Ojo con la métrica (Primera parte)

Ojo con la métrica (Primera parte)

- en Ojo con la métrica
14229
3


¿Por qué es importante la métrica?

Un elemento importantísimo dentro del tema de escribir letras de canciones es la métrica. Muchos piensan que esto de componer es cuestión de inventar versos y ya. Pero no, componer buenas letras, además ser creativas y ingeniosas, debe hacerse bien.

En esencia, la métrica está relacionada con el número de sílabas de un verso. ¿Qué es un verso? Cada rengloncito que conforma la estrofa y coro de una canción. Esas estrofas y coro tienen versos, y esos versos… Métrica.

El concepto tiene que ver con una medida, la medida que debe tener cada verso. Esa medida se toma del número de sílabas que los componen. Aunque no todos los versos podrían sumar el mismo número de sílabas, el conteo métrico le permite a compositor escribir letras que al ser cantadas, serán agradables al oído.

He allí la importancia de la métrica.

¿Alguna vez ha escuchado una canción donde lo que se dice se oye atropellado? ¿No le ha pasado que al oírlas percibe que algo se escucha mal pero no sabe definir qué es? No me refiero a las desafinaciones eh, sino a que cuando escucha la canción usted siente que quien está cantando apresura la pronunciación, traquetea las sílabas y atropella las palabras.

Bueno, si alguna vez ha percibido eso, probablemente se deba a la mala métrica de la letra.

Permítame citar dos ejemplos de canciones que en algún momento falló la métrica. El primero es una canción de Marcos Witt, el error no es tan grave, pero me sirve para que comience a familiarizarse con el tema de la métrica. Por favor vea en negritas que la pronunciación se siente acelerada:

“Tu gracia me sostiene”

Cuando me pongo a pensar
en lo mucho que yo he recibido de ti
Sabiendo muy bien que no soy merecedor
de lo que has puesto en mí
Mis ojos lagrimean, mis manos titubean
¿Soy yo el adecuado para algo tan preciado?
De pronto miro hacia ti
recuerdo tus promesas a mi

Coro:
/Tú gracia me sostiene
Tú amor, ¿quién lo contiene?
Nadie lo comprende
Vivo seguro pues
Mí espíritu elevas
Mí mente la renuevas
Mí vida es una prueba que…
Puedo confiar en que tu gracia
Siempre me sostiene

Haga click sobre título de la canción
[ti_audio name=»Ojo con la metrica 1″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

En el ejemplo anterior la frase: “¿Soy yo el adecuado para algo tan preciado?”, pudo haberse cantado mejor uniendo la palabra “para” y la palabra “algo”, así: “¿Soy yo el adecuado para algo tan preciado?”. Es decir, cantarse: “… paralgo tan preciado”.

La corrección que acabo de hacer se llama: Sinalefa, que consiste en unir dos palabras si la última de una termina en vocal y la primera de la siguiente inicia con vocal. En este caso la palabra “Para (termina en vocal) y la palabra algo” inicia en vocal.

Lo interesante de la canción “Tu gracia me sostiene”, es que en la segunda estrofa Marcos Witt sí cuidó la métrica. Vea la letra y por favor note en negrita donde sí la respeta. Si se fija la pronunciación no se oye acelerada como sí se oyó en la primera estrofa.

Hay días enteros cuando puedo sentir
la urgencia de mi clamor
Te hago la pregunta:
¿Qué podría pasar si te fallo Señor?
Mí alma se estremece
mí vida desfallece
A veces he dudado de este tu llamado
de pronto miro hacia ti
recuerdo tus promesas a mi

Haga click sobre título de la canción
[ti_audio name=»Ojo con la metrica 2″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

¿Notó que la linea melódica y la letra se oyeron más agradables que en la primera estrofa? Aquí sí se respetó la métrica mientras en la anterior no necesariamente.

El detalle con esta canción podría ser la forma que se interpretó, nada más. Y siendo objetivos, el error es muy leve en comparación a otras canciones. Igual me sirve para ilustrarle qué es y que no es respetar la métrica en una canción.

El problema surge cuando el compositor incurre en este error una y otra vez en una misma canción y uno percibe que algo está mal y que no hay belleza auditiva. Cuando pasa eso seguramente se entenderá el mensaje que se quiere transmitir, pero habrá un descontento auditivo y una incomodidad mental que impedirá que las personas perciban toda la belleza que podrían percibir.

Tomemos otro ejemplo, “Mi mundo necesita de ti”, de Daniel Calveti. En mi opinión, se irrespeta la métrica en dos ocasiones (sino es que más) en una misma sección. Por lo tanto, no se oye tan agradable como podría oírse si se repensara la letra o la melodía. En negritas los errores métricos:

“Mi mundo necesita de ti”

Sé que tienes, mucho que atender,
pero mi mundo se destruye y no sabemos qué hacer.

Alguien me dijo
que una oración la diferencia puede hacer
Por eso vine a ti, porque este mundo es mi casa, necesitamos de ti.

Tengo fe en ti, creo que las cosas, pueden cambiar
El mundo llora aquí, pero tú nos puedes volver hacer reír

Coro:
/Tú que estas allá y nosotros aquí,
Ven visítanos, te ruego haznos sonreír/

Haga click sobre título de la canción
[ti_audio name=»Ojo con la metrica 3″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

Algunos me dirán: “Es que ese es el estilo de Daniel Calveti para cantar la canción”. Y eso está bien. Sin embargo, después de escucharla varias veces me incomoda mentalmente y me late que el problema estriba en la métrica. Las frases señaladas se oyen “jaladas”, decimos en El Salvador, como si el autor hubiera intentado meter a la fuerza un cuadrado dentro de un trigángulo. ¡Y lo logró eh! Pero no se oye tan bien como si se hubieran buscado mejores opciones.

He aquí mi sugerencia, si lo desea vuelva a escuchar la canción y luego intente cantarla con la siguiente opción de letra. En negrita los cambios que hice…

“Mi mundo necesita de ti”

Sé que tienes, mucho que atender,
pero mi mundo se destruye y no sabemos qué hacer.

Alguien dijo
que una oración la diferencia puede hacer
Por eso vine a ti, porque este mundo es mi casa, necesitamos de ti.

Tengo fe en ti, sé que todo puede cambiar
El mundo llora aquí, pero tú no puedes volver hacer reír……

Coro:
/Tú que estas allá y nosotros aquí,
Ven visítanos, te ruego haznos sonreír/

¿Notó la diferencia? Lo que hice fue que al verso: Alguien me dijo que una oración la diferencia puede hacer”, le quité la palabra me”. Simple. Y entonces quedó: Alguien dijo que una oración la diferencia puede hacer”. De este modo conseguí que este verso respetara la melodía y la métrica con que se cantó el primer verso que dice: “Sé que tienes, mucho que atender”, ya que ambos usan la misma figura melódica.

Con el verso “Tengo fe en ti, creo que las cosas, pueden cambiar”, le quité creo que las cosas y lo substituí por la expresión: «sé que todo”, y entonces quedó: “Tengo fe en ti, sé que todo puede cambiar”.

¿Está mal la canción de Calveti por incurrir en estos errores métricos? Siendo estrictos, sí. Pero si usamos de flexibilidad podríamos disculpar la letra y disfrutar así la canción. Sin embargo, como regla general, cuando usted componga canciones, vele por respetar la métrica. Le darán mayor realce y además, serán más agradables auditivamente hablando cuando la gente las escuche y las cante.

Continúa…

3 Comentarios

  1. Me parece muy bueno este tema.
    Espero la segunda parte con ansias.
    Por cierto, ahora entendí que es eso de la métrica, porque la oí tanto mencionar cuando hablan de poesía y ni sabía que era.

  2. Cada vez es mas común incurrir ese tipo de «error». Pudiera ser por la influencia del genero rap en la música. Pienso que si la melodía esta bien casada con la letra, esos «atropellos» se justifican. Si, por el contrario, en cada verso se modifica la melodía por cuestión de métrica, la canción necesita mas «carpintería»

  3. John Hernandez

    si es muy cierto, a mi me pasa mucho y es debido a que el papel lo aguanta todo y a nivel de gramatica se emplea mas palabras que a la hora de cantar, y esto se debe a la cantidad de notas de la linea melodica, que esta compuesta la canción. yo lo he ido superando creando la letra en conjunto con la melodia, asi va uno a la segura.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder