La crisis actual de la música cristiana (Sexta parte)

La crisis actual de la música cristiana (Sexta parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical.

El origen de la crisis actual de la música está en el corazón de los músicos. Por haber abandonado los principios de la Escritura y la oración, la crisis interior migró hacia afuera y se convirtió en una crisis exterior haciéndose palpable en conductas anticristianas y manejos ministeriales deplorables. A continuación, otra crisis:

5. La crisis de la sexualidad

Hace unos años colaboré en la organización de un congreso de adoración. Dos meses antes de la fecha se lanzó la publicidad y las personas comenzaron a acercarse para inscribirse. Como conferencistas vendrían algunos expositores medianamente conocidos y algunos de iglesias locales de la ciudad. El evento fue un éxito, llegaron cientos de personas, se cubrieron todos los gastos y seguramente todos regresaron a casa motivados para hacer la voluntad de Dios en sus vidas y ministerios.

Un mes después del evento me cayó una llamada a mi teléfono celular. Era un amigo pastor que siempre he respetado. Me preguntó acerca del congreso y cómo había salido todo. Luego de darle un reporte favorable, me dijo: “Tengo algo que decirte, ¿estás sentado?”. “Sí…” respondí. Y él: “mira, uno de los conferencistas que ustedes trajeron tiene problemas de homosexualidad y quería enterarte”. Yo: “¿Estás hablando en serio? ¿En qué te basas para hacer semejante acusación?” Él: “Fulano de Tal nos llamó desde EE.UU. y ha notificado a todos los ministerios que estamos asociados para que no le demos la bienvenida a esa persona. Él es alguien serio para este tipo de cosas Noel, así que él no va a inventar este tipo de información para desprestigiar a alguien. No, es por eso que nos dio la directriz de nunca invitarlo”. “¡Oye!…”, le dije: “¿Y hace cuánto te enteraste de esto?” Él: “Hace como dos meses”. Yo: “Y si sabías desde hace dos meses, ¿por qué no nos avisaste para cancelar la invitación de esta persona y así ya no traerlo?” “Es que ustedes ya habían lanzado la publicidad y no quise detenerlos. Sé que debí haberles notificado antes, pero no tuve el valor”, finalizó.

Tres meses después viajé a Guatemala y un amigo cantante me relató muy preocupado algo que le sucedió mientras estuvo de gira en un país de Suramérica. “Me hospedé en casa de un pastor en la capital de ese país…” me dijo, “y me contó que habían descubierto que un cantante tiene un problema de homosexualismo. El cantante reconoció su problema y el pastor le ofreció ayuda para restaurarlo, pero le pidió que cancelara toda su agenda durante algunos meses y que no viajara. El músico aceptó, pero solo aguantó un par de meses y mejor se regresó a su país”.

Cuando mi amigo me dijo el nombre, era el mismo del congreso aquel.

Si tú piensas que la crisis en la música cristiana se limita al descenso épico de las ventas y no tiene que ver con los valores cristianos, estás equivocado. La crisis de la música cristiana tiene que ver con los principios que se han abandonado y que son esenciales para vivir vidas rectas y desarrollar ministerios íntegros. No tiene que ver con mercados ni con ventas. Tiene que ver con los valores.

Un joven se me acercó hace pocos meses para hacerme una pregunta. Al hablar noté que lo que realmente él quería era un consejo, no solo salir de una duda. Mientras conversábamos me relató lo difícil que era para él perdonar a su padre por haberle sido infiel a su mamá y de remate, haberla abandonado. Me pedía ayuda para lograr perdonar; sin embargo, cuando me dijo quién era su padre de inmediato supe que era un músico cristiano radicado en EE.UU. y que se sostiene totalmente de ministrar en iglesias y vender sus discos. Según me dijo su hijo, este cantante tiene casi toda su agenda llena de eventos tanto entre semana como los fines de semana. Lo grave del problema es que mientras su hijo aquí me preguntaba sobre cómo perdonarlo por abandonar a su mamá, su padre viaja actualmente por todo EE.UU. con una mujer que presenta como su esposa, pero con quien nunca se han casado ni por lo civil.

Insisto, la crisis de la música cristiana estriba en los valores y no se limita a los ministros y bandas itinerantes. Los cantantes y músicos de equipos de alabanza que están luchando con la pornografía, la fornicación, el adulterio y hasta la atracción por el mismo sexo son más de los que nos gustaría reconocer como iglesia evangélica. Ojo: con esto no estoy diciendo que la mayoría de ministros musicales están sumergidos en estos pecados. No, gracias a Dios no lo están todos. pero que los hay, ¡los hay!

Como afirma John Burton: “te asustarías de cuántos líderes de alabanza (y pastores por supuesto) aprueban el oscuro acto del aborto. Otros han sido condicionados por doctrinas de gracia falsa, un supuesto “cristianismo gay”, prosperidad, teologías antropocéntricas y otras creencias”. Y si a esto le sumas que hace algunos años algunos cantantes cristianos asumieron puestos de pastorado en iglesias de EE.UU. y México y simultáneamente están desarrollando sus ministerios musicales, entonces hay más tela que cortar.

De todos fue conocida la alarma que ocasionó a inicios de año el video del sitio web “Evangelio Puro” que señalaba al cantante Jesús Adrián Romero de ser ambiguo cuando de hablar sobre homosexualismo se trata. Ante dicho video Jesús Adrián refutó las acusaciones lanzando tres videos donde aseguró que el homosexualismo es pecado y que él no tiene amigos ministros que asientan a dicho tema. ¿Ah, sí?

Como he dicho en algunas ocasiones en mis redes sociales, los videos de Jesús Adrián fueron, en parte, una cortina de humo a una realidad que quien no la quiera ver es porque quiere hacerse el ciego. Sus vínculos con el sitio liberal La Conversación en Curso son reales y están a la vista de quien quiera corroborarlos. Por cierto, recientemente hablé con un cantante destacado de la industria de la música cristiana y hasta con nominación al Grammy Latino, y cuando salió a tema Jesús Adrián le pregunté: “¿Tú dejarías que un sitio como La Conversación en Curso vinculara tu nombre y tu sitio web con el de ellos y viceversa?” “¡Por supuesto que no!” respondió de tajo. Y me comentó que hubo un tiempo que siguió a La Conversación en Curso y cuando comenzaron a cambiar su discurso en pro del homosexualismo en la iglesia les hizo ver su error y al poco tiempo los dejó de seguir. En este sentido, ¿cómo un cantante como Jesús Adrián, o cualquier otro eh, puede permitir que vinculen su nombre y sitio web a una página que aprueba la práctica de la homosexualidad entre evangélicos?

Es más, dime, como músico cristiano de firmes convicciones bíblicas, ¿tú permitirías que vinculen tu nombre y tu sitio web a un sitio pro-homosexualismo como ese?

El otro día estuve hablando con un amigo sobre este mismo tema y me dijo: “¡Oye! Pero Jesús Adrián ya dijo que cree que la homosexualidad es un pecado, ¿no?” “Sí, claro…” le respondí, “¡y yo le creo! Sin embargo, una cosa es lo que diga con sus palabras y otra que mantenga lazos con La Conversación en Curso. O sea, con sus palabras afirma una cosa, pero con sus hechos está diciendo otra y eso no está bien”.

Para rematar, en agosto pasado, un ex músico de Marcos Witt publicó en sus redes sociales una reflexión acerca del movimiento de adoración que revolucionó la música en Latinoamérica en los 90´s. Al hablar de dicha revolución (él la llama: Reforma) hizo alusión al río de canciones nuevas que acompañó dicho movimiento y lo grato que fue para él formar parte de este. Sin embargo, luego de su introducción añadió:

“A mi ver, no es coincidencia que hay una especie de “reforma” espiritual empezando a tomar forma. Sí, hablo del pensar “progresista” que para muchos es herejía. No se preocupen, ¡Martín Lutero también fue considerado hereje en su tiempo! El punto es que quiza es tiempo de que haya un nuevo despertar en la música de la Iglesia Latinoamericana… quiza una sacudida a nuestra teología traiga una sacudida a nuestra liturgia y musicología. Quisiera aprovechar mi “plataforma” pequeña, y abusar del cariño y afecto que muchos de ustedes me han demostrado, y animar a los autores, canta-autores, músicos, etc. a que sean desafiados de nueva cuenta a buscar frescura, originalidad y sobre todo realidad (esto es, ser genuinos y reales en nuestra expresion al componer) en nuestra música y letra. Seguro que esto fomentará algo de controversia. Pues, ¡bienvenidos a mi mente y corazón!” (1).

Si leíste detenidamente sus palabras y si vas al link fuente de donde tomé este párrafo, este músico prácticamente está diciendo que los compositores deberían acompañar la nueva Reforma (la progresista) con nuevas canciones. ¿Este tipo estaba hablando en serio o en tono de broma?

Como no es primera vez que él hace alusión al tema del progresismo en la iglesia en sus redes y otras veces ha elogiado la labor de la web liberal La Conversación en Curso, seguramente él está hablando en serio y es por eso que dijo: “¡bienvenidos a mi mente y corazón!” 

¡Oigan! ¿Cómo puede alguien motivar a que los cristianos acompañemos el progresismo cristiano que es pro-homosexualismo (y a su vez pro-un montón de cosas más) con nuevas canciones de adoración? ¿Cómo un músico que se llame a sí mismo “cristiano” puede motivar a que acompañemos con nueva música un movimiento herético dentro de la iglesia?

O este músico no sabe qué es el progresismo como tal o prácticamente ya apostató de la fe.

¿Aún no me crees que la música cristiana está en crisis y que la crisis estriba en los valores? Mira, en los próximos meses y años saldrán a la luz los cantantes y músicos cristianos latinoamericanos que están a favor del progresismo en la iglesia. Tú y yo no los conocemos a todos en este momento, porque por lo general ellos callan sus convicciones al respecto, pero uno a uno (como este ex músico de Witt) se irán delatando a ellos mismos y entonces sabrás que muchos de quienes producen, interpretan y ejecutan música cristiana no necesariamente están alineados a la verdad de las Escrituras y a los principios del cristianismo verdadero.

Continúa leyendo la Séptima parte.

Notas:

(1) Tomado de: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=472562399775341&id=100010647540109 (sitio visitado por última vez el 09/10/17).

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La crisis actual de la música cristiana (Octava parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical. Ya