Cuando al equipo de alabanza no le importa la congregación

Cuando al equipo de alabanza no le importa la congregación

- en Misceláneos
2586
18

Hace unas semanas pasó algo en mi iglesia. Resulta que un tiempo antes había identificado un problema en el equipo de alabanza con relación a las letras de las canciones… o no las proyectaban o si las proyectaban, las letras tenían errores. Como uno debe adorar a pesar de las cosas no tan buenas que suceden durante la adoración —acordes que disuenan, canciones arrítmicas, desafinaciones o ¡letras que no se proyectan o están mal escritas! —, ese domingo intenté adorar, pero me costó mucho. Eso sí, esta vez decidí hablar con algunas personas encargadas sobre lo que había pasado.

Fíjate, yo llegué ese domingo a la iglesia con muchos deseos de adorar y ¡zas! ¡No pude! Me costó un mundo conseguirlo porque no proyectaron las letras de las canciones. Vamos, yo oigo mucha música cristiana, pero no me sé todas las canciones de adoración que se cantan. ¡Menos si son nuevas! Así que ahí estaba yo escuchando al equipo de alabanza, pero sin poder unírmeles a cantar. De las 6 o 7 canciones que cantaron, no proyectaron la mitad, y las demás… o estaban mal escritas porque no correspondía lo que cantaban con lo que se proyectaba o algunos versos decían “Señor” con “s” minúscula o “Espíritu de Dios” con “e” minúscula.

Cuando el pastor terminó de predicar y pidió que todos se pusieran de pie para orar, me levanté de mi asiento y me fui al cuarto de multimedia para preguntarle a mi amiga Sara a qué se debía que no se proyectaran las letras y de paso, por qué las letras estaban mal escritas. Ella me dijo: “¡Es que mirá, Noel! Parte del problema es que los de alabanza nos dan las listas de canciones 10 minutos antes del servicio, pero solo nos dan los títulos de las canciones. ¡Nunca las letras! Además…” continuó ella, “cuando ya tenemos los títulos de las canciones, de inmediato las buscamos en Internet y descargamos la primera letra que encontramos. ¡Y esa es la que proyectamos! Por eso pasa, ¡como hoy!, que algunas letras no coinciden con lo que se canta”.

Habiendo entonces identificado de dónde provenía el problema, como el pastor ya había terminado de orar, me encontré en el pasillo de la iglesia a una de las directoras de adoración. La saludé y aproveché para compartirle mi inquietud. Le dije: “Leslie, ¿por qué a veces ustedes no proyectan las letras cuando dirigen la adoración? Te voy a ser muy franco, yo venía este día con muchos deseos de adorar y no pude hacerlo como yo quería porque no me sé las canciones que cantaron. ¡Oye! Yo oigo mucha música cristiana a la semana, ¡pero no me sé todas las letras! Y hoy no pude adorar como pude haberlo hecho porque ustedes no las proyectaron”.

Ella me explicó algunos motivos de por qué sucedía eso y claro, coincidió con lo que Sara ya me había dicho. Entonces le dije: “Leslie, demuéstrennos que como congregación les importamos. ¡Te lo digo en serio! ¡Demuéstrennos que como iglesia les importamos! ¡Proyecten las letras! Al no hacerlo, tácitamente nos están diciendo que no somos importantes. Lo importante es que ustedes canten, ¡qué importa que nosotros lo hagamos! Pero te voy decir algo más, Leslie, si la iglesia no canta durante la adoración, ¡como equipo de alabanza fracasaron! ¿Oíste? Si no hay adoración participativa durante el tiempo de cantos, ¡fracasaron! El verdadero coro del ministerio de alabanza es la iglesia, no las voces de fondo. ¡Es la iglesia! Esas son las voces más importantes que deben oírse”.

Es la verdad, cuando un equipo de alabanza no vela porque la congregación cante y no les importa que lo hagan, la adoración fracasó porque eso se convirtió en un recital, un concierto o lo que sea, pero no en una reunión de adoración congregacional.

Otra forma en que los equipos de alabanza evidencian que la iglesia no les importa, es cuando dirigen la adoración con demasiado volumen. ¿Qué pasa cuando el volumen es demasiado alto? La congregación no canta. Cuando un adorador no se oye a sí mismo porque el volumen le impide oírse, la respuesta natural es dejar de cantar y ser un espectador. Y cuando eso sucede, los servicios se convierten en recitales o conciertos, pero no en verdaderas reuniones de adoración.

El mal hábito —porque no es otra cosa que un mal hábito — de tocar con volumen alto es un problema en cascada. ¿Por qué en cascada? Porque el mal hábito de escuchar música a elevado volumen proviene de la casa cuando oímos música a solas. Un cantante o músico que oye música estridente va a querer escuchar la música de sus ensayos con ese mismo volumen. Y si la banda ensaya con alto volumen, van a querer el mismo volumen cuando ministren el domingo. Los malos hábitos de volumen son un problema en cascada: de la casa al ensayo y del ensayo a los servicios de la iglesia.

¿Qué entonces hay que hacer para que la banda toque con bajo volumen durante los servicios? Educarlos. Enseñares a que se disciplinen y se acostumbren a oír música con un volumen moderado. Y lo mismo en los ensayos. Por eso, lo recomendable para las prácticas es que el sonidista siempre esté presente; legislando la consola y moderando a los músicos cuando estos quieran tocar con un volumen insalubre. El problema de T-O-D-O-S los músicos de las iglesias es que nadie les ha enseñado a bajarle volumen a sus instrumentos. ¡Todos quieren más y más volumen! Por lo tanto, si se disciplinaran desde casa y desde los ensayos, los servicios de adoración podrán contar con un volumen equilibrado a modo de que ellos se oigan a sí mismos y a la vez el sonidista modere la que salgan por los parlantes. En consecuencia, la congregación podrá disfrutar tanto del canto como de la música así como de su propia voz. Es decir, se sentirán animados a cantar.

El problema es que cuando al equipo de alabanza solo le importa oírse a sí mismo y pide más y más volumen, olvidando a la congregación, evidencian que los creyentes reunidos para adorar no les importan. No les importan. ¡Punto! Te importas tú, no los demás. Te importa el equipo de alabanza, no la gente. Te importa tu propio desenvolvimiento, no que la congregación cante. Te importa tu propia voz y tu propio sonido, no el de la iglesia del Señor.

Dime algo, cuando diriges adoración, ¿escuchas a la gente cantar sonoramente? Ojo, no te estoy preguntando si los ves cantar, los ves mover la boca o si los ves aplaudir al compás de las canciones. No, te estoy preguntando si cuando ministras la alabanza oyes las voces de los creyentes cantar al unísono contigo. ¿Los oyes? Si no lo sabes se debe a que nunca te ha interesado en oírlos y deberías de cambiar tu enfoque. El enfoque que deberías procurar durante la adoración congregacional debería ser el de la adoración participativa. ¿Qué es la adoración participativa? La adoración donde la iglesia ante la cual diriges canta sonoramente porque se siente invitada a hacerlo. Simple. ¿Los hermanos se oyen? Eso es adoración participativa. ¿No cantan por el excesivo volumen? No hay adoración participativa y eso delata el menosprecio que tienen los cantantes y los músicos hacia la iglesia del Señor.

Yo sé que hay más señales que evidencian que a los músicos “les vale” (decimos en mi tierra) la congregación, pero estas dos me sirven para motivar a quienes están involucrados en el ministerio musical a que: 1) dejen de ser tan cómodos y haraganes de no proyectar las letras de las canciones. Y 2) dejen de verse a sí mismos como los protagonistas de la adoración con su excesivo volumen.

El ministerio de adoración de la iglesia local existe para proveerle a la congregación la mejor oportunidad para adorar. La pregunta es: ¿le están proveyendo a las personas esa oportunidad proyectándoles las letras? ¿Les están sirviendo la música a un volumen que no los desanime a alzar sus voces? Entonces, si es así, ¡felicidades! ¡Sigan adelante! ¡Dios va a recompensar su servicio fiel al Señor! Pero si no están cumpliendo esta misión, es hora de arrepentirse de esa actitud de menosprecio y comiencen a velar desde ahora en adelante por la adoración participativa.

Noel Navas.

18 Comentarios

  1. y qué me dicen de las canciones cristianas salsa y merengue…

  2. JANETH: No sé qué deseas que te diga sobre canciones en esos géneros. Tal vez si eres más específica en tu pregunta podría responderte.

    Saludos!

    Noel Navas
    El Salvador.

  3. Me encantó todoooo lo que dijiste para mi también es muy importante el tiempo de la alabanza y creo que como en tu iglesia en las delas existen otros problemas también que te roban la paz desde que entras pero tu trata de adorar a tu manera aunque mo te puedas la letra o trata de anotar í pedacito de la canción y después la buscas en tu casa

  4. Hola Noel,

    Si es importante lo que comentas, en mi caso, siempre intento con tiempo saber que cantos se proyectarán. Sin embargo hace unos meses nos visitó una iglesia y nos pidió dirigir la alabanza. Tome mis precauciones y solicite los cantos para proyectarlo y me pasaron una lista de 15 o 20 cantos, entre los cuales cantarán, y no podían decirme cuales serian porque el Espíritu Santo los iba a guiar. Al principio sentí preocupación por la gente,… Pero sabes algo? Cuando una iglesia está llena del Poder de Dios, no existe nada que detenga la adoración.

    No quiero decir que estés mal, porque es algo que a mi me preocupa, que la gente adore, pero a veces no solo es el sonido, o los cantantes, es el Poder de Dios el que te va a traer Libertad para adorar.

    Solo quise compartir. DIOS T BENDIGA!!!

  5. Muy cierto falta educar a nuestros músicos para poder llevar una buena adoración a nuestro Dios.
    Muchas gracias por su apreciación en cuanto a este tema y desde estaré trabajando para qué la adoración en la iglesia sea Excelente para nuestro Dios.
    Bendiciones

  6. Todo muy acertado. Yo trabajo en conjunto con otra persona en el área de multimedia y Yo misma me exijo muchísimo, desde escribir correctamente, ponerle un fondo de acuerdo a la temática,hasta en proyectarlas a tiempo. Lastimosamente mi otra compañera no lo hace,no le importa si tiene sus horrores ortográficos o si va al tiempo presiso. Eso a mi me frustra, ya varias veces le he dicho que se ponga las pilas pero pareciera no importarle. Aún así Yo trato de darle mi mejor servicio a Dios primeramente y también a la congregación. Su comentario, me anima a no dejar de hacerlo. Gracias.

  7. Fabiola Quintana

    Buenos días Noel Vagas, Dios t bendiga, creo k todos cometemos errores i yo pienso k lo más importante es lo k tú hagas para Dios sin importar las dificultades k se presentn, no dejes k el enemigo se meta

  8. Noe muchas gracias, soy ministro de alabanza, hoy vi tu artículo y sin duda alguna he visto a través de el ciertos errores los cuales por su puesto trabajaremos en ellos…Bendiciones

  9. La iglesia y los conjuntos musicales se han desviados del propósito de adorar a Dios, en primer lugar si me congrego en una iglesia, ahí va a suceder lo que yo hice o no en mi secreto con Dios, en segundo lugar la adoración es exaltar lo que Dios es, quién es Él, la Alabanza es exaltar lo que Dios es para mi, hoy en día muy pocas canciones son de adoración y de Alabanza, más que letras la adoración y la alabanza nace de corazones que se relacionan y conocen verdaderamente a Dios, la adoración debe ser un estilo de vida.
    Les recomiendo que escuchen a Julie True.
    Que tengan lindo día.

  10. Y que dicen de que aparte que nos interesa que cante la gente congregada adorar al Señor, solo van por su ego de ser cantantes frustrados que no salen en la tv y van a lucir solo sus voces e instrumentos cantando para si mismos. Se supone q antea era de mas reseto y devoción adorar a Dios en el aspecto de ir despacio en la musica para despertar precisamente las fibras de tu interior de tu espiritú y tener la gracia y bendición de Dios al derramarse su Espiritú, yo no creo que con esa música tan estridente el Espiritú Santo se derrame en su fieles, en su iglesia.

  11. Buen día. Solo me surge una duda leyendo su artículo: ¿Qué se debe hacer en caso de que en la iglesia no haya un equipo para proyectar las letras?? No se debe cantar alabanzas nuevas?
    Dios le bendiga

  12. Mi bro en lo personal , coincido con algunos puntos de tu opinión, pero mi pregunta sería, te haz involucrado en alguna ocasión en algo referente a la alabanza en la iglesia? , En algunos casos los grupos de alabanza carecen de algunos conocimientos necesarios o simplemente no existen las herramientas o el personal necesarias para poder hacer las cosas, pero es muy respetable la opinión de cada quién , en mi caso estoy a cargo del grupo de alabanza de mi congregación, y trato en la medida de lo posible de respetar varios de los papeles puntos que mencionas, pero ha habido ocasiones en las que por falta de personas no se ha podido, cuando alguien se acerca a darme una opinión trato resumir el.problema e invitarlo a ayudarnos, no creerás la gran cantidad de personas que se han acercado y las cuales han sido invitadas a participar, pero pareciera que muchos le temen al.compromiso y pues seguimos batallando saludos mi Bro, bendiciones!!

  13. Estimado noel De todos modos agradezca a Dios que no sepa de las letras y que de la música de alabanza de hoy día; con ritmos modernos y música rock sirven más para autoadorarse y adorar al músico que para glorificar a Dios y a su santo nombre. Le sugiero ver Al reverendo Pastor Frank Garlock y su disertacion sobre el poder de la música; quizá así entienda mejor lo que le digo. Saludos

  14. Tienes toda la razón. Otra situación con el grupo de alabanza es que cuando el Pastor comienza a predicar deben suspender o bajar el volumen a la música para poder escucharlo bien. Y cuando el Pastor bendice a la congregación música cadi inaudible.

  15. No sé cómo llegué aquí, pero hoy en la mañana le pedí a Dios me hablara de alguna manera de las cosas que a él le agradan, porque hoy día hay muchas congregaciones y cada una tiene algunas interpretaciones diferentes y hacen cosas diferentes. Con decirle en la congregación donde asisto no hay ministerio de alabanza, generalmente solo canta la pastora. El culto no empieza sino llega el pastor. Ellos estan en el centro de todas las actividades que se realizan en la congregación. Escuchando una pastora, explicaba como la iglesia es como un cuerpo (el cuerpo de Cristo) cada cristiano tiene un rol que desempeñar en el cuerpo de Cristo (ministerio=servir), cada órgano del cuerpo tiene una función no todos son oído, no todos son boca… Asi mismo en la iglesia. Los ministerios son para servicio del reino de Dios los ministerios se deben a la iglesia, cuando tenemos un ministerio no es para nuestra gloria es para servir a los santos y darle gloria y honra a Dios. Cómo cambiar esas cosas que sabemos que no son conforme a la palabra cuando ya se han isntaurado en la congregación? Cómo decirlo sin que digan que estoy criticando al pastor y sin que se ofendan? Pregunté porque es así aquí? Y me respondieron porque aquí no se puede trabajar de otra manera, cuando hemos puesto a personas a cargo se hinchan y por eso trabajamos así. La verdad siento que no es correcto como estan manejando el asunto, creo que deben delegar y confiar en el poder de Dios que puede utilizar para su gloria a quien el desee, cuando Él lo desee. Además de que está en la Biblia.

  16. Hola Noel lei tu articulo y gracias por tus puntos de vista, yo pertenezco al Ministerio de alabanza y sabes q coincido con algunos de los comentarios escritos y esq la mayoría de las personas q critican casi nunca están involucrados en el servicio dentro de la iglesia sería válido q si ves falencias más allá de dar tu punto de vista solamente, dijeras como puedo ayudar a mejor para ser excelentes como iglesia. De tal manera q se pueda brindar un mejor servicio a quienes llegan por primera vez bendiciones

  17. Jéssica González

    Hola Noel! Es cierto lo que expones, en nuestro caso no tenemos quien proyecte, porque lo ven como un lugar en el que están tan ocupados de hacerlo bien y a tiempo, etc que no pueden ellos centrarse en disfrutar el tiempo de alabanza y adoración. Asi ese lugar quedó vacante. Hoy tratamos de no sacar tantos temas nuevos y nos mantenemos en lo conocido. Supongo que mal no está, pero claro, se podría hacer mucho más con el compromiso de mas personas. Yo me pregunto, a todos les pasa lo mismo? Ese lugar de proyección les hace sentir ausentes en ese tiempo de alabanza? Cómo mejorar eso, o qué sugerencias pueden darme para hacerlo y que ese lugar no sea visto una carga, dado a que será un servicio en todas las reuniones igual.

  18. El cierto es que en todas las áreas ministeriales debemos dar una adoración con excelencia… por ser seres humanos, fallos, no significa que no podemos mejorar!! pues pasaremos toda una vida buscando ser como nuestro Maestro. Si encontramos muchas falencias en la Iglesia y vemos que hasta El Mismo Jesús, Pablo, etc… luchaba en enseñar o perfeccionar. Pero bueno!! muy bueno el comentario y nos deja una enseñanza profunda
    que siempre podemos mejorar
    bendiciones

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Octava parte)

Otro problema en torno al don de profecía