¿Es correcto llamarles “salmistas” a los cantantes cristianos?

¿Es correcto llamarles “salmistas” a los cantantes cristianos?

- en Misceláneos
691
0

—¿Qué piensas de los salmistas que…

—¿¿¿Salmistas??? ¿¿¿Cuáles salmistas???

—Los que…

—¿¿¿Acaso hay un Salmo de ellos en la Biblia??? ¿¿¿Dónde está su Salmo???

—No, en ninguna parte…

—¡¡¡Entonces no son salmistas!!!

Así fue la conversación que sostuve con un cantante cristiano muy respetado que visitó hace un par de años mi país. No fue grosero conmigo, pero sí fue… ¿qué palabra uso?… apasionado. Francamente me sorprendió su reacción porque, aunque llamarles “salmistas” a los cantantes cristianos no es de mi predilección, esa vez que empleé el término no pensé que él se mostraría tan antagónico. Y no creas que solo él se ha mostrado así; hay otros que cuando escuchan la palabra “salmista” también se incomodan, fruncen el ceño y hasta expresan su disconformidad. Otros no, cuando hablan del tema se muestran vehementes para defender que se les llame “salmistas” a los músicos cristianos. De hecho, hace unos meses un músico de mi ciudad se molestó conmigo porque no quise mostrarme a favor ni en contra del término, al extremo de que me amenazó de convocar a algunos pastores y ministros de alabanza para confrontarme porque —según él— yo confundo a la gente con mi blog. ¡Qué tal eso!

La única vez que sí quise escribir sobre el título “salmista” en el blog, fue hace muchos años cuando publiqué la serie de cuatro partes titulada ¿Qué es un salmista?, y donde expliqué que quien osara llamarse “salmista” tendría que hacerlo cuando realmente viviera una vida plantada en la Palabra de Dios, al grado de reflejar en su carácter los frutos de una vida transformada y manifestado en canciones que proclamaran esas verdades de la Escritura que lo han nutrido. Así que después de esa vez, a lo largo de los años he tratado de no emplear el término por lo que ya dije, no es de mi predilección.

Las preguntas son: ¿es correcto llamarles “salmistas” a los cantantes y músicos cristianos? ¿No es un anacronismo emplear dicho término en la actualidad? Y también: ¿realmente un ministro de alabanza se hace acreedor del título de “salmista” si y solo si ha escrito un Salmo de la Biblia?

El teólogo salvadoreño, Luis Jovel, que reside en Australia y que vía redes sociales suele hacer excelentes aportes teológicos, pero que se ha ganado la fama de ser bastante ácido con sus detractores, es de los pocos que yo me he enterado que ha expresado públicamente su disconformidad con que se use el término con los cantantes contemporáneos. En su artículo Salmistas, el equivalente de apóstol en la farándula musical, rastrea el resurgimiento del término a partir de las iglesias Elim de Guatemala. Digo «resurgimiento» porque la palabra «salmista» la encuentras en la Biblia, específicamente debajo de los títulos de algunos Salmos. En este sentido, en teoría el término es bíblico, pero en algún momento de la historia de la iglesia cayó en desuso. Ahora, aunque puede que Luis Jovel acierte en cuanto al resurgimiento del término a partir de las iglesias Elim de Guatemala, hasta donde he investigado, quien popularizó la palabra «salmista» en toda Latinoamérica fue Marcos Witt. En su libro ¿Qué hacemos con estos músicos? reconoce que fue Victor Richards (Iglesia Vino Nuevo, México) a quien se lo escuchó por primera vez (págs. 27-29) y, a partir de allí, se puso de moda a través de los múltiples congresos de alabanza que se realizaron en todo el continente durante la década de los 90´s.

El asunto es que Luis Jovel, luego de teorizar sobre el origen del resurgimiento del término, equipara el uso de la palabra “salmista” por parte de los cantantes con la obsesión de muchos pastores de autodenominarse “apóstol”. Jovel dice: «Dentro del campo musical ha ocurrido algo similar. Las personas no solo están contentas de llamarse “músico”, pero aumentaron su estatus, y optaron por otros términos. Mi amigo y músico cristiano, Joza Balmori me dio un recuento de cómo en México tomó lugar esa mutación: “primero eras siervo, después sacerdotes, seguimos con adoradores y levitas, hasta llegar a salmistas”. Mi pregunta es: ¿es justo llamarle a alguien salmista el día de hoy? Como en el caso de los apóstoles, los salmistas escribieron Escritura, por lo tanto, no veo a nadie el día de hoy escribiendo más Escritura, o al menos, canciones que se agreguen al canon… ¿Es legítimo llamarle a alguien “salmista” el día de hoy? A menos que pensemos que los 150 Salmos que tenemos son insuficientes para que podamos adorar a Dios, pues sí. Pero como eso el cristiano verdadero no lo puede afirmar; mas bien, rechazar, también se debe de rechazar el título de “salmista”».

Como ves, Jovel asegura que no es adecuado que se emplee el término para designar a los músicos cristianos y, aunque creo que acierta al afirmar que está mal que alguien quiera que se le llame así para sentir que asciende de estatus o porque cree que eso lo faculta para añadir Escritura al canon, la Real Academia de la Lengua avala el uso del concepto. El diccionario afirma que “salmista” es:

1. m. Autor de salmos.
2. m. por antonom. El rey David. El Salmista.
3. m. y f. Persona que tiene por oficio cantar los salmos y las horas canónicas en las iglesias catedrales y colegiatas (1).

Si a esto le sumas el concepto de «Salmo» que la RAE también brinda…

1. m. Composición o cántico de alabanza o invocación a Dios.
2. m. pl. por antonom. salmos de David (2).

… Entonces podemos concluir que emplear el término en la actualidad no es inadecuado y no está mal, sino que lo incorrecto estriba en las pretensiones que se quieran alcanzar con dicho título. Es decir, si un músico pretende ostentar mayor honor que el resto de sus hermanos en Cristo y por eso desea que se le llame “salmista”, lo malo estaría en la actitud de superioridad y no en el calificativo en sí.

Me gusta cómo me lo explicó un amigo mío hace muchos años: “Noel, los pastores no son pastores porque hayan estudiado en el instituto bíblico o en la universidad la carrera de teología. No, porque no todos los teólogos son pastores y no todos los pastores han estudiado teología. Se le llama pastor a quien realmente cuida de las personas. Entonces, el título de pastor te lo asigna la gente, no tú mismo. No es que te autoproclamas pastor, sino que la gente ve en ti un pastor y ellos son los que te otorgan el título”. ¡Y lo mismo debería pasar con el término «salmista»! No es que los cantantes y músicos cristianos deban exigir o demandar que se les llame de ese modo; sino que, al desarrollar su ministerio con fidelidad y al evidenciar ciertas cualidades técnico-artísticas y de carácter, es que la gente los llamará “salmistas”. No es que ellos deban autoproclamarse como tales, sino que la gente, al ver su fidelidad, consagración y respaldo de Dios, ellos los denominarán de ese modo.

Por mi parte, el término “salmista” no es de mi predilección; sin embargo, respeto a quienes lo emplean. Eso sí, mi recomendación para quienes sirven en la música en sus iglesias locales sería: no te autoproclames «salmista». Porque así como no es correcto autoproclamarse «pastor», quienes deben asignarte el título son las personas, no tú. Así que no te andes jactando de ser algo que muy probablemente no seas a pesar de tus dones musicales. ¿Ok?

Noel Navas.

Fuente:

(1) Tomado de: https://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=salmista

(2) Tomado de: https://dle.rae.es/srv/fetch?id=X4ksWxW

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Octava parte)

Otro problema en torno al don de profecía