La autopista de la composición (Quinta parte)

La autopista de la composición (Quinta parte)

- en La autopista de la composición
1169
0


freeway-iConsejos prácticos para el carril melódico.

Antes de ingresar al carril de la creación de letras permítame brindarle algunos consejos prácticos que pueden ayudarle cuando desee ingresar a la autopista de la composición a partir del carril melódico. Los siguientes son algunas de las cosas que en lo personal me han servido a la hora de inventar melodías a partir de cero. Como verá a continuación mis recomendaciones son útiles tanto para quienes tocan un instrumento como para quienes no. Ambos grupos de personas tienen la posibilidad de aprender a componer. Es cuestión de poner en práctica todos o por lo menos algunos de los siguientes consejos.

Sea espontáneo.

En mi experiencia personal, y por lo que he visto en otros compositores, el deseo de expresar melodías puede surgir cuando se experimentan momentos de descanso. Cuando se está en cierto modo de relajación. No me refiero necesariamente a cuando se está tirado en la cama, sino cuando experimenta descanso en su mente y en su alma. Esos momentos pueden provocar expresiones melódicas en su ser.

Por ejemplo: cuando recién despierta en la mañana, cuando está tomando un baño antes de irse al trabajo, cuando va conduciendo su vehículo, cuando camina por la calle o está sentado en alguna sala de espera. Inclusive cuando está tocando su instrumento musical. Cualquiera sea el caso, cuando el alma experimenta cierta sensación de bienestar es momento propicio para expresarse con tarareos, melodías o silbidos espontáneos. No es algo planificado, aunque podría serlo, sino que es una expresión natural de aquel que se siente feliz. Ya sea en mayor o menor medida, la felicidad del corazón puede desbordar en expresiones melódicas en la voz. Por lo tanto, cuando vea que se topa con esos momentos de remanso exprésese melódicamente, emita alguna tonadita con su voz y verá que más a menudo tendrá melodías en las cuales comenzar a trabajar para convertirlas en canción.

Adore al Señor.

Como compositor cristiano usted debería tener un tiempo de comunión personal con el Señor. Jesús dijo: “y cuando ores cierra la puerta…”, ¿lo recuerda? Es decir, él espera que todo cristiano tenga un momento específico en el día para comunicarse con Dios en privado. A solas en su habitación y lejos del bullicio que lo rodea. ¿Cuánto tiempo debería de orar? No lo sé, pero entre más tiempo pase a los pies de Jesús, ¡mejor!

Ahora, cuando ore no se acerque a él con una lista de supermercado. No, acérquese para amarlo y adorarlo. Sin ningún interés más que estar con él. Claro, luego que lo haga tenga un tiempo de intercesión por sus necesidades y las de los demás. Pero al comenzar inicie su tiempo de comunión con profunda adoración. Le aseguro que cuando se rinda de ese modo a su Señor experimentará brotes espontáneos de cánticos y melodías que el Espíritu le inspirará. Si sabe tocar y se acompaña de su instrumento musical sería estupendo. Verá que cuando esté adorando cánticos surgirán en usted. Muy probablemente son inicios canciones que el Señor le está dando. Por lo tanto, tenga el corazón muy abierto cuando eso suceda. A Dios le gusta dar obsequios melódicos a los hijos que lo adoran profunda y espontáneamente.

Tome su instrumento.

Aunque he tratado de hablar acerca de crear melodías sin necesidad de saber cantar o tocar un instrumento, también estoy conciente que muchos de quienes leen La Aventura de Componer son músicos que desean aprender a escribir canciones. Por lo tanto, si suma los conocimientos que le estoy transmitiendo a su habilidad musical le garantizo que más temprano que tarde descubrirá melodías a partir de los acordes que toque en su guitarra o piano.

Recuerde siempre lo siguiente: círculos armónicos sugieren círculos melódicos. Dicho de otro modo: los acordes sugieren melodías. Simplemente debe dejar fluir su creatividad al tocar los acordes que usted escoja y escuchar las melodías que salen de allí. Cuando toque abra su mente y escuche las melodías que emanan de ellos. Créame, existe todo un mundo melódico por descubrir en los acordes que tocan sus dedos. Es cuestión de prestar atención, emitir con su voz lo que escucha con su mente y comenzar a prolongar y estructurar las figuras melódicas que oye hasta definir cuáles serán para su Estrofa, Precoro, Coro o Puente.

Sin afán de ser duro con aquellos que saben tocar un instrumento, a mi modo de ver quien toca guitarra o piano y no compone, es porque no quiere. Al músico le debería ser más fácil componer canciones que aquel que no lo es. ¿Por qué? Porque dispone de toda un acervo musical a la cual recurrir en comparación de aquel que no. Vamos, escoja una escala, tome 2 ó 3 acordes para comenzar, tóquelos por unos minutos y perciba las melodías que en ellos hay.

Tenga una grabadora.

Sea que ingrese al carril de la melodía mientras realiza las actividades del día o cuando está sentado a los pies de Jesús en su habitación, con o sin un instrumento, encarecidamente le recomiendo que tenga una grabadora a la par. No son muy caras, puede ser de casetitos o digital, inclusive ahora hay teléfonos celulares que tienen la función de grabar. Pero por favor, ándela siempre con usted.

Recuerdo que la primera canción que yo escribí fue mientras desarrollaba mi devocional personal y no contaba con una grabadora. Gracias a Dios él me ha dotado de una excelente retentiva por lo que a pesar de que jamás la grabé, la recordé a la mañana siguiente y luego de ponerle los acordes junto con mi hermano nunca la he olvidado. Pero créame, yo que estoy convencido de poseer una buena retentiva siempre ando una grabadora para almacenar ideas melódicas. ¿Por qué? Porque puede darse el caso, y a veces me ha sucedido, que he olvidado ideas, buenas ideas con potencial de convertirse en canción. Así que priorice este aspecto, no vaya a ser que después se lamente de no haber estado listo para capturar cosas que Dios le está dando para que las trabaje y convierta en canciones.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿Qué opinión le merecen los consejos que en esta ocasión se han brindado? ¿Tendrá alguno adicional que usted pueda recomendar para quienes les gusta idear melodías?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¿Se acabaría la adoración si no cantáramos?

En medio de la pandemia que estamos atravesando