«Me alegraré en ti» (Cuarta parte)

«Me alegraré en ti» (Cuarta parte)

- en Me alegraré en ti
1689
2


Me alegraré en tiLa historia detrás de “Te necesito tanto a ti”.

Continúo con la serie de artículos relacionados a mi primer disco de música: “Me alegraré en ti”. En esta oportunidad presento la historia detrás de la canción “Te necesito tanto a ti”. La primera balada según el orden que aparece en la grabación. Como he dicho antes “Me alegraré en ti” es un disco de aire acústico con diez canciones pop-rock cuyo énfasis principal es celebrar la alegría de la redención. Si usted escucha el proyecto de principio a fin notará que el hilo conductor es ese: Hablarnos a todos de que la alabanza y la intimidad en la adoración se logra a través de la sangre de Jesucristo y la comunión con el Espíritu Santo. Confío que las historias detrás de estas canciones le ayuden a comprender mejor el cómo surgieron y además, a disfrutarlas con mayor entendimiento. Al final encontrará un link (a la par del título de la canción) donde podrá escuchar un breve track.

Alguna vez escuché que el cantante y compositor Julio Iglesias dijo: “Las mejores canciones son las que nacen en cinco minutos”. Aunque no estoy totalmente convencido de eso “Te necesito tanto a ti” nació en 5 minutos.

Eran las 11 de la noche cuando sentí un fuerte deseo de ir a orar a la sala. Todos estaban dormidos, prendí la luz del final y puesto en pié apoyé mi espalda sobre el piano quedando frente a mí las sillas de la sala. Clavé la vista en el piso y de forma natural comenzó a emanar de mí la melodía y la letra del coro: “Te necesito tanto a ti, te necesito tanto a ti. Te necesito que sin ti no puedo vivir, te necesito tanto a ti”.

Las semanas y meses anteriores… Qué va, ¡todo ese año!, había sido un tiempo muy difícil para mí. Me involucré en un proyecto empresarial con grandes expectativas. Hice un préstamo de varios miles de dólares y los primeros tres meses me fueron genial. Luego todo se vino abajo. Cometí la mayoría de errores que un emprendedor no asesorado comete. No tenía dinero de reserva por si las cosas no resultaban y no presupuesté dinero para la publicidad.

En pocas palabras: Emoción sin sabiduría.

A los tres meses tuve que cambiarme a un local más pequeño y comencé de nuevo. No pasaron cinco meses cuando tuve que cerrar porque no tenía suficiente clientela y mucho menos el dinero para pagar el alquiler. Me quedé sin trabajo y con una gran deuda.

Simultáneamente mi relación con mi novia de ese entonces terminó abruptamente.

Mi fracaso empresarial y emocional fueron los planetas que se alinearon para que en mi universo interior fluyera una canción esa noche a las once.

Me sentía tan abrumado por la deuda a pagar y por no tener un salario fijo que muchas noches me encontré llorando bajo las sábanas de mi cama. Usted sabe, los hombres somos muy dados a los logros. Alcanzar metas y conseguirlas alimenta nuestra estima. Yo me sentía en el piso y por eso me escondía para llorar. Aunque nunca lo he dicho públicamente un par de veces me pasó por la mente la idea de irme del planeta. Aunque nunca la idea bajó al corazón la verdad yo pensaba: “Ojala esta noche pudiera dormir y nunca más despertar”.

Sufría a solas, nadie conocía mi dolor y que llevaba tres meses sin pagar mi cuota al banco. Mi depresión crecía más y más.

Si a todo lo anterior le suma que desde hacía varios meses había abandonado mis hábitos de oración y de lectura de la Palabra, mi vida espiritual era un perfecto caos. Por eso, ese día a las 11 de la noche, luego de entonar el coro de la canción, también de forma natural canté: “Cuántas veces pensé que podía vivir sin orar, sin escucharte a ti. Nunca me imaginé el fracaso venir al no refugiarme en ti”.

“Te necesito tanto a ti” fue testigo de mi reconcilio espiritual.

Durante los días y semanas siguientes mi actitud cambió. Las nubes de oscuridad que se habían anidado dentro de mi mente se fueron despejando y hasta me fui sintiendo mejor. Gracias a Dios mi papá y mi hermano mayor me ayudaron a afrontar la deuda. Pronto, gracias a la consejería de un amigo, surgió una nueva idea de proyecto que pude echar a andar y durante los siguientes años ese negocio me ayudó a finiquitar la deuda.

No volví con mi ex-novia, pero el Señor comenzó a sanar mi corazón y a volverse una vez más el centro de mi adoración. Centro que yo le había otorgado a ella. El amor de Dios sustituyó todo amor que deseaba obtener y mi vida de comunión con Dios se fortaleció.

Ahora veo hacia atrás y recuerdo todo con cariño. Cuando canto “Te necesito tanto a ti” viene a mi mente lo que pasé y florece dentro de mí ese sentimiento de dependencia en Dios que todos deberíamos tener.

«Te necesito tanto a ti» 
Noel Navas.

/Te necesito tanto a ti,
te necesito tanto a ti.
Te necesito, que sin ti
no puedo vivir,
te necesito tanto a ti/

Cuántas veces pensé
que podía vivir sin orar,
sin escucharte a ti.
Nunca me imaginé
el fracaso venir
al no refugiarme en ti.

Te necesito tanto a ti,
te necesito tanto a ti.
Te necesito, que sin ti
no puedo vivir,
te necesito tanto a ti

Muchas veces lloré,
otras veces sufrí,
por no depender de ti.
Ahora puedo entender
el vacío que sentí,
ya no puedo vivir sin ti.

Continúa…

2 Comentarios

  1. Creo q de ahora en adelante cada vez q la cante … Voy a llorar! (a solas por supuesto). En serio, q reflexión de Dios restaurando nuestra vida después de la tormenta.

  2. Uaau q impactante q linda cancion t ayuda a reflexionar y a entender q sin DIOS no somos nada q no podemos vivir x nosotros mismos xq nuestras fuerzas en algún momento nos abandonaran mas EL siempre estará a nuestro lado

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie