«Palitos» y canciones

«Palitos» y canciones


PalitosBreve resumen de mi taller del fin de semana.

«Plan de Innovación de Canciones para la iglesia local» fue el nombre de uno de los talleres que impartí en el Congreso “Devoción Integral” el fin de semana pasado. El objetivo de esta enseñanza fue estimular a los asistentes a buscar introducir canciones nuevas al repertorio del equipo de alabanza, a dejar de cantar lo mismo y animarse a ser más creativos al momento de idear listas de canciones. Lo que sucede actualmente es que los equipos de alabanza cantan lo mismo y no se percatan de la monotonía que ellos mismos han provocado al momento de ministrar la adoración. En la mayoría de casos este problema se deriva de no saber administrar las canciones nuevas cuando se introducen al repertorio. En lugar de cantarlas tres o cuatro semanas seguidas como máximo, se cantan por meses y meses sin sustituirlas provocando que dichas canciones pierdan energía y que algunos de nosotros no queramos saber más de ellas por el resto de nuestras vidas.

La verdad es que esa es mi experiencia personal. Lamentablemente hay canciones que canté durante tantos años en mi anterior iglesia que hoy en día yo no puedo cantarlas más porque ya no siento nada al entonarlas. Tan curado quedé que me pasó lo que me pasa cuando quiero comer “Palitos” de Diana.

Si no sabe qué son los “Palitos” son una especie de chips, boquitas, entraditas… ¡“Chucherías” en buen salvadoreño!… de esas que a uno se le apetecen cuando se está viendo televisión o una película en el cine.

El asunto es que hace unos 20 años yo tenía tantas pero tantas ganas de comer “Palitos”, sentir su sabor y lo tronadito al morderse, que me compré la bolsa más grande que pude encontrar en la tienda. Tantas eran mis ansias de comer “Palitos” que literalmente me harté la bolsa entera en menos de una hora. Como decimos aquí en El Salvador… ¡Quedé “empachado”!

Sin exagerar le aseguro que llevo 20 años sin comprar una bolsita de los benditos “Palitos”.

Con las canciones sucede lo mismo.

Hay algunos de nosotros que hemos cantado tantas pero tantas veces ciertas canciones dentro del equipo de alabanza que hemos quedado “empachados” de ellas. No queremos saber nada de cantarlas ni de verlas cantar por otros.

A lo mejor a algunos les sorprenda mi confesión, pero es la verdad. No puedo mentir en cuanto a este aspecto. Durante los años que dirigí la alabanza en mi anterior iglesia canté tantas veces algunas canciones que se volvieron “Palitos” para mí.

¿Quiere que mencione algunos nombres a manera de ejemplo? Hay voy…

“El poderoso de Israel”.
“Ante ti con gozo”.
“Los enemigos de Jehová”.
“Cantaré al Señor por siempre”.
“Grande es el Señor”.
“Cristo no está muerto”.
“La tengo”.
Etc. etc.

El asunto es que mientras impartí el taller “Plan de Innovación de Canciones” el fin de semana pasado le pedí a los asistentes que confesaran sus pecados, digo: que citaran canciones que han cantado tanto que hoy en día, como yo, ya no sienten nada al hacerlo. He aquí algunas respuestas:

“Renuévame”.
“Tu fidelidad”.
“Poderoso”
“Qué sería de mí”.
Etc. etc.

Canciones de Marcos Witt, canciones de Jesús Adrián, canciones de Juan Carlos Alvarado, canciones de Danilo Montero… ¡Varias salieron a bailar!

¿Y qué de usted? ¿Tiene algunas canciones que ya no puede cantar? ¿Tiene algunas que por más que quiera entonarlas ya no le emocionan?

Seguramente. Todos las tenemos.

¿A qué se debe este fenómeno? ¿Por qué nos pasa que como integrantes de ministerios de alabanza (o de una congregación en sí) no podemos cantar más ciertas canciones? ¿Por qué ya no sentimos nada cuando las cantamos?

Debe haber muchos factores, uno de ellos: la repetición desmedida.

Por ejemplo, ¿vio los nombres de canciones que ya no puedo cantar porque ya no siento nada? Yo canté por años esas canciones, reunión tras reunión, domingo tras domingo, semana tras semanas, mes tras mes… ¡Año tras año!

Estas canciones se convirtieron en “Canciones de hierro” de tanto que las cantábamos. Lo que una vez nos pasó con: “Alabaré, alabaré, alabaré a mi Señor/Juan vio el número de los redimidos y todos alababan al Señor/Unos oraban, otros cantaban, pero todos alababan al Señor”. ¿La recuerda?

Lo que nos pasó con esa canción, que cantamos y cantamos hasta el cansancio, me pasó con ciertas canciones de la llamada “alabanza restaurada”. Les perdí la pasión de tanta repetición.

¿El culpable? Desde los pastores y líderes que nos las pedían sin cesar cada domingo hasta nosotros los integrantes del ministerio de alabanza que nunca tuvimos la iniciativa de proponer canciones de ritmos similares.

En fin…

Todo es cuestión de administración. Pienso que para que no suceda esto con ninguna canción hay que saber administrarla. Si introducimos una canción nueva al repertorio hay que cantarla de tres a cuatro domingo seguidos, luego ya no. Hay que dejarla descansar y volverla a utilizar dos o tres domingos después. Si hiciéramos esto con todas las canciones pienso que sería más difícil que perdieran su poder.

Administración, un tip práctico para que las canciones de un equipo de alabanza siempre se mantenga frescas. Ojala le sirva.

Noel Navas.

15 Comentarios

  1. ¡Gracias por compartir un poco de tu taller! Realmente era imposible asistir a todos los talleres y este era uno de los que me llamó poderosamente la atención, al igual que el taller de Godofredo. Muy buen aporte, y con respecto al contenido, tienes toda la razón, me ha pasado con alabanzas que ya ni quiero tocar, por que he quedado (literalmente) «empachado», no quiero saber nada de ellas. Creo que es importante que nos estemos renovando con nuestro repertorio para no entrar en monotonía ni que el pueblo caiga en esta dinámica.
    ¡Bendiciones Noel!

  2. JAVIER: Como tú dices, la intención de señalar este tema es que ni nosotros, ni el equipo de alabanza y tampoco la congregación caigamos en la monotonía de cantar siempre lo mismo. Debemos innovar sabiamente y administrar dicha innovación.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Hola Noel, Buen día! recibe un fuerte abrazo desde Caracas, Venezuela, Dios te bendiga mas por esta página donde a diario nos enseñas la profundidad y lo importante de hacer las cosas bien para Dios.

    Con respecto al tema de hoy, creo que también pasaba en ese entonces por la falta de conocimiento espiritual, creo que para estos tiempos aun existen congregaciones donde se cae en estas situación por la falta de conocimiento, por algo nuestro amado nos decía: !!! Y CONOCEREIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARA LIBRES!! JUAN 8:32, pienso que esa verdad se encuentra en la intimidad, el Espíritu de Dios es el único que sabe lo que el Padre quiere recibir. Él es nuestro directo de alabanza por excelencia. (Jn. 16:13-14) Por eso debemos ser íntimos y dependientes del Espíritu a punto de ser “controlados por Él.
    A muchos no les gusta “fluir en el Espíritu” porque en esta dimensión uno pierde el control. Pero de una vez por todas debemos vivir lo que creemos. Ya estoy crucificado con Cristo ahora ya no vivo yo Cristo vive en mí. Si él se humilló y se despojó a sí mismo hasta muerte de Cruz debemos hacer esto también unos por otros para estar en unidad de alma y espíritu.
    Como David hacía: “Bendice alma mía a Jehová, y todo mi ser bendiga su santo nombre.” David ordenaba a su alma que hacer y qué no hacer. Esto es una buena costumbre que debemos tener arraigados antes de ponernos a ministrar.
    Bendiciones!

  4. JESÚS: Muy interesante tu aporte, verdaderamente el Espíritu Santo es el Director de adoración por excelencia, debemos ser más dependientes de él. Francamente no estoy del todo de acuerdo con la palabra «control», donde dices que somos «controlados por él» o donde dices: «uno pierde el control». El hecho de ser dirigidos o guiados por el Espíritu no implica ser controlados por él. En fin, ese es otro tema; sin embargo, comprendo lo que quieres decir.

    Ahora, con todo lo anterior no debemos dar a entender que la innovación debe ser iniciativa del Espíritu en nuestras vidas. No necesariamente. La innovación puede ser un proceso deliberadamente intencionado independientemente que el Espíritu Santo haya puesto o no un sentir al respecto. Es decir, sintamos o no la guianza del Espíritu sobre este tema… ¡Siempre debemos innovar!

    El Espíritu Santo es creativo. Yo pienso que su deseo siempre va en pos de la innovación. Es cuestión de hacer espacio a su Palabra y guianza para tener un atisbo de esa creatividad a la que se nos llama.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Aqui te van unas canciones mas para tu lista, que ya aburren…
    Eres Todopoderoso
    Te alabare mi buen Jesus/Bueno es alabarte
    Somos el pueblo de Dios
    Me robaste el corazon
    Enamorame
    Sube la alabanza
    Abre mis ojos
    Eres mi amigo fiel
    Tomalo

    Salu

  6. OSCAR: Lo interesante de este ejercicio de señalar qué canciones ya no nos despiertan nada es notar que cada quien tiene una lista distinta. Hay unas canciones que tú mencionas que a mi sí me prenden el corazón. El meollo del asunto es concientizarnos de que debemos administrar la incorporación de canciones nuevas a nuestros repertorios. De este modo no caeremos en la rutina de cantar lo mismo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Ok, que tal esta:
    Sr. llevame a tus atrios…al lugar santoooo
    Canta hija de Sion
    Hay gran voz

    Aunque he de decirles que estuve recientemente en Guate y fui a la Iglesia de mi hermana (Elim, pero no se de cual) y cantaron un canto que no escuchaba desde que tenia como 11 años, y claro me trajo buenos recuerdos y analizando la letra es muy buena (tan buena que no me acuerdo ahora).
    Pero como dice Noel, es de darles «aire» a las canciones para que puedan ministrar a nuestros corazones la proxima vez que se canten.

  8. DJ: Voy a decirte algo que no puse en este artículo, y es que yo podría cantar cualquiera de esas canciones que hemos cantado y re-cantando. ¡Pero requiero mucho esfuerzo de mi parte para cantarlas con el corazón! O sea, aun cuando estén trilladas, uno puedo adorar al Señor con ellas, pero requiere de mayor esfuerzo conseguir cantarlas con pasión.

    No es que las canciones que tanto hemos re-cantado estén perdidas y nunca más las podamos volver a usar, pero la buena administración de canciones ayudaría a que no costara tanto. Digo! Je.

    A darles «aire», como dices tú!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Bendiciones Brother… En el congreso, me perdi este taller porque asisti a otro..Pero leyendo en mi casa la literatura, me di cuenta que necesito esto para mi Iglesia urgentemente!!! Gracias a Dios lo publicaste!!!! Muchas bendiciones!!!

  10. NEHEMÍAS: Gracias por comentar mi bro, fijate que el taller lo impartí en el Congreso luego de publicar en el blog las ideas principales. Has click aquí para que puedas ahondar más en las ideas que compartí: http://www.laaventuradecomponer.com/category/las-mismas-canciones-de-siempre/

    Espero te sirvan!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. Que bueno que puedas compartir algo de lo que haces en tu pais, debo decir que gracias a tu blog aclare muchas dudas (tu mismo me aclaraste otras je!) y me motivo a seguir buscando estos conocimientos compartidos, con ministros de otras iglesias.

    Al leer la lista de canciones hay varias que aun canto! pero aun no me anestesian pero hay otras que ni las quiero ni leer!!.

    Lo bueno de todos tus temas en el blog es que al leerlos no me siento tan solo en muchos de los pensamientos que tengo sobre la musica en la iglesia y todo lo que le rodea.

    Dios te bendiga y saludos desde Chile!!

  12. Hola Noel,

    No se si este vaya totalmente de acuerdo al tema, pero te quiero compartir algo que recientemente estamos viviendo en la congregacion de la que formo parte.

    Recien empezaba el año estabamos preparandonos para un evento que tendriamos en las primeras semanas de enero, buscando canciones, ya sabes, haciendo una lista de lo que ibamos a cantar. Pero nos dimos cuenta de una cosa, no encontrabamos una cancion que dijera o hablara acerca de lo que nosotros como iglesia estabamos viviendo en ese momento, es decir, si habia muchas canciones que hablan de exaltar al Señor, pero no habia algo que dijeramos ESTO ES LO QUE ESTAMOS VIVIENDO, ESTA CANCION NOS IDENTIFICA, asi que dijimos, bueno, pues si no hay, TENDREMOS QUE HACERLA NOSOTROS!

    ETAPA 1: Y ahora que hacemos? jajaja pues empezamos por sacar del baul algunas canciones que varios de nosotros teniamos guardadas y que nunca o casi nunca las habiamos mostrado. Las ensayamos y esas fueron las que cantamos. El evento duro 4 días, la ultima noche, sucede que la Palabra que se predico para la congregacion (y que era lo que estabamos viviendo como iglesia) estaba basada en unos versiculos del cual habiamos escrito una canción, es decir, casi casi teniamos la cancion lema, el himno del evento! al terminar esa noche toda la iglesia canto esa cancion con una pasion como pocas veces.

    Esto nos motivo a empezar a componer y sacar de lo que el Señor nos habia dado pero que no habiamos mostrado antes por una razon llamada TEMOR. Temor a que? a que lo que el Señor nos habia dado no es parecido a lo que componen JAR, Marcos Witt, Hillsongs, Israel Hougton, etc, era simplemente distinto! Distinto pero nuestro, y asi comenzamos a cantar mas canciones nuestras, alternandola con otras de otros compositores.

    ETAPA 2: Despues del evento sucedio algo muy curioso. Casi toda la vida el grupo de alabanza habia girado en torno a las mismas personas, y uno que otro que se añadia y luego se salia. Despues del evento se hizo una convocatoria para que se integraran al grupo mas personas y los niños y jovenes fueron los unicos que se anotaron, 2 niños de 10 años que aun no salen de la primaria, 1 niña de secundaria y como 3 de bachilleres. Y ahora que hacemos? pues comenzamos a ensayar, pero le dimos un giro diferente a los ensayos, como solo teniamos 2 ensayos de 2 horas cada uno, una hora del ensayo la dedicariamos a adorar y la otra a practicar. La intencion no era formar musicos como siempre, sino adoradores.

    Comenzamos a vivir algo muy especial durante el tiempo de alabanzas, comenzamos a fluir en cantico nuevo como nunca antes, los tiempos de alabanza se revolucionaron. De estos momentos comenzamos a recuperar los canticos nuevos que iban surgiendo, algunos los hemos retomado, medio arreglado y los hemos estado implementando. La iglesia se los ha aprendido y los cantan con mucha alegria. Al punto que ha habido dias en los que todo lo que se ha cantado ha sido nuestro, no hemos tenido que recurrir a canciones de alguien mas. Nos ha pasado que mientras adoramos al Señor antes del servicio, El pone un cantico nuevo en algun integrante del grupo, y hemos tomado ese cantico y lo cantamos ese día, asi sin muchos arreglos, y el Señor se ha manifestado poderosamente.

    ETAPA 3: Estamos en la busqueda de algo mas, ya que aunque lo que hemos estado experimentando ha sido glorioso y hermoso, si nos quedamos en la uncion de ayer se nos vuelve religion, y no queremos eso, queremos seguir en fluyendo con El, no estancarnos, sino poder ser como un rio de agua viva de la que siempre esta emanando agua fresca.

    Por que les cuento esto, porque el tema es sobre canciones que nos llegan a «aburrir», creo que algo te aburre cuando no te identificas con ello, no hay una conexion. Pero cuando lo que cantas es lo que estas viviendo en ese momento, obviamente estas identificado. El Señor quiere no que cantemos algo, sino que cantemos lo que somos. Por mucho tiempo hemos hecho que el tiempo de adoracion se sujete a la lista de canciones, es decir, que nuestro estado de animo se amolde a la lista de las canciones que cantamos, cuando deberia ser al reves, las canciones deberian ser una herramientas que se amolde al momento en que estamos viviendo.

    Bendiciones!

  13. Eduardo, gracias por tu comentario, qué testimonio más genial! Saludos!

    Noel.

  14. Hola hermano de verdad que no entiendo en la cancion de rremoliniando cuando dice yo me hare mas vil por causa de jehova por mucho k me lo explican no logro entenderlo..podria ud explicarmelo por favor.gracias onelia

  15. ajajaja palitos diana, sigo comiendo eso, aunque no es muy saludable, bueno yo escucho mucho estas alabanzas y son muy buenas, pero no me aburro de escucharlas, porque tengo un gran repertorio de música, eso si de todo tipo desde eurodance, pasando por dance de los 70’s y los beatles o ABBA, el rock de los 80’s y hasta flow reggeaton. Pero mis favortias techno eurodance de los 90’s, y cuando oigo una alabanza la oigo muy bien, y me le alegra el corazón también. Ahorita precisamente al escribir esto, estaba escuchando a Miel San Marcos – Bendeciré y Remolineando en Jersusalem del CD 2 una versión que tiene una intro muy buena.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder