La autopista de la composición (Tercera parte)

La autopista de la composición (Tercera parte)

- en La autopista de la composición
2065
2


freeway-iIntroducción a la curva melódica.

Durante la serie: Las partes de una canción vimos las secciones que conforman una canción y el orden en que pueden ser estructuradas dentro de la misma. Continuando con el primer carril: la melodía, permítame explicarle cómo puede darle amplitud y prolongación a sus melodías y de esta forma estructurar una Estrofa, Precoro, Coro o un Puente.

Como mencioné en la segunda parte de esta serie: a crear melodías se aprende como un niño lo hace cuando aprende a hablar. Primero habla monosílabos, luego puede armar palabras y con el tiempo frases y oraciones bien estructuradas. Lo mismo sucede con la creación espontánea de melodías, primero creará una especie de monosílabo corto, con alguna posible variación. Después no, emitirá con su voz una tonadita más compleja y más prolongada que las primeras. Y con el tiempo verá que podrá emitir frases melódicas más complejas al punto que ideará una para la Estrofa, Preocoro, Coro o Puente de sus canciones.

Cuando hablo de crear melodías espontáneas me refiero a hacerlo con un simple acto de su voluntad y por medio de la emisión del tono de su voz. Fíjese, esto lo puede hacer cualquier persona y sin un instrumento musical. Aunque aún no he llegado a ese carril, la verdad es que un instrumento musical facilita la invención de melodías. Por lo tanto, si usted puede tocar piano o guitarra trate periódicamente de armar progresiones armónicas y verá que más pronto que tarde melodías surgirán en usted y de este modo podrá estructurar figuras melódicas y convertirlas en canción.

Ahora, como no hemos llegado aún al carril armónico permítame reiterarle una vez más que todo mundo puede expresar melodías espontáneas cuando lo desee; sin embargo, el punto medular de la composición melódica radica en prolongar las frases, estructurarlas y definir cuáles serán para la Estrofa, Precoro, Coro o Puente, respectivamente.

Recuerdo una vez que le mostré una canción a mi hermano menor. Él es músico y siempre le llamó la atención que yo sin tener una preparación musical como la suya pudiera crear tantas canciones cuando él apenas había escrito una o dos. A pesar de eso siempre me animó a seguir desarrollando el don. Una de esas veces sucedió cuando después de mostrarle una canción me dijo: “Te quiero animar a algo: cuando estés creando melodías en tu mente y con tu voz, no te detengas. Es decir, no te estanques en frases melódicas tan cortas, sigue y sigue, avanza hasta más arriba y ve a dónde llegas”.

Lo que pasa es que cuando uno experimenta la inspiración y los deseos de emitir melodías con la voz o junto a su instrumento musical a veces uno se frena pensando que eso es lo más que se puede hacer. Pero no, inventar melodías es un acto de la voluntad, usted decide qué tan corta o qué tan larga van a ser sus frases. Es su decisión, no de la inspiración. La emoción de crear está supeditada a su visión de hasta dónde quiere llegar. Por lo tanto, cuando comience a expresarse espontáneamente en melodías avance más allá de donde acostumbra quedarse. No se detenta, siga, incremente la emoción, prolongue en el tiempo su tonadita y auméntela hasta ver a dónde llega. En cierto sentido, esto es a lo que en composición se llama: Crescendo o Creciente. La cual es una medida un tanto subjetiva de la intensidad de una canción, pieza musical o el sonido en sí.

En este sentido, mientras esté tarareando una tonadita piense en su melodía como una línea cuyo inicio está en la Estrofa y a medida que avanza en el tiempo progresivamente irá formando una curva hacia arriba (crescendo), pasando por el Precoro, llegando hasta el Coro y donde volverá a tomar impulso en el Puente hasta terminar en el punto más alto una vez más en el Coro.

Le invito a que vea un ejemplo de composición a través de una pequeña canción que escribí y que utilicé en la sexta parte de la serie: El génesis de una canción. Los breves audios que escuchará ilustran el crescendo que puede llevar una canción a medida que avanza por su respectiva Estrofa, Precoro y Coro. Cuando la escuche note que la intensidad empieza en un punto y termina en uno más alto, emocionalmente hablando.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: En su caso personal, ¿inventa melodías solo con su voz o lo acostumbra a hacer junto a su instrumento musical? ¿Alguna vez había pensado que la prolongación de las melodías para las distintas parte de una canción es una decisión del compositor más que de la inspiración en sí?

2 Comentarios

  1. Hola Noel,me llamo Luis y me gusta mucho la manera tan sencilla y clara que tienes de exponer tus ideas y tú música.
    Yo toco la guitarra,sin ser un virtuoso,me defiendo.Tengo 44 años y desde muy jóven, la música es parte de mí vida.
    Me gusta componer melodías,pero siempre me quedo «corto» y no acabo de completarlas.Soy totalmente autodidacta,no sé leer partituras,aunque me defiendo en cuanto a tonalidades,armonias y acordes…
    Tengo muchas melodias compuestas que me gustaría llevarlas a canciones con letras.
    Me gustaría mandarte una melodía( en este caso con letra ) para que la escucharas y me dieras ideas… la letra es muy corta,por eso necesito «relleno musical» y que tuviera sentido de principio a fin.
    Muchas gracias Noel.
    Pd: No sé como podría mandartela…
    Luis.

  2. LUIS: Gracias por tus palabras y por tu interés en que escuche tu trabajo. Para hacerlo escribeme a: info@laaventuradecomponer.com, adjunta el mp3 y la letra y así podré evaluar lo que has hecho.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Canciones con versos cuestionables y cómo evitarlos (Parte 4)

Basado en mi libro «100 canciones con versos