Regresando a la composición

Regresando a la composición

- en Misceláneos, Testimonios de composición
2043
1


El testimonio de Pablo Bedrossian.

Conocí a Pablo Bedrossian a través del blog… Mmm… Más bien él a mí. Unos días después de publicar la entrevista que le hice a la cantante y compositora argentina Miriam Bloise, Pablo me escribió para comentarme que había leído mi blog y de paso, que también componía. Francamente muchas personas me escriben y algunos hasta me piden que los entreviste, cosa que no suelo hacer; sin embargo, Pablo no me pidió eso, sino que me compartió algunas cosas que me parecieron sumamente interesantes, al punto que me sentí motivado a escribirle y agendar una conversación vía Skype y así conocer su más sobre su vida y trayectoria. A través de esta entrada, usted conocerá a uno de los precursores del rock cristiano en Argentina, a alguien que dejó de escribir canciones por 17 años y que recientemente reactivó su don. Confío que su testimonio inspirará su propia Aventura de Componer así como ha inspirado la mía.

Argentino, nacido en Buenos Aires, Pablo comenzó a componer a los 17 años de edad. “Aunque me veas delgado…” Afirma él, “Yo era el gordo de la escuela, era tímido y vivía adentro de mi mismo. Cuando a los 15 decidí seguir a Jesucristo nació en mí el deseo de expresar a otros lo que yo creía”. A partir de allí Pablo se interesó por la música. A los 17, como no sabía tocar, comenzó a componer en una guitarra pulsando una sola cuerda. Así escribió su primera canción. Luego, junto con su primo, buscaron los acordes y la musicalizaron. Esa primera canción que Pablo escribió se publicó en un cancionero con su respectiva partitura. Enseguida con otros amigos de la iglesia formaron un quinteto para el cual comenzó a componer mientras estudiaba música en sus ratos libres.

Ver todo eso le mostró que había un camino musical que seguir.  

En 1978, un año después de crear el quinteto, formó una banda de rock, “Propuesta”, que funcionó desde el ´78 hasta el ´81. Por motivos de tiempo, ya que Pablo estaba terminando su carrera de medicina, tuvo que dejar la banda en el ´80. Desde entonces comenzó a tocar por su cuenta y a componer música un poco más pop. Solo o acompañado, comenzaron a invitarlo a participar en muchos recitales. “Mi forma de componer era bastante original…” Dice, “Primero escribía canciones que planteaban un problema, luego escribía otras que hablaban de tomar decisiones para resolver dichos problemas y por último 3 ó 4 canciones que hablaban claramente de Jesús. Eso llevó a muchos a conocer de Cristo a través de lo que hacía junto a otros músicos”.

La Argentina de inicios de los 80´s experimentaba tiempos muy convulsionados y había mucha violencia. En el ´82 fue la guerra de las Malvinas y Argentina la perdió. Durante todo ese tiempo se organizaron recitales donde participaban distintas bandas, al punto que luego de la desesperanza que dejó la guerra tocó en un recital que reunió por primera vez más de mil jóvenes. La música cristiana comenzó a tener mucha aceptación porque las canciones proponían un mensaje de fe en medio de todo lo que la sociedad vivía.

Pablo continuó tocando en recitales, componiendo canciones y hasta ganando concursos nacionales de composición. Entre finales de los 70´s e inicios de los 90´s escribió aproximadamente 120 canciones. El 70% de ellas hablaban acerca de Dios y abordaban temas como la depresión, la soledad, la amistad, etc. Pablo dice: “Para mi componer es un hecho artístico y un hecho artístico es una experiencia espiritual. Aunque es muy difícil definir qué es el arte alguien dijo que es ‘el espíritu que se desprende de un hecho’. El arte te permite sacar a fuera lo que tienes dentro”.

Aunque sus canciones comenzaron a grabarse desde 1982, hubo una, “Déjalo a Dios actuar”, que tuvo un gran impacto al punto que la asociación Billy Graham le solicitó los derechos para poder utilizarla en la campaña Misión 91. Una de las frases más importantes de la canción dice: “Déjalo a Dios… dentro de tu alma crear un espacio para la sorpresa”. Y esa fue la frase que quedó en la mente de las personas. En palabras de Pablo: “¿De cuántas canciones se acuerda la gente después de un concierto? Realmente de pocas, quizás una. ¿Y de esa canción cuánto de la letra se acuerdan? Por eso a mí siempre me pareció importante tener frases en las canciones que digan algo, frases que la gente se lleve en su corazón para seguirlas reflexionando”.

Ejemplo de la mentalidad de Pablo con respecto al calibre de las letras es la canción: “Cada cosa en la vida”, que escribió a finales de los 70´s cuyo coro dice: “Enséñame a vivir el hoy de tal manera que mañana no tenga que reprocharme el ayer”. La frase ha trascendido de tal modo que al buscarla en Internet se encuentra que mucha gente que la ha pegado en sus sitios debido a lo que ha significado para ellos. Muchas de estas personas no saben que Pablo escribió esa frase y que forma parte de una canción, pero como bien dice él: “Lo importante no es que la gente sepa quién hizo tal o cual canción, sino que el mensaje llegue a sus corazones y no lo olviden”.

“Cada cosa en la vida”
Pablo. Bedrossian

Cada cosa en la vida tiene su justo lugar;
cada cosa tiene un tiempo para hacerse realidad.
Es por eso que preciso que me enseñes a mirar
lo que tengo por delante y el presente que está acá.

Coro:
/Enséñame a vivir el hoy de tal manera
que mañana no tenga que reprocharme el ayer/

Tiempo de nacer, tiempo de morir;
tiempo de llorar, también de reír.
Tiempo de buscar, tiempo de perder;
tiempo de saber lo que hay que hacer.

Es por eso que preciso que me enseñes a vivir
y a no equivocarme cuando tenga que elegir.

En 1993 Pablo contrajo matrimonio con Graciela, su novia. Por decisión propia centró toda su atención en cultivar su matrimonio y formar una familia. Además, por ese tiempo abandonó la profesión médica y se dedicó al marketing farmacéutico mientras estudiaba una maestría en negocios por las noches. Todo eso fue cambiando sus prioridades y absorbiendo toda su atención al punto de abandonar la composición durante 17 años. “Desde 1993 hasta el 2010 no escribí ninguna canción…” Afirma, “¡Y si tocaba la guitarra lo hacía cada 6 meses!”

Una pausa tan larga no tuvo otra causa más que su visión familiar y la gran responsabilidad como gerente de mercadeo de una empresa. No es que no vinieran ideas musicales o letras de canciones a su mente durante todos esos años, sino que no tuvo mayores espacios para entregarse a la labor creativa. Sin embargo, algo pasó en 2010.

En enero Pablo comenzó a subir todas sus canciones de antaño de forma sostenida a la web a través de Reverbnation.com (1), un sitio vinculado a Facebook, y cientos de personas comenzaron a visitarlo sin él publicitarse. ¿Qué impulsó a Pablo compartir todas sus canciones desde allí? Él dice: “Yo definí un tetrapropósito, o sea, cuatro propósitos: Recordar, Compartir, Inspirar y Bendecir”.

Para lograr sus objetivos envió a digitalizar muchas de sus canciones que estaban en casetes para que las convirtieran en MP3 y de paso, invitó a muchos amigos involucrados en el mundo de la música para que hicieran nuevas versiones de sus canciones para compartirlas con la gente. Cuando hizo eso algunos le respondieron: “¿Por qué no escribís algo nuevo? Nos encantan tus canciones y lo que nos pides hacer, pero nos gustaría oír otras cosas tuyas que no han salido a la luz”.

Pablo prestó atención y comenzó a hacerlo. Le costó horrores volver al instrumento y desoxidar los dedos, pero desde entonces comenzó a descubrir sonidos nuevos que le llamaron la atención. “Cuando se compone…” Dice él, “Uno debe responderse primero dos preguntas: ¿Qué quiero decir? Y ¿A quién se lo quiero decir? Finalmente hay que contestar una tercera, que sigue a las anteriores: ¿Cómo lo vas a decir?”

A continuación podrá ver un video casero donde Irhyna Medina y Hunty Gabbe interprentan una de las últimas canciones que Pablo ha compuesto.



“Tu amor”
Pablo Bedrossian

Tu amor, incomprensible amor,
amor que nunca falta y siempre me levanta.
Tu amor, incomprensible amor,
amor mostrado en la cruz
al entregar tu Hijo por nosotros.

Tu amor, inmerecido amor,
amor que sigue vivo hoy
al darnos el perdón y la esperanza.
Tu amor, incomprensible amor,
mostrado en la cruz.

Tu amor, tan innegable amor,
que cuando estoy caído
no se da por vencido.
Tu amor, inquebrantable amor,
amor mostrado en la cruz
al entregar tu Hijo por nosotros.
Tu amor, inmerecido amor,
amor que sigue vivo hoy
al darnos el perdón y la esperanza.
Tu amor, incomprensible,
mostrado en la cruz.

Cruz, cruz, señal de puro amor;
Allí por mí y por ti murió Jesús.

Ante la pregunta: ¿Qué se siente reactivarse en la composición después de 17 años sin escribir nada? Pablo me dijo: “Componer una canción me lleva meses. La gente piensa que la inspiración es algo inmediato. Y aunque hay ideas que aparecen de repente, el desarrollo de esa primera idea en lo personal me lleva mucho tiempo. ¿Qué he sentido al reactivarme? La emoción de crear otra vez. En lo personal no me gusta tocar o cantar, me gusta crear. Así que estoy trabajando algunas canciones y se las estoy enviando a amigos para que las arreglen y las graben”.

Debido al largo proceso que implica componer canciones para Pablo hasta el día de hoy ha escrito siete nuevas y continúa trabajando en otras más, además de seguir publicando en su sitio sus viejas canciones.

Para terminar nuestra conversación le pregunté a Pablo qué pensaba de aquellos que como él se toman lapsos de tiempo para dejar de componer y reactivarse unos meses o años después. Me dijo: “Yo creo que hay dos momentos importantes en la vida, uno para escuchar y otro para hablar. Todo este tiempo que yo me tomé me sirvió para escuchar. Por eso les digo a quienes no están componiendo: Identifiquen sus tiempos. Y cuando sientan la necesidad de decir algo, no lo callen. Que no les pase como a Frank Kafka. Kafka fue un escritor profundamente atormentado y nunca publicó nada. Se dice que sus obras fueron encontradas por un amigo suyo en una gaveta y las publicó luego de la muerte de Kafka. Al final de cuentas esas obras fueron bestsellers. ¡Qué lamentable sería que tuviéramos nuestras canciones engavetadas! ¿Qué tal si, a diferencia de Kafka, al morir ningún amigo las encuentra? Se perderían para siempre” (2).

Noel Navas.

Notas:

(1) http://www.reverbnation.com/pablobedrossian

(2) Pablo Bedrossian es argentino. Es médico cardiólogo y gerente de mercadeo de un laboratorio farmacéutico. Tiene dos maestrías en negocios y actualmente reside en San Pedro Sula, Honduras. Su esposa se llama Graciela con quien lleva 18 años de casado y tienen una hija, Sophia.

1 Comentario

  1. EDUARDO MARTINEZ

    GRACIAS POR EL REPORTAJE A PABLO BEDROSSIAN / GRAN VARON DE DIOS PARA LOS QUE PRACTICAMOS LA FE EN JESUCRISTO / MI CANCION FAVORITA ES LA MENCIONADA «DEJA A DIOS ACTUAR» PUES SOY MUSICO Y TRABAJO EN EL AREA ECLESISTICA DE LA MUSICA Y PABLO A SIDO UN INSPIRADOR A MI VIDA / PARTICIPE EN UNA OBRA MUSICAL DE EL EN EL AÑO 77 (creo aprox:) CANTATA A BUENOS AIRES / ASI QUE NO SOLO COMPONE SINO QUE HA GENERADO OTRAS PUESTAS EN ESCENA .
    SERIA BUENO QUE CONOCIERAS A GABRIEL BEDROSSIAN Y VIERAS SU TRABAJO QUE INVOLUCRA EL ARTE DE LA MUSICA Y LA PUESTA EN ESCENA DE OBRA MUY BUENAS ./ ESTUVO EN EL METROPOLITAN / GRACIA POR EL ESPACIO Y SIGAN ADELANTE

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

«Dos fases, una fase», el nuevo libro de Noel Navas. ¡Descárgalo aquí!

“El dispensacionalismo, tal cual lo conocemos hoy, en