Mitos de la música secular (Tercera parte)

Mitos de la música secular (Tercera parte)

- en Mitos de la música secular
608
5


Conceptos equivocados acerca de la música.

Hasta el momento hemos explorado cuatro mitos: El mito de la mundanalidad, el mito de las “dos fuentes”, el mito del “No edifica” y el mito de “Hay algo detrás”. Mi intención con objetar los comentarios de quienes escribieron en el Facebook de unas de las radios que me invitó a hablar sobre música secular, no es desacreditarlos a ellos como personas; sino animarlo a usted a reflexionar en cosas que probablemente no había pensado antes y que muchos dan como absolutos sin la más mínima reflexión. Hoy continuaré con algunos mitos más. Recuerde que los comentarios surgieron por la pregunta: “¿Puede un cristiano escuchar música secular? ¿Es mala toda la música secular?”

El mito de los ritmos perversos.

Otra persona comentó:

“Claro que no… Así también no es verdadera adoración y alabanza la música “cristiana” que le llaman rap, hip hop, reggaetón, salsa, rock, etc. Satanás dirigía la música en el cielo, y él y sus ritmos junto a sus demonios fueron echados del cielo… Etc”. Mike.

El mito afirma que hay géneros musicales que son malos en sí mismos. O sea, no importa la letra, el ritmo en sí es malo y por lo tanto, eso hace mala una canción sin importar que diga cosas buenas. ¡Y eso incluye la música cristiana eh!

Creo que durante la entrevista en Radio Progreso este fue el único comentario que respondí debido a que me pareció un tremendo disparate, donde a manera de aclaración mencioné que en ninguna parte de la Biblia se afirma que Satanás dirigiera la música en el cielo.

Hay dos pasajes en la Escritura que los teólogos e intérpretes de la Biblia afirman que se refieren a la caída de Lucifer, Isaías 14 y Ezequiel 28, y aunque se menciona que hubo música el día de su creación, eso no significa que él fuera el director de alabanza. ¿Tenía algo que ver con la música allá arriba? Por supuesto, pero que él fuera el director de adoración, eso no lo sabemos.

Como verá a continuación el autor del comentario se molestó por mi refutación ya que de inmediato escribió (en mayúsculas eh):

“Leé en Isaías, se nota que no leés la Biblia. ¡CLARO QUE HABLA DE RITMOS! ¡LEÉ LA BIBLIA! NO ES RELIGIOSIDAD. O SOMOS O NO SOMOS, SIMPLE. WOW, A LA SANA DOCTRINA LE DICEN RELIGIOSIDAD HOY EN DIA. NO ES NADA EXTRANO YA”. Mike.

Este tipo de cristianos son de los que hablé en El cristiano y la música secular, que radicalizan sus posturas sin siquiera sopesar si las Escrituras confirman sus posiciones intelectuales y de paso, confirmar junto con otros creyentes si su postura es correcta.

Mire, los ritmos son ritmos. Nada más. Si yo marcara un ritmo, aplaudiendo con mis manos, golpeando el escritorio o tocando la batería, eso no produciría mayor cosa en usted. El ritmo sin melodía, letra o armonía, no tiene mayor impacto. Por lo tanto, la suma de letra, melodía, armonía y ritmo es lo que afecta la vida de las personas, pero el ritmo por sí solo, no.

Dios fue el creador de los ritmos porque él creó la música. No existe música sin ritmo. Por ejemplo, cuando le decimos a una persona que Dios le creó, realmente no estamos diciendo que Dios lo creó directamente; sino que como Dios creó a Adán y a Eva y todos descendemos de ellos, en consecuencia Dios nos creó, ¿no es cierto? ¡Lo mismo pasa con los ritmos! Dios creó un ritmo original, ritmo que emanó de él y que permeó las cosas creadas. Por ejemplo, los planetas tienen ritmo, el viento tiene ritmo y hasta el corazón humano tiene ritmo. En este sentido, todos los ritmos, independientemente de su velocidad, provienen de un ritmo original que Dios creó.

En este sentido, todos los ritmos y géneros musicales provienen de Dios, no solo por lo que acabo de explicar, sino también porque él creó la música y no existe música sin ritmo.

El problema de muchos con los géneros musicales tiene más que ver con problemas de asociación que con los ritmos en sí. Por ejemplo, asocian el rock con la rebeldía, las rancheras con cantinas y prostíbulos, y las baladas con noches de pasión. El problema de muchos cristianos es que asocian estos géneros con estilos de vida pecaminosos, pero los ritmos en sí no son malos.

Por lo tanto, que la música cristiana use cualquier tipo de ritmos no es malo ya que quienes lo usan para sus canciones lo hacen porque están libres de este tipo de asociaciones. Sus mentes sienten paz de usarlos y entonces los utilizan para componer y cantar sus canciones.

Mi recomendación para los cristianos que sienten prejuicios con ciertos géneros siempre es la misma: Si usted tiene problemas con una canción cristiana con cierto ritmo, ¡no la escuche! Pero no juzgue a quien sí la escucha y su conciencia no lo reprende al respecto.

El mito de lo seguro.

Alguien más dijo:

“Vamos mejor a lo seguro y no nos confundamos, y para eso es mejor no escucharlo porque después te puede gustar mucho el estilo del cantante que te pueda llevar al otro lado”. Jaime.

Este mito afirma que a pesar de que haya canciones seculares que dicen cosas buenas, es mejor escuchar solo música cristiana porque, de canción secular en canción secular, uno podría desviarse y apartarse de Dios.

Yo no digo que eso no pueda pasar; sin embargo, quien se aparta del Señor no es solo por la música que oye. Alejarse de Dios tiene más que ver con abandonar las disciplinas espirituales como la oración, el estudio bíblico diario y congregarse, que por la música en sí.

Como dije en una entrada anterior, la música tiene poder; pero no tanto poder. Algunos creen que el solo hecho de escuchar una canción los hará apartarse del Señor. Vamos, ¿la culpa la tiene la canción o la concupiscencia de nuestro corazón? ¿Vamos a responsabilizar solo a la música que oímos y no al abandono de nuestra vida privada devocional?

Siempre he sostenido que si alguien cree que escuchar música secular con buenos mensajes le es tropiezo, entonces que no la oiga. Cada quien debe conocer sus propias debilidades por lo que si oír ciertas canciones (que no dicen nada malo) lo contrista interiormente, vamos, que no oiga esa música. Pero ojo, no juzgue equivocadamente a quienes hacen eso y no les afecta en nada.

¿Quiere irse a lo seguro? ¡Excelente! Aplaudo al cristiano radical que ha decidido apartar de sí cualquier cosa que considere tropiezo para sí mismo; sin embargo, no imponga sobre otros cargas que solo usted y unos cuantos pueden llevar.

El mito de que toda es mala.

Un par de personas más comentaron:

“Claro que no es bueno escuchar esa música porque incita a pecar, a la melancolía, a la ira, etc. Y eso va contra los principios de Dios”. Brendali.

“Definitivamente no, porque en realidad la música secular solo habla vulgaridades y cosas que no honran a Dios. En realidad en la biblia esta que la música fue creada por Dios y la creo para ser alabado. Además dice que los ángeles le alaban de esa manera y lo que el hombre ha hecho es destruirla…” Christian.

Ya he hablado de este mito en mitos anteriores, sin embargo, este mito prácticamente dice que toda la música secular es mala. No importa si dice cosas buenas, ¡toditita es mala! ¿Por qué? Porque la compusieron o la cantan gente que no profesa la fe cristiana.

Mi problema con esta postura estriba en que si vamos a apreciar como mala una rama del arte, como la música, solo porque fue creada por un no cristiano, vamos, ¡entonces apliquemos ese mismo pensamiento a las otras esferas del arte!

¿Vamos a tildar la música de mala solo porque la creó un inconverso? Entonces tendríamos que tildar de malas todas las películas con grandes mensajes que hemos visto en el cine y que produjeron gente que no es cristiana. Vamos a tener que tildar de mala todas las grandes obras literarias con estupendos mensajes porque fueron escritas por personas que no conocen al Señor. ¡Hasta vamos a tener que tildar de malas las grandes obras de arte que no pintaron cristianos consagrados!

Pensar de ese modo no solo es anti bíblico, sino ilógico. Menospreciar la música y cualquier otra esfera del arte de ese modo no solo refleja insensatez, sino también nuestra poca educación en cuanto a valoración del arte.

Si algo fuera malo solo porque la hizo un no cristiano, entonces usted y yo tendríamos que dejar de usar automóviles o cualquier obra tecnológica, ¡incluyendo Facebook y Twitter!, solo porque no los crearon cristianos consagrados.

Vamos, eso no tiene sentido y la vida no funciona así.

Algo es bueno por su mensaje y su contribución a la sociedad sin importar si lo hizo un cristiano o un pagano. Ojala solo los cristianos hubiéramos hecho todas las cosas buenas que tiene la sociedad, pero esa no es la realidad. Claro que hemos contribuido a muchas cosas, pero no a la mayoría.

Si usted va a seguir creyendo que la música secular con buenos mensajes es mala por el simple hecho que la creó un inconverso, en mi opinión, usted no ha entendido cómo funciona la vida.

Continúa…

5 Comentarios

  1. Excelente.

    Muchos saludos.

  2. Muy bueno. Clarísimo

  3. gracias por culturizarnos 🙂 aprendemos mucho 🙂

  4. Ahh mi hermano que tranquilizador es leerte, soy músico y hacia eso para ganarme la vida, e convertí joven al señor, pero me aleje cuando los lideres intentaron hacer elegir entre mi trabajo(tocar música) y Dios, esgrimiendo muchos de los mitos aqui mostrados como joven sin tener el discernimiento solo atinaba a decir y entonces el Señor no nos envió a ganar el pan con el sudor de nuestra frente??, y así me gano el pan… que tiempos aquellos, la falta de discernimiento de los lideres pierden muchas almas por seguir doctrinas puestas por la tradición, les esta pasando como a los fariseos, que pusieron la tradición antes que los mandatos de Dios y esas almas una vez descarriadas por la decepción es mas difícil que regresen pronto al camino.

    Dios te bendiga hermano sigue adelante con todo lo que emprendas

  5. mmm con respecto al ritmo creo q si tiene mucho que ver porq existen ritmos que te insitan a bailar y mover tu cuerpo no en una forma de danza a Dios pero esa es mi humilde opinion

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Enseña Isaías 53 que los cristianos nunca deben estar enfermos? (Tercera parte)

Desde las canciones “Por tu llaga” de Jaime