Equilibrio en la composición (Segunda parte)

Equilibrio en la composición (Segunda parte)


balanzaEl desafío de Colosenses 3:16.

La vez pasada comencé a hablar acerca del equilibrio que nuestras canciones deberían tener en cuanto a letra e intensidad emocional. Y vimos la doble finalidad que deben cumplir conforme a lo que Pablo escribió en Colosences 3:16: Enseñar y Exhortar. Enseñamos por medio de la letra y el mensaje de la canción, y exhortamos y estimulamos emocionalmente por medio de la melodía y de la música. Una canción bien hecha consigue ambas cosas: Enseñar y Exhortar. Incluso compartí algunas preguntas que todo compositor serio debe hacerse cada vez que escriba. Ahora bien, ¿por qué me he detenido a hablar acerca del equilibrio en la composición antes de entrar de lleno al tema de cómo se escriben las letras de las canciones? He aquí mi respuesta.

Me he detenido a hablar de todo esto porque antes de aprender a escribir letras usted y yo debemos comprender cuál es nuestro llamado: escribir canciones tanto inteligentes como emocionantes. Sí, todo cuanto escribimos idealmente debería estimular la mente y el corazón, ambos, no solo uno. Como dije en la entrada pasada: el desequilibrio es un bache al que tendemos a caer. Lastimosamente mucha de la composición de hoy es rica en sensaciones pero no necesariamente en enseñanza. Como ya vimos, Colesences 3:16 nos insta a ambas cosas, no solo a una. Ese el equilibrio perfecto.

Con el riesgo de ser malinterpretado permítame decirle a mis hermanos pentecostales, ¡y yo asisto a una iglesia pentecostal eh!, que en cierto modo nuestros hermanos bautistas han tenido razón al afirmar que los himnos de antes, esos que fueron escritos antes de 1900, contienen más ingredientes intelectuales que los de ahora. No pretendo que usted esté de acuerdo conmigo, pero francamente me late que hay verdad en esa afirmación. Los himnos de la historia son excelentes modelos de composición. En cambio, las canciones de hoy emocionan más de lo que enseñan.

Aclaración: esta aseveración no pretende generalizar, pues como usted sabe hay canciones contemporáneas que podríamos equiparar con los grandes himnos de antaño. Claro, tenemos excelentes compositores en la actualidad, no muchos, ¡pero los hay!, los cuales han logrado escribir canciones dignas de estar en el Salón de la Fama de los Grandes Himnos de la historia cristiana junto con aquellos del pasado; pero seamos honestos: no todos los compositores que escriben hoy se ocupan de la profundidad de letra como sucedía antes. Esa es nuestra falla y a la vez nuestro desafío.

“¡Ah!…” argumentará alguien, “Pero las canciones de alabanza y adoración no pueden tener letras tan largas como los himnos de antes porque sino las congregaciones no las podrían cantar con facilidad”. Bueno, no estoy hablando de longitud de letra, de qué tan larga o qué tan corta sea una canción. Una canción puede contener una sola Estrofa (o Coro) y aún así enseñar y poseer profundidad. En otra ocasión hablaré al respecto; sin embargo, a lo que me estoy refiriendo es que deberíamos aspirar a componer canciones que realmente contengan verdad bíblica ingeniosamente expresada en poesía, reflexiones producto de una mente que sabe interpretar la vida de forma bíblica e ideas que han hecho buen uso de los recursos literarios a su alcance. Pero qué pasa, muchas veces el compositor se confunde y piensa que su canción es una gran canción por el solo hecho de emocionarse independientemente de que su mente reciba poco estimulo.

A veces los que componemos canciones caemos en mero sentimentalismo sin importar lo débil de nuestro mensaje.

Tengo la impresión que como iglesia cristiana hemos menospreciado a los miembros de nuestras congregaciones excusándonos en que las letras de las canciones de alabanza y adoración no deben ser tan largas para no dificultar la adoración congregacional. Incluso, en un tiempo yo enseñé que preferiblemente las letras de nuestras canciones deberían ser cortas para facilitar la alabanza participativa. No digo que no pueda ser así, pero a veces me pregunto si detrás del deseo de escribir canciones cortas se esconde una actitud de pereza mental tanto del compositor como de los adoradores que cantan las canciones.

Pienso que las canciones deberían estimular nuestra manera de pensar a la vez que nuestra emotividad. ¿No dijo Jesús: “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu mente?” Como cristianos somos buenísimos para adorar al Señor con todo el corazón y la emoción que se merece, pero no necesariamente con toda la mente conforme se nos ordenó. ¿A qué se debe esto? En parte a que las letras que como compositores estamos escribiendo son pobres intelectualmente hablando. Una vez más aclaro: no todas, pero sí muchas.

Vamos, no me malentienda, simplemente quiero atraer su atención al hecho de que nuestras canciones, amplias en letra o no, deberían ser más inteligentemente elaboradas de lo que están. ¿No dijo el apóstol Pablo: “cantaré con el espíritu pero también con el entendimiento”? Vaya desafío.

Hace unos meses conocí al hermano Sugel Michelén, pastor de la Iglesia Bautista del Señor Jesucristo en República Dominicana, y entre muchas de las cosas que hablamos me dijo algo que bien puede ilustrar el desequilibrio que hay en mucha de la composición de hoy. Él dijo: “Muchos de los compositores de antaño eran teólogos que sabían expresarse poéticamente, Martín Lutero, Isaac Watts, Charles Wesley, entre otros. Hoy día lo que tenemos es compositores que saben expresarse poéticamente pero no necesariamente teólogos”. Yo por mi parte digo: “¡Auch!”

Ahora, no se confunda, cuando el pastor Michelén relaciona la teología con la composición no se refiere estrictamente a que todos aquellos que escribimos canciones deberíamos inscribirnos en el Instituto Bíblico para ir a estudiar teología, ¡aunque no es una mala idea eh!, sino que se refiere a que muchos de los compositores de antes eran profundos estudiosos de la Biblia y reflexólogos del entorno cultural que los rodeaba, cosa que no necesariamente sucede con los compositores o aspirantes a compositores hoy en día.

En este sentido, ahora que comenzaré a hablar sobre cómo escribir letras para canciones, quiero invitarle a que aspire escribir las mejores letras que pueda escribir. No se conforme con decir lo que todos dicen y de la forma que otros lo han hecho. No, vaya más allá, que sus canciones sean equilibradas tanto emocional como intelectualmente. Que sean intensas melódica, armónica y rítmicamente, pero también en contenido. Sus letras deben ser profundamente bíblicas, creativamente ingeniosas e inspiradoramente poéticas.

Es hora de convertirnos en compositores que integren la riqueza emocional de la música y la riqueza intelectual que la Palabra de Dios y que el lenguaje humano nos permite expresar. Por eso, a través de las siguientes entradas le brindaré algunos pasos prácticos que pueden ayudarle en esta tarea. No pretendo tener la fórmula mágica, pero creo que si usted desea adentrarse al segundo carril de la autopista de la composición: la letra, debería aceptar este desafío y poner atención a los principios que compartiré.

Continúa…

11 Comentarios

  1. Noel…

    Tengo solo 11 Años como Creyente e inicie a los 17 Años.. estoy muy de acuerdo con lo que expones aquí…

    Creo que Desde que Inicie en 1999 hasta hoy.. hay algo que se puede ver en la Alabanza y la Adoración:

    El Gran Daño que se le ha hecho a la alabanza por la incursión de muchos Jóvenes que quieren enseñar a alabar a un Dios en el cual ellos no han estado en el secreto. yo me considero moderno e Incluso Escucho Rock y otros géneros. pero he notado una degradación hacia la Imagen de lo que es un Verdadero Adorador..

    Hay ahora muchos Muchachos Tratando de Imponer Modernismo en la forma y el estilo.. pero lastimosamente este modernismo tambien se quiere transmitir a las letras..

    Mi corazon arde cuando escucho muchas canciones en las cuales no se sabe si se le esta cantando a Dios o a Una Mujer o a quien..? y las letras blancas van llenando cada vez las bocas de nuestros Jovenes a quienes les da pena Mencionar el Nombre de Jesus. por el Rechazo.

