Cantantes, predicadores y La Conversación en Curso (Segunda parte)

Cantantes, predicadores y La Conversación en Curso (Segunda parte)

- en Misceláneos
577
0

El movimiento progresista y liberal dentro de la iglesia.

En la entrada anterior demostré los estrechos vínculos que hay entre el cantante cristiano Jesús Adrián Romero y La Conversación en Curso, y cuestioné por qué, en lugar de advertir sobre los contenidos erráticos de dicho sitio, ha animado a sus seguidores a que los sigan.

Ahora bien, otro predicador que está apoyando este movimiento es Ulises Oyarzún, también pastor en Vástago Epicentro y que es conocido en algunos países de Latinoamérica por su participación en eventos con Lucas Leys y los congresos que en años pasados celebró Especialidades Juveniles.

Así como en el caso de Jesús Adrián, dentro de los links o personas recomendadas por La Conversación en Curso también se encuentra Ulises Oyarzún (ver: http://bit.ly/2oyL91h). Ahora, en el siguiente link verás una de las publicaciones de Ulises relacionadas con el tema del homosexualismo. Si lo lees detenidamente, verás que nunca define si está a favor o en contra de este. Es decir, habla del tema ambiguamente (ver: http://bit.ly/2mTeKoP). Tan ambiguamente que un sitio web que se hace llamar “cristiano” y a la vez está a favor del movimiento LGTB republicó su post (ver: http://bit.ly/2p5IaR2).

Vamos, ¿qué tan ambiguo tiene que ser un pastor para que un sitio web pro-homosexualismo te republique y se sienta alentado por lo que escribiste? ¿Este sitio web hubiera hecho lo mismo si él hubiera sido claro en su postura en contra de la práctica del homosexualismo?

Lo más seguro es que no.

Ante la avasallante agenda del lobby gay y la ideología de género y la intención de enquistarse en las legislaciones y pensum escolares de los países latinoamericanos, en este momento de la historia, la iglesia evangélica y su liderazgo no deben mostrarse ambiguos ante una temática que a futuro afectará a la familia y la crianza de los hijos (si es que no las está afectando ya). En este sentido, ¿qué tan difícil puede ser para un pastor sentar postura y decir públicamente que el homosexualismo es un pecado y que como iglesia debemos extender una mano de ayuda para restaurar a personas que luchan con este tipo de conductas? ¿Por qué la ambigüedad de Ulises Oyarzún ante un tema que no requiere ambigüedad?

Otro predicador asociado con La Conversación en Curso es César Soto. Y así como en el caso de Jesús Adrián y Ulises Oyarzún, él aparece entre los links de personajes recomendados de este sitio web (ver: http://bit.ly/2oyL91h).

Ahora, en el siguiente link encontrarás un video donde César Soto explica desde el punto de vista sociológico, psicológico, teológico y pastoral su posición sobre el homosexualismo (ver: http://bit.ly/2p5J68e). Es largo, pero si lo quieres ver debes saber que dura alrededor de una hora. Por lo que si no logras hacer el tiempo para verlo, en este otro link encontrarás el resumen de dicha ponencia (ver: http://bit.ly/2oyU96M). En este verás que, aunque él intenta traer a debate un tema que la iglesia evangélica debería estar presta para brindar ayuda, pone en duda la hermenéutica del pasaje de Génesis 19 al afirmar: “es un error seguir afirmando que Sodoma fue destruida por su masiva práctica homosexual”, abriendo así la posibilidad de que el juicio de estas ciudades se debió a otro motivo y no uno que incluyera este pecado.

Como dato adicional, en junio próximo se celebrará en la ciudad de Monterrey, México, el Congreso Fusión (ver: http://fusionconferencia.com/), donde entre los exponentes estarán todos los personajes que he venido citando (Jesús  Adrián Romero, Ulises Oyarzún y César Soto) y otros más como: Danilo Montero, Alex Sampedro, Adrián Itrieri, etc.

Estoy pensando que estos últimos (y el resto que no he mencionado) y que serán expositores en el Congreso Fusión no han de estar a favor de la agenda liberal de La Conversación en Curso o no están enterados de todo esto. Estoy asumiendo que es así. Por lo que en estas entradas me he limitado a nombrar a quienes ya nombré porque son los únicos de quienes indagué y porque considero que lo que ya he mostrado es suficiente para comprobar que algo grave está pasando.

Ahora bien, te invito a que leas la siguiente imagen donde se expone un resumen de la visión del Congreso Fusión:

Si comparas este contenido con el lenguaje que utiliza La Conversación en Curso en su propia página web, notarás que tiene aires de similitud (ver video y descripción del sitio aquí: http://bit.ly/2p5owVE).

¿Qué quiero decir con esto? Que debido a que dentro de la lista de expositores del Congreso Fusión habrá algunos cantantes y predicadores como Jesús Adrián Romero, Ulises Oyarzún, César Soto, etc., existe la posibilidad de que durante algunas ponencias se aborde, por lo menos de forma superficial, el tema de la inerrancia de las Escrituras o el homosexualismo desde un punto de vista que el cristianismo bíblico no abordaría. Es una posibilidad y hasta desarrollarse dicho congreso no lo sabremos con certeza.

Aun así, mi punto es señalar de que hay una corriente progresista y liberal en Latinoamérica que quiere inmiscuirse en el pensamiento cristiano y pareciera ser que de alguno u otro modo ya hizo mella, por lo menos, en uno de los cantantes más sobresalientes de la industria musical cristiana en español. Y te guste o no su música o te venga importando un pepino su ministerio, esto tiene y tendrá repercusiones en sus seguidores debido al ejemplo que brinda como artista cristiano y cantante mediático que es.

Miren, en el pasado reciente me ha tocado confrontar a homosexuales y lesbianas de congregaciones evangélicas de mi ciudad, lo he hecho con la verdad de la Palabra y extendiendo la mano de ayuda que Gálatas 6:1 nos anima a extender. La iglesia evangélica se sorprendería de cuántas personas batallan con sentimientos de atracción por el mismo sexo entre nuestras filas. Por lo que tengo la impresión que si no actuamos pronto, enseñando desde los púlpitos acerca de estos temas desde una perspectiva bíblica, compasiva y veraz, no nos sorprendamos que más temprano que tarde personas que luchan con este tipo de pecados se expongan al ministerio de cantantes, predicadores y páginas como La Conversación en Curso y encuentren eco para racionalizar sus batallas y cedan completamente a estilos de vida pecaminosos debido a que terminaron abrazando este tipo de pensamiento. Y tampoco se sorprendan que cristianos que, si bien nunca practicarán el homosexualismo, darán su aval a dicho estilo de vida debido a que ellos mismos ni sus pastores ni congregaciones hicieron sus tareas de instruir a los creyentes sobre estos temas, provocando que al final todos ellos juntos terminen llamándole “bueno a lo mano y malo a lo bueno” (Isaías 5:20).

Noel Navas.

Nota: todos los links que aparecen en este artículo fueron visitados por última vez el 25/04/2017.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

El precio de la adoración (Segunda parte)

Tres adoradores que conocían el costo de adorar.