Todos los días es Navidad

Todos los días es Navidad

- en Navidad
1726
1


C
anciones de Navidad para cualquier época del año.

Una de las grabaciones de Navidad favoritas de toda mi vida, no solo por ser una de las primeras que oí, sino por lo especial de sus canciones es: “Navidad con Danny Berríos y familia”. Fue lanzada allá por 1992 y posteriormente la renombraron: “Todos los días es Navidad”, donde demás de renovar la portada también re-arreglaron algunas canciones.

Yo tenía 17 años de edad y los arreglos, las letras, melodías y la forma de interpretar de Danny Berríos provocaban que yo oyera “Todos los días es Navidad”, “Alabanza navideña” y “Belén ciudad dichosa” cualquier día del año. El feeling que me provocaba, el sentimiento de nostalgia y la emoción me hacían experimentar la atmósfera navideña sin importar que no fuera diciembre.

Esas canciones y toda la grabación en sí me recuerdan mi adolescencia. Época donde yo me reencontré con Cristo y renové mi compromiso personal con el Señor.

Desde hace cinco meses estoy colaborando con la iglesia Centro Evangelístico de las Asambleas de Dios en la reestructuración del ministerio de adoración. Desde re-audicionar a los cantantes y músicos hasta ensayar cada semana con ellos ha sido ha sido un arduo trabajo de equipo. Esta interacción con los pastores y músicos me ha permitido conocer algunas dinámicas de la iglesia local que francamente me han enriquecido.

Una de ellas es que para este mes de diciembre el pastor principal dispuso de que en la adoración congregacional de cada domingo previo al 24 de diciembre se incluyeran himnos y canciones alusivas a la Navidad. Cuando me enteré de dicha directriz yo pensé: “Pero las canciones de Navidad se cantan en el propio día de Navidad, no antes”. Sin embargo, me guardé dicho pensamiento para mí.

Así que todos los domingos de diciembre se cantaron canciones de Navidad y aunque por lo menos para mí sonaba extraño, no estuvo tan mal. Aun así, yo no comenté nada a nadie sobre lo raro que me parecía esa práctica.

Fue hasta este lunes pasado que estuve escuchando el sermón “El primer himno de Navidad” del pastor Sugel Michelén de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo, en República Dominicana, que de repente cambié completamente de opinión sobre lo que había presenciado en Centro Evangelístico.

Resulta que yo sigo varias iglesias y predicadores a través de Sermón Audio, así que al nomás enterarme que el pastor Sugel tituló su sermón “El primer himno de Navidad”, pues a mí que me encantan tanto las canciones, pensé: “Vamos, es sobre la primera canción de Navidad que se cantó, ¡yo debo de escuchar este sermón!” Para mi sorpresa, en la introducción de su sermón él dijo:

“Dentro de unos días el mundo estará celebrando la Navidad, en donde supuestamente se conmemora el nacimiento del Señor Jesucristo. Y aunque no sabemos con certeza el día en que Jesús nació, la fecha tradicional está tan arraigada en la mente de occidente en nuestra sociedad, que, hermanos, aún en las iglesias generalmente se cantan los himnos navideños alrededor del 25 de diciembre. ¡Y honestamente yo creo que es una pena! ¡Eso es lamentable! No solo porque me gustan los himnos navideños, yo creo que esto es lamentable porque si hay un evento en la historia de la redención que nosotros deberíamos recordar y celebrar es la encarnación de la segunda persona de la Trinidad. Esto es algo digno de ser cantado, esto es algo digno de ser alabado en la iglesia, por el pueblo de Dios, en cualquier época del año”.

Después de escuchar esto reflexioné que realmente yo había estado equivocado casi toda mi vida. Confiné las canciones de Navidad al mes de diciembre cuando en mi adolescencia no hice así. Al contrario, oía “Navidad con Danny Berríos y familia” en abril, mayo o junio sin importar que no hubiera adornos alusivos en casa o en mi congregación. Yo me sentía agradecido con Dios, sin importar que fuera medio año, porque Jesús había nacido y daba gracias a Dios a través de esa grabación de Danny Berríos que era tan significativa para mí.

¿No deberíamos repensar esta práctica? ¿No deberíamos de reconsiderar este tema desde esta interesante perspectiva? Por ejemplo, deberíamos hacer con las canciones de Navidad lo mismo que hacemos con las canciones de Semana Santa. Es decir, así como cantamos sobre la muerte y resurrección de Cristo durante todo el año, también deberíamos de cantar sobre su nacimiento. ¿Se imagina usted cantando canciones de la muerte y resurrección del Señor exclusivamente en Semana Santa? ¿Considera apropiado que cantemos canciones así única y exclusivamente por esas fechas? ¿Verdad que no?

Pues eso hacemos con las canciones sobre el nacimiento de Cristo. Relegamos los himnos de Navidad al culto del 24 de diciembre y a lo sumo, como hicieron en Centro Evangelístico, a los domingos previos al 24.

Vamos, no estoy proponiendo que cantemos himnos de Navidad cada domingo, pero sí que recordemos el nacimiento de Cristo y nos sintamos agradecidos por su encarnación a través de algunas canciones conocidas o canciones nuevas que se puedan escribir, no solo en Navidad, sino todos los meses del año.

Así como siempre recordamos la muerte y resurrección de Cristo, también deberíamos de recordar su nacimiento. Así como valoramos las canciones que hablan de Cristo en la cruz y Cristo saliendo de la tumba, deberíamos valorar en cualquier época las canciones que hablan de Cristo encarnando, Cristo en un pesebre, Cristo en los brazos de papá y mamá, Cristo observado por pastores, Cristo adorado por los ángeles…  Cristo naciendo en nuestros corazones.

¡Feliz Navidad a todos!

Noel Navas.

1 Comentario

  1. excelente artículo.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder