La aventura detrás de La Aventura: Marcos Witt

La aventura detrás de La Aventura: Marcos Witt

- en La aventura detrás de La Aventura
2282
10


Cómo conseguí la entrevista.

Marcos Witt participaría de un evento en El Salvador organizado por el Instituto Canzion y que se denominó: “El desafío de bandas”. Él sería jurado junto a Miguel Ángel Villagrán (Málin) y Julio Melgar. Por lo que al enterarme que vendría les pedí a mis amigos del Instituto ayudarme para que me lo presentaran y plantearle la idea de la entrevista.

El día del evento llegó y antes que todo comenzara, Raúl Ardón, director del Instituto, me presentó con Marcos y le dijo que yo quería hacerle una pregunta. Marcos me dijo: “Yo te conozco…” Y yo: “Sí, soy hermano de Elí”. Mi hermano menor, Elí, fue estudiante de la segunda generación del C.C.D.M.A.C., ahora Instituto Canzion, en Durango, México. Por tal motivo más de alguna vez que Marcos visitó El Salvador habíamos conversado brevemente.

Si algo he aprendido en esto de entrevistar a compositores es a plantearles en menos de treinta segundos el motivo de mi entrevista. Por lo que luego de explicarle por qué quería conversar con él, me dijo: “Cuando aprenda a componer… ¡Te doy la entrevista!”

Me reí.

Inmediatamente llamó a Mark Arellano, uno de sus asistentes y le dijo: “Agenda una entrevista con Noel ya sea en Honduras o en Guatemala”. Resulta que Marcos estaría dos semanas después de gira por Centroamérica así que yo tendría que viajar hasta uno de esos lugares para entrevistarlo. Cuando Mark y yo nos quedamos solos me preguntó cuánto tiempo necesitaba con Marcos. Yo le dije que cuarenta minutos sería fabuloso, a lo que me respondió de inmediato: “No, Marcos no da entrevistas tan largas. Te puedo conseguir quince minutos”. Yo por dentro pensé: «¿Solo quince?»

Intercambiamos emails y nos despedimos.

Una semana después le escribí a Mark para recordarle de la entrevista y me respondió que yo tendría que viajar a San Marcos, Guatemala, y añadió: “Quizá solo pueda darte diez minutos”. Cuando leí eso pensé: “¿Qué voy a conversar en apenas diez minutos? ¡Es muy poquito tiempo!”

A unos días de viajar Raúl Ardón apareció al rescate. Yo no estaba muy animado de ir tan lejos por tan solo diez minutos debido a que sería demasiado esfuerzo para tan poco tiempo. Raúl me dijo: “Si a Marcos le gusta conversar con vos, te va a dar más tiempo, ¡así que andá!”

Si usted no lo sabe, la ciudad de San Marcos queda en autobús a seis horas de la capital de Guatemala, a una hora frontera con México. Y como yo no sabía cómo llegar hasta allá le llamé a mi amigo Málin para que me orientara. Me dijo: “Yo conozco al organizador del concierto de Marcos Witt, se llama: Josh Morales, de MIEL San Marcos. Voy a hablar con él para que te reciba y te eche la mano”.

El concierto de Marcos sería viernes, por lo que viajé a Guatemala desde el miércoles. Málin me hospedó en su casa y el día jueves me llevó a la estación de autobuses que llevan a San Marcos.

Mire, los autobuses que van hasta allá no son de lujo, con aire acondicionado y películas durante el trayecto. No, son buses de pueblo, sin sanitario, que van deteniéndose en el camino y así como lo lee: con campesinos que llevan gallinas y cerditos sobre sus piernas. Como yo sabía que el bus no contaba con sanitario y el mío saldría a las dos de la tarde, desde las diez de la mañana no tomé naditita de agua para no sentir la necesidad durante el camino. Eso sí, fui tomando sorbos de agua para no deshidratarme.

Entre montañas y precipicios tardé siete horas en arribar y al nomás bajar pensé: “¡Con razón Marcos Witt pidió que lo transportaran en helicóptero!”. La banda de Marcos viajó en un autobús privado hasta San Marcos. Y bueno, al llegar Josh Morales me recogió, me invitó a cenar a su casa, conocí a su familia y luego me llevó a mi hotel.

Marcos Witt llegó a San Marcos el viernes por la tarde, por eso, cuando Josh me confirmó la hora de llegada estuve pendiente desde las 2:00 p.m. Cuando me asomé al lobby del hotel estaba lleno de gente: padres con sus hijos, empleados del hotel y hasta el alcalde estaba allí para recibirlo. ¡Lo recibieron como toda una celebridad! ¿Y yo? Recostado en la pared del fondo esperando ver a Mark Arellano para recordarle de la entrevista.

Marcos saludó a todos, ¡hasta los niños! Y cuando me vio me dijo: “¡Hey! ¡Yo sé quién eres tú! Voy a subir a mi habitación, luego voy a ir a dar una conferencia a pastores, acompáñanos y después hacemos tiempito para la entrevista”. Me fui a la iglesia donde Marcos enseñaría y al terminar, casi a las  cinco de la tarde, me acerqué a Mark y me dijo que me fuera al hotel, que allí me sentaría con ellos para la entrevista.

Al llegar me encontré con Mark en la recepción: “La entrevista la harás en su habitación. Te voy a dar quince minutos, pero a los quince minutos le van a servir algo de comer porque él no ha almorzado. Cuando le sirvan tienes quince minutos más y luego debes de terminar”.

Al entrar saludé a Marcos, nos sentamos en una mesa que habían preparado y comenzó la entrevista.

Sinceramente, como originalmente Mark me había dicho que me daría únicamente quince minutos, apenas llevé cinco preguntas que lanzarle; sin embargo, cuando comenzamos a charlar Marcos se soltó, respondía ampliamente y tuve que abandonar el guión que llevaba. Como su música me acompañó toda mi vida le pregunté desde “Canción a Dios” y “Adoremos”, hasta todos los discos “En vivo” que grabó en los 90´s, además de indagar sobre su forma de componer y cosas que le ayudan a escribir sus canciones.

A los quince minutos exactos le sirvieron la comida, por lo que si usted pudiera escuchar el audio de la conversación oiría el sonido de los cubiertos rosando su plato a medida que conversábamos. Como mi grabadora digital me muestra el tiempo grabado noté que estábamos por llegar a la media hora acordada, pero como Marcos seguía emocionado platicando conmigo me despreocupé del tiempo. De repente Mark salió de la habitación y Marcos seguía concentrado en la entrevista. Varias veces dejó de comer por responder a mis preguntas, por lo que yo tenía que decirle: “Marcos, Mark me dijo que no habías almorzado y apenas has comido”. A lo que Marcos decía: “¡Sí, sí! ¡Tienes razón!” Tomaba los cubiertos, erguía otro bocado y seguía conversando.

Mark regresó y me hizo señas de terminar, pero yo escondía mi mirada de él poniéndola fija en Marcos. Y como ya tengo un poco de experiencia en sacar más tiempo del que me dan, dije: “Marcos, yo sé que ya tengo que finalizar, pero, ¿podrías dejarme hacerte dos o tres preguntas más antes de concluir?” Marcos accedió y terminé grabando alrededor de cincuenta minutos.

Al finalizar Marcos me dijo: “Tú te conoces toda mi historia, ¡deberías ser mi biógrafo!” Lo tomé como un cumplido.

Eran las seis de la tarde cuando bajé al lobby y me fui a mi hotel. ¡No cabía de la alegría! Había entrevistado a uno de los precursores del movimiento de alabanza y adoración en Latinoamérica; sin embargo, yo tenía que regresar a la capital de Guatemala esa misma noche. ¿El motivo? Resulta que al día siguiente, el sábado, Emmanuel Espinosa, del Grupo Rojo, y yo habíamos acordado conversar sobre composición en El Salvador.

La verdad ya todo estaba planeado: anticipadamente le llamé a un taxista que siempre contrato cuando estoy en Guatemala y me recogió a las siete de la noche en San Marcos. Le llamé a Josh Morales para despedirme, le agradeci sus atenciones y partí rumbo a la capital. ¡Ni se imagina cuánto pagué por ese viaje!

Supuestamente en auto el viaje dura entre cuatro y cinco horas, pero nosotros tardamos más debido a que tomamos la carretera costera. ¿Por qué hicimos eso? Primero, había demasiada neblina; segundo, ya era de noche; y tercero, todo lo anterior asustó al taxista por los precicipios que hay en el trayecto.

¡Mejor tardar que nunca llegar! ¿No?

Llegué a Guatemala a las dos de la mañana, Málin se desveló esperándome. Me acosté y me levanté a las seis porque mi autobús salía para El Salvador a las 6:30. Dormí durante todo el trayecto y al llegar a casa, almorcé rápidamente y me dirigí al hotel donde entrevistaría a Emmanuel.

Unos meses después Josh Morales y yo nos encontramos en El Salvador y salimos a cenar. Salió el tema de la entrevista que fui a hacerle a Marcos Witt hasta su ciudad y me dijo: “¿Sabías que vos fuiste el único medio de comunicación al que Marcos recibió para entrevista? ¡Ni a Guatevisión, uno de los canales más vistos en Guatemala, recibió para brindarles un tiempo para conversar a pesar de que viajaron desde la capital!”

Ante lo cual yo solo pude hacer cara de… 🙂

Noel Navas.

¡La Navidad llegó a LADC! El ganador del CD de la entrada anterior fue: Abigail Hernández. ¡Felicidades! No olvide dejar su comentario relacionado con la temática de hoy y así participar en la rifa de un CD de música cristiana de Ricardo Rodríguez, Alejandro Alonso, Milton Valle, Amanecer o Raúl Haro, entre otros. El ganador se dará a conocer en la próxima entrada.

10 Comentarios

  1. Bani Soto (Honduras)

    Noel, gracias por comenzar a publicar esta nueva serie de artículos, la verdad es que me sentí parte de la aventura!! jajaja. Deseo que Dios continúe bendiciendo tu vida y el excelente trabajo que realizas. Estamos pendiente con el taller sobre composición, este año 2014 vamos a hablar. Saludos y hasta luego!!

  2. Veo que debes de tener tus ahorros exclusivos para estas oportunidades y viajes. Gracias por servirnos de esde esta manera brother.

  3. Viejo solo quiero decirte que te admiro te felicito por la perseverancia en tu misión me enorgullece Noel adelante con tu blog, recuerdo mucho los tiempos compartidos adorando, cuídate Noel.

  4. Que gran historia, muchas veces al leer tu blog he pensado ¿Que tanto hace Noel
    para conseguir una entrevista? Dejame ser sincero no imagine ni la mitad
    de lo que has publicado.
    La serie esta buenisima espero la siguiente sea como
    conseguiste la entreviste con Ricardo Rodriguez.
    Bendiciones.

  5. ¡Que aventura Noél!
    Sólo espero que no te haya tocado ir hasta la frontera de San Cristobal si Chinamas estaba cerrado, eso es aún mas trágico jejeje.
    Te felicito por tu esfuerzo, Bendiciones

  6. Cada vez que leía las entrevistas me emocionaba de como Dios permitía que crearan canciones para bendiciones a su pueblo y ahora leer las peripecias que padecioste para obtenerlas me emocionan.. bien amigo Dios te bendiga aun mas de lo que te esta bendiciendo

  7. Israel Almanza

    Noel, este blog a sido una bendición desde que lo descubrí, sin pensar en el esfuerzo que haces por cada entrevista, guaaa, Dios bendiga este ministerio por muchos años, bendiciones.

  8. Mi hermano! muy inspirador tu relato. Excelente, admiro mucho tu pasion por el tema. Un abrazo!

  9. Jejejejeje, que gran trayecto, pero pa en otravez, pregunte en las terminales de autobuses cual va hasta allá, jejejejeje

    Y ha modo de información, de acá de la terminal de occidente, sale un bus que pasa por San Marcos, es el unico transporte que lo lleva desde acá hasta Tecun Uman, Talisman en cexico, osea, pasa por toda la parte costera de guatemala, se llama el CONDOR y este es el # de ellos 2224 6548

    Yo viajo en este bus cuando voy para Mazatenango que esta a una hora de San Marcos, allá vive mi hermana

    Bendiciones y que aventura, jejejeje

  10. Ah!!! se me olvidaba, la salida de acá para guate es a las 7.30am todos los dias, y cuando vienen de regreso de Mexico, estan pasando alrededor de las 4.00am por Mazatenango, osea que pasan x San Marcos tipo 3.00 a 3.30am

    Espero le sirva de algo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie