Adorar con la mente, la adoración olvidada (Primera parte)

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Primera parte)

- en La adoración olvidada
457
0

La adoración es uno de los mega temas de la Escritura. Tú lo encuentras desde Génesis hasta Apocalipsis. El tema de la adoración es tan, pero tan importante que, si recuerdas, una de las tentaciones de Satanás en contra de Cristo fue ofrecerle los reinos del mundo si se postraba y lo adoraba (Mat.4:9). ¿Por qué el diablo quería la adoración de Jesús? ¿Por qué le pidió específicamente que lo adorara? Porque la adoración lo determina todo. ¿A quién decidirá adorar el ser humano? ¿A quién decidirás adorar tú? De tu respuesta depende de qué lado estarás. Porque del lado del bien están los adoradores de Dios y del lado del mal los adoradores del enemigo. La lucha entre el bien y el mal tiene que ver con el tema de la adoración. Por eso la adoración es un tema medular en la Escritura, de principio a fin.

Ahora, hay un tema dentro de la adoración que pocas veces he visto enseñar en las congregaciones, el de adorar a Dios con la mente. El concepto lo extraigo simplemente de las palabras de Jesús: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” (Mateo 22:37). Jesús esperaba que sus seguidores adoraran a Dios con su mente. Pero ¿sabemos qué es adorar con la mente? ¿Conocemos qué significa?

Para comprender qué es adorar con la mente, debemos desechar el paradigma de que la adoración solo ocurre en el templo donde nos congregamos y que está confinada solo al tiempo de cantos que precede al sermón. Sí, eso es adorar, y claro, adorar en ese lapso incluye el uso de nuestra mente, pero la adoración trasciende las cuatro paredes del templo. Jesús dijo: “La hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre… Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad” (Juan 4:21, 23). Y la hora llegó, la adoración, aunque ocurre en un templo donde nos congregamos, ha traspasado dicho lugar y ahora la podemos ofrecer a Dios desde cualquier parte del mundo, independientemente de que se haga o no dentro de un templo físico. ¿Me explico?

Con este fundamento puesto, entonces, ¿qué es adorar con la mente? La respuesta es simple: es hacer uso adecuado de nuestras facultades mentales para la gloria de Dios. Es usar la imaginación, la concentración, la percepción, el razonamiento, la intuición, la memoria, etc. con el fin de honrar al Señor y servir a nuestros semejantes. La pregunta entonces es: ¿cómo específicamente se adora a Dios con la mente?

Como estoy hablando de adorar, principalmente más allá de las cuatro paredes del templo, a través de esta serie te compartiré alrededor de 10 formas, de entre muchas más que hay, con que puedes adorar a Dios con tu mente y glorificar su nombre a través de tu vida. Por favor, presta atención a cada una, porque, aunque intentaré ser breve, me detendré a explicarlas lo mejor posible con el fin de que te sientas motivado a ver como actos de adoración cosas que probablemente no has visto de esa forma. Comencemos:

1. Adoramos a Dios con la mente cuando memorizamos las Escrituras.

La memorización es una facultad de la mente y todos la poseemos, y francamente, yo era uno de quienes siempre decía que era malo para memorizar. Por ejemplo, para memorizar nombres. Un día, leyendo el libro “Cómo ganarse a la gente”, de John Maxwell, leí que para tener buenas relaciones con los demás y añadir valor a las personas, es importante llamarlos por sus nombres y que este simple acto es imposible si no le das importancia a aprenderte sus nombres. Esto es algo tan, pero tan elemental para las relaciones interpersonales que a veces lo damos por hecho y no le damos importancia. Al final de ese capítulo, Maxwell brindaba algunos consejos para no fallar en este asunto y uno de sus consejos era: “No digas que eres malo para memorizar”. Él explicaba que cuando decimos ese tipo de cosas, automáticamente nuestra mente cierra algunos compartimentos a causa de nuestro negativismo. “¡Caramba…!” dije yo, “¡yo siempre he dicho que soy malo para memorizar nombres!” Y ¡pum! Tomé la decisión de dejar de decir eso y cerrar mi mente; mejor fui más positivo y de allí en adelante me esforcé para aprenderme los nombres de las personas que iba conociendo.

¿Qué pasó después de eso? Mi mente abrió sus compartimientos. No digo de que al inicio fue fácil, pero cambié mi actitud ante la dinámica de memorizar y, aunque, de vez en cuando tengo una que otra batalla, al día de hoy logro memorizar los nombres de las personas.

¿Por qué te menciono esto? Porque muchos creyentes, cuando de memorizar las Escrituras se trata, dicen: “¡Yo no soy bueno para memorizar!” y ¡pum!, se cierran a la posibilidad de expandir su memoria. No es que no puedan, es que no creen que son buenos para lo que Dios los facultó desde el momento de nacer. Vamos, deja de decir eso de ti mismo porque sí eres bueno para memorizar. Lo que pasa es que no tienes el hábito de la memorización, pero que eres bueno, ¡eres bueno! ¿Cómo lo sé? Porque todos recordamos las cosas que hicimos ayer y las podemos relatar con detalles; todos recordamos la película que vimos en el cine o la serie que vimos en Netflix y hasta la podemos contar emocionados a otros; todos tenemos la habilidad de contar los chistes que no contaron semanas atrás, etc. ¿Lo ves? Tú y yo somos buenos para memorizar, lo que pasa es que no estamos acostumbrados a usar la memoria para las cosas espirituales.

Mira, la memorización es como un músculo, en nuestro caso, uno que puede que esté un poco entumecido; pero vamos, con un poco de fisioterapia, de ejercicio y de paciencia, verás que lo podrás ejercitar de una manera sorprendente. Simplemente es cuestión de recordar que la mente es un don que Dios nos dio y que, a menos que hayas sufrido un accidente en la cabeza, padezcas Alzheimer o un tumor cerebral diagnosticado, no tienes argumento para decir que no eres bueno para memorizar, ¡excepto tu mal hábito de hablar mal de ti mismo y tu pereza de no esforzarte por recordar aquello que vale la pena recordar!

Ahora, ¿de verdad la memorización de las Escrituras tiene que ver con la adoración? ¿En qué me fundamento para hacer tal afirmación? Por favor, lee el siguiente pasaje y quiero que notes la íntima relación que hay entre amar a Dios y memorizar su Palabra:

“Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas”.
Deuteronomio 6:4-9.

Si leíste detenidamente, me darás la razón de que podríamos resumirlo así: “¡Ámame y memoriza mis Escrituras para ponerlas por obra!” ¡Punto!

Cuando Dios motiva al pueblo a amarlos y de paso, a poner por todos lados su Palabra, se debe a que la adoración y la memorización están íntimamente ligadas y, por lo tanto, es adorar a Dios con la mente. Por eso el texto dice: “Y estas palabras… estarán sobre tu corazón… Y las atarás como señal en tu mano, y serán por insignias entre tus ojos”, etc. Lo que el Señor pretendía era que demostraran su amor por él priorizando sus palabras, no olvidándolas y sobre todo, poniéndolas por obra.

Adoramos a Dios memorizando las Escrituras porque hacerlo es emplear nuestras facultades mentales con el fin de no olvidar sus mandamientos. Memorizar las Escrituras hará de ti un adorador que no solo adora en el templo, sino que, debido a que has tatuado en tus pensamientos y tu corazón la Palabra del Señor, en consecuencia, tus actitudes y acciones lo honrarán en donde quiera que vayas. Por eso, no es de extrañar que Jesús haya dicho lo mismo en el Nuevo Testamento. Mira:

“Si me amáis, guardad mis mandamientos… El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él… Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió… Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor”.
Juan 14:15, 21, 23-24; 15:10.

¿Qué significa guardar en lenguaje bíblico? ¿Acaso se refiere a tomar la Biblia y engavetarla? Obvio que no. Significa almacenar en la memoria sus ordenanzas con el fin de no olvidarlas y estar prestos para ponerlas por obra en el día a día. Tú no puedes obedecer algo que no recuerdas y no puedes recordar algo que no hayas memorizado. Por eso, la memorización de la Escritura va de la mano con la obediencia y la obediencia con la adoración.

CONTINÚA LEYENDO LA SEGUNDA PARTE DANDO CLIC AQUÍ.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Se nos fue Julio Melgar

En mi época de entrevistador para La Aventura