Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Segunda parte)

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Segunda parte)

Cuando entré al ministerio de alabanza comencé sirviendo como voz de coro y a los años me convertí de uno de los directores de adoración de mi entonces iglesia. Lo que fui notando a medida que servía en la música, fue que comencé a sentir un hambre por aprender sobre el tema de la adoración. Por lo que un par de veces al año intentaba asistir a un congreso de alabanza en mi país, Guatemala o en Costa Rica. Eso sin contar que procuraba leer toda la literatura que se publicaba sobre el tema. A medida que iba creciendo y madurando fui descubriendo que el don de profecía y el ministerio musical estaban muy relacionados. Algunos pasajes bíblicos que recuerdo que me llamaron la atención son:

Las profecías de Saúl

Luego de que Samuel ungiera a Saúl y le augurara de que sería el primer rey de Israel, le dijo:

Después llegarás a la colina de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y sucederá que cuando llegues a la ciudad, allá encontrarás a un grupo de profetas que descienden del lugar alto con arpa, pandero, flauta y lira delante de ellos, y estarán profetizando. Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con gran poder, profetizarás con ellos y serás cambiado en otro hombre.
1 Samuel 10:5-6.

Como ves, la compañía de profetas que Saúl encontraría —según las palabras de Samuel—, estarían profetizando con música de fondo. Cosa que se cumplió en 1 de Samuel 10:10.

Eliseo pide un tañedor

Cuando el rey Joram necesitó recibir una palabra profética, se avocó al profeta Eliseo. Cuando Eliseo recibió a Joram pasó lo siguiente:

Y Eliseo dijo: Vive el Señor de los ejércitos, ante quien estoy, que si no fuera por respeto a la presencia de Josafat, rey de Judá, no te miraría ni te vería. Mas traedme ahora un tañedor. Y sucedió que mientras el tañedor tocaba, la mano del Señor vino sobre Eliseo. Y él dijo: Así dice el Señor…
2 Reyes 3:14-16.

¿Por qué Eliseo pidió a un músico para poder profetizar? Pudo haber varias razones, una de ellas que el don de profecía está íntimamente ligado al ministerio musical.

El ministerio de adoración de David

Una faceta a veces olvidada del reinado de David, fue la organización un ministerio musical que contribuyera a la vida de adoración del pueblo de Israel. La Biblia dice:

Además, David y los comandantes del ejército separaron para el servicio a algunos de los hijos de Asaf, de Hemán y de Jedutún, que habían de profetizar con liras, arpas y címbalos; y el número de éstos, conforme a su servicio fue…
1 Crónicas 25:1.

¿Profetizar con instrumentos musicales? Otra vez: el don de profecía y la música están íntimamente relacionados.

El libro de los Salmos

El gran himnario del antiguo Israel está lleno de palabras proféticas, las que más estamos familiarizado son aquellas que tienen eco en el Nuevo Testamento y que teológicamente hablando se les llaman: Salmos mesiánicos. Es decir, se cumplieron cuando Jesús vino a la tierra y se fueron haciendo realidad a medida que el ministerio del Señor transcurría (ej. Salmos 16, 22, 41, 45, 68, etc.). ¿El don de profecía tiene que ver con la música? Los Salmos son evidencia de ello.

Las canciones de los profetas

Muchos profetas del Antiguo Testamento tenía un don musical muy desarrollado. Por ejemplo, el Señor le dijo a Moisés:

Ahora pues, escribid este cántico para vosotros, y tú, enséñaselo a los hijos de Israel; ponlo en su boca, para que este cántico me sea por testigo contra los hijos de Israel… Y escribió Moisés este cántico aquel mismo día, y lo enseñó a los hijos de Israel.
Deuteronomio 31:19 y 22.

Es muy probable que Moisés haya desarrollado su don musical mientras se criaba en Egipto y he ahí por qué el Señor le encomendó la tarea de componer la canción que aparece en el capítulo 32. Si no lo sabías, esta es la primera canción en la Biblia que se afirma que Dios se la dio directamente a un ser humano. ¿En qué tono? En un tono profético. Otro profeta a quien también le sucedió algo similar fue Isaías.

Cantaré ahora a mi amado, el canto de mi amado acerca de su viña. Mi bien amado tenía una viña en una fértil colina…
Isaías 5:1.

Esta canción que aparece en el libro de Isaías, trata sobre la viña que es Israel y cuando lees su letra, consiste en un mensaje que el Señor quiso darle a su pueblo. Por cierto, en una ocasión escuché una ponencia del Dr. Samuel Pagán —autor de un breve comentario del libro de Isaías—, y allí dijo que el libro posee varios cánticos y formas poéticas características de quienes tenían dones artísticos.

Las directrices de Pablo a los corintios

Cuando Pablo dio directrices sobre la administración de los dones lenguas, de interpretación de lenguas y de profecía durante los servicios de adoración, hizo una analogía con la música:

Ahora bien, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿de qué provecho os seré a menos de que os hable por medio de revelación, o de conocimiento, o de profecía, o de enseñanza? Aun las cosas inanimadas, como la flauta o el arpa, al producir un sonido, si no dan con distinción los sonidos, ¿cómo se sabrá lo que se toca en la flauta o en el arpa? Porque si la trompeta da un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla? Así también vosotros, a menos de que con la boca pronunciéis palabras inteligibles, ¿cómo se sabrá lo que decís? Pues hablaréis al aire.
1 Corintios 14:6-9.

Pero no solo eso, varios comentaristas bíblicos coinciden en que cuando Pablo dijo…

Porque si yo oro en lenguas, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. Entonces ¿qué? Oraré con el espíritu, pero también oraré con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento.
1 Corintios 14:13-15.

… se debió a que estructuró su argumentación así: “oraré en el espíritu” (en lenguas), “pero también oraré con el entendimiento” (en lenguaje natural); “cantaré con el espíritu” (en lenguas), “pero también cantaré con el entendimiento” (en lenguaje natural); dejando entrever que podría estarse refiriendo a cantar poniéndole una melodía a las lenguas. Y, en el contexto total del capítulo, que podría haber interpretación (profecía) a esas lenguas cantadas. Interesante, ¿no?

Dicho esto, la primera vez que oí a alguien profetizar cantando fue a Marcos Witt. Como dije al inicio, en mi hambre por aprender, me iba a los congresos de alabanza sin importar que fueran en otros países, claro, no me iba solo. La mayoría de veces con mi amigo Orlando Hernández, ¡saludos my friend!, y en los últimos años con mi amigo Roberto Luna, ¡saludos también a vos mano! Fue en uno que celebró La Fraternidad Cristiana de Guatemala allá por 1993 que, como dije, oí profetizar cantando. Esa última noche yo estaba bien cansado —para variar. Y aunque en el video que vas a ver, muy difícilmente me vas a identificar, yo estaba en el segundo nivel y participé en la alabanza lo mejor que pude; pero la verdad, debido a que era el cuarto día, la mayor parte estuve sentado debido a la fatiga. El asunto es que durante la adoración Marcos comenzó a cantar una melodía con frases espontáneas que calzan muy bien con lo que 1 Corintios 14:3 dice sobre la profecía: “Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación” (1 Corintios 14:3). Si quieres ver dicho video, hace unos meses me llevé la sorpresa de que estaba en Youtube. Desde el minuto 34:00 hasta el 40:00

Cuando Marcos comenzó a cantar esas palabras, me conmoví profundamente, comencé a llorar y me sentí especialmente renovado. Oí atentamente la melodía y las palabras y cuando finalizó yo estaba adorando una vez más con frescura en mi corazón.

Algunos de quienes me están leyendo dirán: «Marcos Witt, ¿profetizando?». Sí, lo que pasa es que algunos solo conocen al Marcos Witt de los últimos 10 o 15 años, que ha abrazado ciertas enseñanzas y línea doctrinal cuestionables. Pero al inicio del movimiento de adoración, Marcos era mucho más respetado como maestro y director de adoración de lo que es ahora.

Con el tiempo quien más me impresionó al dirigir la adoración y que vi que fluía en un don de profecía bien administrado, fue Danilo Montero. Por eso, si lees la entrevista que le hice y que aparece en mi libro La Aventura de Componer, verás que un par de preguntas tuvieron que ver con ese tema. Personalmente, el momento profético que más me impresiona y que quedó registrado en un álbum de adoración congregacional es el que aparece en  Adoración Viva 1 (en ¿2006?) y que Danilo grabó en Puerto Rico. Algunos no conocen este disco, probablemente porque no se promocionó en sus países y porque Danilo no suele cantar canciones de este en sus conciertos. Sin embargo, posee un canción espontánea que también calza en lo que enseña 1 de Corintios 14:3, que dice que el profetiza lo hace para «edificación, exhortación y consolación». Si quieres escucharlo aparece desde el minuto 33:54 hasta el 44:45.

Como dije antes, el ministerio musical y la profecía están muy relacionados, pero lamentablemente, en la actualidad —debido a los desatinos de algunos cantantes y predicadores— los dones del Espíritu Santo han caído en descrédito, además de que en esta época de redes sociales es frecuente ver los excesos en que incurren algunas iglesias pentecostales y muchos viralizan dichos videos para burlarse. Pero ¿significa todo eso que los dones del Espíritu no siguen vigentes? No, simplemente que hay cristianos que no saben seguir las directrices bíblicas sobre este tema y, a causa de ellos, es que muchos ven con reservas el tema, sino es que con temor.

Continúa leyendo la Tercera parte dando clic aquí.

1 Comentario

  1. Deseo con todo mi corazon poder saludarte y abrazarte, haz sido de gran bendicion a mi vida, creo en el Señor que algun dia te podre ver por aca en Monterrey, Mexico en alguna conferencia o evento en el que participes seria excelente Dios te bendiga Noel…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie