Ranking musical navideño

Ranking musical navideño

- en Artículos de la web, Navidad
794
0


El negocio de grabar música navideña.

En una nota recién publicada en BBC.COM se abordó el tema de la música navideña desde una perspectiva muy pero muy interesante. En estas fechas de Navidad surgen un sin fin de grabaciones profesionales con canciones alusivas a la época, tanto en la escena musical secular como cristiana. ¿Por qué los cantantes y las disqueras están tan interesados en lanzar discos navideños? ¿Será para inyectar un verdadero espíritu cristiano en las personas o para aumentar su caudal financiero a costa de ellas? En la siguiente nota verá contestadas estas preguntas. Al final una reflexión personal.

El negocio millonario del ranking musical navideño: ¿por qué importa?

¿Está cansado de escuchar la pegadiza «Jingle Bell Rock«, que dio fama súbita a Bobby Helms en 1957 y desde entonces se ha vuelto una canción infaltable en el repertorio navideño de radios y centros comerciales? ¿Se ha preguntado cuántas versiones más resiste «Winter Wonderland«, ya ensayada con distintos grados de éxito por más de 150 cantantes, desde Doris Day a Eurythmics, Bob Dylan o los Jonas Brothers?

La sobredosis de canciones festivas es parte de la banda de sonido de cada diciembre.

Y no es casual: una buena parte de los consumidores de música grabada compran sus álbumes en la época festiva, que se ha vuelto clave para el negocio discográfico. En apenas unas semanas, las compañías disqueras facturan casi una cuarta parte de su total anual.

En Estados Unidos, el principal mercado musical mundial, 23% de las ventas de 2011 se registró durante la llamada «temporada de vacaciones» de diciembre, según la consultora Nielsen/SoundScan.

Pese a que el negocio de la música ha tambaleado recientemente frente a la distribución digital y la piratería, la tradición navideña se mantiene sana y relativamente estable.

Lo confirma un dato del libro Guinness de los Récords: el sencillo más vendedor de todos los tiempos no es sino una canción navideña, «White Christmas«, grabada por Bing Crosby y con más de 50 millones de copias en la calle desde 1942. (Otras mediciones la colocan segunda detrás de «Candle In The Wind«, de Elton John, dependiendo de los parámetros técnicos con que se midan las ventas).

Dime quién canta…

Tal como ocurrió con «Winter Wonderland«, a la «Navidad Blanca» de Crosby se le han animado múltiples voces: más de 500, en realidad.

Es que las «reversiones» -como se llama a los intentos de un artista de tomar una canción ya grabada anteriormente y hacerla propia- son parte del modelo de negocio impuesto por los rankings navideños.

«White Christmas«, por mencionar un caso, pasó por la voz de Elvis Presley en 1957 y su autor, Irving Berlin, se disgustó de tal manera con el resultado que trató de que la prohibieran en las radios… sin éxito, porque el disco que la contenía se convirtió en número uno por varias semanas y vendió 20 millones de copias.

Más recientemente, la polémica volvió a teñir la canción, cuando fue parcialmente rescrita por Lady Gaga para su álbum navideño de 2011.

«La mayoría de las que obtienen éxito fueron grabadas antes por Crosby y Nat King Cole y (Frank) Sinatra: llevan más de medio siglo. Las reversiones son un elemento clave en el mercado estadounidense, que a su vez determina el mercado global», señala a BBC Mundo Gary Trust, director asociado de Billboard, la empresa que elabora los rankings musicales más reconocidos en EE.UU.

En ocasiones, aclara el experto, hay espacio para canciones originales, algunas de las cuales podrán aspirar más tarde al rótulo de «clásico».

«Las canciones navideñas compiten con otras de los últimos 70 años, en un abanico muy amplio. Es curioso que ‘All I Want for Christmas Is You‘», de Mariah Carey, sea uno de esos clásicos más nuevos de estos charts pero haga ya 18 años desde su lanzamiento”, indica Trust.

Este año, la innovación la aporta quizás el extravagante Cee Lo Green, que ha lanzado su «Magic Moment» con invitados como Christina Aguilera o los Muppets. O las canciones originales del novato Scotty McCreery, exganador del programa televisivo American Idol.

Por lo demás, es Rod Stewart quien concentra las miradas: el veterano rockero lanzó el primer disco navideño de su carrera, «Merry Christmas, Baby«, con un elenco notable (incluida Ella Fitzgerald, en un dueto «virtual») y buenas señales: medio millón de copias ya despachadas, según SoundScan, aunque lejos todavía de los 2,6 millones que logró Michael Bublé en 2011.

El «Christmas» lanzado por el crooner canadiense no sólo acaparó las ventas de diciembre sino que resultó el segundo álbum más vendido del año, sólo por detrás del de Adele.

Consumo festivo

Pero, ¿qué hay en las melodías navideñas que trascienden geografías y generaciones?

Los expertos destacan la carga emotiva de los temas, a tono con la época.

«La música es evocativa de sensaciones y lo mismo puede decirse de las fiestas. Para muchos, consumir estas canciones conocidas tiene que ver con rememorar momentos. Es una decisión de compra basada en la emotividad», opina Marie-Alicia Chang, cofundadora de Musicmetric, empresa dedicada a medir patrones de consumo musical.

Por otro lado, la demanda generada desde los medios impulsa el repertorio: según los monitoreos que realiza Billboard, 75% de las radios destinan segmentos completos durante diciembre a la música de Navidad.

«Algunas tienen 24 horas continuadas, semanas enteras: a la vez que generan demanda de canciones, la retroalimentan en los oyentes», resume Trust.

Y el «empujón» comercial que pueden conseguir los artistas funciona como incentivo: Rod Stewart, sin ir más lejos, acaba de volver al top 100 de Billboard por primera vez en 19 años.

«Estos discos sólo tienen una ventana de un mes para ganar mercado, sin el respaldo de una gira u otras acciones promocionales. Es muy poco para generar conciencia sobre un nuevo artista, por eso es un territorio ideal para figuras que ya tienen un nombre», revela el directivo.

Sin embargo, un cambio reciente en el consumo de música podría abrir gradualmente el espacio a voces más nuevas: el aumento en la descarga digital de canciones, al tiempo que decae la compra de CDs y vinilos.

«El streaming (consumo en línea) beneficia a los cantantes menos conocidos y la gente se arriesga más a comprar un sencillo en internet que un disco completo», sintetiza Chang ante BBC Mundo.

Digital o analógico, con temas nuevos o reversiones eternas, el ranking navideño se ha vuelto clave para una industria discográfica en crisis: una receta conocida, dicen los expertos, que no por vieja ha dejado de funcionar.

Es fácil anticipar que en camino vienen otras «White Christmas» o que habrá «Winter Wonderland» para rato (1).

UNA BREVE REFLEXIÓN PERSONAL

La industria musical cristiana no es inmune a esta tendencia ambiciosa por grabar música navideña. La tentación de componer y producir música de Navidad para obtener dividendos se presenta para todos y por igual.

¿Está mal que se grabe música de este tipo aprovechando la época? En mi opinión, no. Al contrario, si las canciones exaltarán el verdadero motivo de la Navidad, que es el Señor Jesucristo, ¡deberíamos grabar más música así! Sin embargo, el cantante, músico o compositor cristiano debe cuidar las motivaciones de su corazón.

Ya que saborear una parte del pastel financiero de la música es sumamente apetecible, como seguidores de Jesucristo, debemos cuidar de asegurarnos que en nuestro interior haya un propósito puro al componer y grabar. El apóstol Pablo escribió: Así que no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas y manifestará las intenciones de los corazones. Entonces, cada uno recibirá su alabanza de Dios” (1 Corintios 4:5).

Por lo tanto, cuando el Señor regrese, ¿recibiremos palabras de elogio por nuestros discos navideños o una severa reprensión? ¿Sonreirá Dios por nuestro corazón puro al grabar o fruncirá el ceño?

Cuidemos la motivación de nuestro corazón en todo lo que hagamos.

Noel Navas.

Notas:

(1) Tomado ded: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Qué tipo de directores de adoración estamos formando?

Hace unos días Infobae presentaba una noticia que