10 ideas para escribir canciones

10 ideas para escribir canciones

- en Misceláneos
5035
2


Por Xavi Memba.

Keith y Kristyn Getty son un matrimonio irlandés que en los últimos años, junto a su amigo Stuart Townend, han revitalizado el valor de los himnos en la escena de la música cristiana contemporánea. Aún no ha pasado ni un año desde que en mi iglesia aprendimos el que es, posiblemente, el himno más conocido de los Getty. Se trata de «In Christ Alone»Solo en Jesús»), que en catalán hemos traducido Només en Crist.

Solo en Jesús
Keith y Kristyn Getty

Solo en Jesús esta mi fe,
mi esperanza y mi canción,
Piedra angular, firme sostén,
inconmovible en la aflicción,
cuán grande amor, inmensa paz,
En el temor o adversidad,
Consolador, amigo fiel,
Yo en su amor me sostendré

Solo en Jesús, Hijo de Dios,
quien se humilló por nuestro bien,
Cordero de mi salvación,
por este mundo herido fue
En una cruz fue a morir,
y Dios mostró su gracia ahí,
pues mí pecado él llevó,
en su aflicción vida me dio

En un sepulcro, él yació,
el cuerpo inerte del Señor,
más el tercer día llegó,
resucitó en gloriosa luz,
y al triunfar sobre el mal,
perdió el pecado potestad,
de él suyo soy, él mío es,
pues con su sangre me compró

Desde al nacer hasta el morir,
sea el poder de Cristo en mí,
no temeré, seguro estoy,
mi vida yo a él, le doy,
/Ningún poder, ningún afán,
de él me arrebatará,
hasta que él, venga otra vez,
en su poder me sostendré/

Todavía recuerdo la mezcla de asombro, solemnidad y reverencia con la que toda la iglesia, al final de la Semana Santa, cantó por primera vez ese himno. Pues, no se trata sólo de lo hermosa que es la melodía, sino sobre todo del mensaje tan cristocéntrico de su letra. Aparte de estimular las emociones, es bueno que la música de alabanza promueva la adoración en base al conocimiento de lo que la Palabra nos dice acerca de Dios.

En unas conferencias para líderes de alabanza, Keith compartió con los asistentes 10 ideas acerca de cómo él y Kristyn componen sus canciones. Creo que vale la pena echarle un vistazo a la lista y ver qué podemos aprender.

1. Primordialmente escribimos en forma de historia. El evangelio es, primordialmente, una historia. ¿Cómo consigues que un grupo de gente que sólo quiere cantar canciones de alabanza de cuatro líneas, acabe cantando [un himno] de treinta y dos líneas? Estructurando la canción en forma de historia.

2. Es importante tener en cuenta cosas que pueden resultar molestas y que no nos hacen sentir precisamente felices. La esencia de la fe cristiana no es [encontrar] algo que nos haga sentir felices. Necesitamos reconocer nuestra necesidad de un Salvador. La razón por la cual alabamos es porque tenemos un encuentro con Dios a través de la historia cuyo centro es la cruz.

3. Necesitamos lamento. Pero si queremos escribir un lamento, hemos de recordar que para que un lamento tenga éxito, acaba teniendo una solución. No se trata siempre de un final feliz al estilo “fueron felices y comieron perdices”, sino más bien como los salmos de lamento que, en última instancia reconocen que Dios es Dios.

4. Para escribir buenas melodías, recuerda que la melodía popular se pasa de forma oral (de oído). Intento escribir canciones que puedan ser cantadas sin música escrita. En este sentido, imito la melodía tradicional irlandesa.

5. Recurre a pastores y teólogos a la hora de escribir. Pero hazlo de forma que te acompañen en el proceso, no sólo para que arreglen aquí o allá el texto una vez ya lo tienes escrito.

6. La adoración trinitaria nos guarda de muchos problemas en los que la alabanza nos puede meter: ya sea una visión demasiado fría de Dios o, por el contrario, una percepción poco seria de Dios. Ambos extremos pueden llevarnos a tener problemas en nuestra vida de fe.

7. Martin Lutero es una de las diez personas de la historia con las que me gustaría tomar un café. He estudiado mucho de los himnos de Lutero e intento imitarle. En primer lugar, Lutero tenía una idea muy alta de la redención. También creía que vivimos en medio de una guerra espiritual. En tercer lugar, tenía una idea muy alta de la iglesia y también una visión muy elevada de la misma.

8. La congregación es el coro; por lo tanto, para aquellos que tenemos algún don musical, es un privilegio ayudarle a cantar.

9. Escribir la letra de una buena canción es lo mismo que escribir buena poesía. Si escribes, lee toda la poesía que puedas. Un letrista es alguien que ama las palabras y hace crucigramas.

10. Durante mi infancia nunca escuche música pop. Todo lo que escuchaba era música de iglesia. Puede que haya sido una bendición, porque todo lo que escribo puede ser cantado por una congregación.

Sobre el último punto, no creo que Keith esté sugiriendo que lo que debemos hacer sea escuchar sólo música de iglesia. Ahora bien, tal vez porque muchos músicos cristianos sólo o mayormente escuchan música que no es de iglesia, en lugar de estimular a cantar, lo que acaba ocurriendo en muchas de nuestras iglesias es que nos estamos conformando con el hecho de ver cómo un grupo o un solista interpretan una canción que difícilmente puede ser ya cantada por toda la congregación (1).

Notas:

(1) Tomado de: http://kerigma.net/

2 Comentarios

  1. Que buenos puntos y muy practicos! Creo q el hecho de admirar a un compositor ayuda mucho a definir el estilo que uno va adquiriendo. Bendiciones!

  2. La verdad me solprendí,les cuento, ase poco gane un concurso y el premio es 10 temas compuesto por mi y mas un video clip, y ahora estoy componiendo canciones! Es mi primera vez y es un desafio para mí,y doy gracias a Dios por sus vidas, porque son de Bendicion!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie