisiología de la digestión notaríamos cierta similitud con el arte de escribir. ¿No es cierto que el compositor necesita masticar y digerir ciertos conceptos antes de concretizar algunas ideas líricas y melódicas? ¿No es cierto que debemos digerir y absorber lo que vemos en nuestro entorno antes de plasmarlo en el papel? ¿No es verdad que hay pensamientos y melodías que absorbemos para el bien de nuestra canción mientras otras cosas las desechamos porque no nos serán útiles?

La comparación con la fisiología de la digestión y absorción tiene de verdad porque es un proceso despacio, requiere tiempo y tiene su mecanismo particular. La composición es un arte que aunque muchos no vemos, como tampoco vemos el proceso digestivo interno, realmente ocurre y nos permite seleccionar lo que sumará a una canción o expulsar lo que restará a la misma.

Escribir una canción es crear tormentas
en el corazón del que la pare con dolores…

De los versos anteriores extraigo la frase: “Parir con dolores”.

Ahora el compositor nos lleva a pensar en la composición como el proceso de parto. Una vez más: la gestación de un bebé requiere nueve meses aproximadamente. Requiere tiempo antes de dar a luz un hijo. La composición es igual, a veces se requieren semanas antes de darla por terminada y poder exteriorizar una canción.

Quítese la idea de que la composición es como la concepción; más bien es como la gestación, que es distinto. Por supuesto que uno puede concebir ciertas ideas en un instante, pero desarrollar y confeccionar una canción necesita de tiempo.

La composición es como dar a luz. Citando a Arjona en otra ocasión expresó: “Hay canciones que nacen por cesárea y otras de parto natural… ¡Prefiero las de parto natural!” Por lo tanto, al factor tiempo ahora le añadimos el factor esfuerzo. Componer requiere esfuerzo, sino físico por lo menos mental. Y puede implicar dolor porque hay canciones que duelen.

Hace unos meses conversaba sobre composición vía Messenger con mi amigo Roberto “Tito” Martínez y entre plática y plática me dijo: “Ser compositor puede ser doloroso porque a veces Dios te permite experimentar cosas difíciles para que puedan surgir ciertas canciones”.

Francamente yo nunca lo había visto así. El dolor puede ser una parte habitual del escritor debido a la sensibilidad con que percibe el mundo. Metafóricamente es experimentar periódicamente dolores de parto antes de dar a luz nuevos hijos: las canciones.

Es un acto irreverente y solitario
como lo es la confesión de un condenado…

Tiempo + Esfuerzo + Soledad. ¿Está prestando atención a las pistas que metafóricamente nos está brindando Arjona?

Aunque reconozco que la composición en equipo es un gran recurso al que en ciertas ocasiones podemos echar mano, para mí no hay nada mejor que componer en “solitario”. Me siento más cómodo cuando no hay nadie escuchándome tocar, tararear o anotar en el papel ideas que posteriormente borraré o volveré a redactar.

¿Sabe qué? La mayoría de compositores cristianos que hasta el día de hoy he entrevistado componen solos. Algunos componen con otros, pero la mayoría no. La soledad es una gran compañera de composición.

Componer es estar usted y sus pensamientos, usted y sus sentimientos, usted y su instrumento. Es ingresar a ese estado de concentración que le permitirá gestar una canción. Quien siempre está con alguien muy pocas veces compondrá algo. Quien valora la soledad tiene más posibilidades de ser más prolífico en la composición.

Espero que nuestro estudio sobre “Escribir una canción” le esté dando más pistas sobre cómo se escriben.

Continúa…

2 Comentarios

  1. Entre las pocas «buenas» canciones de este cantautor, en esta se mando. Quiero imaginar la razón por la cual la escribió?… Alguien le ha de haber ‘insultado’ su técnica de componer canciones. Ya q pareciera una aclaración para los ‘incultos’ de como una canción se afina y retoca para convertirla en una obra de arte. Definitivamente le ha de costar mucho, pues sin Dios en su corazón la carga de trabajo para componer se hace mas pesada. 🙂
    Me parecen acertadas sus reflexiones personales.
    Bendiciones mi Hno.!

  2. DAVID: Qué interesante tu reflexión, no sé si se deberá a eso que dices que se motivó a componer esta canción, pero efectivamente parece una explicación para alguien que no sabemos quién es. ¡De seguro todo mundo! Je.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de