    Creo que una Carta debe Tener un Remitente y un Destinatario igual una Cancion. y los salmos son dirigidos en la gran mayoria al Dios de Israel. y no habia forma de usar un salmo para dedicarlo a otra persona porque es muy explicito el mensaje y se nombre en ellos el destinatario..

    Antes las Canciones Cristianas Generaban Rechazo y no por el Estilo sino por las letras.. por algo nos decian los aleluya .. ruidosos fanaticos etc.. ahora hay una aceptacion de estas canciones por parte de la sociedad porque nuestras letras son tan blancas que cualquiera la puede poner en alto volumen y al final no se entiende cual es el destinatario..

    Esto me entristece y me Reta…!!

    Ojala hayan hombres y Mujeres que se levanten como Adoradores que no sientan temor al Expresar su Adoracion hacia el Dios de los Cielos y la Tierra. y NUESTROS LABIOS ESTEN LLENOS DE LA PALABRA DE DIOS..

    y que asi como crecen cada dia mas los «adoradores» en numero, tambien nuestro oido sea un oido critico para saber lo que permitimos que entre en nuestro corazon y a quien oimos..

    Con Amor desde Colombia..
    JHIM PRESTON

  2. JHIM: Muy de acuerdo contigo, la forma en que expones esta realidad me impresiona. Es una gran falla departe nuestra, pero a la vez nuestro desafío. Gracias por tu comentario tan acertado!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Heeeyyyy!!!! te ando buscandoooo
    necesito preguntarte algooooo sobre
    un taller que daré mañanaaaaaaa!!!!
    Y otra cosa: Cuando terminas de publicar
    los tres carriles??? Los volví a leer
    y no me gustan los «Continuará» jeje
    porque quiero terminar y me quedo con
    ganas de seguir leyendo!

    Eres una bendición Noel!

    Saludos y aparecete!!

  4. ALY: Ando con un amigo cantante costarricense que anda en mi país, yo le hice agenda y ando llevándolo por los medios de comunicación e iglesias, por eso no me he conectado. Sobre los «Continuará…» ¡Ni modo! ¡Siguen y seguirán! Jajajá.

    Gracias por comentar amiga.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. jeje siii que sigan y sigan!!!
    pero ahhhh oie di tu pagina en el taller eh!
    espero que se conecten mas personas,
    se les veia muy interesados, es mas, mi taller
    fue el que mas personas tuvo…
    esto me da una idea para planear algo mejor
    en Monterrey, que te parece? jijiji
    ya estoy dando a conocer tu page 😉

    abrazos!

  6. ALY: Gracias amiga por recomentarla, sí? Gracias de verdad. Qué me alegra saber que te fue bien en tu taller, a ver cuándo hablamos y me cuentas más.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Hola Noel. Muy cierta la necesidad del equilibrio intelectual y emocional, valido para todo en esta vida. Para abonar al tema de la brevedad… Ciertamente no hay ninguna regla sobre la extension de la letra… pero el dato que nos arrojan los grandes exitos mundiales es que no se necesita ser kilometrico para hacer una buena cancion… optar por la brevedad siempre me parece mejor opcion. Se ha dicho que «NO MATARAS» y «JESUS LLORO» son los versiculos mas cortos de la Biblia… Y mire el profundo contenido intelectual y emocional que hay en ellos. En terminos generales me atreveria a postlular la regla de que una buena cancion es algo en lo que prevalece la calidad sobre la cantidad como criterio de unicidad. La canicon es una sola obra… letra y melodia se juntan en una nueva unidad recreada. No puede existir una cancion que se diga bella ppr su letra y horrible por su musica, o viceversa. O que pueda ser cantada unicamente en su letra… o solo en su musica. Lo primero seria un simple parlamento; lo segundo una ejcucion melodica. No una cancion, ni laguien cantando. Definitivamente, el equilibrio debe darse en el contextos de esta unicidad – de la cancion como una cosa unica – y siempre con calidad prevaleciente sobre cantidad. Y en esto de la calidad pieso que … menos es mas.

    Un saludo.
    PABLO AZAEL. PANAMA.

  8. HNO. PABLO: Me gusta su comentario como no tiene idea. Cuando habla de la brevedad y a calidad, cuánta razón tiene!

    Gracias por comentar, es un honor para mí.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Hola Dios le bendiga mucho! Soy cantante y compositora cristiana puertorriqueña me llamo Aida Coreano, por 22 años he escrito todas las alabanzas de mis discos ya q por la gracia de Dios tengo 8 discos con letras mias de diferentes géneros y he viajado a muchos lugares y Jesús ha sanado con esas letras a otras personas. Ahora estoy escribiendo un libro de todos los milagros y sanidades q él ha hecho en mi vida.

    Hay personas q escriben superficialmente porq primero no escriben para agradar a Dios sino al hombre. Mis letras son de mis sanidades, vivencias o desiertos q he cruzado de tantas pruebas q pasé. Dios me sanó de cáncer en las tiroides aún siendo operada de mis tiroides porq me las sacaron completa y debo de vivir tomando una pastilla de tiroxina de por vida porq no puedo metabolizar mi cuerpo al natural. Estuve 6 meses con una traqueotomía y sin hablar ni cantar y comencé a los 7 meses a hablar con una voz de hombre y de ahi surgen muchas alabanzas las cuales son de bendición a muchas vidas al cantarlas y predicar siempre dándole la gloria a dios quien es el merecedor de toda gloria. Ya estoy cantando con mi metal de voz original. El enemigo se me apareció una noche y me decñia: «Tú no cantaras más» y yo comencé a reprenderlo hasta q se fue de mi presencia. Cuando Dios llama él abre puertas, suple… todo!! Pasajes, ropa, comida, discos, dinero etc. Solo hay q tener fe y tener confianza en Dios de q él hará, hay q dejarle a Dios todo en sus manos y seguir trabajando para su obra, él nos va a premiar en gran manera, amén!

    En el 2000 me dio cáncer en la cervix y me operaron también, estuve 7 meses en una cama y también mientras estuve postrada escribí alabanzas a Dios. En el 1985 me dio leucemia y también escribí otras 8 alabanzas al Señor, o sea q cuando uno escribe vivencias, testimonios y las cantamos, entonces si podemos cantarlas con el corazón, con excelente interpretación y vivirlas al cantarlas, ah! y q se sienta la uncion, porq nuestra tarjeta de presentacion debe ser q al cantar o ministrar caiga la presencia de Dios, Porque al cantar mis letras voy testificando de los prodigios y milagros q el Dios altísimo ha hecho en mi vida (Daniel 4:2).

    Entonces no hay nada superficial porq todo es vivencia, uy al vivir la enfermedad y cantar lo q hemos vivido todo es real y articulamos con nuestro rostro e interpretamos y vivimos el poder de Dios y su uncion cae donde cantemos. Estos son los verdaderos adoradores, no imitadores, amén!

    Vivo en Puerto Rico y mi ministerio se llama “El poder del perdón, Inc”. Fue mi primera letra que escribi cuando Dios me sano de leucemia en el 85 asi q doy gracias a Dios porq desde el 85 hasta hoy sigo siendo igual q mi comienzo. Inhata, original y no superficial, ministro de el Señor y no soy artista! Dios le bendiga mucho!

    Esta es mi opinión personal.

  10. AIDA: Gracias por su comentario, un gusto de verdad leerlo y poder ver el poder de Dios en su vida.

    La verdad es que son varios los factores que tienen que ver en por qué algunos compositores escriben superficialmente. Son varios y no solo uno. En este sentido, muy probablemente se deba a lo que usted menciona: que escribimos de cosas que no hemos vivido o experimentado. Pero aún así, son más los factores que intervienen: Una comprensión superficial de la vida, habilidades literarias que no hemos desarrollado, falta de esfuerzo en escribir mejor, tiempo insuficiente para pensar en mejores versos, etc.

    De igual forma es agradable leer su comentario e identificar uno de esos factores que provocan que no escribamos con profundidad.

    Dios le bendiga aún más!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. Buen articulo.

    Es Cierto, un pastor muy querido de la Iglesia donde me congrego habla de las Canciones 7/11 siete palabras 11 veces.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie