La congregación soñada

La congregación soñada

- en Los soñados del equipo de alabanza
1891
0

La congregación que todo pastor, director de adoración y equipo de alabanza alguna vez han soñado es…

-Una que tenga una vida devocional y de adoración privada lo más disciplinada posible, ya que de este modo llegarían a cada servicio con el fervor por Dios encendido y no esperando a que el equipo de alabanza se los encienda.
-Una que durante la semana se acuerde de orar e interceder por sus músicos y cantantes para que en el próximo servicio de adoración Dios los use poderosamente.
-Una que participe activamente durante el tiempo de adoración, que no espere las instrucciones del director de adoración para cantar, alzar las manos o arrodillarse, sino que sean más proactivos al momento de expresarse al adorar.
-Una que cante fervorosa y entusiastamente durante la alabanza, que no espere que le digan desde el frente: «¡cante más alto!» o «¡dígalo más fuerte!» para subirle el volúmen a su voz.
-Una que demuestre durante los servicios de adoración la misma o mayor efusividad de la que demuestran cuando van a un concierto de música cristiana o cuando van al estadio a ver un partido de fútbol.
-Una que no critique tanto a sus músicos y cantantes, y mucho menos les digan: «¡uds. no ministran!», porque si ellos estuvieran ocupando el lugar de los de alabanza sabrían lo difícil que es dirigir la adoración y lo feo que se siente que a uno le digan eso.
-Una que no mida el éxito del tiempo de alabanza diciendo: «hoy la adoración no me bendijo» u «hoy no sentí nada durante los cantos», sino que mejor se pregunte: «¿Dios se habrá sentido bendecido y complacido con cómo yo lo adoré?»
-Una que cuando vean que el equipo de alabanza escogió una canción cuya letra no dice nada bíblica, doctrinal y teológicamente hablando se acerque al equipo de alabanza para animarlos a que seleccionen mejor las canciones.
-Una que no se conforme con que el equipo de alabanza cante «Remolineando», «Voy a perder la compostura» o «Jalal», sino que le soliciten al ministerio canciones con letras más relevantes doctrinal e intelectualmente hablando.
-Una que cuando vea que el equipo de alabanza canta una canción cuya letra contenga algún verso que contradiga las Escrituras se acerque a ellos a pedirles que por favor tengan más cuidado con las canciones que escogen.
-Una que al ver que el equipo de alabanza cantó una canción nueva, que nadie conoce y que no proyectaron la letra, al final se acerquen para pedirles de favor que proyecten las letras si es que esperan que ellos participen cantando.
-Una que le pida al pastor de la iglesia que enseñe periódicamente sobre adoración congregacional para que ellos sepan adorar mejor al Señor como iglesia durante los servicios.
-Una que no critique tan duramente al equipo de alabanza cuando deban salir de algún culto, sino que sea comprensiva cuando ellos deban salirse para ir a desayunar. Claro, esto cuando la iglesia sea numerosa y celebren hasta tres cultos el domingo por la mañana.
-Una que fuera más generosa al ofrendar para que cuando llegue el momento de comprar equipo de sonido e instrumentos, la administración de la iglesia no tenga que decirles: «¡no hay dinero señores! ¡Es que la iglesia no está ofrendando mucho!»
-Una que sea generosa al ofrendar para que cuando algunos integrantes del equipo de alabanza soliciten a la iglesia patrocinarles algún seminario o congreso de capacitación, la administración de la iglesia no les diga: «¡no hay plata señores! ¡Es que los hermanos no están dando como antes daban!»
-Una que al finalizar los servicios de adoración se acerquen al director de adoración y al resto del equipo de alabanza para agradecerles por su servicio así como se acercan al pastor para agradecerle su sermón.
-Una que cuando se enteren de que un integrante del ministerio de alabanza cometió una falta o incurrió en un pecado que amerita disciplina, no se lo harten en críticas, chismes ni rumores. Por el contrario, que lo amen, apoyen y restauren como hermano en Cristo que es.

De seguro hay más características, pero estas son las que me vinieron a la mente.

Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder