Sesión de preguntas y respuestas en Canzion

Sesión de preguntas y respuestas en Canzion


logo-instituto-canzionTaller de Composición en Canzion Panamá.

 Durante el mes de Septiembre estuve visitando el país de Panamá. Aprovechando mi visita el director de Instituto Canzion Panamá, Víctor Daniel Soriano, me permitió compartir con los estudiantes un breve Taller de Composición más que todo de índole motivacional. Participaron alrededor de 16 estudiantes y como siempre al final abrí un espacio de preguntas y respuestas que duró alrededor de 30 minutos. En esta oportunidad comparto con usted tres de las preguntas más destacables de dicha sesión.

Por cuestiones de claridad las preguntas las he editado.
Por cuestiones de espacio solo presento tres.
Y por cuestiones de tiempo me he permitido ampliar y mejorar mis respuestas.

Pregunta: ¿Qué se hace cuando una persona te muestra una canción para que el equipo de alabanza la cante pero está mal hecha? Es decir, ¿cómo le dices a alguien que no la podemos cantar porque la canción no es buena pero a la vez no quieres hacerlo sentir mal?

Esta es una pregunta que debo responderme a mi mismo cada vez que envían a mi correo una canción para evaluación. Pienso que antes de hacer una crítica uno debe aclararle algunas cosas al compositor que te la muestra. Por ejemplo, definir qué tan dispuesto está a que tú le señales tanto las fortalezas como las debilidades de su canción. Esa es la base para poder escuchar la composición de alguien. Por lo tanto, cuando alguien se acerque a ti para mostrarte una podrías decirle: “Brother, gracias por mostrarme tu canción. Yo con todo gusto la puedo escuchar pero necesito que sepas que el hecho de que yo la escuche no significa que la vamos a cantar en el equipo de alabanza. Si has entendido esto también necesito que sepas que escribir buenas canciones no es fácil por lo que si quieres que yo escuche tu canción debes saber que yo voy a señalar tanto las fortalezas como las debilidades de lo que has escrito, ¿estás dispuesto a eso?”

Si el compositor asiente y está de acuerdo con lo que le has dicho entonces procede a escuchar su canción. Sino, no. De este modo evitarías crearte una enemistad debido a su indisposición a recibir la crítica.

Ahora, si esta persona acepta que opines al respecto entonces seguramente te encontrarás con lo siguiente: que como evaluador percibirás cosas buenas y cosas malas en la canción. Yo les llamo: fortalezas y debilidades. Por eso, al terminar de oírla señala primero las fortalezas antes que las debilidades. No lo hagas al revés. ¿Por qué? Porque es el modelo bíblico.

Siempre que yo hago una crítica sigo el modelo de Apocalipsis 2 y 3. Si revisas esos capítulos notarás que Jesús siempre señaló primero las fortalezas y luego las debilidades de las iglesias. Por ejemplo, a la iglesia de Efeso le dijo: “Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y paciencia, y que has sufrido, etc” y después añadió: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor, etc”. ¿Ves? Jesús señaló primero las fortalezas y luego las debilidades. ¡Pero no solo eso! Él fue más allá y mostró la forma de corregir dichas debilidades, por eso dijo: “Por lo tanto, arrepiéntete y has las primeras obras, etc”.

En este sentido, cuando te toque evaluar una canción, luego de señalar las cosas buenas y las cosas malas, dile amablemente cómo podría corregir esas cosas malas en su canción. Cuando hagas eso estarás yendo más allá de lo que muchos hacen de solo señalar las cosas malas e irse, y estarás convirtiéndote en alguien que brinda soluciones más que señalar defectos. Claro, si quieres avanzar aún más te animo a que dentro de esas posibles soluciones que brindes te ofrezcas personalmente a mejorar junto con él su canción o referirlo a un músico de experiencia para que le ayude. Los equipos de alabanza de iglesias locales deberían brindar un servicio de mentoría a quienes componen o están aprendiendo a componer y de este modo contribuir al mejoramiento de sus composiciones. No sé, un equipo de alabanza ideal debería proveer ese servicio y no solo decir: “No” a todas las canciones que les muestran.

Lo importante de todo lo que te estoy diciendo es tu actitud ante las canciones de otros. La actitud que uno debe tener ante quienes nos muestran canciones debe ser de misericordia. Uno debe ser muy misericordioso con las personas debido a que si te muestras duro y solo señalas las cosas malas eso puede apagar el espíritu creativo del compositor y probablemente no quiera volver a mostrarte una composición en el futuro por la forma como lo trataste. Uno debe decir la verdad en amor. No hay que mentir. Debes decirle la verdad a las personas pero con cariño.

Hace unos meses después de predicar en una reunión me encontré conversando con una pastora amiga mía. Mientras conversábamos una mujer se acercó, amablemente nos interrumpió y me dijo: “Hermano Noel, ya que usted compone, mire, tengo una letra para una canción, ¿podría ponérmele música?” ¿Qué hice en ese momento? Decirle la verdad. Con mucho afecto le dije: “Ay hermana, le agradezco su confianza de pedirme que yo musicalice su letra, pero le voy a ser franco: No me es fácil ponerle música a letras que yo no he escrito. Francamente me cuesta mucho hacerlo. Además, paso tan ocupado en mi trabajo y en mis canciones que muy difícilmente podría ayudarle”. La animé a seguir escribiendo y a buscar a los músicos de su iglesia local ya que talvez ellos podrían ayudarle mejor que yo.

Aquí entre nos: se molestó. Pero sinceramente ese no es mi problema, yo dije la verdad en amor y le brindé una posible solución a su deseo de musicalizar su letra. Por cierto: la pastora con quien estaba conversando y que presenció el episodio me dijo cuando ella se fue: “Ay Noel, me gusta que siempre tienes una palabra de ánimo para las personas”. Lo tomé como un cumplido a pesar de que la otra hermana se fue inconforme.

Siempre debemos animar a la gente a componer, siempre. Si después de haber dado tus observaciones a una canción la persona se siente mal, la verdad es que eso cae en la categoría de las cosas que están fuera de tu control. Tú deber como evaluador es escuchar, brindar tu crítica con amor, proveer soluciones y ya. