El génesis de una canción (Tercera parte)

El génesis de una canción (Tercera parte)

- en El génesis de una canción
2396
14


admirable1Más sobre la exteriorización melódica.

Continuando con la serie: “El génesis de una canción”. Como usted notó, en las primeras dos partes estudiamos como los pensamientos y sentimientos son catalizadores melódicos en el humano. Ellos son la materia prima de la composición. Si aprende a identificar dentro de usted esos sentimientos con potencial de convertirse en canciones entonces va por buen camino. Si además de esto, aprende a discernir melodías inéditas con mucha carga emocional (pegajosas), entonces está a punto de escribir partes de una canción que podrán emocionar a los demás. Es decir, si lo emociona a usted, muy probablemente emocione a otros también.

Habrá ocasiones en las que usted sentirá como saltan de dentro suyo frases melódicas y pensamientos (palabras) tan especiales que provocarán que en cuestión de minutos escriba una canción entera. Otra veces no, necesitará más tiempo para ello, pero lo importante es aprovechar la emoción del momento, la famosa ´inspiración´, como potencial creativo a la hora de componer.

Lo relevante del ejercicio de exteriorización, que expliqué en la primera y segunda parte de esta serie, es comprobar que verdaderamente una canción emana de la diversidad de sentimientos y pensamientos que nadan dentro suyo. Por eso, cada vez que se sienta emocionado abra su boca, entone, tararee, cante y almacene toda idea que surja por más insignificante que ésta parezca.

Emmanuel Espinoza, bajista y vocalista del grupo Rojo, cuenta que una mañana se levantó entonando una melodía y una letra que decía: “Te alabaré, te glorificaré-e-e. Te alabaré mi buen Jesús”. ¿Le suena conocida? Él sintió que la melodía era agradable y posteriormente escribió el resto de la canción a partir de esa idea que surgió espontáneamente. Sin embargo, a él no le satisfacía del todo y pensó que la canción no tenía mayor potencial. Por eso sólo simplemente la grabó y se olvidó de ella.

Un tiempo después Juan Salinas, uno de los productores de Grupo Canzion, le dijo: “Oye Emmanuel, estoy buscando una canción para el disco “Admirable” que le estamos produciendo a Danilo Montero. Por casualidad, ¿tienes alguna?” Emmanuel le dijo: “Bueno, tengo por allí una guardada, pero no sé si te va a gustar…” (1)
¡Lo demás es historia! “Te alabaré mi buen Jesús” fue el ´hit´ mundial del disco de Danilo, tanto en las radios como en las iglesias del continente. ¿Pero cómo comenzó todo? ¡Con una idea melódica! Con una frase que Emmanuel no abandonó y en la que siguió trabajando hasta expandirla y convertirla en una canción completamente estructurada.

En algunas ocasiones las ideas melódicas que surjan espontáneamente en usted podrán convertirse en maravillosas canciones en cuestión de minutos. Otras veces no será así y usted debe estar conciente de ello. Así como podría escribir una canción en 5 minutos podría tardar 5 meses. Todo depende de la continuidad que le dé al génesis que ha experimentado y de su compromiso y disciplina al componer.

Podemos afirmar entonecs que el génesis de una canción puede tardar pocos minutos, hasta unos segundos; sin embargo, lo que requerirá más esfuerzo y trabajo será completar el resto de la canción. Aquí es donde la disciplina juega un papel importante al momento de componer. Como regla general una canción es la combinación entre espontaneidad y disciplina. ¡Y viceversa! Es decir, no siempre se compone una canción de una sola vez. Si lo consigue, bien; pero si no, sepa que esforzarse al componer es lo común.

Ahora, lo misterioso de la composición es que a veces no es el resto de la canción lo que cuesta conseguir, sino el inicio. Literalmente, cada vez que uno compone es una Aventura. Fíjese, cuando uno desea escribir algo en ocasiones no fluye nada. Uno siente dentro como las ideas bullen pero al exteriorizarlas no llenan nuestra expectativa. Hay ocasiones que pueden pasar hasta horas para dar con la idea melódica que buscamos.

El famoso compositor español, Alejandro Sanz, dijo una vez: “Como a todo mundo, cuando he trabajado muchas horas, se me ha hecho de noche… Y hay momentos que de pronto, tras haber estado horas sin lograr nada, sale lo que me faltaba para completar una canción, o a lo mejor sólo una frase que vale por todo el día…” (2) ¿De qué nos habla esto? De que a veces cuesta componer. No siempre las canciones se escriben en corto tiempo. Y si usted lo lograra, le aseguro que en el futuro cercano se encontrará en un proceso de composición que requerirá más tiempo del usual; sin embargo, como dice Sanz: “Si después de muchas horas logro obtener una sola frase, ¡valió la pena la cantidad de tiempo invertida!”

Muchos quieren escribir canciones, pero el trabajo creativo que conlleva requiere disciplina y perseverancia. Aquí radica lo difícil de convertirse en compositor. Que hacer una canción tarda tiempo. Por lo general los aspirantes a compositores son impacientes, se desaniman y no perseveran. Quieren componer, sí, pero de forma instantánea. Y no, a veces las canciones no son instantáneas. Se requiere tiempo para terminar de componerlas.

La verdad es que convertirse en compositor tiene un precio: Tiempo y esfuerzo. Como dijo alguien una vez: “Todos quieren ir al cielo, pero nadie quiere morir”. Dicho en otras palabras: “Todos quieren disfrutar, pero nadie quiere sufrir”. El sufrimiento en el arte de componer viene en forma de disciplina. Disciplina manifestada en muchas áreas. Una de ellas tiene que ver con practicar el ejercicio que denomino: ´Exteriorización melódica´, del cual ya hemos hablado.

Alguien se estará preguntando: “¿Puedo hacer el ejercicio de ´melodizar´ sin esperar a sentir algo dentro de mi sólo para ver si puedo crear algo interesante?” ¡Por supuesto! Algunas personas que trabajan en hacer jingles para radio y televisión usan este método para crear. Y muchas veces da resultado. Como su trabajo consiste en crear jingles no importa que estén o no inspirados. Tienen que hacerlo porque tienen que hacerlo. De eso viven.

La diferencia de ellos con algunos de nosotros es que por lo general quienes componen jingles son músicos y serlo conlleva una ventaja a la hora de componer. Es decir, crear junto con un instrumento musical puede facilitar la creatividad melódica. Pues cuando uno toca un acorde o una serie de acordes (independientemente del ritmo que sea) ese pequeño círculo musical (progresión) sugiere múltiples melodías.

Sí, cualquier músico se lo puede confirmar. Las estructuras armónicas sugieren estructuras melódicas. En este sentido, uno no necesita esperar a que la inspiración aparezca para practicar este ejercicio de composición. Sienta algo o no, si usted toca música muy probablemente sentirá algo mientras lo haga y así comenzará a crear melodías. Sin embargo, si usted no toca y quiere practicar la ´melodización´, adelante. ¡Hágalo! Luego evalúe el resultado.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: A esta altura de la serie: “El génesis de una canción”, ¿cree usted que la composición es parte espontaneidad y parte disciplina? O, ¿cree que es más de una y menos de la otra o visceversa?

Notas:

(1) Conferencia: “Cómo levantar una generación de adoradores”, por Emmanuel Espinoza, Generación de Líderes, Especialidades Juveniles, Guatemala, Septiembre de 2007.

(2) De Laiglesia, Juan Carlos, Alejandro Sanz, “Por derecho”, Plaza y Janés Editores S.A., Tercera Edición, 2000, Pág. 250.

14 Comentarios

  1. Yo de nuevo!!! jeje

    Oye, esto va «in crechendo»…

    Efectivamente, creo que debe haber espontaeidad y disciplina, disciplina para apagar la tele, dejar que se enfríe la cena o dejar que los gatos se peleen en el patio de la casa, nada debe distraernos de ese «Momento Romántico» en el que le hablamos a nuestro Dios.

    Cuando hablábamos (los casados) con nuestra entonces novia, no dejábamos que nada nos distrajera, ignorabamos a los cuates que pasaban, dejabamos sonando el telefono, es mas , ignorabamos hasta el reloj.
    Hace falta disciplina al escribir con espontaneidad, es un momento inigualable, unico en su especie, esa «tonadita» o «melodia» no sonará otra vez en nuestra cabeza si la ignoramos (experiencia), debemos disciplinarnos hasta que Dios diga: «luego le sigues» o «Ya quedó».

    Creo que la balanza debe inclinar mas su atencion a la disciplina, ya que la espontaneidad esta alli, solo espera salir, solo hay que saber actuar correctamente cuando se haga notar, y esto es solo con disciplina.

    ¡Saludos!

    Uziel Cerda.
    Coauila, México.

  2. UZIEL: Sí, confío en Dios que esto va a ir en «crechendo» como dices tú. ¡Imaginate! Esta serie: «El génesis de una canción» consta de 9 partes. Y a mi modo de ver todas tienen semillas que pueden germinar en nuestro interior y provocar crecimiento en el corazón del compositor.

    En un par de semanas voy a publicar una entrevista que le hice a Milton Valle, ganador de dos premios Arpa a mejor compositor, 2005 y 2007. ¡Está espectacular! Va bendecir a muchos de a catarátas. ¡En serio! Además, la otra semana hay sorpresas en el blog. Así que estáte pendiente mi bro!

    Gusto de leerte de nuevo!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Roberto Hernandez

    DISCIPLINA!!!
    Creo que es «la parte dificil» sin embargo es la que rinde mas frutos cuando queremos mejorar nuestras canciones, si, definitivamente necesite mucha disciplina para aprender a almacenar mis canciones, siempre me confiaba pensando que era imposible que se me olvidara, pero sabes que ¡se me olvidaban!
    y vaya que aprendi la leccion, aun duelen las canciones que perdi por no tener la disciplina de almacenarlas.

    Lo importante es aceptar que debemos mejorar, aceptar que estamos mal en algunas cosas, y tomar la decision de ser compositores disciplinados, esto para nosotros es lo mismo que decir «compositores comprometidos con el proposito para el que Dios nos ha creado».

    Por esta razon creo que la disciplina permite explotar al maximo nuestra espontaneidad.

    Bendiciones a todos!!

  4. ROBERTO: ¡Qué triste es perder una buena canción eh! A mí también me ha pasado. ¿Sabes? En unas semanas voy a publicar un artículo sobre la importancia del almacenamiento. No sé si titularlo: «Bienaventurado el que almacena» jeje. Y además, una serie de «Frases memorables» relacionadas con el tema.

    En fin, me gustó tu expresión: «la disciplina permite explotar al máximo nuetra espontaneidad». ¡Profunda eh! Por favor, sigue aportando tus comentarios, me son (y nos son) super útiles.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. ME ALEGRO DE CONTESTAR ESTAS PREGUNTAS
    CREO QUE LA EXPONTANEIDAD Y LA DISCIPLINA VAN JUNTA PARA LOGRAR EL OBJETIVO QUE SE REQUIERE DE LA MISMA AL MONENTO DE COMPONER
    ESTO ESTA BUENISIMO NOS AYUDA A PREPARARNOS MAS EN LO QUE QUEREMOS LLEGAR A SER BUENOS COMPOSITORES PARA DIOS
    ESO SI ME GUSTARIA QUE ALGUNOS DE LOS COMPOSITORES CRISTIANOS PUDIERAN ENTREGAR SUS EXPERIENCIAS PARA ENRIQUECER LA NUESTRA OK…. BENDIONES CHAOO

  6. PEDRO: Hola de nuevo! Sí, la disciplina y la espontaneidad van de la mano. Son hermanos inseparables. ¡O por lo menos deberían serlo!

    En cuanto a que te gustaría conocer la experiencia de compositores cristianos y sus aventuras para enriquecer tu vida, pues en este blog puedes encontrar algunas. En la columna de la derecha podrás encontrar «Categorías» y alli clikear sobre la categoría: «Conversando sobre composición».

    En este momento, con casi de 3 meses de vida del blog, puedes encontrar dos entrevistas. Una a Frank y Liza Mejía junto con su pastor, son de Honduras. Y la otra entrevista es la que le hice a: Bani Muñoz, guatemalteco, que también nos habla sobre composición. En dos semanas publico la entrevista que le hice a Milton Valle, compositor hondureño, ganador de 2 premios Arpa a «Mejor Compositor». ¡Una gran entrevista eh!

    Y bueno, te adelanto que recién entrevisté a Alex Martell de Raza for Christ, Jaime Murrell, Julio Melgar, Miguel Ángel Guerra, etc. y sus entrevistas las podrás encontrar progresivamente en los siguientes 3 meses. Te adelanto que tengo otras más entrevistas que hacer este año y espero irlas publicando cada 3 semanas.

    Cualquier cosa para servirte!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Creo que disciplina es lo que nos falta a la mayoria que deseamos componer. Tenemos una frase y la olvidamos porque no nos disciplinamos a continuar con el esfuerzo de terminarla. O en otras ocasiones como menciono Emanuel, pensamos: «Esta cancion no creo que «pegue», o esta muy «sosa», pero debemos seguir intentando. Recuedo la frase que le decia el abuelito Tlalock al Cipitio: «El que quiere celeste que le cueste». Queremos las cosas faciles y las cosas casi nunca se dan de esa manera. Asi que debemos esforzarnos. Nuevamente Noel gracias.

    Gino

  8. GINO: ¡Jajaja! Está bueno esa frase del abuelo «Tlalock», jeje. Para quienes no son salvadoreños y leen los comentarios del blog, Tlalock y el Cipitío son personajes ficticios de la cultura y leyendas salvadoreñas. Así que la verdad es esa: «La composición cuesta». Unas veces más que otras, pero igual cuesta. Gino: ¿No será que el abuelo Tlalock parafraseó al rey David cuando dijo: «Porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada» (2 Sam. 24:24)? ¡Tal parece que sí! Pero de otra forma, jeje.

    ¿Sabes qué me acuerdo ahorita? De la ofrenda de Abel. La cual agradó más a Dios que la de Caín. A veces pienso que la ofrenda de Abel de corderos de la manada agradó más a Dios que la de Caín, porque Abel crió desde pequeños a esos corderos para ofrecérselos al Señor cuando éstos hubieran crecido. O sea, Abel se esforzó durante meses por cuidar y alimentar la ofrenda que en el futuro ofrecería. Cuando llegó el momento de ofrendar y sacrificar ante Dios, el Señor se complació de su ofrenda porque sabía el tiempo y el esfuezo que le había dedicado antes de presentársela en adoración. ¿Por qué no le agradó la de Caín? Bueno, porque él no tuvo la misma actitud de Abel. Caín simplemente se acordó que ese día era día de ofrendas y arrancó del campo el zacate, las frutas y las flores que encontró en su camino rumbo al altar. Cuando llegó y ofreció su ofrenda Dios ya había pesado su corazón y visto que él no se esforzó como su hermano Abel.

    En fin, ya me puse a predicar, jeje. Por lo tanto, aunque a algunos se nos facilite más la composición que a otros y aunque en algunas ocasiones sea más fácil que otras, siempre debemos estar concientes de que Dios no sólo verá y escuchará nuestras canciones, sino también el esfuezo y dedicación detrás de ellas.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Wauh a mi me ha pasado eso, desesperarme por no tener en un dia una composicion de alguna letra, cuando lei esto me di cuenta y creo que me falta mucha disciplina y dedicacion, por que la verdad les confieso que me desespero cuando no tengo nada y no me sale nada, ahora en adelante tratare de ser mas perseverante , creo que voy por buen camino porque me imagino que todo compositor paso esto, y ahora podemos ver frutos de esa perseverancia, disciplina, dedicacion, tiempo.
    bendiciones a todos y adelante compositores!!!

  10. MIZRAIM: Gracias por comentar mi bro! Y sí, lo que te ha pasado de que a veces no te sale nada pues es normal. Cuando sucede eso lo mejor es no estresarse. Todo compositor experimenta períodos de sequedad de corta o mediana duración. Yo creo que lo importante es permanecer fieles al Señor y a nuestra intimidad con él, y como dice Ef. 5:18-20 permanecer llenos del Espíritu y entonar cantos espirituales en nuestro corazón. En ese sentido, cuando tu pozo esté lleno de la presencia de Dios producto de tu comunión con él, siempre habrá agua que sacar para llenar el cántaro de la composición.

    ¡Ánimo! Gracias por participar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. otra vrz aqui, esforzandome por ponerme al corriente jajaa!

    bueno, yo creo que la verdad lo espontaneo y la disciplina, tienen que estar juntas siempre ya que si en un momento nos llega la «inspiracion,es decir, estamos en «espontaneo»,jaja, y no tenemos al disciplina para escribir o tedener nuestras labores, pues de nada sirve, ya que se perderá lo obtenido, por otro lado, si tenemos toda la disciplina, pero no dejamos salir lo que sentimos, pues pasaría completamente lo mismo.

    yo lo veo como que lo espontaneo, es la chispa que enciende el fuego, y la disciplina es la leña que lo mantiene encendido, asi lo entiendo yo…jaja

  12. GERARDO: Me gustó mucho tu frase: «La espontaneidad es la chispa que enciende el fuego de la composición y la disciplina la que lo mantiene encendido». ¡Está genial! Y así es como todos deberíamos entenderlo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  13. Yo he tratado de componer y se que puedo, mas a veces me entra la desesperacion de no poder estructurar mi melodia, pero ahora practicare la disciplina y la perseverancia.

    Gracias por tu seguimiento es interesante todo lo que has dicho.

  14. EDILBER: Así es, la Biblia dice que «corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante». Con paciencia llegarás a la meta: Una canción. ¡Adelante amigo!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!