La Aventura de Componer (Segunda parte)

La Aventura de Componer (Segunda parte)

- en La aventura de componer
2315
3


logo_c4.jpgPrimer Festival de la canción salvadoreña.

Al inicio, cuando comencé la Aventura de Componer, tenía un ritmo de composición de una canción por semana. A veces mantuve esa velocidad, otras veces no. A veces la inspiración me hacía acelerar el ritmo y en otras parecía que el don me había abandonado; sin embargo, hasta el día de hoy sigo componiendo y almacenando mis canciones.

Una canción que significó mucho para mi fue: “Un amigo”. Por cierto, la escribí en el mismo lugar que escribí: “Señor, ¿en qué puedo servirte?” ¡Mientras me bañaba! Juan Luis Guerra tiene razón: El baño es una buena pista de aterrizaje para canciones, jeje. Recuerdo que “Un amigo” la hice un sábado luego de ver un programa especial que se llamó: «Celebración de amistad» con Marcos Witt y sus amigos. Yo ya había visto ese programa un par de veces pero esa tercera vez que lo transmitieron me impresionó tanto que dejó un sabor muy especial en el alma. Como ya era la 1:00 de la tarde y tenía que estar a las 3:00 en el ministerio juvenil de la iglesia, apagué la tele y me fui a bañar. Fue allí donde comencé a cantar: “Un amigo de verdad, ¿quién lo hallará? Honestidad, transparencia, respeto y sinceridad. Todos tenemos un ideal, quisieras que fuera una realidad/Un amigo que pueda amar, un amigo que quiera escuchar. Que en los tiempos difíciles contigo estará, más que un hermano un amigo será, etc”. Inmediatamente cerré el grifo de la ducha, tomé una toalla y corrí hacia mi cuarto para escribir. Tardé unas siete horas en concluir la canción mientras alternaba mis actividades de la iglesia con el proceso creativo de componer. El resultado fue genial. Había hecho una canción que significaba mucho para mi, tanto por lo que decía como por lo que me hacía sentir.

Guardé la canción casi dos años hasta que supe de un concurso de talentos en un canal de televisión en El Salvador. El concurso se llamó: “Primer Festival de la canción salvadoreña” organizado por el Canal 4, uno de los canales más importantes del país. Era Septiembre del año 2000 y faltaba una semana para cerrar inscripciones cuando me animé a ir y recoger el formulario de participación. Lo llené, pero no quería ser yo quien interpretara la canción. Así que llamé a mi amigo Jaime Carías (quien interpretó la canción: “Señor, ¿en qué puedo servirte?” un par de años antes) y le dije: “Jaime, ¿por qué no interpretas mi canción en este concurso y vemos qué sucede? ¡A lo mejor y podemos testificar del Señor! Además, el primer premio son de 10,000 Colones”. Hoy, con El Salvador ya dolarizado, esos 10,000 Colones serían $1,142 aproximadamente.

Después de Jaime aceptar cantar mi canción, nos inscribimos.

Para hacer de una historia larga una corta, avanzamos por todas las etapas eliminatorias hasta llegar a la final. Fueron cuatro las canciones finalistas. Sinceramente, ¡lo confieso!, pensé que íbamos a ganar. No sólo por el hecho de que la canción era buena, sino porque unos minutos antes de que iniciara la final conocimos a los cinco jurados calificadores. Casualmente tres de ellos conocían a Jaime. Sin embargo, mientras se desarrolló el evento percibí que una de las cantantes había hecho un mejor papel que el nuestro. En efecto, cuando Willy Maldonado, presentador del programa Fin de Semana, anunció el nombre de la canción ganadora no nos mencionó a nosotros, sino a otra. ¡Perdimos!

Era Noviembre del año 2000 y sin afán de sonar maduro, a pesar de que habíamos perdido yo sentí que habíamos ganado. Sí, entre más de setenta canciones participantes quedamos entre las cuatro finalistas y eso era lo que importaba para mí. ¡Me sentía satisfecho! Un tiempo después supe que habíamos quedado en segundo lugar.

Ese día que perdimos la final del concurso, cuando terminó el programa de TV, me acerqué a la interprete ganadora y le dije con una sonrisa: “¡Felicidades, ganó la mejor canción!” ignorando por completo que esta Aventura de Composición aún no había concluido.

Continúa…

3 Comentarios

  1. esta muy padre tu historia, me esta llamando la atención la actitud que tienes ante las circunstancias, ahora probaré componer en el baño, y heber que sale ajjaja…. de nuevo muchas gracias, como te he dicho quiero y estoy muy interesado en la composición, Dios te bendiga por esto que haces, y la forma en que ayudas a la gente, recibe bendiciones desde México

  2. meybelyn juarez

    cada ves la aventura de componer me llama mas la atencion y como que fuera un iman ma atrae es algo increible, bueno esta historia esta super padre y esto me da las fuerzas para continuar, bendiciones

  3. ESA CANCION SE CONVIRTIO EN UN HIMNO PARA LOS TERREMOTOS QUE HUBIERON EN EL SALVADOR

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de