Frases memorables (Sexta parte)

Frases memorables (Sexta parte)


vasos-comunicantesFrases sobre componer a partir de la letra.

Hace varios meses tuve la oportunidad de adquirir y leer el libro: “Vasos comunicantes, cómo y para qué escribir canciones”, publicado por Zona de Obras y escrito por el periodista y crítico musical Bruno Galindo. El libro es una recopilación de respuestas a la pregunta “¿cómo se escribe una canción?” que el autor hizo a más de 200 compositores de 40 distintos países en el período de 1995-2001. Sin importar que la mayoría de los entrevistados no sean cristianos, sus respuestas contienen una riqueza especial para aquellos de nosotros interesados en el arte de componer. Por lo tanto, aprovechando que aun sigo hablando acerca de comenzar a componer partiendo del carril de la letra a continuación presento la sexta colección de frases extraídas del libro y que están relacionadas con iniciar el proceso de escribir canciones a partir de dicho carril. Mi intención al exponerlas es demostrarle que todos los compositores en el mundo experimentan procesos de creación similares y que todo lo que usted está aprendiendo en la Aventura de Componer es el camino correcto en el proceso de composición.

Sobre iniciar el proceso de composición a partir de la letra, algunos dijeron:

“Di lo que tengas que decir del modo más simple y directo, haz que rime y ponle un ritmo por detrás…”
John Lennon, Inglaterra.

“Tienes que elegir algo, un tema que sea rico y jugoso… Puedes empezar simplemente por una palabra; a partir de ahí hay muchas maneras de llevar la canción adelante… Lo que sucederá después es que, después de un tiempo, habrás desarrollado tu poesía”.
Perry Farrell, EE.UU.

“He hecho canciones toda mi vida. He desarrollado algunas ideas, alguna más interesantes que otras. La canción requiere de mucha síntesis: es un género de síntesis, de una complejidad que no te puedes imaginar”.
Fito Paez, Argentina.

“Ahora escribo sobre cualquier cosa, una frase que me ha gustado por ahí, una letra por la carretera, un comentario…, me sale así”.
Manu Chao, Francia.

“Yo parto algunas veces del texto, la verdad. La primera idea es de texto, una frase. Y después trabajo las dos cosas a la vez, y empiezo a intentar dar forma a ese texto y empieza a surgir la música. Yo, por ejemplo, rara vez compongo una melodía sin letra, una melodía a la que le pongo letra; eso lo hago muy poco”.
Pedro Guerra, España.

“Todo depende del sentimiento de las letras. Si estás pensando en una canción de amor, en una canción triste… eso se convierte en un coro y componemos de acuerdo a eso. Siempre se empieza a componer en las letras. Ocasionalmente, es al revés”.
Rizwan Mujahid, Pakistan.

“Personalmente siempre parto de las palabras. Llevo conmigo un cuaderno donde voy escribiendo, sin método ni ritmo específico, cualquier cosa: inteligente, tonta, banal o profunda. Como la lluvia de ideas, voy consignando ráfagas de emociones, hechos, estados de ánimo. Cada tanto, releo el cuaderno y a veces encuentro canciones casi completas, a veces una palabra o un par de frases me impulsan a redondearlas”.
Andrea Echeverri, Colombia.

“A mi me gusta tener primero la letra, y luego ya me pongo a trabajar con la música”.
Enrique Urquijo, España.

“Se puede componer una canción de muchísimas maneras. La peor es empezar por la música y luego calzar una letra de compromiso, de encargo, confeccionada con oficio pero sin musa (ni muzarella). La mejor es que la letra y música surjan al unísono desde el centro absoluto del alma. ¡Aleluya! La más habitual, en mi caso, es empezar por la idea de la letra, escribir y luego buscar la música que la realce, la fije y le dé esplendor”.
Sergio Makaroff, Argentina.

“Lo mismo pasa con la letra. Puedes pensar: ´este es un buen título, ¿de qué tratará?´ Puedes tenerlo antes de la canción: ´voy a escribir una canción sobre esto´. Pero con frecuencia no lo sabes. Escribes por el disfrute de escribir”.
Paddy McAloon, Inglaterra.

“Algunas veces arrancamos haciendo la letra. En realidad tenemos varias tácticas. Los dos tenemos cuadernos, cada uno el suyo, para ir anotando las letras, ideas y lo que sea…»
Dante Spinetta, Argentina.

“Las letras son esenciales. Cualquier compositor que ignore las letras está ignorando la mitad de la canción”.
Martin Rossiter, Inglaterra.

“Yo tengo por costumbre escribir los títulos antes. Escribo títulos sin canción, sin música, y los voy guardando”.
Andrés Calamaro, Argentina.

Las frases anteriores las obtuve del libro: “Vasos comunicantes, cómo y para qué hacer canciones”. Las expuse para que usted, que se ha involucrado en la Aventura de Componer, note que los compositores pueden comenzar el proceso de composición a partir de la letra, sin melodía o armonía alguna. Todo está en tener la iniciativa de comenzar a coleccionar títulos, palabras y frases que puedan servir en el momento que se siente a escribir la letra de una canción. Posteriormente uno puede ponerle a esa letra la melodía y las armonías correspondientes. Pero el hecho de que no tenga melodía ni acordes no debe impedirle escribir letras. Comenzar por este carril es un gran recurso para todos aquellos que deseen aprender a componer.

Continuará…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie