Premio “La Aventura de Componer” a la mejor canción

Premio “La Aventura de Componer” a la mejor canción

- en Misceláneos
351
0

Hace alrededor de 10 años, Instituto Canzion (IC) organizó el evento denominado: “Desafío de Bandas” aquí en El Salvador. Fue un concurso de talentos a nivel nacional donde se incribieron decenas de bandas musicales cristianas que participaron en eliminatorias y las 10 mejores en la final donde competirían todos contra todos. Yo asistí a una de las eliminatorias y salí bastante sorprendido de lo que presencié, por lo que le propuse al director del IC, Raúl Ardón, que premiáramos a la mejor canción original de la final y no solo a los tres primeros lugares. Resulta que en la gala final, las 10 bandas cantarían dos canciones, en la primera ronda un cover de algún cantante o agrupación musical y en la segunda interpretarían una canción compuesta por ellos mismos. Mi propuesta era que el blog La Aventura de Componer le diera un trofeo a la mejor canción del “Desafío de Bandas” de las diez originales que presentarían. Unos días después Raúl Ardón y su equipo aceptaron mi propuesta y pusimos manos a la obra de notificar a todas las bandas que participarían.

El “Desafío de bandas” realmente fue una idea genialísima que, francamente, me sorprende que no se le haya dado seguimiento porque el formato era muy dinámico, digno de un programa de televisión y con la posibilidad de emularse en cualquier país de Latinoamérica. Al final no sé por qué razón no se siguió celebrando este certamen.

Volviendo al concurso, como jurados de la final estuvieron Marcos Witt (México), Miguel Ángel Villagrán-Málin (Guatemala) y Julio Melgar (Guatemala). Ellos serían quienes calificarían la ejecución musical de las bandas y, según habíamos acordado con el director del IC, también escogerían la mejor canción que se haría acreedora del premio de La Aventura de Componer. Por cierto, antes de comenzar, Raúl Ardón me presentó con Marcos Witt y le habló de mí. Marcos me dijo: “¡Ah! ¡Yo te conozco! Vos sos hermano de Elí Navas, ¿verdad?” Resulta que mi hermano menor fue de la segunda generación de estudiantes del CCDMAC (ahora Instituto Canzion) a mediados de los 90´s y Marcos y yo habíamos hablado un par de años antes en una campaña evangelística de Alberto Motessi aquí en el país. Entonces, cuando Raúl me introdujo con Marcos, aproveché para solicitarle la posibilidad de que me permitiera entrevistarlo sobre su forma de componer. Cuando le propuse la idea, me dijo: “Mmm… cuando aprenda a componer, ¡te doy la entrevista!” Y nos pusimos a reír. Por eso, cuando inicié la entrevista que le hice dos semanas después en Guatemala, lo primero que le pregunté fue por qué me había dicho eso la noche del “Desafío de bandas”, que por qué me había dicho “cuando aprenda a componer, ¡te doy la entrevista!”. Marcos me confesó que él nunca se ha considerado un gran compositor y por eso le sorprendió que yo mostrara interés en conversar al respecto. Por cierto, si deseas leer la entrevista completa que le realicé, te invito a que adquieras el libro: “La aventura de componer (cómo y por qué escribir canciones para Dios)” dando clic aquí.

Bueno, el concurso de la noche final inició y en el auditorio del CIFCO habían unas 3 mil personas. Así que las 10 bandas pasaron a tocar una por una. La euforia y el apoyo del público era contundente. Todos estaban súper emocionados apoyando a sus favoritos. Como decía el formato, las bandas primero pasaron a interpretar un cover y luego una canción original. Para mí esa era la parte más esperada. Por eso, cuando inició la segunda ronda yo estuve atento a las cancioness que cantarían y claro, de repente evaluar cuál sería mi favorita y ver si coincidiría con la de los jurados, ¿no? Cuando a penas iban por la segunda canción, uno de ellos pidió la palabra. Era Málin, quien con micrófono en mano hizo algunas observaciones de cómo mejorar la canción que acaban de escuchar. Pero de repente, Málin dijo: “¡Miren! Yo tengo un amigo que tiene un blog: La Aventura de Componer, que les ayudaría a mejorar su forma de escribir canciones, ¿dónde estás Noel? ¿Noel? ¿Dónde estás?” Yo, que me coloreo rojo fácilmente, me puse de pie y Málin dijo: “¡Él es! Miren, él tiene un blog que les puede ayudar…” bla, bla, bla. Málin y yo somos amigos de hace varios años y siendo honesto, nada de eso fue planificado. Lo que hizo Málin fue simplemente recomendar mi blog espontáneamente. Y bueno, tuve mis 5 minutos de fama esa noche.

El concurso siguió adelante hasta que todas las bandas interpretaron sus canciones inéditas y los jurados se retiraron del auditorio para revisar los puntajes y deliberar de quiénes serían los ganadores de los primeros tres lugares y el ganador a la mejor canción. En eso, los organizadores del “Desafío de bandas” me mandaron a llamar. ¿El motivo? Al Instituto Canzion se le olvidó decirle a los jurados que además de escoger las mejores tres bandas, también tenían que escoger la mejor canción. Cosa que el jurado no hizo debido a la omisión de los organizadores. Así que allí estaba yo en una especie de círculo con Marcos Witt, Málin, un representante del Instituto que no recuerdo quién era y yo. Marcos me dijo: “Para ti, ¿cuál fue la mejor canción? ¡Mira que estamos en este dilema!” Yo les dije “tal canción fue la mejor. Por esto, esto y esto, creo que esa se merece el premio”. Málin secundó mi criterio y Marcos dijo: “¡Esa es la mejor canción! ¡Asunto arreglado!”

Los premios al primero, segundo y tercer lugar fueron entregados y el premio a la mejor canción se le entregó a la banda: Adoración Vertical, de la ciudad de San Miguel.

En fin… ¿por qué te he relatado esta anécdota? Porque la vocalista de Adoración Vertical y compositora de la canción ganadora, Leydi Vásquez, me escribió hace pocos días contándome que recientemente publicó en Itunes algunas de sus canciones y quería compartírselas a todos ustedes para que la apoyáramos en este emprendimiento. Si deseas escuchar su música y de paso, adquirirla, puedes dar clic aquí.  

¡Felicidades Leydi! ¡Gracias por compartirnos tu música!

Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Séptima parte)

Espero que a esta altura hayas comprendido que