Las voces de fondo soñadas

Las voces de fondo soñadas

- en Los soñados del equipo de alabanza
886
2

Las voces de fondo son las voces de coro del ministerio de alabanza, esas a las que les asigna micrófono para cantar detrás del director. Por lo tanto, las voces de fondo que todo director de adoración alguna vez ha soñado son:

-Unas que tienen una vida devocional y de adoración privada verdaderamente disciplinada, que saben que es mejor orar, por ejemplo, 5 mns. diarios que 15 mns cada tres días. No, ellos oran siempre (y obvio que más de 5 mns diarios 😉 ).
-Unas que oran fervientemente por el servicio de adoración que ministrarán, intercediendo ardientemente porque el Espíritu Santo toque los corazones de los adoradores que adorarán junto a ellos.
-Unas que oran fervientemente por el pastor, su esposa y su familia porque saben que el equipo de alabanza también es un equipo de intercesión a favor de quien acompañan (el pastor) cada domingo desde la plataforma.
-Unas que conocen la importancia de vivir sumergidos en la Escritura, que como dicen el Salmo 1 “meditan en la ley del Señor de día y de noche”, esforzándose por obedecer siempre la Palabra en cada ámbito de sus vidas.
-Unas que verdaderamente cantan afinado, no unas que cantan estilo terodáctilo sino que sus voces se oyen realmente bellas al entonar.
-Unas que llevan las letras de las canciones perfectamente aprendidas para el ensayo y durante el mismo están sin papeles, tablets ni celulares porque se las aprendieron bien -desde casa.
Unas que llevan sus armonías perfectamente aprendidas al ensayo a modo de que cuando están practicando solo están acomplando y puliendo detalles, no perdiendo el tiempo porque no hicieron sus tareas.
-Unas que saben armonizar las canciones, que si bien no cantanrán en todas las partes de una canción, cuando lo hacen es como presenciar fuegos artificiales de deslumbran por lo bello de los momentos que iluminan la canción.
-Unas que están concentradas durantes los ensayos, que si bien pueden comentar algo de lo que están haciendo, no se la pasan hablando y distrayéndose como si fueran niños de Kindergaten.
-Unas que durante los ensayos tiene totalmente apagados los celulares y dando su 100% de concentración porque saben que practicar con excelencia y sin distracciones también es una ofrenda de adoración al Señor.
-Unas que están conscientes de que deben comenzar a calentar la voz 1 hr. o 45 mns antes del servicio de adoración, porque saben que el mal hábito de no calentar con anticipación provocará con los años que estropeen sus cuerdas vocales y dañen su voces irreversiblemente por ser negligentes.
-Unas que llegan puntualmente a la hora que el pastor y el director del ministerio han establecido para llegar antes del servicio, no 5 mns. antes de comenzar corriendo y jadeando por su mal hábito de ser impuntuales.
-Unas que durante los servicios cantan sin papeles, tablets ni celulares demostrando que toman con seriedad el ministerio del canto y que no son haraganes para aprenderse las letras que le cantan al Señor.
-Unas que reflejan el gozo y el entusiasmo de estar en la presencia de Dios, no unas que ponen cara de momia o como si estuvieran cantando en un funeral.
-Unas que cuando el director de adoración dice: “¡vamos a danzar!”, “¡alcemos las manos!” o “arrodillémonos delante del Señor” son los primeros en saltar, levantar las manos y postrarse delante de Dios.
-Unas que cuando es el momento de la oración e intercesión durante el servicio de verdad están orando e intercediendo, no platicando entre ellos o se sientan como si los tiempos de oración no les importaran.
-Unas que cuando es el momento del sermón están verdaderamente concentrados escuchando el mensaje de la Palabra de Dios, que tienen cerradas las sesiones de Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram, etc. porque saben que deben ser reverentes ante la proclamación de la Palabra.
-Unas que son las primeras en decir: “¡Amén!” o “¡Aleluya!” cuando el pastor dice una verdad impactante o profundamente poderosa, que no se quedan callados o impávidos como si estuvieran ausentes del lugar.
-Unas que están conscientes de que son ejemplo y modelo para la congregación y por eso no están hablando ni cuchicheando durante el sermón.
-Unas que no se salen del culto para ir a tomar agua o para ir al baño porque 10 mns. antes del servicio hicieron eso debido a que saben que no deben salirse durante la predicación.
-Unas que al finalizar cada servicio deben acercarse a los hermanos para saludarlos fraternalmente y así la gente no tenga la percepción de que se creen una casta superior dentro del pueblo de Dios.
Bueno, de seguro uds. añadirían algunas más, ¿verdad? Pero estas son las que se me ocurrieron.

Noel Navas.

2 Comentarios

  1. Hermano Noel: Me gustaría invitarte a compartir este tema en el segmento “Diálogo Pastoral” que transmitimos por radio Maná 107.9 en Wichita Falls, TX. Lo podemos hacer por teléfono.

  2. Gracias por la invitación! Me estaré comunicando por email. Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¡Ya está disponible el e-book: La Aventura de Componer!

Después de gestionar los permisos correspondientes ya está