La aventura detrás de La Aventura: Danilo Montero

La aventura detrás de La Aventura: Danilo Montero

- en La aventura detrás de La Aventura
1750
3


Cómo conseguí la entrevista.

Era enero y Danilo Montero y Esperanza de Vida, la agrupación española, estarían de visita en Costa Rica. Al enterarme pensé: “¿Por qué no pegarle a dos pájaros de un solo tiro?” De inmediato le llamé a mi amigo Randy Durán y ¡oh, sorpresa!, me dijo: “No solo estará Danilo y Esperanza de Vida, también Saúl Morales compositor de Canzion”.

Sin pensarlo mucho compré un boleto hacia San José y dos días después estaba en Costa Rica. Al final de mi estancia pude entrevistar a Esperanza de Vida y a Saúl, pero no a Danilo. Resulta que cuando me reuní con él a penas tuvimos tiempo para saludarnos debido a su agenda apretada. Eso sí, Danilo me dio su email personal y me dijo que podíamos conversar vía Skype.

Después de un par de intentos de escribirle, no insistí más porque yo sabía lo ocupado que era y no quería incomodarlo. Yo solo pensaba: “Ya se presentará la oportunidad”. Alrededor de mayo nos vimos en Guatemala, en un congreso de Especialidades Juveniles. Al nomás verme me dijo: “No estoy seguro que pueda darte tiempo para una entrevista mientras estoy aquí”. Yo le dije que no había problema, que sería cuando él pudiera.

Como el congreso duró varios días, la siguiente tarde aproveché para entrevistar a Freddy Colloca, compositor argentino, este me citó en un salón del hotel a las dos de la tarde, pero cuando llegué no estaba. Quien sí estaba dentro era Danilo, quien al nomás salir me saludó a mí y a alguien más del staff con quien yo estaba conversando. Danilo le dijo que no había desayunado ni almorzado y que si podía apartarse solo para comer algo. Como yo andaba un chocolate Milwaukee se lo ofrecí, lo tomó de inmediato y me dio las gracias (creo que ese chocolate repercutió para conseguir la entrevista, je).

El congreso finalizó domingo así que supuse que Danilo había regresado esa mañana a Lakewood. Mi sorpresa fue que a eso de las tres de la tarde, que yo estaba saliendo del hotel, vi a uno de los músicos de la banda de Julio Melgar con quien ya nos conocíamos. Lo saludé y le pregunté qué andaba haciendo allí. “Esperando a que salga Danilo”, me dijo. “¿Qué no se fue a Houston hoy por la mañana?” pregunté. “No, mirá, allí viene”.

De inmediato varios jóvenes del congreso comenzaron a rodear a Danilo pidiéndole autógrafos y fotos. Cuando Danilo se acercó a donde estábamos nos volvimos a saludar y los fans me pidieron ayuda para tomarse fotos con Danilo. Creo que estuve tomando fotos unos diez minutos. Cuando nos despedimos y me fui alejando del auto, Danilo gritó desde adentro: “¡Hey, Noel! El viernes voy a tener un chance libre, podríamos hacer la entrevista vía Skype, ¡dame una recordadita el jueves en la noche!”

“¡Genial!” dije yo.

Como me pidió, le escribí el jueves, pero el viernes Danilo brilló por su ausencia. Eso sí, en la noche Danilo me escribió disculpándose y pidiéndome si podíamos hacer la entrevista a las once de la mañana del sábado. ¡Dicho y hecho! El sábado estuve conectado a Skype a la hora acordaba pero tampoco apareció. A eso de las 12:30 p.m. sonó mi teléfono celular, por la numeración la llamada venía de EE.UU. Cuando contesté del otro lado se oyó: “Noel, soy Danilo. Disculpá que no pude estar a la hora, pero aquí estoy”. “¿Quién te dio mi número telefónico?” le pregunté. “Encontré un email tuyo de hace varios meses y allí estaba”, contestó.

De inmediato me conecté a Skype e iniciamos la entrevista. Entre varias cosas que conversamos hay algunas que me llamaron la atención:

Uno, Danilo toca guitarra, cosa que yo no sabía. Lo que pasó es que abandonó el instrumento. Igual su forma de componer es sin instrumento y de paso, junto a alguien más aportando ideas de letra, principalmente.

Dos, la banda de Danilo tiene progresiones que siempre usan cuando él fluye espontáneamente en adoración. Aunque lo que Danilo hace cuando ministra en vivo tiene de improvisación, las progresiones no necesariamente son improvisadas. Interesante.

Y tres, que si yo hubiera realizado la entrevista esa primera vez que nos vimos en Costa Rica, probablemente no habría podido escarbar en la riqueza de “Devoción”, el disco que recién acababa de lanzar. Por esos días estaban en proceso de composición y pre-producción, por lo que el hecho de que la entrevista haya tardado en realizarse ayudó a que él acumulara esa experiencia y así hablara de ello en la entrevista.

Al final grabé una hora y quince minutos, por eso, cuando hice la última pregunta, Danilo me dijo medio en broma: “Que sea la última porque si no, no te vuelvo a dar otra entrevista”. J

Danilo fue tan colaborador conmigo que me pidió revisar la redacción de la conversación. Unas semanas después se la envié y me la devolvió con algunas observaciones que seguí al pié de la letra. Además él mismo me dio la foto que quería que yo pusiera en la portada.

¡Gracias Danilo!

Noel Navas.

3 Comentarios

  1. De todas las aventuras detrás de La Aventura, esta es la que más me ha gustado leer 🙂 Saludos!

  2. Me llama la atención ese aire de estrella Pop que muchos «salmistas» tienen, por lo que redactas en el articulo, Danilo se mostró como todo un caballero, preocupado por no cumplir su palabra, lo que demuestra un corazón sencillo y dispuesto a aportar, entonces eso de «estrella pop» siempre he creído que no es por ellos, es por los chicos, por nosotros que les damos ese aire de inalcanzables y de hechos en otro planeta, me gustan mucho estos artículos Noe, felicidades.

  3. ISRAEL: Pues tienes razón, a veces no son los artistas sino quienes rodean al artista quienes dan la impresión de que son «divos». De Danilo muy difícilmente podría creer que se cree una «estrella» (en el sentido peyorativo de la palabra), de algunos más sí podría creerlo, pero de Danilo muy difícilmente. Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder