Ojo con la métrica (Segunda parte)

Ojo con la métrica (Segunda parte)

- en Ojo con la métrica
3912
6


Cómo ponerle ojo a la métrica.

La vez anterior comencé a hablar de la métrica de las canciones, que como regla poética debemos acatarla y de que hacerlo embellecerá nuestra canción tanto al componerla como cuando sea interpretada en público. Hablé de dos ejemplos, una canción de Marcos Witt y otra de Daniel Calveti, que si queremos, podemos disfrutarlas sin fijarnos en las fallas métricas que señalé. En lo personal yo prefiero animarle a que respete la métrica y por eso le brindé opciones de corrección. Hoy comenzaré a darle cinco claves que le ayudarán a cuidar de la métrica en sus canciones.

1. Estudie poesía

Para aprender a escribir buenas letras de canciones hay que estudiar poesía. “¿Por qué?” preguntará alguien. Porque una canción es una poesía cantada. Por lo tanto, si usted y yo deseamos ser excelentes escritores sería bueno inscribirnos en algún curso de poesía para desarrollar esta habilidad.

Si usted es como yo (que vive en El Salvador) se nos enseña a escribir o a disfrutar de la poesía desde primaria y no sé si ahora también en el bachillerato. Como hace cientos de años (je) salí del colegio supongo que los programas curriculares no han cambiado. Entonces, si usted prestó atención a sus clases, seguramente tiene fundamentos de poesía en su interior; si no, definitivamente debe buscar inscribirse en algún curso de alguna universidad o que se imparta vía Internet.

Sea como sea lo importante es estudiar poesía para adquirir las habilidades literarias que se necesitan para aprender a respetar la métrica y entonces, escribir y cantar bien las canciones.

Le invito a que haga un simple ejercicio, ponga la palabra “Métrica” en Wikipedia, y con solo una mirada podrá ver lo amplísimo que es el tema. Si lo hace, se sorprenderá junto conmigo y quizá hasta exclamará: “¡De veras que hay que estudiar para escribir canciones!”

2. Revise la métrica

La métrica tiene que ver con una medida. La medida de los versos. Si la estrofa de una canción tiene cuatro versos, cada uno de esos versos tendrá un número específico de sílabas. Usemos una canción muy pero muy conocida como ejemplo: “Renuévame”, de Marcos Witt. Los versos de la estrofa son:

Renuévame, Señor Jesús
Ya no quiero ser igual
Renuévame, Señor Jesús
Pon en mi tu corazón.

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»Ojo con la metrica 4″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

¿Cuántas sílabas tiene cada uno de estos versos? Los siguientes:

Re-nu-é-va-me, Se-ñor Je-sús (9)
Ya no qui-e-ro ser i-gu-al (9)
Re-nu-é-va-me, Se-ñor Je-sús (9)
Pon en mi tu co-ra-zón (7)

En este punto debo mencionarle que hay dos tipos de conteo métrico al que usted puede recurrir para revisar sus canciones: El conteo gramatical y el conteo métrico en sí. El gramatical tiene que ver con un tipo de conteo estrictamente literario. Y el otro con aquel que usa de licencias para unir sílabas y de este modo, reducir el número de sílabas de un verso.

Por ejemplo, la estrofa de “Renuévame” recurre a ambos conteos para que la canción funcione al ser cantada. Veamos:

Conteo gramatical:

Re-nu-é-va-me, Se-ñor Je-sús (9)
Ya no qui-e-ro ser i-gu-al (9)
Re-nu-é-va-me, Se-ñor Je-sús (9)
Pon en mi tu co-ra-zón (7)

Conteo métrico en sí:

Re-nué-va-me, Se-ñor Je-sús (8)… Una sílaba menos.
Ya no quie-ro ser i-gual (7)…
Dos sílabas menos.
Re-nué-va-me, Se-ñor Je-sús (8)… Una sílaba menos.
Pon en mi tu co-ra-zón (7)…
Igual que el anterior.

En estos versos Marcos recurrió a otra licencia poética que se llama: Sinéresis, que le permite unir vocales y hacer que suenen como una sola sílaba. El primero y el tercer verso lo hacen (en negritas), vea:

Re-nué-va-me, Se-ñor Je-sús” (una vez).

Y también el segundo verso:

Ya no quie-ro ser i-gual(dos veces).

Alguien preguntará: “¿Y Marcos Witt estaba consciente de estos aspectos de la métrica cuando compuso esta canción bajo la ducha?” Seguramente no. Así como usted y yo tampoco lo estamos cuando componemos versos para nuestras canciones.

¿A qué se debe esto? A que probablemente nuestra intuición y sentido común (o estudios sobre poesía) nos dictan que para que la canción se oiga bien debe recurrirse a estas licencias. Sí, a pesar de no conocerlas como conceptos o de no estar conscientes de ellas.

Por lo tanto, para que los versos de sus letras suenen bien al cantarse, primero: comprenda que existen estos dos tipos de conteo métrico. Segundo: evalúe muy bien las sílabas de sus versos a la par de la melodía de su canción y tercero: escoja el que mejor embellezca la pronunciación de sus versos al ser cantados. Ya sea uniéndo uniendo vocales entre dos palabras (sinalefa) o uniendo vocales dentro de la misma palabra (sinéresis).

3. Revise la melodía

Como un gran porcentaje de compositores no parten de letras para escribir canciones, sino que crean melodía y letra simultáneamente o música y melodía simultáneamente, entonces para asegurarse de que la métrica esté correcta, revise su melodía.

Si usted analiza cuántos compases tiene su melodía y cuántos “La-la-la´s” su letra, podría entonces definir cuántas sílabas tendrá su verso aun sin haber completado la letra de su canción. Ojo: con “La-la-la´s”, estoy refiriéndome a cada sílaba que creamos al tararear, ¿ok? Por lo tanto, cuando defina cuántos “La” (sílabas) tendrá cada verso, podrá montar la letra que usted haya escogido y entonces acudir a cualquier licencia poética para ampliar o reducir la cantidad de sílabas de sus versos.

En este punto, quiero invitarle a revisar tres artículos en el blog.

El primero, la 6ta parte de la serie “El génesis de una canción”, donde expliqué con ejemplos en audio cómo escribí la canción: “¡Oh, qué amor!”. Dicho ejemplo podría ilustrarle mejor algunas cosas que acabo de explicar. Para leerlo, por favor haga click aquí.

El segundo, es la 12va parte de la serie: “La autopista de la composición”, en donde hablé un poco sobre la métrica. Además, usé como ejemplo auditivo la canción “Un amigo” que compuse hace algunos años y donde explico cómo es su métrica. Para leerlo, por favor haga click aquí.

Y el tercero, es el “Taller de composición con Jesús Adrián Romero”, que publiqué hace algunos años y que aun está disponible con su respectivo bosquejo en PDF. El taller dura 45 minutos y allí él explica un poco sobre métrica y por qué debemos respetarla. Si desea escuchar el Taller en este momento, le invito a que haga click aqui.

Continúa…

6 Comentarios

  1. hermano, no sé si yo estoy equivocado: en la palabra renuévame, hay un diptongo; la sílaba nué no es divisible en el conteo gramatical.
    es igual con igual.

  2. Hasta donde sé «Nué», como la escribes tú, son dos sílabas: «Nu-é». Si me justificas la unión de ambas como una sola sílaba citándome alguna fuente, por supuesto que modifico esta nota. Mientras tanto la dejo como me enseñaron que va. Gracias por tu aporte!

  3. Bendiciones hermano:
    pongo varios enlaces:
    reglasespanol.about.com/od/glosario/g/diptongo.htm –
    es.wikipedia.org/wiki/Diptongo –
    reglasortograficas.info/diptongo-triptongo-e-hiato.html –
    http://www.aulafacil.com/OrtografEspañola/Lecc-3-ortog.htm
    bendiciones: Erik.

  4. Hola de nuevo, revisé lo que dicen tus enlaces y confirman lo que he puesto en esta nota. Estas vocales son sílabas separadas y al unirse forman un «hiato» o «diptongo», pero son sílabas separadas. No veo dónde está el error que tú quieres señalar. Saludos!

  5. Hermano Noél, permítame sólo una vez más defender mi posición y le prometo no tocar el tema otra vez:
    si usted dice normalmente «puerta», dirá: puer-ta y no pu-er-ta.
    no así con la palabra «río», se escucha como rí-o.
    estoy hablando desde la gramática.
    bendiciones: Erik.

  6. Ya comprendí tu punto, dejame revisar otra vez el material que me diste y ver cómo lo corrijo. Y está bien que defiendas tu punto. Gracias por la correción.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder