Mi segunda vez en «El Cielo»

Mi segunda vez en «El Cielo»

- en Fragmentos de libros
1608
6


El CieloEchándole un vistazo a la Nueva Tierra.

“¿Acaso usted ha visitado dos veces el Cielo?” Preguntará alguien. No, cómo cree, je. Nunca he tenido experiencias extracorpóreas de ese tipo, simplemente “Mi segunda vez en El Cielo” es el título de mi artículo. Nada más. Resulta que estoy adoptando el hábito de releer, es decir, de leer libros que ya he leído. Por lo tanto, hay un libro que me impactó muchísimo hace un par de años y lo volví a tomar para estudiarlo. Se llama “El Cielo”, de Randy Alcorn (Editorial Tyndale). Como afirma la portada “A parte de la Biblia, este tal vez sea el libro que más pueda cambiar su vida”. Yo puedo testificar de eso. “El Cielo” es el libro que más me ha impactado después de La Biblia. He aquí una breve reseña y el por qué lo cito en este blog sobre composición.

Nota: Al final del artículo lea las instrucciones de cómo ganarse un ejemplar de «El Cielo».

En la actualidad hay tanta pero tanta ignorancia acerca del tema del Cielo entre las filas evangélicas que muchos piensan que será un lugar sumamente aburrido o un sitio donde flotaremos sobre las nubes tocando arpas de oro. Tan descuidado ha estado el tema que no es de sorprenderse de encontrar cristianos que aseguran que después del juicio final el planeta Tierra serán destruido y viviremos en algún rincón del universo llamado: “Cielo”.

Nada más alejado de la verdad. Si uno estudia detenidamente el tema se encuentra con la realidad de que la eternidad la pasaremos aquí en la Tierra, mejor dicho: en los Cielos Nuevos y Tierra Nueva que el Señor hará. Eso dice el libro de Apocalipsis capítulo 21.

“¡Uy, hermano! ¡Tenga cuidado! ¡Ese lenguaje me suena a doctrina de los Testigos de Jehová!” Pensará alguien. Pues no, no es doctrina de los Testigos de Jehová, es una doctrina bíblica que como cristianos no hemos estudiado a profundidad. Vamos, le aseguro que si usted estudia las Escrituras encontrará que al final de la historia reinaremos con Cristo sobre este planeta, claro, renovado y energizado por el poder restaurador de Dios.

Estas ideas que estoy compartiendo estaban pasando por mi mente cuando me topé con “El Cielo” de Randy Alcorn hace un par de años en una librería de la ciudad. Cuando me acerqué al estante lo vi allí… Grueso, color blanco y con una línea morada al frente. No estoy seguro que algo sobrenatural me impulsó a hojearlo, pero que algo me impulsó, ¡algo me impulsó!

Cuando estoy evaluando comprar un libro siempre reviso el índice y leo algunas páginas de capítulos al azar. Si el libro está sellado le pido a quien atiende que me lo abra pero le aclaro que no estoy seguro de comprarlo, que nada más lo quiero hojear. Los de las librerías siempre me dicen: “Está bien, yo se lo abro, véalo sin compromiso”.

Ya con “El Cielo” en mis manos noté un extraordinario énfasis en el tema de la Creación (tema que en lo personal me apasiona muchísimo) y también cómo cuando el Señor regrese a la Tierra toda la historia continuará su curso pero sin la maldad. Me impresionó la profundidad teológica de las ideas y la forma práctica de presentar las verdades. Por ejemplo, este libro contesta preguntas como:

¿Cómo serán nuestros cuerpos?
¿Tendrán nuevas habilidades nuestros nuevos cuerpos?
¿Nos veremos todos de la misma edad?
¿Comeremos y beberemos literalmente?
¿Habrá fiestas?
¿Aprenderemos en la Nueva Tierra?
¿Habrá libros en la Nueva Tierra?
¿Descansaremos, dormiremos y trabajaremos?
¿Tendremos nuestras propias casas?
¿Nos reconoceremos los unos a los otros?
¿Habrá matrimonios, familias y amistades?
¿Qué idioma hablaremos en el Cielo?
¿Tendremos mascotas en la Nueva Tierra?
Etc. Etc.

Dentro de estas legítimas interrogantes sobre la eternidad aparecen dos relacionadas al tema de escribir canciones:

¿Cómo expresaremos nuestra creatividad? Y…
¿Cantaremos y compondremos música?

He aquí lo que Randy Alcorn afirma:

“En este mundo, aun bajo la maldición, la imaginación y las destrezas humanas han producido algunas obras notables. Las estatuas de las Islas de Pascua, Stonehege, las obras de Shakespeare, la Novena Sinfonía de Bethoven, el Puente Golden Gate, el béisbol, los trasplantes de corazón, la cirugía prenatal, los hornos de microondas, los discos compactos, las naves para viajar en el espacio, el helado de chocolate, el paste de nueces, los automóviles deportivos. Es una lista que no tiene fin…

Nota personal: ¡Le faltó mencionar las Pupusas salvadoreñas!

Con los recursos que con tanta generosidad nos dará Dios en la Nueva Tierra, ¿qué podremos lograr juntos? Cuando pensamos en esto deberíamos ser como los niños cuando piensan en Navidad-que se escabullen de la cama para ver qué hay debajo del árbol de Navidad.

Sin creatividad, la música sería una sucesión monótona de sonidos, sin creatividad, los libros serían aburridos y superficiales. No captarían nuestras mentes y corazones. Las pinturas serían deslucidas o no existirían. Nuestras casas serían barracas, nuestros edificios cajas. Dios está preparando un lugar para nosotros, y él nos capacitará para desarrollarlo para su gloria.

En la Nueva Tierra, los dones que Dios nos ha dado no se perden con la edad, la muerte, la mezquindad, la inseguridad o la pereza. Cuando no tenga las distracciones ni las mermas ocasionadas por el pecado y las demandas de supervivencia, la humanidad creará e innovará a niveles sin precedentes, para la gloria eterna de Dios.

¿CANTAREMOS Y COMPODREMOS MÚSICA?

¿Ha quedado usted alguna vez en silencio reverente después de haber escuchado música bellamente ejecutada? Si es usted es como yo, no quiere salir de la presencia de la grandeza. Nunca lo haremos en la Nueva Tierra. Nuestro gran Dios estará sobre todo, debajo de todo, y en el centro de todo. Veremos sus maravillas no solo en su creación natural sino también en cada logro humano.

En la Tierra, personas creativas, artísticas y habilidosas cantan y tocan instrumentos para glorificar a Dios. El apóstol Juan habla de trompetas y arpas en el Cielo intermedio (Ap. 8:7-13; 15:2). Si tendremos instrumentos musicales en nuestro estado prerresucitado, ¿cuánto más deberíamos esperar encontrarlos en la Nueva Tierra?

Los 144,000 “que habían sido rescatados de la tierra” cantaban “un himno nuevo” delante del trono de Dios (Ap. 14:2-3). La gente en el paraíso canta “el himno de Moisés”, una canción escrita en la tierra maldita-posiblemente la canción de Éxodo 15, regocijándose en la redención de la pascua (Ap. 15:2-3). Esto sugiere que cantaremos tanto canciones viejas como nuevas, canciones escritas en la Tierra y canciones escritas en el Cielo.

Las canciones de la Biblia perdurarán, pero otra música de la Tierra también podría ser preservada. Considere El Mesías de Händel, el himno “Castillo fuerte es nuestro Dios” de Lutero., la canción espiritual de las personas de color “Swing Low, Sweet Charriot”, y el himno de Isaac Watts “En la cruz”. ¿Y qué diremos de los miles de grandes himnos y canciones de alabanza de cientos de culturas?

La música es trascendente-un puente entre este mundo y otro. Es por eso que la gente dedica tanto de sí misma a la música y encuentra tanto placer en ella. Nos encantan los sonoros y variados ritmos y armonías. En el Cielo Dios no va a confinar nuestra creatividad sino que le dará rienda suelta. Como un músico novato tal vez yo componga algo digno de Bach. ¿Y qué clase de música cree usted que compondrá Bach?” (1).

El espacio es muy corto como para compartir más sobre este maravilloso libro que le invito a adquirir; sin embargo, espero que lo que le he compartido le anime a ansiar la venida de Cristo y la restauración de todas las cosas.

Noel Navas.

Notas:

(1). Alcorn, Randy. “El Cielo”. Tyndale House Publishers, Inc. Estados Unidos de América. Pag. 287-292.

¡Gánese un libro sobre «El Cielo»!

A lo largo de este artículo hay palabras subrayadas. Júntelas y descubra la frase escondida. Al tenerla envíela al correo: laaventuradecomponer@gmail.com y concurse para ganar un ejemplar de este fenomenal libro.

Por favor tome nota de lo siguiente:

1. Solo téndrán la posibilidad de ganar el libro quienes envíen la frase exacta que está escondida.
2. La fecha límite para enviar la frase es el 10 de Septiembre de 2010.
3. No importa el lugar del mundo donde se encuentre, si ud. gana se lo haremos llegar vía correo postal.

¡A buscar la frase se ha dicho!

6 Comentarios

  1. listo! se oye buenisimo ese libro 😀

  2. GERSON: Sí, ya recibí tu email, gracias por participar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Crear e innovar a niveles sin precedentes para la Gloria eterna de nuestro Dios!!!!!!! Siiii

    Alli te envio la frase, con todo y tildes. ok

  4. REINA: Sí, gracias por leer y enviar la frase. Ya la recibí! Ese libro está increíble.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. hey!!! ya me emocioné!!! me voy a apurar…NECESITO ESE LIBRO!!!…jajaja, gracias Noel

  6. KEVIN: Excelente, espero que halles la frase, es fácil, je.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Qué tipo de directores de adoración estamos formando?

Hace unos días Infobae presentaba una noticia que