¿Importa la edad para convertirse en compositor?

¿Importa la edad para convertirse en compositor?

- en Preguntas y Respuestas
2817
2


emailRespondiendo la pregunta de una lectora del blog.

Hace varias semanas recibí un comentario en el blog el cual he tomado para convertirlo en artículo debido a que contiene una pregunta  que a mi modo de ver es interesante. La verdad es que en La Aventura de Componer he publicado muchas preguntas, tanto de las que me envían por correo electrónico como las que me hacen en los Talleres de Composición que ocasionalmente imparto; sin embargo, cuando leí esta pregunta dije: “Caramba, yo debo compartirla con todos junto con mi respuesta”. Tiene que ver con la edad para ser compositor.

“Hola hermano Noel. Tu material me ha sido de gran ayuda, verás… Tengo 14 años y el Señor hizo el llamado a mi vida para empezar a componer canciones para su gloria y para adorarle. Comencé hace tiempo pero hoy que las vuelvo a ver y las comparo con lo que he leído aquí pero noto que les falta un poco más de letra. Me he puesto horarios y empiezo a escribir y no me salen como deseo; en cambio voy en el auto y empiezo a cantar bajito, hablando con Dios y cuando veo me salen letras nuevas y mucho mejores que las que escribo cuando me pongo horarios. Quería hacerte una pregunta: ¿No importa la edad en un salmista? Es decir, básicamente si escribo letras ahorita y las leo dentro de unos años, evidentemente serán diferentes, pero… ¿No importa que empiece a escribir desde los 14 años? ¿Será que debo esperar un poco más?

Gracias y bendiciones.

Génesis”.

Mi repuesta:

“Hola Génesis, qué gusto me ha dado recibir tu pregunta y redactar mi respuesta. Muchas gracias por tus palabras de elogio, no sabes la alegría que me da saber que de alguno u otro modo el sitio está contribuyendo a tu vida como compositora así como a la de muchos más. ¡Gracias de verdad por tus palabras!

Sobre tu pregunta pues lo primero que debo decirte es que no importa la edad a la que comiences a componer. Yo diría que entre más joven empieces, ¡mejor! En tu caso ya llevas una ventaja sobre otros que no han comenzado o que comenzaron más tarde. ¿En qué sentido? En que descubriste tu don a temprana edad, en que si sigues componiendo la práctica te convertirá en una gran compositora a medida que avances en el tiempo. Tu crecimiento será constante y continuo, madurarás más pronto tu don, podrías ser más prolífica que muchos, tendrás más posibilidades de mejorar tu forma de componer siendo joven, entre más escribas mayores posibilidades que tus canciones se den a conocer en tu congregación o a través de las grabaciones de otros. O sea, el panorama para tu don es grandioso.

Claro, con esto no quiero decir que quienes comienzan a componer en edades más avanzadas no pueden experimentar todo esto. Claro que sí pueden. Simplemente la ventaja que ya llevas contigo es que tu proceso de madurez será más avanzado que el de otros que aun no han comenzado a componer o que recién empiezan.

Mientras leía tu pregunta recordé al rey de David. Recientemente encontré una cita bibliográfica basada en los documentos de Qumram, documentos que si no sabes qué son pues se refieren a una serie de manuscritos que se encontraron en cuevas de Israel halla por la década de los 50´s y que contenían fragmentos de las Escrituras bíblicas. Según el libro “Señor, desde lo profundo a ti clamo”, de Samuel Pagán, un documento de Qumram afirma que el rey David escribió un total de 4,005 canciones. ¿Te imaginas eso? ¡4,005 canciones en toda su vida!

¿Qué tiene que ver esto contigo? Mucho.

Si revisas 1 de Samuel 16 y por qué no, algunos comentarios bíblicos, verás que los estudiosos afirman que cuando David fue ungido por el profeta Samuel muy probablemente tenía unos 16 años de edad. ¿Comprendes? Fue luego de ser ungido por Samuel que se describe a David ministrando la música en el palacio del rey Saúl. Es decir, David sabía tocar un instrumento (sino más) y componer canciones desde muy temprano.

En este sentido, el hecho de que alguien aprenda a componer canciones desde chico siempre es beneficioso. La madurez que alcanzará a medida que avance el tiempo y lo prolífico que podría llegar a ser implica un panorama sumamente prometedor. ¿4,005 canciones? ¿Cuántas irás a componer tú ya que comenzaste tan temprano?

Viene a mi mente la entrevista que le hice a mi amigo William Jiménez de Costa Rica, en donde me compartió que comenzó a componer desde los 11 años de edad. Si quieres leerla has click aquí. Si revisas su testimonio leerás algunas experiencias sobrenaturales que él ha experimentado a lo largo de su carrera. Es más, recientemente publiqué la entrevista que le hice a Paulina Aguirre, ganadora del Grammy Latino 2009 en la categoría de música cristiana. Ella comenzó a dar sus primeros pasos en la composición a los 6 años de edad. Si lees su testimonio verás las cosas grandes que está haciendo en pro del reino de Dios. Si quieres leerla has click aquí.

Ahora bien, con lo que me dices relacionado a que las canciones que escribas hoy podrían ser distintas y quizá inferiores a las que escribirás en años posteriores… Mmm, podría ser cierto como podría que no. Definitivamente un compositor no es una entidad estática. Un compositor con hambre de crecimiento evolucionará en su forma personal de escribir canciones. Yo pienso que no deberías de preocuparte de eso, si pasa bien, y si no, también. Lo importante es el hoy, que escribas hoy, que aprendas hoy, que te perfecciones hoy. Mañana serás distinta al hoy, el futuro siempre será mejor si permaneces en tu compromiso de crecer.

En mi caso personal descubrí mi capacidad de componer a mis 21 años. Seguramente comencé a experimentar chispazos de creatividad desde los 16, pero en ese entonces no me percaté del don, sino hasta los 21. Ahora que veo para atrás veo que mi inquietud por componer se reflejó en dos aspectos.

Uno: mi deseo de cantar canciones nuevas.

Siempre me incomodó que el grupo de alabanza al que pertenecía cantara las mismas canciones. Cuando caíamos en ese bache yo gritaba para mis adentros: “¡Dios mío! ¡Si hay tantas canciones lindas que cantar por qué cantamos siempre lo mismo!” A tal punto era mi deseo por innovar que comencé a traducir canciones del inglés. Dicho sea de paso traducir canciones me sirvió mucho para perfeccionar lo que en composición llamamos: Métrica.

Algo quería surgir dentro de mí, ríos de creatividad, expresiones nuevas… ¡Canciones! Sin embargo, a mis 16 no sabía que iba a dedicar gran parte de mi vida al don de componer.

Dos: Mi facilidad para entonar cantos espontáneos.

Cuando formé parte del grupo de alabanza de aquel entonces yo fui de las voces de coro. Por eso, cuando el director ministraba la adoración y abría espacios para expresarnos en lo que llamamos: cánticos nuevos, yo notaba que melodías inéditas y sumamente hermosas emanaban de mí. Una vez más: en ese momento no me percaté, pero esa facilidad para crear melodías ha sido un pilar fundamental en mi forma habitual de componer.

En resumen, descubrí mi don de componer a los 21, pero viendo para atrás… ¡Cómo me hubiera gustado descubrirlo antes! De ese modo me hubiera involucrado más pronto en mi llamado y no desperdiciado tanto tiempo en cosas que me distrajeron de esta faceta tan hermosa de mi vida.

Génesis, estás en una gran edad para encaminarte en el don de la composición. Sigue adelante, no te preocupes del pasado ni del futuro. Vive el hoy y toma compromiso con tu llamado a componer. Estudia, capacítate, aprende. Verás que si cada día das pasos de crecimiento en pos del don tu futuro como compositora será cada vez mejor.

¡Adelante!

Noel Navas”.

2 Comentarios

  1. buena pregunta/buena respuesta. lo bueno es que no se pierde el talento con el tiempo. sin embargo que bonito sería haberlo cultivado desde joven y sin interrumpiones. Pero la ventaja es que existe la aventura de componer.com para brindarnos la experiencia que no pudimos acumular y ahora esta solo de ponerlo en practica. verdad?

  2. nota aclaratoria: la palabra interrumpiones (no existe) la escribí mal (ya inventé una palabra)jajaja! ( lo malo de escribir y estar haciendo otra cosa ala vez)jajaja…quice decir interrupciones en el desarrollo del talento. jaja!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie