¿Es permitido que un cristiano asista a conciertos de música secular?

¿Es permitido que un cristiano asista a conciertos de música secular?

A través de esta serie de 5 entradas, estoy compartiendo algunas preguntas del capítulo “12 preguntas que me suelen hacer”, que es con el que finalizo mi ebook: “El cristiano ante la música secular”. Como ves, son 12 preguntas y solo compartiré 5 de ellas con el fin de motivarte a que lo adquieras. Estas 5 preguntas apenas constituyen el 10% del ebook, por lo que, aún queda el 90% a leer de un tema que puede serte útil si eres pastor de iglesia, líder juvenil, padre de familia, integrante de equipo de alabanza o un cristiano que desee moldear sus convicciones musicales. La pregunta que compartiré hoy es la número 9 y dice así:

¿Es permitido que un cristiano asista a conciertos de música secular?

“Amigos, quizás no estén de acuerdo conmigo, pero hoy veo a U2 en vivo”.

Este fue el breve post que a mediados de 2015 el pastor y músico Edgar Lira posteó en sus redes sociales y que desencadenó la furia de muchos cristianos que pasaron a dejar debajo alguno que otro comentario hostil. Él mismo publicó después en su blog una entrada titulada: “Hace unos días dije que iba a ver el concierto de U2. Nunca esperé la reacción y la respuesta”, donde brindó su opinión del revuelo que provocó su post. Lo que pasa es que esa es la manera en que un sector de la iglesia ve el hecho de que un cristiano asista o diga que asistió a un concierto de música secular. Por eso, cuando un creyente se toma una selfie y postea: “¡Aquí en el concierto de fulano de tal!”, él al frente y el escenario detrás, si algunos de sus contactos catalogan como mala esta práctica, recibirá críticas al estilo de las que Edgar Lira recibió esa vez que dijo que iría a un concierto de U2.

Entonces: ¿puede un cristiano asistir a conciertos seculares? Bueno, así como un cristiano podría tener una licencia de escuchar canciones seculares que promuevan valores, también podría haber una licencia para que asista a conciertos de cantantes o bandas seculares que son conocidos por sus canciones con buenos mensajes. Ahora, si un artista es conocido por sus canciones sensuales, letras torcidas y porque desde el escenario incita al pecado, no sería correcto ni recomendable que asistiera a ese tipo de espectáculos.

Francamente, la respuesta a esta pregunta se complica cuando leemos la advertencia de Pablo acerca de no ser tropiezo a los hermanos débiles y todo lo relacionado a comer carne sacrificada a los ídolos. El problema era tan engorroso que el apóstol abordó el tema en por lo menos dos porciones del Nuevo Testamento: Romanos 14 y 1 de Corintios 8-10. Como expliqué en el capítulo “Mitos sobre la música secular (Segunda parte)”, específicamente cuando hablé de “El mito del silencio”, en Romanos 14 Pablo quiso motivar a los hermanos fuertes y a los débiles a que no se juzgaran entre sí y vivieran en armonía cristiana. Les dijo que, si alguien consideraba que comer carne era malo, que lo juzgara como malo para sí mismo. Y si alguien consideraba que era bueno, que también lo juzgara como bueno para sí mismo. El asunto es que en 1 de Corintios 8 nos encontramos con un texto donde sí dice que no está bien comer carne sacrificada a los ídolos debido a un contexto en particular. Pablo escribió: “mas tened cuidado, no sea que esta vuestra libertad de alguna manera se convierta en piedra de tropiezo para el débil. Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un templo de ídolos, ¿no será estimulada su conciencia, si él es débil, a comer lo sacrificado a los ídolos? Y por tu conocimiento se perderá el que es débil, el hermano por quien Cristo murió” (1 Corintios 8:8-11).

¿Cuándo entonces dijo Pablo que podía ser malo comer carne idolátrica? Cuando iban al propio templo pagano a comer. Ese es el significado de la expresión: “sentarse a la mesa en un templo de ídolos”. Es decir, la libertad que algunos cristianos sentían era tal que ya no les bastaba comprar la carne en el mercado y comerla, cosa que en Romanos 14 Pablo dijo que actuaran según su propia conciencia; sin embargo, en 1 de Corintios 8 la cosa iba más allá, esto ya era cuestión de que había creyentes que aceptaban ir a los comedores del templo, se sentaban como todo mundo y pedían un menú. El asunto es que cuando esto ocurría y algunos hermanos débiles se enteraban, tropezaban. He allí por qué Pablo confrontó a los hermanos fuertes y les dijo: “porque si alguno te ve a ti sentado a la mesa en un templo de ídolos, ¿no será estimulada su conciencia, si él es débil, a comer lo sacrificado a los ídolos? Y se perderá el que es débil, el hermano por quien Cristo murió”.

Aplicando todo esto al tema de si es correcto o no que un cristiano asista a conciertos de música secular, es muy probable que haya hermanos fuertes que estén ocupando puestos de liderazgo en la iglesia y que posean una madurez cristiana que les permita ir a eventos seculares; pero, si entre la congregación hay hermanos débiles o nuevos conversos que están queriendo dejar atrás el mundo y abstenerse del mal, y se enteran de lo que los hermanos fuertes hacen, puede que tropiecen y hasta consideren dejar de guardarse del mundo a causa del ejemplo que ven. ¿Me explico? ¡Ojalá que todos fuéramos hermanos fuertes! Personas maduras y con el conocimiento adecuado para identificar de que hay cosas que no son malas en sí mismas; sin embargo, la realidad de las iglesias es que ambos grupos coexistirán siempre y he allí por qué la exhortación de Pablo a vivir en armonía, no juzgarse mutuamente y no serse tropiezo. En este sentido, por más buenas motivaciones que tenga un cristiano por asistir a un concierto de música secular donde no se exaltarán cosas malas, si sabe que algún hermano débil se enterará de eso y por asistir al concierto hará que tropiece, entonces sería mejor acatar la directriz de Pablo y abstenerse.

Por último, si tú eres un cristiano comprometido con tu iglesia local y sientes que todo cuanto he explicado te deja algunas dudas, te animo a que converses con tus pastores o con líderes que admires por su madurez y les comentes tus inquietudes. Por lo general, los pastores suelen ver peligros que como ovejas no solemos ver y su perspectiva te podría ayudar a identificar posibles perjuicios espirituales, en este caso, de asistir a un concierto secular al que ni tú ni yo le veamos nada de malo en ir.

Para leer las primeras páginas del libro “El cristiano ante la música secular” o adquirir de forma digital, simplemente da clic aquí:

Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Tercera parte)

Continuando con esta serie sobre la adoración olvidada,