¿”El número uno”?

¿”El número uno”?

- en El cristiano y la música secular, Misceláneos
1620
11


Cristianos en concursos de canto televisados.

Hace apenas unos días comenzó el concurso de televisión “El número uno” aquí en El Salvador. Al estilo de “American Idol”, “La Academia” y “La voz”, pero con ciertas variantes, “El número uno” atrapó la atención de aspirantes a cantante al punto que entre los cientos que audicionaron hubo cristianos evangélicos. La pregunta que algunos creyentes se están haciendo ante este hecho es: ¿es correcto que cristianos formen parte de concursos de canto televisados? ¿No deberían dichos cantantes enfocarse en el servicio en su iglesia local y ya? De paso, ¿está bien que canten canciones seculares en lugar de cristianas? ¿No sería eso negar el llamado del Señor de cantar exclusivamente para su gloria?

En esta entrada intento responder estas inquietudes.

¿ESTÁ BIEN O ESTÁ MAL?

Que cristianos participen en programas de canto televisados no es algo nuevo. Tengo en mi mente dos casos recientes. Primero, la nota titulada: “Ocho cristianos dominan la temporada 12 de American Idol” que Noticiacristiana.com publicó en marzo de 2013, en la que se relata cómo ocho de los diez finalistas eran evangélicos y ninguno de ellos se había avergonzado de expresar su fe durante el transcurso del programa (1). Y segundo, la victoria de Raúl Gómez, en el programa del mismo nombre del que se está llevando a cabo en El Salvador, pero transmitido por Antena 3 Televisión, en España. Lo interesante del caso de Raúl Gómez es que, además de haber obtenido el primer lugar, en medio de una sociedad donde el cristianismo evangélico es reducidísimo en comparación de nuestros países latinoamericanos, él periódicamente confesó su creencia en Dios y su placer de servir en su iglesia local (2).

¿Está mal que un cristiano participe de este tipo de concursos de canto televisados? En mi opinión, no. Sin embargo, podría serlo si la intención del corazón no es la correcta.

El cantante cristiano que participe en certámenes como este debe recordar las palabras del apóstol Pablo cuando dijo: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos” (Filipenses 2:3) y también las del apóstol Juan cuando dijo: “No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo —los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida— proviene del Padre sino del mundo” (1 Juan 2:15-16).

El cristiano debe velar porque la intención de su corazón no sea exaltarse a sí mismo. Cuando se hace por vanidad, ansias de reconocimiento público o porque le gustaría jactarse ante otros por sus logros, según la Escritura, su corazón se ha desviado y su actitud desagrada al Señor.

A mi manera de ver, quienes participen en concursos estilo “El número uno”, si dicen llamarse cristianos, deberían examinar las más profundas intenciones de sus corazones y preguntarse: ¿por qué quiero participar en este concurso? ¿Es porque tengo hambre de ser visto y de ser elogiado por mi talento, o es porque tengo la sana intención de glorificar a Dios con el talento que él me ha dado? ¿Cuál es la verdadera intención que me motiva?

Estas preguntas solo pueden ser contestadas por quienes participan en el concurso, no por quienes los veremos desde casa. Así como sería pecado que un cristiano participe con la intención de glorificarse a sí mismo, también podría serlo que quienes los veamos por la tele juzguemos sus intenciones sin conocerlas. ¿No dijo el apóstol Pablo: “no juzguen nada antes de tiempo; esperen hasta que venga el Señor. Él sacará a la luz lo que está oculto en la oscuridad y pondrá al descubierto las intenciones de cada corazón…”? (1 Corintios 4:5)

Por lo tanto, si un participante, que tiene una sana intención de glorificar a Dios con su talento, es juzgado equivocadamente por un televidente cristiano, este último estaría pecando contra Dios por no conocer la verdadera intención del corazón del cantante. Es decir, no estaría pecando el participante, ¡pero sí el televidente criticón!

EL CRISTIANO Y LA MÚSICA SECULAR

La otra gran pregunta a responder es: ¿está mal que los evangélicos que participan en concursos televisados canten canciones seculares en lugar de cristianas?

En mi opinión, no; sin embargo, dependerá de lo que hablen las canciones lo que determinará lo bueno o lo malo.

En mi experiencia con el tema del cristiano y la música secular he descubierto que hay tres posiciones:

La posición radical: Toda la música secular es mala; por lo tanto, un cristiano no debe oír nada de ella.

La posición moderada: No toda la música secular es mala; por lo tanto, hay cierta música secular que podría ser del gusto del cristiano.

La posición liberal: ¡Zámpese cuanta música secular se le antoje que oír de todo no es pecado!

Cada quien decide qué posición adoptar, pero para mi propia vida he decidido adoptar la posición moderada.

Mire, en la Biblia no hay ningún mandamiento, precepto, estatuto o mandamiento que diga: “No oirás música secular”, así como tampoco lo hay con relación a muchos temas de la vida como por ejemplo: fumar o ir al cine. Hay temas que la Escritura no habla. Es por eso que en temas que la Biblia calla nos avocamos a los principios de la Palabra para regir nuestra conducta.

De allí deducimos que fumar es pecado porque atenta contra la salud nuestro cuerpo que es el templo del Espíritu Santo (vea 1 Corintios 3:16-17) y que depende de lo que pongamos frente a nuestros ojos en el cine lo que determinará si es bueno o malo asistir (vea Mateo 6:22-23).

Entonces, ¿qué principio podríamos usar en cuanto al tema de la música secular ya que la Biblia no tiene una directriz específica al respecto?

Estos dos pasajes pueden ayudarnos: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8) y “Pero fornicación y toda impureza o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos. Tampoco digáis palabras deshonestas, ni necedades, ni groserías que no convienen, sino antes bien acciones de gracias” (Efesios 5:3-4).

En este sentido, si los participantes evangélicos de “El número uno”, o cualquier concurso semejante, cantan canciones seculares que exalten valores que no contradigan estos textos no estarían incurriendo en ninguna falta debido a que no están desobedeciendo la Escritura…

ESTE ARTÍCULO FUE SELECCIONADO PARA FORMAR PARTE DEL EBOOK: “EL CRISTIANO ANTE LA MÚSICA SECULAR” Y QUE ESTÁ PRÓXIMO A LANZARSE VÍA AMAZON. ¡ASÍ QUE PENDIENTE!

11 Comentarios

  1. Comparto tu posicion al 100% Noel, siempre he sostenido lo mismo que tu. Un cristiano puede disfrutar e interpretar musica secular, siempre y cuando esta no transgreda los valores y principios contenidos en la Escritura,lo contrario seria el equivalente a negar su fe. Sin embargo, cabe hacer notar que tienen una tarea dificil por delante,porque hay un par de puntos a considerar:

    1. La gran mayoria de musica secular basa sus composiciones en temas que exaltan el amor prohibido (adulterio o fornicacion), estan impregnados de excesiva sensualidad y erotismo. promueven sutilmente un estilo de vida donde el perdonar, ser considerado con los demas,la vanalidad, el egocentrismo y su hijo legitimo el materialismo son los “caballitos de batalla” de este tipo de musica,a los cuales obviamente se les erige un pedestal y estan en conflicto directo con los principios biblicos. Existen excepciones dentro de este ambito musical, hay letras que el cristiano perfectamente puede disfrutar e interpretar pero son un poco escasas, el poder encontrarlas se vuelve un trabajo no imposible aunque si bastante dificil en ciertos casos, de ahi el gran DESAFIO que tienen en su camino aquellos cristianos que deciden incursionar como cantantes en el mundo secular.

    2. Si no cantas lo que a la mayoria le gusta “no eres comercial”, si esto es asi no vendes, por lo tanto no eres rentable y la industria musical te descarta a ti como cantante. Esto no le digo yo, son reglas tacitas impuestas por el medio y quienes estamos dentro de esta aventura haciendo del canto nuestra carrera, lasconocemos. Hablo en terminos de mercado, no espirituales. Como esta es la realidad que impera alla afuera,la competencia es mucho mas voraz y agresiva en el ambito secular, por lo cual muchos se ven tentados a “flexibilizar” o “adaptar” sus valores cristianos ya sea para al menos sobrevivir o en otros casos alcanzar el estrellato y la fama. Esto es otro gran reto para un cristiano que desea involucrase en dicho medio, el superarlo y no ceder a la presion a pesar de las consecuencias dependera de la relacion que cada quien sostenga con Dios, siendo esto una cuestion que solo los mismos implicados en el asunto seran capaces de evaluar y NADIE mas…

  2. Estoy de acuerdo!
    Saludos!

  3. Buen Dia noel….
    He Disfrutado Este Articulo, Como muchos otros del blog…
    Feliz Dia

    Maureen Vargas
    Bogotá, Colombia

  4. Hola Estimado Noel: Personalmente creo que el cristiano que participa en este tipo de concursos lo hace, no para glorificar a Dios o por necesidad de reconocimiento, sino para ganarse un premio pecuniario nada despreciable.

  5. Muy buena nota. También debemos tomar en cuenta que la Música, es una Profesión, y no encuentro nada de malo en el deseo de superarse como profesionales en la músicam en este caso, el canto. Hay muchos hombres y mujeres Ungídos por Dios, laborando en diversas artes y profesiones, como el reconocido Abrahan Laboriel, que la trabajado con músicos seculares y cristianos, y es un Orgullo saber que lleva el nombre de Cristo en alto con su profesión o vocación; así que, si para los concursantes es parte de su progreso laboral o profesional el participar, bien por ellos!

  6. Me gusta como planteas tus comentarios.

    Tienes mucha razón cuando planteas que todo depende de la intención de nuestros corazón, porque es eso lo que Dios mira. Espero que los representantes del sector cristiano evangélico a través de su testimonio y excelencia sean evidentes en dicho concurso.
    Ahora bien, si queremos cumplir el gran mandato de Jesucristo “Ir por todo el mundo y predicar el evangelio A TODA CRIATURA” Vamos a tener que estar metido en medio de los que no conocen a Cristo y llevar esa palabra (Semilla), que en el tiempo perfecto de Dios dará su fruto.

    Bendiciones brother. y Adelante!!!

  7. Yo también tengo una posición moderada en cuanto a la música secular.
    Creo que no es necesario que un cristiano esté en un programa de estos para saber que su deseo es ser aplaudido o porque quiera que lo elogien por su talento, ya que hay muchas iglesias están llenas de pseudo-cristianos ministros de alabanza que se paran al frente de la congregación para demostrar lo que pueden hacer y que los demás vean el talento que tienen y no para glorificar a Dios.
    Aun dentro de las mismas iglesias existe la rivalidad de ministerios o ministros (ya el numero uno cristiano) donde un cantante le quiere demostrar a otro que es mejor, que tiene mejor dominio o mejor técnica y se desvía la atención de lo que realmente importa que es DIOS.

    Seamos luz en las tinieblas!!! usemos los medios de comunicación (que el diablo a usado por mucho tiempo para corromper a nuestra juventud) para edificar y llevar un mensaje de amor, del amor de DIOS.

  8. por supuesto que NO, a menos que seas un cristiano mediocre, mmm o mejor dicho que eas fanatico del evangelio….

  9. Excelente artículo!

  10. Buena meditación del tema, Me gustó 🙂

  11. Gracias Noel!
    Eres de gran ayuda para los Ministros que de cierta manera luchamos dia a dia en un mundo radical…

    Dios te Bendiga, disfrute mucho esta nota…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Tercera parte)

Continuando con esta serie sobre la adoración olvidada,