¿Realmente Isaías 14 y Ezequiel 28 se refieren a la caída de Satanás? (Segunda parte)

¿Realmente Isaías 14 y Ezequiel 28 se refieren a la caída de Satanás? (Segunda parte)

- en Misceláneos
274
2

En la entrada que recién acabas de leer describí cómo el profeta Isaías y el profeta Ezequiel, utilizando lenguaje poético, especificaron que tanto el rey de Babilonia como el rey de Tiro son el objeto de sus profecías. Con ese fundamento ahora podrás entender las siguientes dos razones por las cuales no creo que estos profetas estén aludiendo a Satanás y su caída.

EN SEGUNDO LUGAR, SI ISAÍAS 14 Y EZEQUIEL 28 SE REFIEREN A SATANÁS, ¿DÓNDE QUEDA LA IRONÍA?

Isaías dice desde el inicio de su profecía que lo que a continuación está por profetizar está permeado de ironía. Mira:

Y el día en que el Señor te dé descanso de tu dolor, de tu desesperación y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido, pronunciarás esta burla contra el rey de Babilonia, y dirás…
Isaías 14:3-4.

¿Viste que el texto usa la palabra “burla”? La Versión Reina Valera tradujo “burla” como “proverbio” (v. 4). El sentido original permite ambas traducciones. Por lo tanto, lo que Isaías está proclamando es un proverbio profético con tono irónico. ¿Irónico por qué? Porque, en el caso del rey de Babilonia (y puede que en el caso del rey de Tiro también), él se creía grande, glorioso… ¡divinooo!!! Por lo tanto, Isaías prácticamente le está diciendo: “¿Ah, sssííí??? ¿Con que te crees Dios? ¡Pues vas a morir como todos los mortales mueren! ¡No eres eterno rey de Babilonia! ¡No eres Dios y no posees divinidad! ¿Te quedó clarooo???”

Esta ironía es muy similar a la que aparece en el Salmo 82 donde el salmista critica a los jueces injustos de Israel y que también se creían divinos. En tono irónico el poeta les llama “dioses”, pero de inmediato añade: “como hombres moriréis” (Salmo 82:7).

El Salmo está apelando a la ironía para comunicar su mensaje.

En este sentido, lo que el profeta Isaías está haciendo es burlándose de la superficialidad de la grandeza del rey de Babilonia. Y he allí por qué utiliza alusiones angélicas y hasta divinas para describir su supuesta grandiosidad porque seguramente él creía ser todo eso y más. Pero, a través de lo que le acontecería “le caería el veinte” de que no, él no era Dios y que como rey iría directo al sepulcro como el resto de los mortales.

EN TERCER LUGAR, SI ISAÍAS 14 Y EZEQUIEL 28 SE REFIEREN A SATANÁS, ¿CÓMO SE RESUELVE EL CONFLICTO BÍBLICO QUE SE GENERA?

Independientemente de que alguien decida creer de que estos dos capítulos se refieran a Satanás o no, el meollo del asunto es que si se toma literalmente la profecía de Ezequiel, se genera un conflicto entre escrituras. ¿De qué conflicto estoy hablando? De la creencia de ciertos predicadores y conferencistas, Armando Alducin, por ej., quienes afirman que antes de que el primer ser humano fuera creado en Génesis 2, hubo una raza pre-adámica, es decir, antes de Adán. Y si esto es cierto, entonces las Escrituras entran en contradicción. Permíteme y te explico.

En la conferencia La caída de Lucifer y la rebelión del mundo pre adámico, Armando Alducin se basa en la profecía de Ezequiel 28 e Isaías 14 para afirmar que Satanás era el rey del planeta Tierra y que él gobernaba las naciones durante dicho período. Cuando este se rebeló contra Dios, estas naciones fueron destruidas por un juicio divino. Es decir, Alducin y muchos más aseguran que previo a la creación de Adán hubo una raza que fue destruida. ¿De dónde sacan esta creencia? De la parte de la profecía de Ezequiel donde menciona el Edén, mira:

Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.
Ezequiel 28:12-15.

¿Ves? Alducin y compañía, como creen de que estos capítulos se refieren a Satanás, tienen que teorizar sobre una raza que habitó el planeta Tierra antes de que Adán apareciera en escena y entonces encontrarle sentido al texto. Ahora bien, si este pasaje no se refiere a Satanás como estoy sugiriendo, ¿de qué está hablando el profeta? Bueno, como ya expliqué en la entrada pasada, el profeta simplemente está usando lenguaje poético para describir la posición privilegiada que tenía este rey antes de corromperse. Muchos creemos que simplemente está utilizando un lenguaje “hiperbólico”, muy usual entre los profetas de ese tiempo y he allí por qué los matices de Isaías y Ezequiel tienen similitudes. Como nosotros en el Siglo XXI no estamos familiarizados con este tipo lenguaje simbólico, solemos interpretarlos de otra forma.

Esto con relación a que Satanás habitó el Edén, ¿de dónde entonces saca Alducín que Satanás gobernaba las naciones antes de su caída? De sumarle a las palabras de Ezequiel, las palabras de Isaías:

Cómo has caído del cielo, oh lucero de la mañana, hijo de la aurora! Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones
Isaías 14:12.

El asunto es que si Satanás habitó el Edén antes de que existiera Adán y todas esas naciones fueron destruidas por un juicio divino, esta enseñanza contradice las palabras de Pablo a los romanos donde les aseguró de que antes de Adán no hubo muerte en el planeta Tierra. Si sí hubo muerte, como afirman los pre adámicos, entonces la Escritura se contradice. Por favor, lee lo que dijo el apóstol:

Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron…
Romanos 5:12.

¿Cuándo entró la muerte al mundo? Cuando Adán y Eva pecaron. No antes. No en una creación pre adámica que fue aniquilada décadas o siglos antes de Génesis 2. Dicha creación nunca existió, la Biblia no habla por ningún lado de ella. Eso es pura especulación de predicadores con una fértil imaginación que creyeron ver un mundo pre adámico en las palabras de Isaías y Ezequiel.

En fin.

Para ir terminando… la existencia de Satanás es real. Pero yo creo que su rebelión y su caída se pueden justificar sin apelar a Isaías 14 o Ezequiel 28. ¿Por qué? Porque el Nuevo Testamento enseña claramente que en algún momento de la historia Satanás se envaneció y se condenó a sí mismo. Mira:

No un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el diablo.
1 Timoteo 3:6.

¿Ves? Los pasajes de Isaías y Ezequiel no son indispensables para confirmar lo que el Nuevo Testamento y la cristiandad han enseñado a lo largo de la historia. Algunos inclusive sumarían a las palabras de Pablo el capítulo doce de Apocalipsis y donde simbólicamente se habla de Satanás arrastrando consigo a la tercera parte de los ángeles del cielo cuando se rebeló. Mi punto es que decir lo que he dicho en estas dos entradas no le resta verdad a la realidad de que Satanás es un ser real, que fue expulsado del cielo y que es nuestro actual enemigo espiritual.

Ahora bien, independientemente de lo que tú decidas creer, lo que he pretendido hacer con este ejercicio es motivarte a ir al texto bíblico antes de dar por verdad cualquier cosa que te enseñen. Sé un buen bereano (Hechos 17:11) y no una persona “simple” que cree las especulaciones de predicadores con mucha imaginación y sentido de fantasía.

¡Ojalá haya logrado, por lo menos en parte, mi objetivo!

Noel Navas.

2 Comentarios

  1. Mas claro ni el agua que habia en el Eden…
    Yo creo que es la mejor explicacion de esos pasajes que he leido Noel.

    Otro error ha sido que, por no escudriñar y meditar la palabra usan el nombre de jubal como nombre de algun ministerio de alabanza.

    P.d. te mande correo no se si ya lo viste.

    Saludos.

  2. DAVID: David, hola! Gracias por pasar a comentar. No sé a qué email me has escrito, pero no he recibido nada. Tal vez si me escribes a: [email protected] y de seguro allí sí me cae. Saludos!

    Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Cómo traer los cantos de los cielos a la Tierra (Décima parte)

Esta es la penúltima entrada de la serie