¿Importa la ortografía?

¿Importa la ortografía?


Por: Keila Ochoa Harris.

Yo tengo varios blogs favoritos. Los visito de dos a tres veces por semana. Uno de ellos se llama: www.aventuradeescribir.com Casi se llama como el mío eh, jeje. Un amigo de una editorial me habló del blog y comencé a visitarlo. Hace unos meses encontré un artículo que al nomás leerlo supe que lo utilizaría en La Aventura de Componer. Solicité permiso de usarlo y aquí está: “¿Importa la ortografía?” Escrito por Keila Ochoa Harris. Es breve, conciso… ¡Al grano! Ah… Y tiene que ver con el último artículo que publiqué sobre la importancia de la gramática en la composición. Que lo disfrute.

¿Importa la ortografía?
Keila Ochoa Harris.

¿Importa si en tu camisa blanca se ven manchas de comida? ¿Importa si tus zapatos nuevos traen lodo? ¿Importa si el recibo del teléfono trae un error de unos cuantos dólares de más? ¿Importa si el profesor se presenta a los alumnos sin haberse bañado? ¿Importa si hablas con la boca llena? ¿Importa si hablas con palabras altisonantes? ¿Importa si mascas chicle mientras te diriges a un público? ¿Importa si la canción venía sin dos acordes? ¿Importa si el actor decide saltarse unas líneas de su diálogo? ¿Importa si la pintura está terminada?

¿Importa la ortografía? No solo es tu carta de presentación, sino que dice mucho de ti. Si eres un futuro escritor, ¿no muestran las faltas de ortografía que has leído poco? Aún más, escribir con faltas de ortografía pudiera mandar el mensaje de que no amas el idioma. Y si no amas el idioma, ¿para qué quieres escribir?

El artista ama y respeta las teorías de los colores; el escultor ama las formas y el mármol; el músico ama los sonidos y sus combinaciones; el escritor ama el idioma. Si lo amas, mejora tu ortografía (1).

Continúa…

Notas:

(1) Tomado de http://aventuradeescribir.wordpress.com. Usado con permiso.

4 Comentarios

  1. Gilberto Rodas

    Aparte de ser la ortografía como nuestra carta de presentación y de reflejar nuestro profesionalismo, también puede dar a conocer bien o mal nuestro mensaje. Un ejemplo pequeño de eso es:
    1. «Gilberto se comió una pera»: En este caso, estoy afirmando que Gilberto se comió una pera.
    2. «Gilberto, se comió una pera»: En este caso estoy hablando con Gilberto y le estoy expresando que un tercero se comió una pera.

    Otro ejemplo de la ortografía mal empleada es:
    1. «Toma mi ser mi vida, entrego a ti…» -> ¿? Incorrecto
    2. «Toma mi ser, mi vida entrego a ti» -> Correcto

    Debemos tener sumo cuidado con el mensaje que transmiten nuestras canciones y lo que sea que escribamos.

  2. GILBERTO: Excelentes ejemplos, gracias por visitar el blog y comentar mano.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. yo pienso q ademas de que la ortografia habla de nosotros y es una carta de presentacion es muy importante, ya que nos sirve tambien, para q el receptor comprenda con precision la informacion que el emisor quiere dar.
    Cada uno de nosotros tiene una formacion diferente desde niño, pero la ventaja de la ortografia es q tiene reglas q nos ayudan para que el intercambio de informacion, sea de una manera mas fluida y no tengamos ninguna dificultad al comunicarnos, o en este caso al componer una cancion.
    encontre una informacion que quiero compartirla contigo. me encanto desde q la lei por que siento q cierra una gran verdad.

    Se dice que un recién egresado universitario en letras, tiene un léxico promedio de 5,500 palabras, de las cuales usa diariamiente entre un 25% y un 45%.

    Y que por ejemplo, se puede calcular que el léxico de x persona ronda las 12,000 palabras.

    Si consideramos que el idioma español tiene más de 100,000 palabras, sin contar más de 11,000 verbos (y esto sin tener en cuenta las conjugaciones), podemos darnos cuenta de que las reglas se vuelven imprescindibles.

    Quiere decir que en lugar de pretender conocer todas las palabras del idioma, es mejor aprender algo de prosodia y algo de ortografía, lo que nos redituará beneficios comunicacionales, inevitablemente.

    Las «avitaciones» del letrero, obviamente nos dan a entender la intención del autor (y seguramente dueño del hotel, que por cierto es el mismo de la entrada anterior), pero también sin duda que en alguna medida habrá (habremos) quien no quiera conocer las condiciones de las tales habitaciones, pensando en la atención que les deben tener quienes no cuidan (no les importa cuidar, quizá también por deficiencias en su educación), la manera en que nos invitan a hospedarnos ahí.

    En fin. Tal vez son sólo pruritos de adulto y preocupaciones de profesor, pero estoy seguro que es importante escribir mejor cada vez.

    espero te haya gustado… bendiciones!!!

  4. MÓNICA: ¡Qué si me gustó? ¡Totalmente! Gracias por tu generoso y tan nutritivo comentario.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder