Himnos de la historia: «Noche de paz»

Himnos de la historia: «Noche de paz»

- en Himnos de la historia, Navidad
2653
4


Himnos  dramatizadosPor: Joseph Mohr y Franz Grüber.

Con el fin de enriquecer nuestro conocimiento como compositores cristianos periódicamente estaré publicando las historias detrás de los himnos más famosos de la historia. Estas impresionantes canciones han sido tan trascendentales para la vida de la Iglesia que sería una insensatez no reconocer su valor dentro de nuestra himnología. Aunque a partir de los años 90´s surgió un movimiento musical que impactó Latinoamérica nunca dicho movimiento pretendió subestimar las grandes canciones que como pueblo de Dios nos han acompañado desde siglos. Por tal motivo, le invito a que lea estos artículos con hambre de aprender. Estudiar estas maravillosas canciones lo impregnará del espíritu que motivó a los compositores de antaño. Por encontrarnos en las celebraciones de Navidad en esta oportunidad le presento la historia detrás de “Noche de paz”.

“Noche de paz”
Joseph Mohr y Franz Grüber.

Sin ninguna duda, la canción de Navidad preferida por todos, “Noche de paz”, es querida por jóvenes  y mayores debido a su descripción serena y hermosa del humilde nacimiento del Salvador. Sin embargo, cuando dos sencillos líderes de iglesia, el Rvdo. Joseph Mohr y el organista Franz Grüber, escribieron el himno para los propios feligreses de su pueblo poco imaginaron cuán universal llegaría a ser con el tiempo su influencia.

Fue en 1818, cuando servía en una recién construida iglesia en Oberndorf en la región del Tirol, Austria, en lo alto de los hermosos Alpes, que el Rvdo. Mohr escribió el texto para “Noche de paz”.

El Rvdo. Mohr le había dicho frecuentemente a Franz Grüber, profesor del pueblo y organista de la iglesia, que el himno de Navidad perfecto aún no se había escrito. Pensando en esto y tras haber recibido la descorazonadora noticia que el órgano de su iglesia no funcionaba, decidió escribir su propio himno de Navidad inmediatamente para tener música para el servicio especial de Nochebuena y no decepcionar a su fiel rebaño.

Tras completar el texto, le llevó la letra a Franz Grüber, el cual exclamó al leerla: “Amigo Mohr, ¡lo has encontrado! El himno perfecto, ¡alabado sea Dios!” Grüber terminó pronto su tarea de componer una melodía apropiada para este nuevo texto. Su sencilla pero a la vez hermosa música combinaba perfectamente con el espíritu de la letra. El villancico se completó a tiempo para la Nochebuena y cantaron el nuevo himno acompañados con la guitarra de Grüber.

El villancico impactó profundamente a los feligreses de las montañas, igual que lo ha hecho en sucesivas generaciones. El paso del tiempo parece sólo añadir a su atractivo.

Pocos días después, cuando el hombre encargado del reparar el órgano llegó a la iglesia de la pequeña aldea, fue impresionado con una copia del villancico navideño y decidió promoverlo por toda la región del Tirol. En poco tiempo, “Noche de paz”, se cantaba por toda Austria y Alemania, y llegó a ser conocida como una canción popular tirolesca.

Al poco tiempo fue traducida a los principales idiomas del mundo, y se ha convertido en unas de las canciones preferidas universalmente en todos los lugares donde se disfrutan las canciones con mensaje navideño (1).

“Noche de paz”
Joseph Mohr y Franz Grüber.

Noche de paz, noche de amor
Todo duerme en derredor
Entre los astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niño Jesús
Brilla la estrella de paz
Brilla la estrella de paz

Noche de paz noche de amor
Oye humilde el fiel pastor
Coros celestes que anuncian salud
Gracias y glorias en gran plenitud
Por nuestro buen Redentor

Por nuestro buen Redentor.
Noche de paz noche de amor
Ved que bello resplandor
Luce en el rostro del niño Jesús
En el pesebre del mundo la luz
Astro de eterno fulgor
Astro de eterno fulgor.

Notas:

(1) Osbeck, Kenneth W. “Himnos dramatizados. Piezas teatrales que cuentas las historias de cómo nacieron algunos de los himnos predilectos”. Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, EE.UU. 1996. Pág. 129.

4 Comentarios

  1. hola noel!

    me estoy dando a la tarea de leer los articulos de la pagina desde el primero poco a poco, y para mi se ha vuelto muy emocionante hacerlo. creo voy como a la 4ta parte. Pero igual que todos los que te han leido, estoy maravillado de lo que leo, porque has resumido todo lo que me interesa actualmente. En estos momentos vivo una experiencia de querer acercarme a Dios, de servirle y de componer canciones como no tenes idea ( este…bueno creo que si debes tener una idea) y aunque es muchisimo material para mi cerebrito con principios de alzheimer…creo que voy aprendiendo muchisimo con todo esto.

    Gracias a nuestro Dios por usarte y a vos por ser de bendicion para todos nosotros.

    Muchisimas bendiciones!

  2. SERGIO: Mano, qué bueno saber siempre de vos, gracias por compartir tu interés por aprender y por tus palabras hacia mi. Gracias de verdad. ¡Tenemos una reunión pendiente papá!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. ADONYS: Interesante, esa es una lección derivada de esta historia, la composición en equipo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  4. Soy Cantante lirica y me encanta conocer la historia detr{as de las canciones que interpreto. Gracias por esta maravillosa enseñanza que compartiré con mi familia y amigos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie