Cuando las letras de las canciones de adoración no dan en el blanco

Cuando las letras de las canciones de adoración no dan en el blanco

- en Misceláneos
551
2

Un artículo de Desiring God.

“¡Hola pastor John! Mi nombre es Samuel, un joven que ministra a través de la música. El equipo de alabanza de mi iglesia está luchando con una nueva canción de adoración – “Hermoso nombre” – una canción bastante aclamada debido a sus arreglos musicales y su mensaje sobre la gloria de Dios y el reinado de Cristo. Sin embargo, mi equipo está cuestionando la letra del segundo verso: “No quisiste el cielo sin nosotros, así que Jesús tú hiciste el cielo descender”.

Nuestra pregunta es, al decir: “no quisiste el cielo sin nosotros”, ¿no implica este verso un evangelio centrado en el hombre? La declaración no necesariamente es falsa, pero las implicaciones podrían estar sesgadas. ¿Cree que letras como esta son bíblicamente válidas?

Samuel”.

Respuesta de John Piper:

“Permítame iniciar de lo general y luego llegar a lo específico porque amo este asunto y aprecio esta preocupación. Lo primero que quiero hacer es alabar a Dios por un equipo de alabanza que está lidiando con la verdad en las letras de las canciones. Esto realmente es una buena noticia. Es una buena señal y espero que todos los líderes de alabanza que escuchen esto sean motivados a hacer lo mismo. Una de las razones por las que es una buena noticia es que una congregación aprende su teología y la lleva a lo profundo de su alma a través de las canciones que canta, y no solo por oír la predicación.

Las letras importan

Históricamente la himnología de la iglesia ha sido, junto con la predicación, uno de los medios más poderoso para enseñar a la iglesia. Sugeriría que en algunas iglesias las canciones pueden ser incluso más decisivas para abrazar la verdad ya que a veces la predicación es ligera en cuanto a asuntos doctrinales. Por supuesto, las canciones pueden ser muy ligeras de igual manera.

Usted puede cantar canciones muy ligeras que incluso solo repiten declaraciones grandiosas como: “Su nombre es grande”. Eso es cierto, pero ¿acaso dice porqué “Su nombre es grande”? o, ¿cómo la cruz fundamenta su grandeza? Digo “amén” a esta lucha, y le encargo a cada equipo de alabanza que estén pendientes de las letras que el pueblo está cantando.

Una ola de canciones

Lo segundo que diré es que los últimos treinta… quizá cuarenta años, ha sido un tiempo increíblemente fructífero para escribir nuevas letras y nueva música para la iglesia. Esto es algo grandioso. Esto es una gran señal de vida. El salmista dice cinco veces: “Cantad al Señor un cántico nuevo” (Salmos 33:3, 96:1, 98:1, 144:9, 149:1).

Jesús dijo, para balancear las cosas: “Por eso todo escriba – podrías decir: todo líder de alabanza – que se ha convertido en un discípulo del reino de los cielos es semejante al dueño de casa que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas” (Mateo 13:52). Lo que esto significa es que, dados los cientos y cientos de antiguos y valiosos himnos, sustanciales, ricos y profundos que hablan nutritivas verdades doctrinales, y dadas las muchas, muchas, muchas nuevas canciones de los últimos treinta años que son sólidas y exaltan a Cristo, que están empapadas del evangelio y centradas en Dios, no existe razón alguna  por la que una iglesia deba cantar canciones confusas e incluso, cuestionables.

No es difícil que un equipo de alabanza con acceso a Internet se sienta arrinconado en una esquina sin saber qué cantar o se vea obligado a cantar algo cuestionable, ya que existen cientos de gloriosas, ricas y hermosas canciones contemporáneas y antiguas. Mi principal respuesta para Samuel es que encuentre lo antiguo y lo nuevo, la roca sólida y hermosa, ¡y que las use!

Ustedes son maestros en la iglesia. Profundicemos en esta idea. Santiago dice: “No se vuelvan muchos de ustedes líderes de alabanza” (porque ustedes son maestros –vean Santiago 3:1). No se vuelvan muchos de ustedes líderes de alabanza porque como maestros serán juzgados más estrictamente. Justo después del pastor están los líderes de alabanza quienes están decidiendo qué enseñanza se impartirá mientras la gente canta a corazón abierto y absorbiendo toda esta verdad (o falsedad) que estas personas han puesto frente a ellas.

Trasfondos insuficientes

Ahora, sobre letra específica que preocupa a Samuel, existe un patrón de enseñanzas en algunas canciones hoy en día que, me parecen, carentes de pasión por la gloria de Dios sobre todas las cosas. Déjenme decirlo de nuevo: existe un patrón de enseñanzas en algunas canciones hoy en día que, me parecen, carentes de pasión por la gloria de Dios sobre todas las cosas.

Mi percepción es que, hasta que una congregación sea atropellada y devastada por el horror de su pecado y lo vean como degradación y menosprecio a la gloria de Dios, y todo esto acompañado con una visión majestuosa de la gloria, justicia, santidad e ira de Dios – hasta que estas dos realidades sean enseñadas y sentidas profundamente, la realidad de la gracia y la misericordia no serán correctamente conocidas y correctamente apreciadas por una congregación. Entonces, lo que que realmente me preocupa es cómo cantamos sobre la gracia.

Me parece que hay una tendencia o patrón de canciones que asumen que los dolores, vergüenzas y dificultades de la vida de la gente son suficientes para tener un trasfondo (un mal trasfondo) de los misterios de la gloria del evangelio que ellos conocen. No creo que los dolores y vergüenzas que la gente enfrenta, al no ser enseñados sobre cuál es su verdadera condición, es suficiente para ayudarles a entender la gracia. De hecho, la gente va a distorsionar la gracia si no se les enseña del trasfondo de las malas noticias bíblicas, en lugar de las malas noticias que la gente trae, las cuales entienden ellos que son las malas noticias cuando en realidad no lo son.

El Nuevo Testamento asume que la gente necesita ser enseñada acerca de cuál es la verdadera y terrible condición en la que están bajo el poder del pecado, antes de la gracia y cómo esto puede exaltar a Dios. Veo esto en Efesios 2:1-10 y en Efesios 1:4-6, por ejemplo.

Samuel tiene razón en que la pregunta no es si un verso de una canción es cierto por sí mismo, sino el efecto que tiene en las personas. Es decir: ¿cómo encaja esto en su concepto sobre Dios? Puede ser que la misma verdad sea cantada en alguna ocasión en otro contexto, pero no será cantada otra vez en otro contexto porque la tendencia del contexto será confuso.

No estoy a favor de la letra que Samuel cita. Encaja muy fácilmente en una teología de un Dios que creó a los seres humanos porque se sentía solitario, y luego salvó a la gente por la misma razón. Es como si Él simplemente no pudiera ser feliz sin nosotros.

Dios se deleita en nosotros

Para ser más certeros, deberíamos cantar sobre el increíble deleite que Dios tiene en nosotros como sus hijos. Observa al padre en la parábola del hijo pródigo celebrando una fiesta cuando su hijo regresa a casa (Lucas 15:11-32). Observa Sofonías 3:17, donde Dios canta sobre su pueblo. Lo que es tan asombroso de esto es que Dios no es miserable y solitario sin nosotros. Él no está motivado a cantar sobre nosotros debido a que compensamos algunas de sus deficiencias como Dios – y hoy, al menos, su débil deidad estará fortalecida por nuestra presencia, y él finalmente podrá ser feliz. ¡Esta no es la descripción que nos da la Biblia!

El deleite de Dios en nosotros es el fluir de su plenitud, no la compensación de sus vacíos. ¿Cómo ayuda la canción en cuestión a sentirnos asombrados por esto? Esa es la pregunta.

Acá está otra letra popular que cantamos. Deseo que nunca hubieran cantado esto, es muy popular: “Fuiste a la cruz, y a la tumba por mí. Viviste para en soledad morir. Como una flor, que alguien pisoteó. Y sobre todo pensaste en mí, por amor”.

¡Esto no es cierto! Esto no es verdad, y tampoco ayuda. Francamente ni siquiera estoy seguro de qué significa esa letra. ¿Sobre todo qué? ¿Sobre todas las demás personas a las que él salvó? No, no puede ser eso. ¿Sobre toda su gloria? No, no sobre su gloria. ¿Sobre todo qué? Esta era una hermosa canción hasta llegar a ese verso. Él nos salvó precisamente para que pudiéramos ver y saborear SOBRE TODO su gloria como el tesoro supremo del universo. No estoy seguro de lo que dicha letra intenta comunicar, pero no comunica esta verdad a la mayoría de personas.

Mi conclusión es que Dios ha estado trabajando en la historia y ha estado trabajando maravillosamente en los últimos 30 años para producir cientos y cientos de canciones sólidas y ricas en el evangelio, fieles doctrinalmente, que exaltan a Cristo, grandes canciones de Dios. Por tanto, no tenemos que usar aquellas canciones que están teológicamente sesgadas y que pueden confundir a nuestra gente (1).

Notas:

(1) Traducido y adaptado de: http://www.desiringgod.org/interviews/when-worship-lyrics-miss-the-mark

2 Comentarios

  1. GUILLERMO ELOY REYES G

    MATEO 13:52….REFIRIÉNDOSE AL REINO DE LOS CIELOS CONSIDERA LA SEPARACIÓN DE LO BUENO Y LO MALO.(REVISAR SU HERMENÉUTICA) (MAL , MUY MAL CONTEXTUALIZADO) VER EL VERSÍCULO 49. GRACIAS POR APORTAR EL DESEO DE INVESTIGACIÓN.

  2. Entiendo tú punto Guillermo; sin embargo, la aplicación sí está bien relizada. Que a ti no te parezca, es otra cosa. Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La crisis actual de la música cristiana (Octava parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical. Ya