La primera canción (Séptima parte)

La primera canción (Séptima parte)

- en La primera canción
2390
14


Lecciones de la primera canción de la Biblia.

La vez pasada comencé a enumerar 2 de los 5 parámetros que debemos tomar en cuenta para asegurarnos de escribir canciones completamente bíblicas. Los primeros dos que vimos fueron: ¿Tiene cada frase de mi canción respaldo bíblico? Y, ¿tiene cada frase de mi canción la cosmovisión correcta? Si la respuesta a estas interrogantes es sí, ¡va por buen camino! Sin embargo, recuerde que los parámetros que estoy sugiriendo deben evaluarse en conjunto y no de forma aislada. En esta oportunidad concluiré la serie: La primera canción, mencionando los últimos 3 parámetros que debemos tomar en cuenta si esperamos componer sin contradecir la Escritura.

Antes de mencionarlos permítame hacer la misma aclaración que hice en la entrada anterior, que por cierto si no la ha leído le recomiendo que lo haga antes de leer esta, en el sentido de que los ejemplos que mencionaré hoy los utilizaré con la intención de concientizarlo a usted de que cuando componga se asegure lo más posible que todo cuanto escriba no contradiga la Escritura en los absoluto. Soy fiel admirador de estos compositores, pero también soy conciente de que ellos, ¡al igual que yo!, podemos equivocarnos alguna vez y dejar pasar alguna inexactitud bíblica. Por lo tanto, sepa que mi actitud al citar estos ejemplos es de concientización más que de crítica.

Sigamos:

No. 3: ¿He filtrado mis experiencias a través de las Escrituras?

Componer desde las experiencias es habitual en el compositor cristiano. Las vivencias son un caudal fértil para escribir grandes canciones; sin embargo, aunque sus experiencias sean ¡grandes experiencias! nunca las ponga por encima de la Escritura. La Palabra de Dios debe reinar por encima de todo, inclusive sobre todo cuanto usted viva.

En ese sentido, debemos canalizar las letras de este tipo de composición por el filtro de la Escritura para no caer en inexactitudes doctrinales. Aclaro: las experiencias son lindas y las canciones basadas en ellas también. Pero cuando componga en base a ellas asegúrese de no contradecir ninguna verdad bíblica.

Cito mi tercer ejemplo.

La canción es: “Esperar en ti”, de Jesús Adrián Romero. “¡Ay, qué barbaridad! ¡Ahora le va a tirar duro a Jesús Adrián! ¿No es cierto?” No, no es cierto. Jesús Adrián Romero es uno de mis compositores favoritos. Creo que junto con Marcos Vidal son de mis compositores preferidos en español. Incluso, si usted no se ha dado cuenta, en el blog puede escuchar una conferencia de Jesús Adrián sobre composición haciendo click aquí. Es decir, tengo un profundo respeto por su persona y ministerio a pesar de no tener el gusto de conocerlo.

Para que el error de esta canción sea más evidente citaré a uno de los predicadores que más he estado escuchando desde que lo conocí en Noviembre de 2008. Sugel Michelén, pastor de la Iglesia Bautista Reformada de República Dominicana, dice sobre la canción:

“Aclaro que no tengo la intención de juzgar al autor de esta letra. No estamos juzgando aquí si es un verdadero creyente o no. No estamos juzgando aquí su amor por el Señor. No estamos juzgando aquí el deseo que este hermano pueda tener de beneficiar al pueblo de Dios con sus canciones. Pero mis hermanos, nosotros debemos aprender a discernir el error de la verdad. ¡Aún cuando viene en un envoltorio poético!

La letra de este canto dice:

Esperar en ti difícil sé que es,
mi mente dice no, no es posible
Pero mi corazón confiado esta en ti,
tú siempre has sido fiel, me has sostenido

Y esperaré pacientemente,
aunque la duda me atormente,
yo no confío con la mente,
lo hago con el corazón”.

El canto dice: “Aunque la duda me atormente, yo no confío con la mente, lo hago con el corazón”. El autor de esta canción contrapone la mente y el corazón dando a entender que la fe no es algo que se piensa sino que se siente. Pero hermanos, ese no es el concepto bíblico de la fe. La fe bíblica nace del entendimiento y de la aceptación de ciertas verdades reveladas por Dios que nos permiten confiar en él aun por encima de nuestros sentimientos. Queridos hermanos, ¿acaso no es cierto que en algunas ocasiones el creyente siente que Dios no está a su lado? ¿Acaso no es verdad que muchas veces el creyente siente que Dios no está oyendo sus oraciones? Hermanos, ¿no es verdad que muchas veces siente que ya Dios no lo ama? Ah, pero aun en esos momentos podemos descansar en aquellas verdades que el Señor nos ha revelado en su Palabra y que nosotros entendemos con nuestra mente aun cuando no nos sintamos así».

En lo personal estoy de acuerdo con el pastor Michelén, principalmente después de haber leído el libro: “Evangelio completo en mentes incompletas” de Rick Nañez y publicado por Editorial Vida, donde el autor habla de cómo a veces los predicadores, sin querer, dan a entender entre líneas que la mente no es relevante en la vida de fe. Por supuesto que lo es. La Biblia lo enseña. En fin, tema para otra ocasión. Ahora, creo que si intentamos ponernos del lado del compositor y evaluamos la canción desde su intención al escribirla podríamos comprender lo que quiso decir. Por ejemplo, Jesús Adrián afirma que “Esperar en ti” la escribió después de un largo período de enfermedad según lo relata en su libro: “Cenando con Jesús” (1). En este sentido, lo que Jesús Adrián quiso dar a entender es: “Miren, en medio de mi padecimiento yo seguí confiando en Dios a pesar de que a veces mi mente dudaba”. Creo que por ahí es válida la letra. Pero una vez más, siendo estrictos: la canción claramente divide la mente y la fe cuando la Biblia no lo hace, como bien Sugel Michelén señaló antes.

No. 4: ¿Desde qué ángulos podría ser mal interpretada mi canción?

Hay canciones que tienen más riesgo de ser mal malinterpretadas que otras, principalmente aquellas que usan lenguaje metafórico o se basan en experiencias personales. Aún así podemos reducir el riesgo de mal interpretación hasta cero si usamos los parámetros que estoy proponiendo.

Aquí está mi cuarto ejemplo.

La canción es: “Manos vacías” de Jesús Adrián Romero. “¡Ya ve! ¡Usted tiene algo contra Jesús Adrián!” No, no lo tengo. Reitero lo que dije antes: Jesús Adrián es de mis compositores favoritos y admiro su vida, obra y ministerio; sin embargo, el ejemplo que voy a citar es un tanto confuso ya que en lo personal comprendo la intención del autor al componerla, pero he oído a muchas personas decir que esta canción está mal, que no es bíblica. Es decir, ¡la han malinterpretado!

La letra de la canción dice:

Con manos vacias vengo a ti
no tengo nada que darte
no hay nada de valor en mi
no puedo impresionarte


Te puedo entregar mi corazón
pero esta quebrantado
recibelo mi buen pastor
tú puedes restaurarlo

Pongo mi vida a tus servicio Señor
no será mucho pero la entrego hoy
y si mis manos hoy vacias están
puedes llenarlas con tu gran poder y amor
usa mis manos Señor.

La confusión surge cuando contraponen la letra de la canción con el texto que dice: “Y ninguno se presentará delante de mi con las manos vacías” (Éxodo 23:15). “¿Lo ve?” dicen los críticos, “¡la canción de Jesús Adrián en antibíblica!” Pienso que lo que pasa aquí es que estamos hablando de dos cosas distintas. Por un lado Jesús Adrián se refiere a prensentarse delante el Señor para ser lleno, restaurado y ser usado por él, y por otro Éxodo habla de presentarse en la fiesta de los panes sin levadura para ofrendar.

En este sentido, cuando componga evalúe lo más posible cualquier posible confusión que pueda generar su letra. Si la confusión podria ser leve, usted decide si dejarla así como está o cambiarla; pero si el riesgo a ser mal interpretado es alto, vamos, aminore el riesgo cambiando frases o ideas completas de la canción.

No. 5: ¿Someteré mi canción ante un grupo evaluador?

Como mencioné en el primer punto de la entrada anterior: los parámetros que estoy sugiriendo deben usarse de forma conjunta y no aislada. De esta forma las probabilidades de equivocarse podrán disminuirse a cero. Por eso, cuando escriba una canción oblíguese a usted mismo a mostrarla a un grupo evaluador. Sí, leyó bien, dije: ¡Oblíguese! Sé que muchos de los que estamos envueltos en ramas artísticas no nos gusta la crítica. Pero vamos, ¿qué prefiere? ¿Someter a evaluación sus letras o sacar a la luz pública una canción antibíblica? “Mmm… ¡No! ¡Eso no me va a pasar a mí! ¡Todo cuanto escribo es bíblico!” presumirá alguien. Puede ser, pero si Marcos Witt, Jesús Adrián y Danny Berríos, ¡como cualquiera de nosotros!, tienen probabilidades de equivocarse, ¿quiénes nos creemos que somos? ¿Acaso somos mejores que ellos? Todos necesitamos tener filtros teológicos para nuestras canciones.

Sin importar de que usted sea un pastor o un líder en su iglesia, lo años que lleve en el evangelio o sus grados académicos, siempre existe el riesgo de dejarse llevar por la emoción y pensar que alguna de sus letras es una gran composición sin percatare de inexactitudes doctrinales que puedan tener. Por eso, antes de hacer pública una canción le invito a que tenga un grupo que pueda sopesar las letras que usted escribe. ¿Qué tal sus pastores? ¿Qué tal los hermanos de la iglesia que han cursado estudios teológicos? ¿Qué tal esos líderes con madurez que usted admira?

Fíjese que en estas tres preguntas no incluí a su cónyuge, sus hijos ni familiares. ¿Por qué? Porque si usted le muestra sus canciones a personas con fuertes lazos afectivos existe la posibilidad de que le brinden una evaluación demasiado generosa de su composición. ¿Es malo eso? No, está bien. Todos necesitamos el estímulo de nuestros seres queridos en algún momento; sin embargo, lo que quiero animarle es que vaya más allá de su círculo afectivo y busque la evaluación teológica y objetiva de gente que no andará con ´medias tintas´ cuando se trate de velar por la sana doctrina. Sí, muestre sus canciones a su cónyuge, hijos y familiares. Pero por favor, vaya más allá y busque a más personas. De este modo disminuirá el riesgo de equivocarse en lo que escribe.

Noel Navas.

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: Ahora que ha estudiado los 5 parámetros para asegurarse de que sus canciones vayan conforme a la sana doctrina, ¿qué opina de ellos en conjunto? ¿Cree que hay algún otro que debiera tomarse en cuenta para enriquecer los que ya hemos visto?

Notas:

(1) Romero, Jesús Adrián, “Cenando con Jesús”, Editorial Casa Creación, Florida, EEUU, 2002. Pág. 148.

14 Comentarios

  1. Noel… No me canso de admirar tu trabajo y tu empeño en este blog, especialemente el énfasis que pones en la necesidad afinar el texto y el mensaje escritural.

    Personalemente, desde que me inicie en lo de las canciones cristianas o «Gospels», como creo que también las llaman, sentí la necesidad de exponerlas al escrutio de mi Pastor y de los maestros y ancianos de mi iglesia. Nunca me he arrepentido de ello. Incluso despues de grabadas se da una cuenta de que pudo ser mejor… Por ejemplo, en mi canción «Transfórmame Señor», después de algunos años, mi hermana mayor me dijo: «Solo hay una parte de esa canción que sinceramente no me gusta». Le pregunté cual era y me dijo: «la parte donde dices «y tu palabra es verdad»… me parece que debió decir «la verdad». Definitivamente más ajustada al texto bíblico:

    1.Juan 14:6
    Jesús le dijo: Yo soy el camino, y *** la verdad***, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
    Juan 14:5-7

    El punto me convenció en mi espíritu, sentí que el tema se mejoraba con es simple «la» adicional. Luego la probé en algunas presentaciones y me senti mejor intérpretándola, y hasta hubo una mejor reacción del público. ¿Que le hizo? me preguntaron alguno que ya la conocían… «ahora se siente mejor».

    Me he propuesto corregirlo en la nueva producción en la que estoy trabajando. Aqui les dejo el enlace por si quiren escucharla como aun está: http://www.goear.com/listen.php?v=0d99dcc

    Felicitaciones. Dios te siga bendiciendo en ste Ministerio que Dios te ha dado. Amén.

    Pablo Azael.
    EL ARTE CIENCIA DE HACER CANCIONES.
    Panamá.

  2. HNO. PABLO: Gracias por el ejemplo, a mi modo de ver el agregarle o no esa sílaba no le cambia el mensaje. Pero si ud. cree que está y estuvo bien, genial. Igual su ejemplo (con canción y audio incluido) es sumamente útil, para demostrar que verdaderamente hay personas que se fijan en cada sílaba de cada palabra que va en nuestras letras. Y uno debe estar conciente de ello a la hora de componer o de corregir lo que ha compuesto.

    Gracias por sus palabras de ánimo…

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Noel!

    No, pos ahora si que como dicen, llegaste «cortando caña», jejeje… hasta a mi me tocó mi machicha…

    Créeme amigo que entiendo tu intencion, y me parece muy buena, entiendo que quieres ayudarnos a pulir nuestro talento, pero como todos los procesos tiene partes dolorosas… ni modo, hay que acostumbrarnos a la critica constructiva si queremos ser buenos, y mas si queremos ser «los mejores» en nuestro servicio a Dios.

    Muy útil articulo, gracias!

    Uziel Cerda
    Coahuila, Mexico

  4. UZIEL: Gracias por tus palabras, te las agradezco de verdad, más proviniendo de ti y de la interacción que hemos tenido en los últimos meses a causa de tus canciones. Te felicito por recibir mis observaciones y por comentar de esta forma en el blog. ¡Siempre eres bienvenido!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

  5. Buen articulo Noel.
    Escribi algo que se relaciona a este post en mi blog con respecto a la cancion «como chocolate».
    Creo que la clave es determinar si ciertas canciones son aptas para cantarse en la iglesia, es decir si son congregacionales. Porque a mi parecer, no todas las canciones que se escuchan se pueden interpretar en una reunion de iglesia.

    Definitivamente hay que poner en practica el mandamiento de «pensad en todo lo bueno» a la hora de juzgar una letra o su compositor.

    Bendiciones.

  6. DJ: Un texto que me recuerda tu comentario es este: «examinadlo todo y retened lo bueno». Pienso que eso debemos hacer cada vez que escuchemos canciones. ¡O las escribamos! Debemos ser, más que críticos, sanos examinadores de lo que hacemos para que otros oigan y de lo que otros hace para nosotros oír.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

  7. Acabo de leer los dos artículos, Noel, ¡y te confieso que quedé admirado! El estilo y la redacción con que escribiste son excelentes, y por si eso fuera poco, me pareció formidable el contenido. Creo que la forma amena y cordial con la que te adelantas a cada crítica personal constructiva aminora el golpe lo suficiente, como ha sido tu deseo. Es decir, a mí me parece que acertaste y lograste tu cometido.

    ¡Felicitaciones!

    Carlos Rey

    P.D. A mí me encanta cuando alguien como tú pone a la gente a pensar, y más aún cuando lo hace con cuidado y con delicadeza. ¡Cuánta falta nos hacen esa habilidad y ese espíritu!

  8. HNO. CARLOS REY: Un honor recibir su comentario. Espero que todos quienes lo lean lo interpreten así y sepan valorar los postulados que presento. Dios lo bendiga y seguimos en contacto.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Hey amigo en serio q al leer tu blog se nota q estas haciendo esto con pasion y dedicacion FELICIDADES!!!

  10. CÉSAR: Gracias por tu generoso comentario amigo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. Pensando en este tema de la interpretacion de los contenidos de las letras, vino a mi memoria que alla por los 80’s en mi casa mis papas tenian muchos cassettes de Hossanna Music y abajo del titulo de cada cancion estaba una referencia biblica. Creo que para evitar mal interpretacines o cuestionamientos a lo apegado de la letra a las escrituras los autores deberian icluir un referencia biblica a sus letras.
    Como el ejemplo que que usaste en el articulo de la cancion Manos vacias y la comparaste con el pasaje de Exodo, quizas Adrian pudo haber usado el pasaje de que las obras son como trapos de inmundicia.

    Bendiciones!

  12. DJ: Muy buena recomendación, yo también escuché muchos casetes, que por cierto: aún tengo, de Integrity y siempre ponían las cita bíblica en la que se basaba. Hace rato no compro música de ellos pero me imagino que siempre lo hacen. En cuanto a la cita que habla de «trapos de inmundicia» y la canción «Manos vacías», pues no entendí la idea. Igual te reitero que es una buena idea lo de las citas bíblicas.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  13. hola! te escribo desde Ecuador, muy buenas tus aportaciones, en mi congregacion nuestro pastor de alabanza nos esta animando a componer, de hecho ya escribi una cancion, yo dirijo la alabanza de uno de los grupos, tienes muy buena informacion y lineamientos para componer, me gustó mucho la serie: la primera cancion, no solo me sirvio de informacion, sino que hubo un momento en que el Señor me ministró por conceptos errados que tenia acerca del amor de Dios, es que yo nací en una iglesia un poco legalista, y se enfocaba en un Dios de juicio entonces cuando leia de pequeño esos pasajes yo los veia como el Dios amenazante pero en el pasaje de Deuteronomio, en la segunda entrega de la serie, me parece que tu dices que vuelva a leer el versiculo y no lo iba a leer en realidad pero el Espiritu Santo me insistio
    y lo volvi a leer pero con el enfoque amenazante, en ese momento el Señor me dijo que ya yo sabia que El no es así, sino que es un Dios de amor, entonces me dijo vuelvelo a leer pensando en mi como el Dios de amor, hermano, lo leí y me puse a llorar porque me di cuenta que Dios no los estaba amenazando sino que les estaba diciendo que cuando ellos se den cuenta del caos al cual les habia llevado el pecado
    se vuelvan a El para restaurarlos, ese es mi testimonio, y como aprendi aqui, si Dios nos da algo hay que compartirlo, yo no soy musico, soy cantante pero no profesional, voy entonces a ser reciproco, en realidad la pagina es muy buena.

    JL.

  14. JULIO CÉSAR: Gracias por compatri este testimonio tan hermoso, me bendice mucho saber que mi página y lo que escribo te anima y te ha ministrado. ¡El Señor es fiel! Te invito a seguir visitando el blog y aprendiendo más sobre todo este tema de componer para el Señor.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder