La primera canción (Segunda parte)

La primera canción (Segunda parte)

- en La primera canción
2023
13


Lecciones de la primera canción de la Biblia.

La vez pasada extraje un principio bíblico de composición basado en los últimos capítulos de Deuteronomio donde la Escritura claramente nos dice que Dios inspiró a Moisés para componer. Hablamos de que efectivamente es bíblica la afirmación de que Dios da canciones y que él es el principal interesado en el ministerio de la composición. En esta oportunidad extraeré un principio más de esa Primera canción que el Señor inspiró.

Dios es el principal interesado en que enseñemos a otros nuestras canciones

El texto de Deuteronomio que leímos en la entrada anterior no solo dice que Dios le ordenó a Moisés que escribiera una canción, sino también: “Enséñalo a los hijos de Israel; ponlo en la boca de ellos…” (Deuteronomio 31:19). Es decir, Dios no lo instó a componer con el fin de que se deleitara solitariamente con su canción, sino a que la mostrara al pueblo para ministrarles.

Una canción en la mente de alguien sólo impacta a una persona, pero puesta en la boca de otros impacta a muchos más. Jesús dijo: “No se enciende una luz para ponerla debajo de almud [vasija], sino sobre un candelero y así alumbra a todos los que están en casa” (Mateo 5:15). Las canciones se escriben para mostrarlas a la gente, no para esconderlas en una gaveta. Si se hace esto se trunca su posible trascendencia en la vida de muchos.

Cuando hablo de mostrar nuestras canciones no me refiero a que todas ellas tienen como destino final ser cantadas en una congregación o ser grabadas en un Cd. ¡Ojalá que sí! Pero no siempre sucede eso. A lo que me estoy refiriendo es a que mucho de lo que escribimos se puede cantar en privado a gente específica, y por qué no, en reuniones de grupos pequeños. Si somos obedientes a este llamado de enseñarlas a más personas Dios puede catapultar esa canción a niveles que nunca nos hemos imaginado. Pero debemos ser fieles en lo poco antes de esperar que miles las canten.

Mire, cuando el Señor le habla y le inspira para componer no lo hace para que se apropie del mensaje y se lo guarde solo para usted. Él se lo da, en forma de palabras y melodías, para que también ministre a otros. En mi caso personal he escrito canciones, muchas canciones, que únicamente he mostrado a amigos míos. Nadie más las ha escuchado. Tengo una canción muy especial que se llama: “Déjame enamorarme de ti”, cuyo coro dice: “Que mi corazón con toda su fuerza te ame a ti Jesús/Que mi alma con sus sentimientos te ame a ti Jesús/Que mi mente no escatime el tiempo al pensar en ti Señor/Déjame enamorarme de ti”. La canción tiene dos estrofas, una melodía y un arreglo musical que a mi modo de ver son intensos. La canción en sí habla de amar al Señor con todo el corazón, con toda la mente y con todas las fuerzas.

Bueno, cuando recién la escribí se la mostré a un amigo en la sala de mi casa. Se la canté y le relaté cómo es que decidí escribirla, cuando terminé de mostrársela suspirando me dijo: “¡Wow! ¡Dios me acaba de hablar Noel!” Como esta pequeña anécdota podría contarle algunas más y en la mayoría de los casos la reacción ha sido la misma: “¡Cómo me ha bendecido tu canción Noel!” Por eso le digo: si por alguna razón usted o yo no tenemos la oportunidad de que nuestras canciones sean cantadas en público, mostrémoselas a una persona más, por lo menos para comenzar. Si lo hacemos muy probablemente le ministrará y le ayudará en su vida cristiana como he visto que sucede cuando muestro a otros algunas de las mías.

Ahora bien, el hecho de que mostremos una canción a una sola persona no significa que no podamos mostrarla a más gente, digamos: en grupos pequeños o en la reunión de la iglesia. No, estoy hablando que enseñemos nuestras canciones en todos los frentes posibles pero con paciencia. Es más, si se anima, ¿por qué no dársela a un cantante o enviarla a una disquera para ver la posibilidad de que se grabe? Sé que lograrlo es difícil, pero cuando algo es de Dios, ¡es de Dios! Hay ocasiones en que el Señor tiene cosas que decirle a la iglesia, y esos mensajes, como en el caso de la canción de Moisés, se transmiten por medio de cánticos.

Dios sabe el potencial que tiene una canción y por eso inspira a sus siervos, los compositores, a que plasmen sus palabras en melodías para poder hablar a su pueblo. ¡Quién no recuerda la famosa canción de Marcos Witt “Renuévame”! ¿Sabe cómo nació esa canción? ¡Mientras Marcos se bañaba! Luego la cantó en un retiro de jóvenes y lo demás es historia. En cuestión de semanas dio la vuelta al mundo. ¿Por qué? Porque seguramente Dios quería traer renovación a la vida de la iglesia y puso en la boca de Marcos esa ´oración cantada´ que millones de personas en el mundo cantaron para que la voluntad de Dios fuera hecha en la Tierra. Como el caso “Renuévame” podríamos citar decenas de ejemplos más donde Dios puso, y sigue poniendo, a cantar a su iglesia canciones específicas para poder ejecutar su voluntad en la vida de los hombres.

“¿Qué pasa si las canciones que envío a un cantante o una disquera no se graban?” Nada. Usted lo intentó y obedeció al Señor de mostrárselas a otros. “¿Qué pasa si se las muestro a mi líder del grupo de oración, de estudio bíblico o al líder del ministerio de alabanza y no la toman en cuenta?” Una vez más: Nada. Usted obedeció a su Señor que le dijo: “Ve y muestra las canciones que te he dado”.

Su deber es enseñar a otros sus canciones y dejar los resultados a Dios. Si al intentar mostrarlas nadie las adopta para cantarlas en público, no se desanime. Dios a su tiempo abrirá las puertas para que su canción sea conocida. Siga tocando puertas y si aún así no se abren, no desfallezca. Su deber como compositor es componer independientemente de que sus canciones se canten en una congregación o se graben en un Cd. Vamos, insista pacientemente y a su tiempo las condiciones se darán para que su canción sea conocida en las esferas que Dios ha destinado que sea conocida. Y cuando eso suceda, ¡prepárese!, es cuestión de tiempo para comenzar a oír los testimonios de personas que a causa de una canción suya decidieron recibir a Cristo, reconciliarse con él o tomaron nuevas fuerzas en la vida cristiana.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿Por qué cree que es importante enseñar a otros nuestras canciones? ¿Cree que es correcto guardarlas para uno mismo y nunca mostrarlas?

13 Comentarios

  1. Claro que Dios esta interesado en lo q nosotros escribimos… yo creo q muchas veces Dios da canciones pero no para q nos las quedemos sino para compartirlas con los demas… hace unas cuantas horas mande una cancion a la invitacion q hizo instituto canzion y gerry marquez… mira brother me costo aproximadamente 45 minutos convencerme a mi mismo de mandarla porq??? bueno primero pensaba cuantos compositores con muchisima mas experiencia no han mandado sus canciones ya? yo no tengo experiencia vasta componiendo si me encanta escribir pero tengo apenas unos 5 años de hacerlo con idea de cancion y segundo no creia q mi cancion fuera a gustar o ser capaz de competir con otras canciones de gente alrededor del mundo… pero entonces fue cuando estaba leyendo esta entrada y recorde eso… Dios no te da una cancion o una frase melodica para q te la quedes tu… eso se llama egoismo, Dios te da algo para q lo compartas asi q al salir de mi dilema la envie xD eso solo como pequeño testimonio y es muy cierto lo q dices… las melodias pegajosas atrapan a cualquiera… un ejemplo quien no ha cantado o tarareado el coro de tomalo de hillsong por ejemplo… frases que llegan al corazon… y alli va implicito la importancia del contenido pero eso sera despues cuando los publiques jajaja bendiciones noel! ahhh al ratito te mando la cancion para q la oigas y me des tu opinion!

  2. Dios nunk nos dara algo para que nos quedemos con eso, no hay q ser egoistas, pensamientos como no les gustara, es muy fea, nadue la cantara, son del enemigo xq sabe el poder q tiene una cancion, desgraciadamente el lo sabe muy bien y hace mucho daño a nuestra generacion con musica pegajosa y letra q realmente es basura… pero tenemos q levantarnos debemos ser luz la musica fue creada para exaltar el nombre de Dios, yo me imagino q Dios nos da canciones para compartirlas te pondre una comparacion: muchas veces la congregacion es como una fogata, si con leños paja ramas hojarasca y todo eso, pero muchas veces el fuego poco a poco se va apagando, una cancion puede tener el efecto de reavivar el fuego, de echar hojarasca o sal a la fogata… si alguna vez han hecho eso saben que sale una llamarada y el fuego crece! para mi ese es exactamente el poder de una cancion… a veces avivara mucho el fuego… a veces no… pero por una persona que pueda ser bendecida por algo que escribimos creo q vale la pena compartirla no???

  3. GERSON: Uní tus dos comentarios, ¿viste? Me imagino que asi lo querías, jeje. Tienes razón a veces nuestra intención de no mostrar canciones puede deberse al egoísmo, otras veces pienso que se deberá a otras razones. Y en cuanto a la analogía que haces con las fogatas, definitivamente, hay canciones que avivan el fuego de un individuo o de una congregación. Me gustó mucho esa ilustración.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  4. Excelente articulo!
    Claro que es bueno que compartamos nuestras canciones.
    Y es tarea de los lideres, en este caso, de darle importancia cuando alguien nos traiga una cancion para tocarla en el grupo o en la iglesia.

    Hay que perder el miedo de lo que la letra pueda decir.

    Saludos

  5. DAJANNY: Tienes razón, por una parte nosotros debemos atrevernos a mostrar nuestras canciones y por otra, debemos encontrar apoyo en nuestros líderes. Cuando eso no sucede puede venir el desánimo, pero pienso que hay que seguir adelante que como dijo una vez el pastor Mario Valencia, de CCI en S.P.S. (Honduras): «Recomiendo a los equipos de alabanza y a los compositores que se acerquen, que arreglen sus canciones y las presenten con calidad. No importa las veces que el pastor les diga que no, que trabajando con diligencia, como dice la Escritura: ´El alma diligente será prosperada´, van pegar en la línea que el pastor tiene y de la iglesia. Y al hacerlo: ¡Se va abrir la llave!»

    Aprovecho para invitarte a ti y a quienes están leyendo este comentario para lean la entrevista que hice a Frank y Liza Mejía y al pastor Mario Valencia, quienes son un ejemplo de trabajo en equipo entre compositores y pastor local. Sería interesante que la leyeran. Está en dos partes:

    1ra. Parte: http://www.laaventuradecomponer.com/?p=43

    2da. Parte: http://www.laaventuradecomponer.com/?p=44

    ¡Gracias por comentar mi hermano!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  6. De ninguna manera es correcto guardarnos las canciones para nosotros mismos y no mostrarlas a alguien más, eso sería una muestra de egoísmo y estaríamos actuando como el siervo infiel de la parabola de los talentos… Dios quiere que «pongamos a trabajar» los talentos que Él nos ha dado.
    Considero que mostrarlas es sumamente importante, primeramente porque es muestra de fe de que lo que recibimos proviene de Dios y que Dios tiene un firme propósito por el cual nos ha dado «x» o «y» canción, es decir, al mostrar nuestras canciones primeramente somos edificados nosotros, y segundo, mostrarlas es importante pues si es Dios quien nos la ha dado es porque desea hablarle a más de una persona y ¿quienes somos nosotros para callar la vos de Dios?
    Excelente artículo!!!

  7. ADONYS: Interesante aplicación de la parábola de los talentos, muchos simplemente enterramos nuestras canciones en lugar de multiplicarlas más.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  8. Noel
    Abro mi corazón como no lo haría si no fueras un colega en la música.
    Ciertamente leer esto es una exhortación que me cala hondo. Hace tiempo que dejé de componer debido a un millar de razones. ¡Como me gustaría volver al ruedo!
    ¿Sería posible que nada más se trate de que el Señor tiene sus tiempos? Porque he visto muchísimos músicos que con el tiempo dejaron el arte que los vió brillar y con el que bendijeron a muchos. Algunos se hicieron pastores, misioneros, etc… mientras que otros simplemente dieron un paso al costado.
    Yo tampoco encuentro la vuelta para volver. El estilo que otrora cultivé no está de moda, y ni siquiera conseguiría los músicos para ejecutar lo que escriba (Cosa que intenté en más de una oportunidad)
    En fin, algunas respuestas a mis interrogantes las entregas en tu artículo, que por cierto está muy bueno.
    ¡Bendiciones hermanazo!
    ¡Feliz Navidad!
    Daniel, Buenos Aires

  9. DANIEL: Gracias por tus palabras, me honras y agradezco a Dios porque él te habló por medio de este artículo. ¡Aún puedes entrar al ruedo! Como dices tú. La puerta nunca se ha cerrado, aún puedes desenterrar tu talento y hacer que se multiplique como aquellos que dos hicieron cuatro y de cinco, diez.

    En cuanto al estilo, no importa, lo que está de moda es moda, y va a pasar, ayer precisamente hablaba con un amigo y le decía que todo mundo esta componiendo y arreglando sus canciones tipo Hillsong. ¿Dónde están los pianosahora? Jeje. ¡Desaparecieron de la escena! Solo guitarras eléctricas y acústicas han quedado. Admiro Hillsong, pero no por admirar voy a imitar y perder mi identidad. Te invito a que lo que está de moda no te desanime, «nada en el agua que sabes que puedes nadar» y a su tiempo Dios abrirá las puertas. Solo debemos ser fieles en lo poco.

    Dios te bendiga!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  10. hola, pues yo creo que es muy importante mostrar los cantos, yo en realidad nunca lo habia intentado, hasta hace pocos dias la verdad me atreví a mostrar algunos de mis cantos, y la verdad fue algo muy, mmm… bueno, pero admito que si me puse muy nervioso, pero a la vez feliz por que la primera persona que escuchó mis canciones, despues de mi esposa, fue mi padre, el cual no es creyente, pero me senti bien de que de cierta manera le pude testificar de Cristo y de lo que ha hecho en mi, y eso la verdad es algo gratificante, luego también a mi maestro de canto, le enseñe una de los cantos que Dios me ha dado, y tambien le gustó,
    Yo creo que si hay que quitarnos todo el miedo de mostrar los cantos, por que como lei en el tema es un mandamiento de Dios y no podemos enterrerlo, como en las parabolas de los talentos,,,,

  11. GERARDO: ¡Te felicito mi bro! Qué alegría saber que ya comenzaste a mostrar tus canciones a otros. Qué bien, así poco a poco, con el tiempo eso se convierte en un estilo de vida y si Dios lo permite hasta en un grupo de oración o en la iglesia se cantan. ¡Dios permita que suceda contigo así!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  12. Hola Noel, déjame contarte que hae unos 15 minutos le mostré a un amigo de la Iglesia una canción que Dios nos dio a mi primo y a mí. Tuve que armarme de valor y pensarlo varias veces antes de mostrársela, yo tenía miedo de que no le gustara o de equivocarme en algún acorde; pero al final le encantó y hasta me animó a cantarla en a Iglesia. Muchas gracias por tu blog, es de gran bendición. Que
    Dios bendiga el fruto de tus manos y te de sabiduría.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie