Mitos de la música secular (Primera parte)

Mitos de la música secular (Primera parte)

- en Mitos de la música secular
813
6


Conceptos equivocados acerca de la música.

Hace unas semanas participé de dos programas de radio, uno en Radio Progreso y otro en El Camino FM (haga click en los nombres de las radios si desea escuchar los audios de las entrevistas). En ambas me entrevistaron sobre el tema de los cristianos frente a la música secular.

Entiendo que el interés de las emisoras de que yo brindara mis aportes sobre el tema se debió a la serie El cristiano y la música secular que hace varios meses publiqué en mi blog. Como no es común abordar dicho énfasis al aire, parece que yo era uno de los indicados para reflexionar sobre él a causa de mis escritos.

Sinceramente cuando lancé dicha serie lo hice con un tanto de temor, incluso envié el manuscrito previamente a algunos amigos consejeros para que aprobaran su contenido. Todos me dijeron que lo publicara, incluso me llevé la grata sorpresa de que sitios como Directordealabanza.com y Enlacemusical.com duplicarán la serie para sus lectores.

Mi convicción sobre el tema de la música secular es que el cristiano podría escuchar canciones escritas por compositores o intérpretes no cristianos, si sus letras no contradicen ningún valor del reino de Dios expresado en las Escrituras y si su conciencia no le amonesta al respecto.

Si la canción no dice nada malo y si su corazón no le reprende, escúchela y disfrútela con libertad.

Con esta convicción en mente participé en los programas de radio y la verdad fue una gran experiencia. A mi parecer las entrevistas estuvieron muy bien; sin embargo, una vez más salieron a relucir legalismos y hasta mitos relacionados a la música por parte de los escuchas. Por ejemplo, mientras estábamos al aire en Radio Progreso interactuamos con la audiencia vía telefónica y a través de Facebook.

Lo que usted leerá a continuación son la mayoría de comentarios negativos ante la pregunta en Facebook: “¿Puede un cristiano escuchar música secular? ¿Es mala toda la música secular?” Y que tomé del muro de Radio Progreso. Las respuestas de quienes comentaron calzan perfectamente en lo que he denominado: “Mitos de la música secular”.

El mito de la mundanalidad

Alguien que comentó dijo:

“Definitivamente nosotros como cristianos tenemos que renunciar a todo lo del mundo, pues la Biblia dice que la amistad con el mundo es enemistad con Dios, no es bueno servir al mundo y a Dios. No es bueno tener dos caras… El que se deleita con el mundo, todavía no le ha nacido el evangelio, mucho menos tiene el temor de Dios. La Biblia dice que estamos en el mundo pero no somos del mundo… ¡Marquemos la diferencia!” Denis.

Este mito dice que escuchar música secular (con buenos mensajes) es malo porque hacer eso es convertirse en amigo del mundo; sin embargo, ¿realmente es así? En mi opinión, quienes afirman tal cosa muy probablemente no entienden qué es “el mundo” en lenguaje bíblico.

Básicamente “el mundo” del cual Jesús y los apóstoles nos advirtieron, se refiere a todo ese sistema de pensamientos, filosofías y convicciones contrarias a los valores del reino de Dios. El mundo es el conjunto de ideales y conductas que deshonran la vida nueva que tenemos en el Señor.

En este sentido, ser amigo del mundo es abrazar ideas, convicciones y conductas contrarias a la vida de Cristo. El apóstol Juan escribió: No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él, porque nada de lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo” (1 Juan 2:15-16).

El texto claramente nos explica qué es amar al mundo, es dar rienda suelta a nuestros deseos carnales, de los sentidos y a la vanagloria; por lo tanto, quienes escuchan música secular con letras que no dicen nada malo no se constituyen en amigos del mundo. ¿Por qué? Porque si la canción dice cosas buenas, ¿en qué se está dando rienda suelta a la carne? ¿En qué se está pecando contra Dios? ¿O qué? ¿Escuchar “Somos novios” o “Bésame mucho” nos convierte en enemigos de Dios? ¿Podría usted señalarme una sola cosa mala que digan esas canciones?

Ambas canciones hablan de realidades de la relación de un hombre y una mujer. Es más, muéstreme una cosa que usted considere mala en dichas canciones y yo le citaré algún texto del “Cantar de los cantares” que hace eco de esa letra. ¿O qué? ¿Ahora hacer alusión al “Cantar de los cantares” nos hace amigos del mundo?

Por favor sígame en el siguiente ejemplo. Imagínese que usted, un cristiano nacido de nuevo, está con un grupo de amigos de la universidad o del trabajo y comienzan a burlarse del nombre de Dios, a contar chistes vulgares o a hablar de las mujeres de forma lujuriosa, ¿usted se sentiría bien o se sentiría mal estando con ellos? ¿Se uniría a las burlas, chistes y vulgaridades, o marcaría la diferencia diciéndoles que si no moderan el lenguaje se retirará de allí? ¿Qué haría?

Si no se inmuta y hasta disfruta estar con sus amigos que hablan cosas insanas, entonces usted podría ser considerado un amigo del mundo. Usted no ha entendido qué significa ser cristiano y luz en medio de las tinieblas. Sin embargo, si usted se siente incómodo y su conciencia le advierte que no puede participar de conversaciones de ese tipo, eso es señal de que hay valores del reino de Dios en usted y por lo tanto, va a buscar la manera de escabullirse de allí si ellos no aceptan cambiar el tono de la conversación.

¡Lo mismo pasa con la música secular! Cuando usted escuche una canción secular, usted debería preguntarse: ¿Esta canción está exaltando el bien o glorificando el mal? ¿Su mensaje honra los comportamientos que se esperan  de un hijo de Dios o los está denigrando? De la respuesta a estas preguntas es que se define si es bueno o malo escuchar una canción. Si la letra dice cosas buenas que no ofenden los valores del reino, entonces podría deleitarse en ella; de lo contrario, no.

En este sentido, si la canción glorifica el mal y usted es feliz oyéndola, entonces está amistando con el mundo; si la canción habla puras cosas sanas, en mi opinión no tendría por qué ser tildado de enemigo de Dios.

El mito de las dos fuentes

Otro comentario fue:

“Una misma fuente no puede dar agua dulce y salada, dice Santiago. No podemos mezclar la música del mundo con la cristiana, incluso la Biblia dice que cantemos con el entendimiento, no todo edifica”. Yym

Este mito afirma que cantar una canción secular (que no dice nada malo) es ser una vertiente de doble fuente, cosa que Santiago capítulo tres nos advierte a no ser.

El problema con esta aseveración es que quien la dijo da a entender que todas las canciones seculares dicen cosas malas, que no hay ninguna que diga algo bueno. Si ese fuera el caso, pues tendría razón, no podríamos cantar canciones cristianas y canciones seculares a la vez porque sería convertirnos en doble fuente.

Mi punto es que hay canciones seculares que dicen cosas buenas. No son muchas, pero las hay. Por lo tanto, si este tipo de canciones contienen letras que exaltan el bien y la música cristiana también, ¿dónde está la doble fuente si solo está fluyendo lo bueno de nuestros labios?

Lo que pasa es que detrás de esta creencia también está otra y es la de afirmar que solo la música cristiana dice cosas buenas. Yo no digo que no sea así, pero hay canciones cristianas que de vez en cuando suenan en las radios y dicen cosas malas. ¡Algunas hasta rayan con el error doctrinal! Si a esto le sumamos las palabras del pastor Sugel Michelén cuando dijo: “El problema de la música cristiana de hoy no es que diga herejías, ¡es que sus letras no dicen nada!”, pues el panorama se agrava más.

El orgullo evangélico ha llegado a tal punto que creemos que solo lo que hacen los cristianos es bueno, y lo que hace el resto de mortales no. En mi opinión esa es una de las arrogancias más grandes que he percibido en quienes dicen tener un criterio musical objetivo. Se requiere un nivel de ceguera intelectual muy severo para no reconocer que hay gente inconversa que hace grandes obras musicales a pesar de no ser seguidoras de Cristo.

Como he dicho en otras ocasiones: Los que acusan de carnales y poco espirituales a quienes de vez en cuando escuchamos música secular con buenas letras, son los mismos que cantan canciones seculares como el “Himno Nacional” y “Cumpleaños feliz”. ¿O qué? ¿Ahora vamos acusar de “doble fuente” a quienes cantan el “Himno Nacional” durante el mes cívico o “Cumpleaños feliz” en una celebración?

A mi manera de ver, un gran ejemplo de un cristiano que ha sabido filtrar las letras de canciones seculares y cantar solo las que dicen cosas buenas, es Juan Luis Guerra. En los últimos años ha tenido participaciones junto a Maná, Diego Torres, Enrique Iglesias y más recientemente con Miguel Bosé. ¿Ha escuchado esas canciones en las que Juan Luis ha hecho dueto? ¡Debería! Ninguna deshonra algún valor bíblico, que aunque fueron escritas por gente que no conoce al Señor, realmente dicen cosas maravillosas sobre la vida y el amor.

Por lo menos yo no me atrevería acusar a Juan Luis de “doble fuente” por cantar estas canciones, ¿y usted?

Continúa…

6 Comentarios

  1. Hola! Bueno, veo por donde pinta la cosa y estoy bastante de acuerdo. En mi caso personal (pero aclaro… es mi caso, es decir, una particularidad) He notado que cuando escucho música secular por X o Y motivo, la cosa me debilita un poco (en efecto, cuando hay de por medio letras que podrían chocar con Dios, y lo digo porque soy músico de profesión… es lo que estoy estudiando actualmente, y me gusta hacer el ejercicio musical de estudiar y explorar música diferente)… pero por su puesto.. hay música secular de buen contenido. Incluso propongo un ejemplo: Alguien cristiano puede escribirle una canción a su pareja, a su padre o madre, a la vida (porque vivimos felices de todas las bendiciones que Dios nos ha dado) y eso no le quita merito. Esto lo afirmo porque creo que no se trata de música cristiana o secular. Radica en el músico. Yo hago música y la esencia de mi alma es lo que Dios me ha otorgado y lo que sea que haga, debe glorificarlo… sea que sea una canción puntualmente de alabanza/adoración explícita hacia Él o no.
    En fin… es muy largo el tema, pero bien interesante. Estaré a la espera de lo que ha de venir porque siempre es bueno compartir perspectivas y reevaluar todo para crecer y ser edificado. De todas formas otra cosa que pienso es que más que lo que se dice es lo que se imparte.. una actitud del corazón. Hay música (tanto secular como cristiana) que no tiene letra.. es sólo instrumental.. sea música erudita, o electrónica o diversos géneros…. ahí dejo abierta esa posibilidad también! Bendiciones! ,)

  2. Me gusta mucho la perspectiva sobre el tema. Gracias por abrir mi mente y ayudarme en la educación sobre estos particulares.

  3. Bendiciones!

    Respeto mucho todo el texto y sigo los comentarios que expresan mis queridos hermanos (cristianos o no),sin embargo les debo recordar que solo Dios ve las intenciones del corazon. Con esto les digo que muchas canciones seculares no muestran mensajes negativos o nocivos, pero la verdad nosotros no estamos viendo la intencion del corazon del compositor ni del cantante. Les pongo este ejemplo: imaginen que la cancion (sus letras y musica) es como un agua fresca debido a su mensaje y el cantante es el envase de donde esta esta agua. Si el envase esta sucio, el agua saldria limpia…?
    Se que muchos artistas tienen muy buenas y lindas intenciones, sin embargo, repito, la intecion del corazon SOLO la puede ver Dios y esto podria afectar nuestra pureza espiritual.

    Bendiciones y adelante!

  4. definitivamente, no estoy de acuerdo, pero respeto mucho su trabajo. muchas bendiciones 🙂

  5. JEAN: Si no está de acuerdo, muy bien. Sería tan amable de explicarme por qué no lo está. De preferencia con fundamento bíblico, pero exponga sus argumentos y veamos si hay algo que corregir en los míos, ¡o en los suyos! Saludos!

  6. Hola Noel esoy de acuerdo contigo, yo soy músico desde los 12 años tengo 44 soy bajista y músico sesionista, si bien no es mi trabajo principal es un de mis fuentes de ingreso. Yo lo tomo como un trabajo cualquiera donde estoy en contacto con el mundo sin ser parte de ellos y con mis convicciones bien marcadas. que diferencia hay entre trabajar en una oficina , en un taller de autos, en la constyrucccion. acaso no estamos rodeados de gente que constantemente nos intenta contaminar con sus conversaaciones con doble sentido y barbaridades, o acaso muchas veces no mentimos para salvar nuestro pellejo. la musica es hermosa tocarla, yo tengo la posibilidad de elegir los temas que me gusta y lo hago con responsabilidad profesional. vuelvo a repetir lo tomo como un trabajo que le da de comer a mi familia, y no siento remordimiento al hacerlo. hay canciones del cancionero cristiano que fueron tomadas de obras seculares, himnos que fueron modificados a musica cristiana que fueron seculares. el ritmo de rock and roll por lo que significa no se deberia tocar en una iglesia lo mismo que el pop, blues etc. yyyyy quien dice algo, hay que sacarse la careta, somos extremista en eso y no nos fijamos que con nuestra lengua y muchas veces con el fanatismo pecamos y hacemos mas daños que tocando musica secular. un abrazo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Cómo traer los cantos de los cielos a la Tierra (Quinta parte)

Pasemos ahora a lo que el Nuevo Testamento