¿Realmente Isaías 14 y Ezequiel 28 se refieren a la caída de Satanás? (Primera parte)

¿Realmente Isaías 14 y Ezequiel 28 se refieren a la caída de Satanás? (Primera parte)

- en Misceláneos
1019
0

Recientemente compartí en mis redes sociales el video del pastor brasileño Augustus Nicodemus y que Textos Fuera de Contexto publicó en su fan page. El video se titula: ¿Satanás era músico en el cielo? que puedes ver dando clic en el título (no olvides activar los subtítulos). Allí, Nicodemus, comparte su apreciación sobre estos pasajes afirmando que no se refieren a la caída de Satanás. Al nomás publicarlo en mis redes, comenzaron a aparecer comentarios a favor y en contra. Y algunos, como suele suceder, desdeñando, no solo al pastor Nicodemus, sino que también a mí.

Ahora, mi intención de abordar este tema se debe a que creo que puede motivar a algunos para que repiensen su postura, pero sobre todo, a ­recordar que debemos interpretar la Biblia, no según lo se enseñan muchos pastores y hasta congresos para músicos, sino conforme a los principios elementales de la interpretación bíblica. ¡A ninguno nos viene a mal imitar a los bereanos eh! (Hechos 17:11).

Mira, yo he seguido al movimiento de adoración desde inicios de los 90´s y por más de 25 años que he participado en talleres, seminarios y retiros de adoración, el 100% de las veces que han hablado de Isaías 14 y Ezequiel 28 lo hacen afirmando de que es Satanás el objeto de estas profecías como si no hubiera otra interpretación posible. Jamás he oído a ningún conferencista o tallerista en este tipo de eventos decir algo diferente al guion. Así que quiero aprovechar estas dos entradas para disentir de dicha postura y mientras lo hago, confío que este ejercicio les servirá a algunos para recordar de que debemos avocarnos al texto bíblico antes de dar por verdad cualquier cosa que se nos enseñe y de este modo discernir si lo que se dice es cierto o simplemente el producto de una fértil imaginación.

Como supongo que ya lo notaste, personalmente no creo que Isaías 14 y Ezequiel 28 se refieran a Satanás. Y las siguientes son las tres principales razones por las que no creo que sea así:

Nota: todos los textos han sido tomados de la Biblia de las Américas a menos que se especifique lo contrario.

EN PRIMER LUGAR, SI ISAÍAS 14 Y EZEQUIEL 28 SE REFIEREN A SATANÁS, ¿QUÉ DE LOS REYES QUE SE HACE MENCIÓN?

Cuando estos pasajes se aplican a Satanás, se suele obviar que tanto Isaías como Ezequiel estaban profetizando a personas de carne y hueso. Mira:

a) Isaías y Ezequiel dicen claramente que se refieren a gobernantes:

Pronunciarás esta burla contra el rey de Babilonia
Isaías 14:4.

Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro
Ezequiel 28:1.

 b) Isaías y Ezequiel especifican que estos gobernantes eran hombres:

¿Es éste aquel hombre que hacía temblar la tierra, que sacudía los reinos…?
Isaías 14:16.

¿Dirás aun: ‘Un dios soy’, en presencia de tu verdugo, tú que eres un hombre y no Dios…
Ezequiel 28:9.

Ninguno de los dos está hablando acerca de un espíritu, están hablando de seres humanos de carne y hueso.

c) Isaías describe el asolamiento que el rey de Babilonia dejaba tras sus conquistas:

¡Cómo se ha acabado el opresor, y cómo ha cesado el furor! El Señor ha quebrado el báculo de los impíos, el cetro de los gobernantes que golpeaba con furia a los pueblos con golpes incesantes, que sometía con ira a las naciones en persecución incesante…. Aun los cipreses y los cedros del Líbano se alegran a causa de ti, diciendo: Desde que fuiste derribado, no ha subido talador contra nosotros… Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones.
Isaías 14:4-6, 8, 14.

Si lo notas, desde estos versos el profeta comienza a permear de lenguaje simbólico su profecía, afirmando que los cipreses y los cedros experimentarían alegría y hasta dice que pueden hablar. Vamos, todos sabemos que la vegetación no tiene cualidades humanas; por lo tanto, Isaías está usando un lenguaje poético.

d) Ezequiel describe el comercio normal que se daba entre las naciones:

Con tu sabiduría y con tu prudencia has acumulado riquezas, y has adquirido oro y plata en tus tesoros. Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón.
Ezequiel 28:4-5 (RV60).

Quienes aseguran que la profecía Ezequiel se refiere a Satanás, afirman que la expresión “la multitud de tus contrataciones” que aparece más adelante en v. 16 y 18, se refiere a la persuasión que Satanás ejerció sobre algunos ángeles para se rebelaran contra Dios. Pero al leer el contexto vemos que desde el inicio del capítulo (los versos que acabas de leer) esas contrataciones se refieren al comercio normal que se daba entre naciones. Así que a esto se refiere “la multitud de tus contrataciones” que describen los v. 16 y 18, mira:

Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste… Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario…
Ezequiel 28:15-16, 18 (RV60).

Estas contrataciones eran los negocios descritos en los v. 4-5 y a través de los cuales este rey amasó su fortuna y que terminaron enalteciendo su corazón. No se refiere a la seducción de Satanás sobre otros ángeles.

e) Ezequiel describe poéticamente la vestimenta y la música que rodeó el ascenso al trono:

De toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.
Ezequiel 28:13.

Ezequiel está narrando a través de su profecía, hasta donde veo: poéticamente, cómo el inicio del reinado del rey de Tiro estuvo rodeado de esplendor, pero posteriormente se corrompió.

f) Isaías y Ezequiel describen el deseo de estos reyes de convertirse en seres divinos:

Pero tú dijiste en tu corazón: “Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono… Subiré sobre las alturas de las nubes, me haré semejante al Altísimo.
Isaías 14:13-14.

Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios; por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto pusiste tu corazón como corazón de Dios… Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón.
Ezequiel 28:5-6, 9.

¿Recuerdas el proverbio: “antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu” (Proverbios 16:8)? Pues estos reyes se convirtieron en parábolas vivientes de esta ley divina. Por eso…

g) Isaías y Ezequiel describen poéticamente la inminente caída y muerte de estos gobernantes:

Sin embargo, has sido derribado al SeolPero tú has sido echado de tu sepulcro como vástago desechado… Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con gloria, cada uno en su sepulcro, pero tú has sido echado de tu sepulcro como vástago desechado, como ropa de muertos traspasados a espada, que descienden a las piedras de la fosa, como cadáver pisoteado.
Isaías 14:15, 18-19.

Te harán bajar al sepulcro, y morirás con la muerte de los que mueren en el corazón de los maresDe muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor.
Ezequiel 28:8. y 10

Ahora, algunos predicadores y ministros de alabanza que suelen enseñar en congresos de adoración puede que reconozcan que estos pasajes sí se refieren a reyes de carne y hueso; sin embargo, apelando a ese concepto de “las profecías de doble cumplimiento” (¿what?) justifican que estos capítulos están hablando tanto de gobernantes humanos como de Satanás. El asunto es que si esto es cierto, eso crea otro problema que describiré en la siguiente entrada y que ya está publicada para que la leas.

Ojo, si solo has leído esta entrada y no la que sigue, ¡no comentes aquí abajo! No juzgues anticipadamente, sino que lee toda mi argumentación y entonces sí, dale, comenta y debatamos sanamente.

Continúa leyendo la Segunda parte aquí.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¡Ya está disponible el e-book: La Aventura de Componer!

Después de gestionar los permisos correspondientes ya está