Cien a uno

Cien a uno

- en Misceláneos
2025
6


Cien a unoPara escribir una gran canción…

Hace unos meses estuve revisando mis habituales blogs favoritos. Entre ellos «En verdad te digo…» del periodista profesional Jorge Julio González. Su blog versa sobre el mundo de la literatura. Me impresionó el siguiente párrafo relacionado a un concurso de ensayos que fue organizado hace un tiempo y donde él brindó una clave para alcanzar el éxito en el certamen: “Es imposible escribir una línea con propiedad sobre un tema si antes no has leído cien; es una cruel y aplastante estadística que aprendí en mi época de redactor en la Habana. Cien a uno. Es decir, si quieres escribir un “buen” ensayo debes haber leído cuanto menos cien buenos ensayos (1). Cuando lo leí pensé: “Caramba, seguramente esa misma ley se aplica a la composición de canciones». Si quiere escribir una buena canción, vamos, por lo menos debe haber estudiado cien buenas canciones.

Cuando me baso en las palabras del periodista Jorge Julio González para extraer una ley de excelencia en la composición no me refiero a simplemente oír cien buenas canciones y ya. No, me refiero a “escuchar” (¡que es distinto!) cien canciones. Estoy hablando de estudiarlas, analizarlas y derivar principios que nos puedan servir para componer mejor.

¿Alguna vez usted ha escuchado alguna canción preguntándose: “¿Porqué esta canción es una gran canción?” Si escucháramos (no simplemente oyéramos) las canciones con esa actitud de escudriñamiento (si es que existe tal palabra) pienso que podríamos convertirnos en mejores compositores. El problema radica en que las personas dan “play” a las canciones y ya, como si de música ambiental se tratara, y no se ponen a pensar en lo que realmente están oyendo. Lo mismo nos pasa como compositores, oímos música sin prestar atención a los elementos armónicos, rítmicos, melódicos y de letra de las grandes canciones y por lo tanto, perdemos oportunidades de crecimiento.

¿Qué tal si la próxima vez que escuche una canción en su equipo de sonido, en su computadora o en la radio lo hace con una actitud inquisitiva? Comience tomando un par de CD´s de su música favorita y siéntese a estudiar las canciones. Escúchelas, siéntalas, medite en su mensaje y saque sus propias conclusiones.

Entre más canciones escuche con dicha actitud mejor será su comprensión de aquellas características que hacen de una canción una gran canción. Si usted y yo nos adiestráramos en este hábito, con el tiempo dicha práctica se vería reflejada de forma natural en nuestra forma de componer. Como afirma el compositor panameño Pablo Azael en su libro “El arte ciencia de hacer canciones”: “Un buen modelo es el principio de una buena canción” (2).

¡Ahora imagínese estudiar cien modelos de canción!

Un buen lugar para partir es La Aventura de Componer y la serie: Las mejores canciones de Latinoamérica. Allí encontrará 20 modelos de grandes canciones que Carlos Rey Stewart, de Un Mensaje a la Conciencia, publicó y de las cuales extrajo lecciones morales para todos los seguidores del renombrado programa de 5 minutos.

Si se fija bien, recién hace un par de meses terminé de publicar las 20 canciones que Un Mensaje a la Conciencia dio a conocer entre 2008 y 2009. Mi intención con la serie siempre fue presentar modelos de excelentes composiciones que inspiraran al lector a imitar su calidad.

Aquí entre nos: Las mejores canciones de Latinoamérica es y será una de mis series favoritas del blog; sin embargo, muy pocos de los lectores opinan lo mismo. Y está bien, nadie tiene por qué pensar igual que yo; sin embargo, eso me deja un sabor de que el compositor amateur promedio no necesariamente está dispuesto a estudiar canciones de otros para mejorar su propia forma de componer. Eso se nota en la cantidad de gente que clickeó para leer cada artículo y en el número de comentarios recibidos. Revise la serie y verá que algunos no tienen ni un solo comentario. ¿Por qué? Probablemente porque muy pocos se interesaron en dicho recurso.

La serie muestra 20 canciones desde las cuales partir, ¿de dónde obtendremos las 80 restantes? Hay infinidad de formas, dependerá de la iniciativa de cada quien definir cómo y dónde.

Alguien dirá: “Pero es que las canciones de las que usted está hablando son canciones seculares, no son canciones cristianas”. Sí, lo sé. Pero, ¿qué determina que una canción sea cristiana o no? ¿Qué canciones son mejores: Las cristianas o las seculares? Vamos, todos sabemos que a pesar del gran auge que tiene la música sacra no todas son grandes canciones. Pienso que un compositor debe tener una mente abierta en cuanto a gustos musicales y poder distinguir entre las canciones seculares aquellas que poseen la calidad como para considerarse grandes composiciones.

Pienso que más que una canción cristiana el compositor debe buscar estudiar canciones cuyo contenido exalten los valores de la Escritura. Incluyendo canciones de compositores no cristianos. “¡Qué! ¡Pero eso es incorrecto!” chillará alguien. Bueno… No tendría por qué ser incorrecto. Seríamos unos ciegos si como cristianos no reconociéramos que hay canciones seculares bellísimas y que no contradicen los principios de la Escritura a pesar de no haber sido escritas por creyentes. ¡Además de reflejar un arte estupendo! Ese tipo de canciones son las que le animo a buscar y estudiar. Claro, también le animo a estudiar aquellas de corte cristiano.

A medida que usted vaya escuchando sus cien canciones seleccionadas reflexione y anote esas características que hicieron de dichas composiciones grandes composiciones. Seguramente será un ejercicio enriquecedor que lo desafiará a mejorar su forma personal de componer.

Recuerde: Para que usted escriba una gran canción, idealmente debería estudiar por lo menos cien grandes canciones.

Noel Navas.

Notas:

(1) Tomado de: http://www.enverdadtedigo.com/

(2) Azael, Pablo. “El arte ciencia de hacer canciones: Un método sencillo para escribir sus canciones como un profesional y alcanzar el éxito como compositor”. Tsimogianis Editor, 1998, Pág. 2.

6 Comentarios

  1. MUY BUENO… HACE UN BUEN TIEMPO LO ESTABA HACIENDO CON CANCIONES CRISTIANAS Y ES MUY BUENO…. UNO APRENDE MUXO. ANTERIORMENTE LO HABIA HECHO CON LA MUSICA, CUANDO EMPEZE A TOCAR LA BATERIA ESCUCHABA MUCHO A Randall González DE MARCOS WITT Y David Luket DE MARCOS BARRIENTOS. APRENDI BASTANTE Y DESPUES ESTUDIE UN POCO.. PERO AFIRMO QUE ES UN BUEN EJERCICIO, ELLOS DEDICARON DIAS O MESES POR UNA COMPOSICION O UNA MELODIA, NOSOTROS DEBEMOS TOMAR LO QUE ELLOS HAN HECHO POR ESA CANCION Y ESTUDIARLA Y PODEMOS SACAR MUXOS TESOROS… BLESS 🙂

  2. CIEN A UNO!!, PARECE DIFÍCIL, PERO LA EXCELENCIA REQUIERE ESFUERZO. EXCELENTE ARTICULO
    BENDICONES!!!

  3. Buen punto, a buscar los «top ten» de 8 países 🙂

  4. Excelente consejo! Voy a estudiar varias canciones, y además son las que más me gustan jejeje XD

  5. Buenísimo consejo… no soy compositor pero me estoy animando y sus publicaciones me están dando una buenísima guía para comenzar , pero cada vez me convenso de que no es cosa fácil.. Saludos y adelante

  6. Gracias Noel! Creo que diste justo en clavo de uno de los tabús más grandes que hay en el medio de los músicos o compositores cristianos: Estudiar o no música hecha por no cristianos. -creo que dicho así estamos más en contexto que al decir musica secular-.

    Entiendo perfectamente que no te refieres a escucharla solo por gusto o escuchar cualquier clase de basura, lo cual sucede también y no me parece algo que nos deje nada bueno; me parece muy equilibrado tu punto de vista y aún así, seguro que mas de uno se rasgará las vestiduras.
    Personalmente estoy de acuerdo contigo, me parece que cada pieza musical que escuchas te brinda las herramientas (a veces únicas) con que ha trabajado cada músico y compositor. Además te permite desarrollar un panorama mucho más amplio de lo que puedes hacer y no hacer en tu propia música.
    Creo que mientras más música halla en tu cabeza, más música habrá en tus manos, tu voz o bien la pluma con la que escribes.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¿Se acabaría la adoración si no cantáramos?

En medio de la pandemia que estamos atravesando