Julio Melgar, la enfermedad y las voces de sanidad (Cuarta parte)

Julio Melgar, la enfermedad y las voces de sanidad (Cuarta parte)

Al finalizar esta entrada encontrarás el link para pasar inmediatamente a la quinta parte.

Como sabes, todo el 2018 transcurrió y Julio Melgar, a pesar de la enfermedad y lo debilitante del tratamiento, realizó “Desde lo íntimo” cada domingo por la noche, donde transmitía por Facebook Live reuniones de adoración desde la sala de su casa. Además, desarrolló el Congreso Intencional en Guatemala, ministró la alabanza en varios países del continente y hasta hizo duetos que se incluyeron en una que otra grabación. Por ejemplo, con Christine D´Clario, ¿lo recuerdas? El desatino de Christine al orar por la sanidad de Julio se viralizó en Internet por la extrañísima oración que elevó. Si no viste el video donde ella ora, puedes verlo dando play desde el minuto 13:

Si lo viste, bien; si no, te cuento un detalle muy extraño que ocurrió. Resulta que mientras ella oraba por la sanidad de Julio, en un momento dijo: «Señor, ahora mismo hablamos una palabra de sanidad, reclamamos tu promesa de salud. Reclamamos que por tu llaga hemos sido sanados*. Señor, y nos apoderamos de esa promesa y la impartimos sobre Julio ahora, en este momento. Señor, no tomaremos un «no» por respuesta para su sanidad, sino que proclamamos y abrimos el “sí” y el “amén” del cielo sobre su vida, sobre su cuerpo, sobre su mente, sobre su espíritu, en el nombre de Jesús. Y él servirá de ejemplo ante la ciencia de lo que puede hacer un Dios cuando la ciencia dice: “¡basta”, Dios dice: “¡yo comienzo!” ¡En el nombre poderoso de Jesús!…» En ese instante, Christine dejó de orar y le dijo a Julio: «Y profetizo sobre ti, Julio, que este será el final de una temporada, pero no el final de la más grande temporada. La más grande temporada está por comenzar. El tiempo del invierno, dice el Señor, está pronto de terminar…»

Una vez más, nadie duda de que Christine haya orado con todo su corazón y con las intenciones más puras que alguien pudiera tener; sin embargo, ¿qué es esa forma de orar? ¿Quién se cree para decirle a Dios que no aceptará que le responda que no? ¿Acaso ella no leído Isaías 45:9? ¡Qué locura! Y como todos sabemos, Julio murió, es decir, Dios dijo: “No”. ¿Qué habrá hecho Christine al enterarse de su muerte? ¿Cómo habrá reaccionado ante semejante “No” del cielo? Como me dijo mi amigo Zabdiel Rodríguez: «¿apelará a alguna Corte Suprema Universal? ¡Ops! ¡Creo que ya no le quedan instancias! Quien dijo: “No” se trata del Creador y Juez de los vivos y muertos».

Ahora, siendo objetivos, hay algo en lo que sí atinó Christine en su profecía hacia Julio. Acertó al decirle: «Y profetizo sobre ti, Julio, que este será el final de una temporada, pero no el final de la más grande temporada. La más grande temporada está por comenzar. El tiempo del invierno, dice el Señor, está pronto de terminar…» Porque, efectivamente, el invierno terminó. Julio murió y ahora está experimentando la más grande temporada de su vida: la eternidad con Cristo.

Ahora, si crees que el desatino de Christine D´Clario al orar fue un simple desliz o que no se supo dar a entender, a partir del minuto 12:30 del siguiente video incurre en el mismo fallo. Mira:

Si lo viste, bien; si no, te transcribo sus palabras: «En el nombre de Jesús, yo desato la sobrenaturalidad de Dios en este lugar y cada vida que ha estado esperando un milagro, ¡lo recibe en este momento! Ya no tomaremos “no” por respuesta, sino que hacemos manifestar el “sí” y el “amén” de Dios. El “sí” y el “amén” de Dios. El “sí” por salvación, el “sí” por sanidad, el “sí” por libertad, el “sí” por la paz de este lugar. ¡En el nombre de Jesús! Y en el nombre de Jesús, yo hablo a cada espíritu en este lugar y yo declaro que se despiertan propósitos, se despiertan llamados, se acelera la manifestación de gloria y de madurez espiritual y que cada uno recobra fuerzas espirituales…»

Así que no, la forma en que oró Christine por Julio Melgar no fue un desliz, sino una forma que ella ha aprendido a orar, pero que no es la adecuada bíblicamente hablando. Un simple vistazo al contexto de 2 Corintios 1:20 —al que ella hizo alusión— demostraría que ese texto no significa que Dios no pueda decir “no” a nuestras oraciones. Y esto simplemente nos confirma que los cantantes cristianos, además de creer en la confesión positiva y decir cosas extrañas como «no tomaremos un no por respuesta», ¡hasta hay que enseñarles los rudimentos de la oración!

Para quienes creen que es incorrecto criticar a alguien por su forma de orar y que Jesús no hubiera hecho eso, recuerden que la enseñanza magistral sobre cómo debemos de orar —El Padre Nuestro— el Señor la brindó después de emitir dos duras críticas contra quienes oraban mal. Revisa Mateo 6:5-7 y lo comprobarás. Así que, quienes hemos juzgado como incorrecta la forma en que oró Christine, no hemos hecho más que imitar a Jesús con el fin de orientar a la iglesia sobre cómo debemos dirigirnos a Dios en oración.

Ahora, si crees que solo ella cometió desatinos al orar, mira el siguiente video donde aparecen Josh Morales (MIEL San Marcos) y Lucas Conslie en un concierto en una ciudad de Chile en diciembre de 2018. El primero anuncia la sanidad y el otro envía ángeles a sanarlo, respectivamente. Mira:

Como pudiste ver, en un momento, Josh Morales (MIEL San Marcos) hace una pausa en el concierto y convoca a todos para orar. Mientras oró dijo: «Desde acá enviamos palabras de bendición, sabiendo que el que empezó la buena obra, será fiel en completarla. ¡Anunciamos vida! ¡Anunciamos que te vas a levantar en el nombre que es sobre todo nombre! ¡En el nombre de Cristo Jesús!…»

Fíjate, Josh Morales, uno de los grandísimos amigos de Julio Melgar, anunció la sanidad, pero ¿por qué hizo eso? ¿Por qué vitoreó que Julio sería sanado? Y más importante que eso sería preguntarnos: ¿ocurrió lo que anunció? ¿Fue verdad su anuncio? Tú sabes la triste respuesta. De nuevo: el amor y el afecto de los cantantes cristianos les jugó una mala pasada. Les hizo creer que si ellos anunciaban públicamente que Julio sería sanado, a lo mejor el Señor vería su gran fe y entonces obraría el milagro. Pero la verdad es que así no se provocan las sanidades y muchos menos se empuja a Dios para que obre.

Francamente, a esa altura del proceso de Julio Melgar —un año después de ser diagnosticado— hubiera sido mejor reflexionar en por qué la sanidad no ocurría: «¿tendrá Dios otros propósitos con Julio a parte de la sanidad? ¿Será que el Señor tiene planeado llevarse a nuestro hermano a su presencia y debemos de orar de otra forma?» Pero no, el objetivo de ellos era producir la sanidad a fuerza de anuncios, confesiones y declaraciones como si no importara la voluntad de Dios sobre ciertos individuos y circunstancias. Es cierto, todo esto estaba permeado de buenas intenciones, pero con todas estas cosas que hacían los cantantes cristianos, tácitamente el mensaje que nos comunicaban era: “¿Dios aún no lo sana? ¡Entonces yo lo sano! ¿Dios no te declara sano? ¡Yo te declaro sano! Es más, ¡anuncio que tu sanidad va a ocurrir!” ¿Me explico?

Como esta entrada ya se me alargó mucho, en la siguiente profundizaré en la errática participación de Lucas Conslie que aparece en el video.

Continúa leyendo la Quinta parte dando clic aquí.

*Para comprender por qué no siempre es acertado apelar a la promesa de sanidad divina de Isaías 53:5: «por sus llagas fuimos sanados», te recomiendo leer la serie de tres partes titulada: ¿Enseña Isaías 53 que nunca estaremos enfermos?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Por qué hay cantantes y bandas de música cristiana que graban canciones de otros sin autorización?

—¡Hola Carlos! ¿Cómo estás? —¡Bien, Noel! ¡Qué bueno