¿Existe el don de la composición? (Primera parte)

¿Existe el don de la composición? (Primera parte)

 

La paradoja del ´no existe´ y el ´sí existe´.

Hace unos meses impartí uno de mis habituales Talleres de Composición en una iglesia aquí en El Salvador. Como siempre lo hago enseñé que cualquier persona puede desarrollar la habilidad de escribir canciones. Durante una hora y media di mi mejor esfuerzo, el mejor contenido y mis mejores ilustraciones para demostrar que efectivamente cualquiera puede componer. Una semana después de haber impartido el Taller, estando en la parada de autobuses, se me acercó una señorita: “¡Hey, hola! Usted fue quien dio el Taller de Composición la semana pasada, ¿verdad?” La saludé y le respondí que sí, que yo era. Inmediatamente me interrumpió: “¡Pero eso de la composición ha de ser solo para la gente que tiene el don! ¿Verdad?”

A responderle iba cuando se despidió porque su autobús llegaba. Me dejó con la palabra en la boca. Mientras veía al autobús alejarse, pensé en lo que acababa de escuchar y exclamé dentro de mí: “¡De nada le sirvió a esta señorita haber estado una hora y media escuchándome! Se fue igual que como entró, creyendo que esto de la composición es solo para algunos cuantos”.

Lamentablemente a veces me pasa eso, que después de invertir tiempo, sudor y esfuerzo algunos no comprenden lo que enseño. Sus paradigmas chocan con el mío (que no es solo mío) y al final de cuentas se quedan con el suyo. Y está bien, cada quién decide en qué creer; sin embargo, a pesar de pequeñas experiencias como esa sigo creyendo que la composición es un arte para todos. Como usted sabe, otros no piensan así, creen que esto de hacer canciones es para gente que ya lo trae o que tienen el don desde que nacieron. Pero repito: todo mundo puede aprender a escribir canciones. Simplemente hay que tener el deseo de aprender.

Permítame preguntarle: ¿cree usted que realmente existe el don de la composición? Sí, piénselo por un momento, ¿realmente existe? ¿Qué opina sobre ello? Le soy franco: ¡Yo pienso que no! “¡Uy! ¡Cómo se atreve a decir semejante barbaridad!” se alarmará alguien. Bueno, pienso que el don no existe si detrás de la creencia de que sí existe se esconde la falsa creencia de que el don ya se trae en los genes o es hereditario. Pienso que no existe si detrás de esa afirmación se esconde la creencia de que el don es para algunos y no para todos. Y pienso que no existe si detrás de dicho pensamiento se esconde una actitud perezosa y holgazana. Es decir, pienso que no existe si dicha creencia se fundamenta en premisas equivocadas.

Voy a ilustrar mi convicción de que el don de la composición no existe a través de mi convicción de que sí existe. Sí, le demostraré que no existe con mi creencia de que sí. No se confunda, je, ¡ahorita me explico!

Para comenzar, permítame formularle otra pregunta más: ¿Cree usted que existe el don de la música? Sí, dígame si en verdad existe. “¡Por supuesto!” dirán todos. Y sí, efectivamente yo también lo creo. Pero cuando usted dice que cree en el don de la música se está refiriendo a que dicho don es algo especial que alguien tiene y cuya capacidad aprendió a lo largo de los años, ¿verdad? No a que esa persona sabe música porque nació con el don ya desarrollado el día que vino al mundo.

Por lo tanto, podemos afirmar que existe el don la música y la música es un don, pero dicho don tuvo que haberse aprendido. Nadie nace con la habilidad desarrollada de tocar un instrumento musical, nadie. Claro, de alguno u otro modo hay niños que traen una inclinación y facilidad para la música mayor que otros. Es por eso que hay casos de pequeños prodigios que dominan el arte antes de cumplir los cinco años de edad. Aún con todo tuvieron que haberse sometido a un proceso de desarrollo del don antes de poder manifestarlo con esplendor.

Bueno, lo mismo sucede con la composición. Existe el don de la composición y la composición es un don. Es una capacidad extraordinaria y maravillosa que algunas personas poseemos. Pero nadie viene con el don el día que nace. Imposible. ¡Mas sí la inclinación! Inclinación que le facilitará desarrollar, madurar y ejercer la capacidad de escribir canciones.

“¡Oiga!…” preguntará alguien, “Pero yo sé de niños que sin haber estudiado formalmente ya han escrito canciones. Por lo tanto, el don ya se trae”. No, no se trae. La inclinación sí, pero no el don ya maduro. Los casos de niños que sin haber estudiado tienen la capacidad de crear canciones no demuestra que el don ya se trae, por el contrario, nos confirma que cualquiera puede componer, ¿me doy a entender? Tanto niños como ancianos, hombres y mujeres, todos tienen la capacidad de aprender a escribir canciones. El hecho de que un niño componga nos habla de lo fácil que es hacerlo y no que es un don innato. Por lo tanto, si los niños pueden, ¿por qué usted y yo no?

Continúa

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: Y usted qué piensa, ¿el compositor nace o se hace? ¿A qué le atribuiría usted que muchos crean que la composición no es un don que puedan desarrollar?

21 Comentarios

  1. Pues para mi un compositor se hace… requiere practica esfuerzo mil lapices y mil hojas de papel. si se naciera con el talento habriamos muchos q no pudieramos hacerlo y seria triste T.T gracias a Dios no es asi =D pero como mencionas en la entrada de nada sirve escuchar hora y media acerca de composicion si despues no se practica y nos conformamos de q al primer intento no salio nada

  2. GERSON: ¡Mil lápices y mil hojas! ¡Mejo no lo hubiera descrito yo!

    Gracias por comentar…

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Godofredo Peñate

    Muy bién. Los diccionarios dicen que don, es un regalo. Entonces, Dios es quien dá esos regalos a cada persona. Luego: Dios ha dado diferentes dones a cada persona de acuerdo a… Primero: a quien El ha querido; segundo: de acuerdo a su temperamento. De manera qué: Conozco amigos que son músicos, pero no cantan y tampoco escriben. Conozco personas que escriben, pero no son músicos
    y tampoco cantan.

    Esto me recuerda a lo que yo pensaba hace 4 años. yo decía, que toda persona podía ser locutor de radio y televisión. Cuando me animé a dar un curso de locución para radio me dí cuenta que no toda la gente lo puede hacer, a muchos les gusta pero no todos pueden articular como se debe, además
    la locución requiere coordinación de ideas, dicción, y otros etcéteras.

    Pero bién. Aterrizando: Estudiando más a fondo la composición de canciones me doy cuenta que
    no es solo de tararear algunas ideas se trata de un estudio serio, de seguir reglas gramaticales, de estudiar un poco de música, de entonar si es posible las canciones para desarrollar temas bonitos.
    Y no cualquiera querrá realizar ese esfuerzo,

    Punto final: A muchos les gustaría escribir una canción pero, recuérdese que todo tiene sus reglas
    y una canción no es canción porque yo digo, es canción porque reune todos los requisitos
    para ser una canción. Y no hablo de buenas o malas canciones. Sino de que todas sus partes armonicen de manera correcta.

    Bendiciones!!!

  4. HNO. GODO: Excelentes puntos los que menciona, hace unos meses di un Taller de Composición en una ciudad del interior del país. Recuerdo que después de enseñar por más de una hora los asistentes se volcaron en preguntas. ¡Muchas y muy buenas! Pero hubo un jóven un poco apático que al final dijo frente a todos: «Oye, no tengo una pregunta, es un comentario. Con todo lo que has dicho yo igual no me siento animado a componer». Todo el auditorio se quedó en silencio. Algunos hasta se asustaron con lo que oyeron, jeje.

    Como yo estaba al micrófono le dije: «Claro, me parece excelente lo que dices. Cada quien decide si se involucra o no en esta aventura. Gracias por tus palabras». E inmediatamente dije a todos: «El hecho de que me hayan escuchado esta tarde no significa que deben componer, no, es más, les aseguro que de todos ustedes solo el 10% habrá comenzado a escribir alguna canción el siguiente mes. He compartido mi creencia de que todo mundo puede componer porque creo que hay gente aquí que Dios puede usar para escribir. Espero que mi plática active ese don que hay dentro de ustedes y se animen a perfeccionarlo».

    ¿Por qué le relato esto? Porque definitivamente creo que todo mundo puede aprender a componer, pero…

    1. Aunque creo que todo mundo puede aprender a componer no significa que creo que todo mundo «quiere o querrá» aprender a hacerlo. Son dos cosas distintas.

    2. Aunque creo que todo mundo puede aprender a componer no significa que creo que todo mundo DEBE aprender a componer. No, cada quien decide desenvolverse en el don y vocación que cree que ha sido llamado. Y…

    3. Aunque creo que todo mundo puede aprender a componer no significa que creo que todo mundo puede escribir (de primas a primeras) buenas canciones. Una canción es fácil de escribir, pero una buena canción no. Eso requiere un mayor grado de esfuerzo, práctica y dedicación.

    Mi intención al afirmar una y otra vez que todo mundo puede aprender a componer es ayudar a quienes desean aprender y les cuesta o simplemente no creen que pueden, a liberar su mente de la creencia que la composición es una capacidad para cierto tipo de seres superespeciales. La verdad es que todos somos seres superespeciales y todos, si así lo quisiéramos, podríamos a aprender a escribir canciones, buenas canciones.

    ¡Excelente comentario mi hermano!

    Dios lo bendiga.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. hola yo estoy de acuerdo a que existe cierta tendencia a hacer algunas cosas, con mas facilidad que otros, pero yo soy de la idea de que si una persona lo hizo, otra tambien puede, por que todos tenemos las mismas herramientas para lograr todo lo humanamente posible, solo que algunos preferimos no usarlas por flojera, conformismo, apatía, yo pienso que las personas que piensan asi de que solo algunos pocos pueden hacerlo, lo dicen para manifestar lo siguiente:» Rayos! yo en verdad quisiera hacerlo, pero me imagino que a de ser muy tedioso, comprometido, desafiante, tanto que con solo pensarlo ya me canse, mejor me quedo en mi cuevita y me excuso echandole la bolita a otros»», eso lo digo por que alguna vez yo mismo llegué a pensarlo, pero gracias a Dios que me abrió los ojos y ahora como dice la Escritura Todo lo puedo en Cristo que me fortalece…

  6. GERA: Gracias por comentar mi bro, pienso que tienes razón, que si uno pudo, todos podríamos. A veces nos escudamos de que no todos pueden aprender a componer porque nosotros mismos no hemos podido o nos ha costado. Esto es como los matrimonios felices.

    Quienes son felices en el matrimonio le dicen a los solteros: «¡Hey! ¿Cuándo te vas a casar?» O «¡Hey! ¡Deberías casarte!» ¿Por qué hacen eso? Porque son tan felices como esposos que quieren que otros experimenten la misma felicidad. Si te fijas bien, los esposos que callan y no animan a otros a casarse es porque no necesariamente son felíces ellos mismos.

    Bueno, en la composición sucede igual, quienes lo disfrutan animan a otros a que aprendan y quienes les cuesta el proceso dicen: «No, no creo que cualquiera pueda componer».

    En fin, pensé en eso mientras te leía mi estimado Yayo…

    Dios te bendiga.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. creo que no debemos confundir dones con frutos. los dones se obtienen de Dios, el reparte segun su voluntad. en cambio los frutos si debo esforzarme por desarrollarlos y madurarlos (fe, esperanza, gozo, etc.)
    Estoy completamente de acuerdo que el esfuerzo y el trabajo ha de generar crecimiento y logros. pero los dones vienen de Dios, y no debo hacer mas que anhelarlos y pedirlos, para poder recibirlos.
    En el area de componer, que es tu campo y no el mio, creo que se debe trabajar con esfuerzo y ahinco, para mejor la habilidad y obtener resultados, y asi poder desarrollar el talento aun sin tenerlo como don. pero presientop que existen personas que nacen con esa habilidad innata, y eso yo lo veo como un don.
    Es mi opinion amigos
    Alfredo M.

  8. ALFREDO: Muy válido tu comentario, gracias por apartar de tiempo para compartirlo. Comprendo perfectamente lo que dices aunque en este caso tengo que disentir en algunos aspectos.

    El primero es que dices que los frutos, no los dones, deben desarrollarse y madurarse. Como si los dones que Dios da, y puede suceder que sí, ya vinieran maduros y perfeccionados solo para ejercerse. La práctica cristiana demuestra que aún los dones que el Señor no da debemos desarrollarlos y madurarlos. No solo los frutos.

    El Nuevo Testamento presenta tres listas de dones, seguro que los has de conocer:

    1) Los dones espirituales, Romanos 12:6-8.
    2) Los dones ministeriales, Efesios 4:8-12 y…
    3) Los dones del Espíritu, 1 Corintios 12:4-11.

    Estos dones se tienen que desarrollar y madurar. Por citar algunos ejemplos, el don de «enseñar» que habla Romanos 12:7, ¿no se aprende a enseñar aunque uno tenga la pasión por hacerlo? Se debe crecer en la enseñanza para poder hacerlo bien y con efectividad.

    El don de «pastor» que habla Efesios 4:11, también debe desarrollarse para poder crecer y de este modo el pastor pueda pastorear con amor, visión y compasión. Qué decir del donde «profecía» que habla 1 Corintios 12:10, uno debe perfeccionarse en el don para poder profetizar bíblicamente y conforme al Espíritu. Cuando Dios confirma este don, uno debe aprender a profetizar bien.

    Es decir, sí, los dones son dados por Dios, pero deben de perfeccionarse para poder ejercerlos con legitimidad y efectividad. Sino se hace así el don queda inmaduro y no puede manifestarse en todo su esplendor para beneficio de los creyentes y del mundo.

    En este sentido, la Biblia y la práctica cristiana, demuestran que los dones se deben desarrollar, así como la música y la composición. Claro, aunque estos dos no están dentro de las lista de dones que nos habla el Nuevo Testamento, todos sabemos que son considerados dones. Son regalos que Dios nos da para bendecir a todos los que nos rodean.

    En este sentido, ya sea por iniciativa propia (de forma empírica) o a través de clases y estudios ordenados (de forma sistemática), los dones deben desarrollarse y madurarse.

    Gracias por comentar, agradezco de verdad que alguien como tú participe del blog. Dios te bendiga.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Godofredo Peñate

    ¿Que le parece mi hermano:?

    De acuerdo a su comentario, Llegamos al punto correcto:
    «TODOS PODEMOS APRENDER A COMPONER CANCIONES».

    Eso sí, y es diferente a «Todo el mundo puede hacerlo».

    Bendiciones de Nuevo,
    y disculpas por contradecir.

  10. HNO. GODO: Comprendo su punto, jeje, creo que es cuestión de uso de significados. Aún así todo mundo puede componer mi hermano, porque componer tiene que ver con juntar dos o más elementos y entonces usted los une, es decir: «compone».

    En este sentido, cualquier persona, si se lo propusiera, podría juntar una poquita letra e inventarse una breve melodía, es decir, podría componer algo por más básico que esto fuera.

    Ahora, ese inicio de composición, de juntar una poquita letra con una melodía inventada, debe desarrollarse y perfeccionarse para poder conformarlo y convertirlo en una canción completa y estructurada. Todos podrían inventar una frases y ponerle melodía, por más corta que fuera, de 5 segundos por ejemplo. Todos podrían hacerlo y si lo decidieran podrían ir más allá y conformar (componer) cosas más complejas.

    En fin, comprendo su punto, quizá es cuestión de significados lo que estamos conversando usted y yo, jeje.

    Gracias de nuevo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. Hola Noel… este tema siempre es fascinante..

    Desde que un día mi heramno Pedro Azael… me sugirió la idea de escribir «El Arte Ciencia de Hacer Canciones» y desde su publicación he atravesado por infinitos encuentros como el que narras… Con el tiempo he llegado a la conclusión de que esa fue la razón fundamental por la que e puse en semejante faena: Acabar con el mito de que hacer buenas canciones buenas es un asunto solo para los privilegiados con ese don o talento natural…

    Lo cierto es que el don o talento natural ayuda, favorece, pero la técnica, el entrenamiento y el trabajo desarrollan y perfeccionan esa cualidad primaria… hasta en el caso de gente muy profesional y exitosa.

    Por supuesto que todos podemos aprender a escribir o componer buenas canciones buenas… «Se trata de un arte ciencia que todos podemos aprender».

    Ahora… ciertamente hay quienes no quieren aprender… sólo hacer… tengo testimonios de gente que nunca habia escrito una canción y despues de leer y estudiar mi libro se aniamron y han logrado producir excelentes temas… van poco a poco… pero van… Igualmente, me encuntro con gente que me muestran muchas canciones que han escrito… y que va… todas juntas no hacen una buena… jajajaja.

    Ahora… vivimos tiempos de descomposisión… eso parece influir en la calidad de los temas… Parece que hay una nueva espacie de autores… «Los descompositores»… Recientemente escuche en la radio algo que me pareció un bodrio… Era un rap o regueton que lo unico que decía era: «esto no tiene letra, no pregunte, no tiene letra, no tiene letra…» lo que se repetia durante casi 4 minutos… Para mi sorpesa… me dicen que es un exito radial!

    Jajajajaja… asi es este asunto de la música… algo como mágico… y hasta irónico… y absurdo.

    En mi caso, como docente del tema… Unos me dicen Maestro… otros piensan que mi obra es un fraude… Pero el balance de opiniones… siempre me arroja un saldo positivo y estimulante… de 99 a favor y uno en contra… De repente me encuantro con algun compositor famoso y exitoso que me levanta la moral cuando me dice… «Pablo, leí tu libro… está bueno»… De cuando en cuando alguna vaca sagrada de la composisicón, en broma o en serio, me dice… «Mira cuate, no lo publiqués más… que nos vas a dejar sin trabajo»… jajajaja. Gloria a Dios.

    Yo diría que en cuanto a la canción cristiana… ayuda mucho aquello de: «lo que hiciereis, hacedlo como para el Señor». Y si tienes esa actitud, el Señor capacita… dándote el querer y el hacer por su buena voluntad en Cristo Jesús.
    Amén.

    Dios les bendiga a todos.

    Pablo Azael.
    Panama.

  12. HNO. PABLO: ¿Maestro? ¡Por supuesto que sí! En cuanto a todo lo que dice, totalmente de acuerdo, es un arte que se aprende. Pero hay personas que siguen creyendo el mito de que se nace con el don ya maduro. Ni modo.

    ¡Oiga! ¡Interesante ese concepto de los «descompositores»! Jajaja. ¡Interesante!

    Por otro lado, sobre su libro, la verdad es que es un buen libro. Por eso lo impulso en la medida de lo posible desde el blog. Fíjese que ahorita estoy por salir a Guatemala, mañana Jueves 12, así que antes de publicar su otro comentario, me gustaría conversar con ud. antes de lanzar su nueva oferta gratuita del libro. Sino, igual la pongo luego de la segunda parte de esta serie «¿Existe el don de la composición?»

    Gracias mi hermano…

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  13. José Velásquez

    Hola Noel mucho gusto, estuve leyendo el articulo sobre si el compositor nace o se hace, esta interesante la pregunta
    Cuando un niño nace, no nace siendo un médico, un abogado o un carpintero, nace un niño, lo único que traemos al nacer es la capacidad de aprender lo que deseamos, Dios nos dio ese talento, esta en nosotros descubrirlo y desarrollarlo, y en el campo de la composición no es la esepción, solo que para querer aprender algo tiene que haber un DESEO muy grande, cuando existe un deseo lo suficiente grande usted puede aprender cualquier cosa que se proponga, a si que cualquier persona puede componer canciones, solo INICIE y tendrá muchas canciones.

  14. JOSÉ: ¡Qué puedo añadir a tu comentario! ¡NADA! Totalmente de acuerdo con lo que dices, amén, así es. Está en nosotros descubrirlo y desarrollarlo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  15. Hola Noel,
    Wow, tremendo, tremendo tema que desenrollaste aquí y muy buenos puntos por cada comentarista.

    Muchas Bendiciones y adelante con esta aventura de componer.
    Pedro Sanchez, Jr
    Estados Unidos

  16. PEDRO: Gracias por tu comentario y aún por tomarte el tiempo de leer el comentario, gracias por visitar siempre el blog. Dios te bendiga a ti y a tu esposa.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  17. La imaginación en la niñez es el primer parámetro. El don radica en ser imaginativo y fantasioso, y al aplicarlo a la música, el resultado es ser creativo y genial en las composiciones (con o sin instrucción escolar). Casi cualquier persona que se lo proponga puede escribir o componer música, pero de eso a crear una genialidad, es mucho trecho. Adicional a la imaginación, está la ilimitación y apertura mental, la constancia, la paciencia y la disciplina propia o inducida para aprender a ejecutar y traspolar música de la mente al instrumento preferido. Lógico es saber que nadie nace sabiendo (tocar un instrumento, o leer por ejemplo), pero tampoco es cierto, que ser un virtuoso en cierto instrumento implique ser un genio creativo de la música.

  18. Yo mismo sin instrucción musical, he compuesto varias canciones instrumentales y con letra. El arte es egoísta 100% en su origen, nunca está hecho por mandato externo a las necesidades del compositor. Puede estar inspirado en alguna persona, pero sin intervención exterior. He desarrollado lentamente mi Don, y sé que es bueno, porque me satisface a un nivel muy interno. Lo he compartido con muy poca gente, y a la mayoría le ha gustado. Si lo tienes, lo sabrás, no tendrás que preguntar.

  19. Es sólo mi punto de vista, respetable como el de todos…saludos a todos y adelante con el difícil arte de crear!!

  20. Desiree Rodriguez

    El don para componer es igual a cualquier otro don: el de cantar, bailar, pintar, etc. Cada persona es diferente y Dios al momento de crearlas les da uno o más dones que no necesariamente tienen que ser los mismos que los de otras personas. Por eso creo que no todo el mundo tiene el «don de componer», por así decirlo.

    Hay personas que pueden hacer algo con un mínimo de esfuerzo mientras que otras tienen que esforzarse hasta el doble para lograr lo mismo, a duras penas. Es mi opinión.

  21. La composición debe ser una habilidad que una persona desarrolla mas que otra algunos se algunas personas se les hace fácil programar a otros se les hace un infierno mi parecer es una habilidad y destreza que cada persona tiene Tal ves podamos componer algunas canciones pero sino estremecedor al mundo no es lo nuestro hay q descubrir nuestras habilidades y desarrollarla al máximo y cualquiera pensará que es un don 🙂

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie