La autopista de la composición (Segunda parte)

La autopista de la composición (Segunda parte)

- en La autopista de la composición
2124
7


freeway-iEl primer carril: La melodía.

La vez anterior introduje  El principio de la autopista, ¿lo recuerda? El cual dice: “La carretera que le conducirá hacia una canción consiste en una autopista de tres carriles: melodía, letra y armonía”. Es a través de la aplicación de este principio que todos los compositores en el mundo, concientes de ello o no, escriben sus canciones. En esta oportunidad comenzaré a hablar del primero de los tres carriles: La melodía.

Sin afán de complejizar el concepto de melodía podríamos decir que es esa tonadita agradable que podemos emitir con la voz y que puede estructurarse en figuras o frases y sobre las cuales podemos montar palabras. Si usted leyó la serie: El génesis de una canción, recordará que allí compartí algunos principios básicos sobre cómo crear melodías a partir de la nada. En esta ocasión hablaré un poco más al respecto pero añadiendo algunas ideas más, por lo que si usted es nuevo en el blog y no ha leído esa serie le invito a que lo haga en este momento. De este modo podrá identificarse con los conceptos básicos que presenté esa vez. Pienso que lo que voy a compartir en este momento sobre melodías podría serle de más utilidad si se identifica con los conceptos vertidos allí.

Hablando de melodías, no sé si alguna vez le ha pasado que al despertar por las mañanas o mientras se está bañando antes de irse al trabajo, le sucede que tiene deseos de entonar melodías. ¿Le ha ocurrido? En ocasiones esas melodías que entona son de canciones que ya conoce, pero otras veces no. Es a esas que debe prestar atención.

Ahora, si nunca ha experimentado esa melodiosidad matutina probablemente sí ha experimentado momentos musicales cuando se siente feliz o relajado, ¿verdad? Quizá le ha pasado cuando va conduciendo su auto o cuando va caminando por la calle. Es decir, de alguno u otro modo en ciertos períodos del día sentimos deseos de entonar algo. Puede ser que esas melodías que exprese, por medio de tonaditas o un silbido, sean de canciones populares que ya conoce; sin embargo, a veces no es así, son frases musicales nuevas que usted está creando espontáneamente en ese instante. En este sentido, permítame decirle que si realmente desea aprender a escribir canciones debe comenzar a prestar atención a esos pequeños ´chispazos´ de creatividad que surgen en usted, ya que por lo general esas melodías inéditas y espontáneas son el inicio de una canción.

“No…” dirá alguien, “Esas melodías espontáneas que salen de mi no pueden ser el inicio de una canción. ¡No lo creo!” Por favor: ¡Créalo! Ese puede ser el inicio de una canción. Hay otros inicios, “carriles” les llamo yo, pero después hablaremos de ellos. Por el momento le invito a que comprenda que todos los seres humanos en algún momento de la semana tenemos esos pequeños arranques de creatividad que nos impulsan a entonar melodías inéditas. Sea que lo hagamos a través de un suave murmullo (mientras nos estamos lavando los dientes, bañando o alistando para ir al trabajo) o sea por medio de un silbido que emitimos con nuestros labios (mientras caminamos o vamos manejando), todos en algún momento estaremos creando melodías sin darnos cuenta. Y es cuando eso suceda que debemos percatarnos de lo que realmente está sucediendo. Es decir, un génesis de composición.

Cuando usted se percata de ese momento especial (musical) y ve que está ´melodiando´ algo que nunca antes ha oído, entonces debe avanzar al siguiente paso: ´discernir´. Sí, debe discernir si la estructura melódica que está brotando de usted le gusta y es agradable. Ya que si siente que es pegajosa y que lo emociona entonces debe asegurarse de no perderla.

“¿Cómo se discierne con exactitud una melodía con potencial de convertirse en canción?” Muy buen pregunta. Solo conteste las siguientes y obtendrá la respuesta: ¿Cree usted que la melodía que está sintiendo es nueva? ¿Siente que es agradable y pegajosa? ¿Siente algo especial cuando la entona? Si su respuesta a estas preguntas es: sí, entonces puede estar seguro que dicha melodía podría convertirse en canción.

El discernimiento del cual estoy hablando y que debemos aplicar a las melodías que surgen espontáneamente en nosotros no debe ser visto como algo místico. El discernimiento es algo que todos los seres humanos poseemos. Es el don natural que Dios nos dio para diferenciar lo bueno y lo malo. No solo en el sentido estrictamente moral, sino de lo que creemos que es bueno (que tiene potencial) y de lo que es malo (que no tiene potencial). Por eso, cuando esté evaluando su propia melodía inédita discierna si es buena o es mala para su gusto. Digo: “su gusto” porque como estamos comenzando a discernir melodías que surgen en nosotros, en este punto del proceso no debemos preocuparnos si le gusta a alguien más aparte de nosotros. ¿Le gusta y le satisface a usted? ¡Prueba superada!

Crear una melodía puede ser el primer paso para iniciar una canción. Al principio, como lo enseñé en El génesis de una canción, serán frases melódicas cortas. No tan largas y estructuradas como posteriormente creará. Pero sepa que al inicio serán frases pequeñas como cuando un niño está aprendiendo a hablar. Al inicio un niño no dice oraciones completas. No, apenas está comenzando a hablar. Lo mismo es con usted, no espere crear grandes estructuras melódicas al principio. Van a ser sólo algunas y muy probablemente pequeñas. Ahora, si las crea más largas y complejas, genial. Pero si no, tenga paciencia que a melodiar se aprender como un niño lo hace cuando comienza a hablar.

Le sugiero que cuando usted cree alguna melodía espontánea que satisfaga su gusto y discierna su potencial, por favor almacénela. Use una grabadora de casetes o digital, su celular o la contestadota automática del teléfono. Sea como sea, almacene esa idea y siga sumándole a ella otras estructuras melódicas más. ¡Y también vaya guardándolas! Si al invertir tiempo en este proceso de crear melodías se siente muy cansado no siga, descanse. Un tiempo después continúe. Además, si mientras usted está creando melodías vienen a su mente palabras que se acoplan a ella, sea flexible, también almacénelas. Escríbalas y grábelas junto con cada nueva melodía.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿Podría relatar alguna experiencia personal donde una melodía lo haya asaltado mientras se bañaba, caminaba, manejaba o simplemente esperaba sentado en algún lugar? ¿Le es habitual experimentar momentos melódicos como esos?

7 Comentarios

  1. … Tenía razón, esos «continuará» son muy buenos..

    En lo personal yo melodeo seguido, soy como un pajarito prehistorico (puedes reir!)jeje Es verdad!!, siempre ando por la casa entonando melodías y cuando me asalta la inspiración de algo nuevo, voy corriendo por mi celular para que no se me escape esa melodía que esta saliendo.
    A raíz de eso he creado varias canciones que conoces bien y estoy orgullosa de ellas! Gracias por tus consejos musicales y por crear esta pagina que es de gran ayuda para muchos compositores!

    Dios te bendiga mucho y espero el «continuara» jiji
    un abrazo!

    Alyº

  2. ALY: Si, ya he oido tus canciones, me parecen geniales, te felicito una vez más. Por cierto: NO, NO CANTAS COMO PAJARITO PREHISTÓRICO. ¿OK? Jeje.

    Va pue, gracias por comentar amiga, a mi también me siguen gustando los «Continuará…»

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. José Velásquez

    Hola Noel, con respecto al génesis de la melodia, es un talento que Dios nos dio desde el principio, Dios es el creador de la música y él nos hizo a su imagen y semejanza y nos hizo con ese propósito, para adorarle, el ser humano es un ser espiritual por naturaleza, yo he tenido muchas experiencias cuando voy en el vehiculo, o cuando estoy solo, he creado varias melodias y de alli he compuesto varias canciones, es de aprovechar ese momento ya que no se da siempre, hasta pronto.

  4. JOSÉ: Me parece lo que dices, somos imagen de Dios, y es cierto, a muchos les pasa que al ir manejando o estando solos inician el proceso de la composicion.

    Gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Holaaaaaa!!!!!!

    Hola Noel!

    Pues quiero compartir que la mayoria de las veces que se me ocurren melodias solo las pienso en mi mente, pocas veces las silbo y muy pocas veces las tarareo, pero aun asi, inmediatamente despues de que se me ocurren, si considero que es algo bueno, saco mi celular (que el pobre es quien tiene que soportar mis ideas cada que grabo, jeje) y… ¡A grabar! y asi lo voy a cargue y cargue de melodias, jeje

    P.D. Esto está mas bueno de lo que recordaba!

    Saludos!!!

  6. UZIEL: ¡Bienvenido mi hijo extraviado! ¡Vengan todos y hagamos fiesta, matémos el becerro gordo y celebremos! Jajajá. ¡Broma! Pero sí mi bro, bienvenido una vez más, sé que no has tenido compu ni acceso al internet, pero gracias por volver a las andadas. Además, oro para que Dios cumpla los sueños de tu corazón y además, te provea pronto un nuevo empleo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Desiree Rodriguez

    Bendiciones, Noel.

    Tengo varios días leyendo su blog y está muy interesante. Es muy interesante ver cómo usted habla de la melodía. El Apóstol Guillermo Maldonado, de quién mi iglesia bajo cobertura, enseña que todo empieza con un sonido. Así mismo una canción también. Por lo menos a mí me pasa, con un cántico nuevo, empieza con sonidos desde mi interior.

    Desireé

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¿Se acabaría la adoración si no cantáramos?

En medio de la pandemia que estamos atravesando