Componer con arte

Componer con arte

- en Base bíblica de la composición, Misceláneos
2174
13


Componer con arteEl mandato del Salmo 33:3.

Hace unos días me topé con este verso que he leído muchas veces y hasta usado en una que otra enseñanza sobre música y adoración. Pero esta vez me puse unos lentes distintos para estudiarlo, ya no los RV60 que suelo usar sino los favoritos de mi abuelo: los B.d.l.A. (Biblia de las Américas). ¡Interesante experiencia usar otras versiones para estudiar la Palabra! Me impresionó lo que vi. “Me cayó el veinte” como dicen por ahí. He aquí algunas de mis reflexiones sobre arte y composición.

Resulta que desde el mes de Marzo de este año he venido reflexionando sobre el arte. No es que sea un experto en el tema sino más bien un aficionado promedio que ha querido cultivar una actitud pro arte no solo para mi valoración personal sino para estimular a otros a que nos dediquemos con excelencia a éste.

En nuestras reuniones de planificación con Alex Navas para el Congreso Integral que celebramos en Agosto pasado y que nos acompañó Danilo Montero, pues la idea original del Congreso es que fuera orientado a las artes. No solo al canto y a la música sino también a la danza, el teatro, la pintura, etc. Hasta habíamos pensado en utilizar un eslogan tipo “Rededicando las artes para Dios”. La idea era concientizar a los asistentes que debíamos consagrar una vez más nuestros talentos a Aquel que nos los había dado. Con el paso de los meses y debido al énfasis “Devoción” que Danilo traía decidimos pulir un poco más el eslogan y plantearlo como: “Rededicando nuestros dones para Dios”. ¡Muy buena idea!

El punto es que mientras planificábamos el Congreso hasta lo que llegó a convertirse sostuve conversaciones con varios amigos relacionadas al arte. ¡Hasta releí el libro “Escritos en la arena” de Michael Card! Que ya había leído y habla específicamente sobre el arte en la iglesia contemporánea. Todo con el fin de pulir mis conceptos para enriquecimiento propio y del Congreso en sí.

Una de las conclusiones a que llegamos es que el cristiano promedio no tiene una visión sobre el arte en la iglesia. Ni se diga sobre el arte y su influencia en la cultura. Todos disfrutamos del arte pero muy pocos reflexionamos sobre éste. Cuando afirmo que el cristiano promedio cae en este bache estoy incluyendo a los cantantes, músicos y compositores que sirven semanalmente en nuestras congregaciones.

Para comenzar al ministro de música de la iglesia evangélica no le gusta usar la palabra “artista”. ¿Lo ha notado? Muchos catalogan la palabra como mundana y carente de espiritualidad cuando en realidad es todo lo contrario. La palabra “artista” tiene tanta espiritualidad como la palabra “salmista”. De alguno u otro modo consideramos de más peso la palabra “salmista” que la palabra “artista”. Y no, la una como la otra son igualmente válidas.

No olvido la conversación que sostuve con un cristiano al que le pregunté: “¿Y en qué ministerio sirves en tu iglesia?” “Canto en el ministerio de alabanza” respondió. “¿Ah, sí? ¡Eres un artista entonces!” Y de inmediato frunció el seño y me dijo: “¡Nooo! Soy un ministro, ¡no un artista!”

Con todo respeto debo confesar que en mis adentros quería reírme, él estaba manifestando la misma actitud ignorante de muchos ante este término.

¿Qué es un artista? Hay muchos conceptos, mi favorito es: “Persona con inclinación especial hacia las artes y que lo practica”. Por lo tanto, quien canta, toca o compone en una iglesia es un “artista” ya que proyecta su arte para la gloria de Dios y beneficio de la iglesia. Usar esa palabra no tiene nada de malo. Al contrario, llamar a alguien “artista” es honorable, elegante y digno.

Sorprendentemente los integrantes de ministerios de alabanza se ofenden cuando les llaman: “artistas” cuando realmente eso es lo que son.

Dentro de nuestras reflexiones con mis amigos concluimos que probablemente alguien que contribuyó al desprecio por la palabra “artista” en el ámbito cristiano fue Marcos Witt. Resulta que durante la década de los 90´s que celebró congresos de alabanza y adoración a lo largo del continente enseñó algo que incluso incorporó en uno de sus libros: “¿Qué hacemos con estos músicos?” Uno de sus capítulos lo tituló: “Artistas o Hartistas”. Marcos decía: “Digo “Hartistas” con “H” porque… ¡Nos tienen hartos de sus actitudes!”

Aunque el juego de palabras fue muy ingenioso y la premisa que respaldó esa aseveración es válida sin querer muchos de nosotros comenzamos a ver de menos la palabra “artista”. ¿Es Marcos el culpable de que actualmente la iglesia vea con malos ojos el término? No, la intención de Marcos fue clara al anteponer la letra “H”. Fuimos nosotros quienes interpretamos; más bien, malinterpretamos lo que quiso decir. ¡Saludos Marcos! ¡Felices 25 años!

El punto es que las personas involucradas en las artes de la iglesia no quieren que se les llame “artistas” porque lo ven como ofensivo. Como si los equipararan con los artistas mundanos con aires de celebridad y con vidas corrompidas. Bueno, si eso es así entonces es hora de redimir la palabra “artista” y permitir que nos llamen como se nos debería de llamar: “artistas”. ¡Eso es lo que somos caramba! La diferencia es que somos cristianos y consagramos nuestro arte a propósitos santos.

Llamarnos así no tiene nada de malo, al contrario, como dije antes: es honorable, elegante… digno.

Si como integrantes de equipos de alabanza redimiéramos la palabra “artista” y fuéramos más allá tomando verdadera conciencia de lo que implica la palabra “arte” pienso que el nivel de excelencia vocal y musical de nuestras congregaciones se elevaría.

¿Qué es el arte? Hice esta pregunta al equipo de alabanza donde sirvo a modo de ejercicio y todo cuanto opinaron implicó dos palabras: belleza y excelencia. No hay arte sin estos ingredientes. Aunque en algunos círculos se cree que la belleza es relativa, y podría serlo eh, alguien con una mente sana y objetiva sabe cuando se encuentra ante algo bello, ante algo con arte.

Por lo tanto, si el arte implica belleza y excelencia, ¿por qué toleramos que nuestros equipos de alabanza (que en realidad son ministerios de arte) canten y ejecuten tan mal sus instrumentos? ¿Por qué no somos más estrictos en cuanto a la selección de los integrantes a modo de escoger a los mejores exponentes del arte de nuestras congregaciones dando honor así a lo que realmente significa: arte?

En parte la respuesta a estas preguntas se debe al hecho de hacernos los del ojo pacho ante el verdadero significado de “arte” y sus implicaciones (belleza y excelencia) y por lo tanto, hemos rebajado el arte en nuestra práctica cotidiana eclesial (el canto y la música, por ej.).

¡Muchos ministerios de alabanza son la misma contradicción del arte!

Hablando de composición… El otro día me recomendaron visitar un sitio de internet donde muchos compositores amateurs están publicando sus canciones inéditas y de este modo las iglesias hispanas en todo el mundo o aun ministerios musicales de renombre podrían acceder a dicho catálogo de canciones y considerar utilizarlas para su uso. ¡Muy buen proyecto!

De inmediato consulté el sitio, leí lo que los compositores decían sobre sus canciones y escuché algunas cuantas. Me llevé gratas sorpresas; sin embargo, muchas de las que escuché están mal compuestas. No me refiero a la calidad de las grabaciones porque son demos. En un demo se disculpan muchas cosas. Pero no estoy hablando de eso, sino de la calidad propia de las composiciones. Para agravar el asunto muchos de quienes escribieron dichas canciones las presentan con palabras como: “Aquí les comparto esta canción que Dios me dio!” O: “Hermanos, esta canción provino del mismo trono de Dios, por favor escúchenla!”

Sinceramente cuando leí eso y escuchaba la canción respectiva pensé: “¡Wow! ¡Qué canción más fea le dio Dios a este tipo!” O: “¡Ops! ¡De cuál trono habrá venido esta canción porque del de Dios no creo!”

Son canciones mal compuestas.

Nuestro problema es que pensamos que vistiendo de religiosidad nuestro lenguaje elevaremos nuestras canciones a un nivel artístico. No señores, si el arte implica belleza y excelencia entonces debemos vivir al nivel de lo que en esencia somos: artistas. Debemos buscar hacer las cosas con un estándar de calidad que refleje el carácter de Aquel a quien decimos adorar.

“Mmm…” dirá alguien, “¿Y ahora qué tiene que ver Dios en todo esto del arte?”

¡Todooo!

Dios es el principal Artista del Universo. ¿No le ha dado un vistazo a la Creación que él nos dio? ¿No ve arte en todo cuanto ha sido diseñado en la Tierra y en el cosmos? ¿No se ha visto a usted mismo, o por lo menos un atlas del cuerpo humano, para evidenciar el grado de arte con que nos hizo?

Dios es el Artista de artistas y nos dejó ejemplo de belleza y excelencia.

Antes de concluir permítame compartirle el texto que le hablé al principio y que leí con los lentes B.d.l.A.:

“Cantadle cántico nuevo;
Tañed con arte”.
Salmo 33:3.

Por favor, por favor… ¡Vuelva a leerlo!

¡Qué gran versículo de la Biblia! ¿No le parece?

Fíjese, lo que la versión RV60 traduce: “Hacedlo bien”, la B.d.l.A lo traduce: “Hacedlo con arte”. Aun más grandioso es notar que el contexto se refiere a la composición. Por eso dice: “Cántenle canciones nuevas… ¡Háganlo con arte!”

Entonces, ¿qué estamos esperando?

Noel Navas.

13 Comentarios

  1. Noél, soy muy poco dado a leer este tipo de articulos (omito las razones) pero me ha llamado la atencion el tuyo y me nace un pregunta. Salmista es una palabra que puedo relacionarla con la biblia, por los salmos por supuesto. Pero biblicamente se habla de los artistas????? en el entendido que estamos hablando de artista como aquel cuyo arte esta dedicado para Dios y no para su propia gloria.

  2. ALEX:

    Efectivamente la Biblia habla de los artistas. Mira lo que dice aquí:

    «Y dijo Moisés a todos los hijos de Israel: mirad Jehová a nombrado a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Ur, de la tribu de Judá, y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce… Así él como Aholiab hijo de Ahisamac y los ha llenado de sabiduría de corazón, para que hagan toda obra de arte y de invención…» (Éxodo 35:30-35).

    ¿Lo leiste despacio? Se usa la palabra «arte».

    Como dices tú, salmista se deriva de salmo, y por lo tanto artista de arte.

    ¿Alguien ejecuta un arte? Entonces debe llamársele artista. Lamentablemente la palabra ha caído en desprestigio por la conducta extravagante de la gente farandulera al punto que muchos la ven con menosprecio.

    Como dije antes: llamar artista a alguien es tan digno como llamarle salmista. Sin embargo, artista es un término aun más amplio, abarca todas las artes, salmista abarca solo la composición de salmos. Esto significa que no todo artista en un salmista, pero sí todo salmista es un artista.

    ¿Sabías tú que en la época del Antiguo Testamento habían salmistas babilónicos, egipcios y asirios? Salmista es quien compone salmos. Por eso en la antigüedad se le llamaba salmista a todo aquel que los escribía sin importar que no los compusiera al Dios del universo. Las ciudades paganas y sus dioses, ¡todos!, tenían sus respectivos salmistas.

    Salmista se usaba indistintamente para quién se dirigiera la composición, fuera a Dios o a cualquier deidad.

    Te menciono esto para que veas hasta qué punto somos ignorantes del orígen de las palabras y de la historia creyendo arrogantemente que el término «salmista» siempre ha sido de uso exclusivo de la fe cristiana. No, eso no es cierto. Lo que pasó fue que en la década de los 90´s los evangélicos pupularizamos un término caído en deshuso.

    ¿Estoy en contra del uso de la palabra «salmista»? ¡Para nada! Simplemente estoy diciendo que artista es una palabra tan digna como la palabra «salmista».

    En fin, sí, la Biblia habla del arte, solo el salmo 33:3 es prueba de ello.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Noel:

    Un abrazote para vos!!! Solo un aporte…

    Resulta que la palabra artista no solo se ha desvirtuado por la conducta de la gente farandulera(entiéndase no creyente), creo también se ha visto muy dañada por la gente farandulera cristiana, quienes han copiado muchas de esas conductas despreciables que están muy lejos de la conducta de Jesús.

    En este paquete, no solo están músicos, ahí encontramos también, pastores, ¨ministros¨ y ahora los llamados: profetas. (este es otro tema), que han usado y tomado esas practicas para terminar de aniquilar el término que tu bien y muy justificadamente quieres salvar, en lo cual concuerdo contigo.

    Otro concepto interesante por revisar es el de ¨ministro¨, que considero también que en ves de satanizarse como el de artista¨. creo que al concepto de ¨ministro¨, mas bien, se ha ¨santificado¨, en el sentido incorrecto. ( me gustaría que escribieras acerca de esto)

    Concluyo, que ser artista, en el sentido genuino y profundo…finalmente nos convierte en un adorador, que entre muchas significados y definiciones, es alguien que entrega lo que tiene, lo que sabe y lo que es, para honrar al dador de todo Arte, nuestro Dios.

    OLMAN

  4. OLMAN: Saludos a Costa Rica mano, gracias por tu aporte. No tengo nada que agregarle pues lo has expuesto excelentemente.

    Gracias por comentar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Hoola, me encanto la forma en que mostraste la manera en q podemos contemplar y disfrutar d la belleza y hermosura d Dios, muy buena la pagina. Todo lo mejor!

  6. JULIO: Gracias por tus palabras, un saludo para ti, gracias por comentar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. mirá! a los «artistas» cristianos que nos han dado malos ejemplos por todos estos años, les decimos «artistones» no sé a quien se lo escuché pero
    me dió y me dará risa ver personajes que con su «arte» quieren ser alguien en el ambito cristiano sin importar realmente si Cristo es exaltado ( no pongo ejemplos porque
    hasta yo eh caido en eso alguna vez, jaja) Pero este tema del arte me deja muy entusiasmado, me reta a luchar por la excelencia en el arte, para mostrar atravez de esto que Dios es nuestra inspiracion. Sería un sueño para mi si al hacer alguna cosa que sea arte alguien me preguntara porqué lo hice ó le gustara..y .decirle que realmente no importa las manos que lo hicieron sino el mensaje y el mensaje siempre será Dios. no sé como explicarlo pero me reta ya que el arte es tan amplio y emocionante que pasaré toda la vida conociendolo y seguramente despues de esta vida el arte será muchichisisimo mas amplio…en fin…la aventura de componer es todo un gran mundo que aprender para exaltar con excelencia a nuestro Dios ( valga el comercial )

  8. SERGIO: Me gustó tu comentario, realmente el arte es de las cosas más hermosas del mundo. Gloria a Dios por el arte. Dios nos ayude a no caer en la categoría «artistones» como vos los llamás.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Hola Noel! bueno sabes me parece que tu articulo es muy bueno, lo considero como yo llamo, «una voz refrescante» y es que muchas veces son las que nos hablan y enseñanza con «una voz religiosa» pero ¡Dios no es RELIGION! y es la gran realidad, y son muy pocas las «Voces refrescantes» que se escuhan en estos dias. Oye y me parece super armado este articulo y es que es cierto lo que dices, en mi iglesia en las lecciones de musica, nuestro maestro nos dice «Yo no formo artistas, yo formo adoradores, si quieren ser artistas, vayan a la Miguel Angel Espinel (Que es un escuela de musica en la ciudad, mundana para mejor concepto) y esta bien la parte de que nos forman como adoradores y yo estaba cayendo tb en el error de que artistas es mundano, y no es asi, te agradezco x esta enseñanza, comprendo muy bien ahora que si Dios es artista y nos hizo a su semejanza, entonces tb somos artistas! jejeje Gracias Noel!
    Genesis, Venezuela!

  10. GENESIS: Gracias por tu comentario, de verdad que el arte es fruto del carácter de Dios, parte de su imagen y semejanza en nosotros. ¡Saludos a tu maestro! Je.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

  11. Hola Noel, soy de Venezuela, y hoy estoy entrando a tu blog, me parece muy interesante los temas que compartes con cada uno de nosotros. Y debo confensar que carecia de conocimiento en cuanto a el termino «Artista». No es tan facil digerirlo, porque desde siempre he escuchado en mi congregación, y en otros lugares cristianos la connotación errada que se le ha dado a esta palabra, y admito que la misma religión no nos permite disfrutar de todas esas cosas bellas (como el arte) que Dios ha preparado para nosotros sus hijos. Ruego al Espíritu Santo que te siga usando, que me ayude a entender y a abrir mis ojos a sus verdades. Gracias mi hermano. Soy lider de alabanza en mi congregación, pero de igual forma soy una artista de mi Padre Celestial.

  12. KATIUSCA: Gracias por comentar y por tus generosas palabras. Me gustó eso: «Soy una artista de mi Padre Celestial». Pues yo también, soy artista, al igual que tú, claro, en el espíritu y contexto que estamos hablando. Se oye muy bien eh!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  13. Bueno. a inspirarse se ha dicho!Que tboina epoca la que estamos viviendo. dinde ya contamos con ministros completos aqui en nuestro pais.jaime carias, ricardo quinteros, freddy alas, noel navas, daniel cuellar, anny vasquez. y todavia mas bonito es que haya una puerta como esta para ser parte del mover de Dios. Bendiciones para laaventuradecomponer.com

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder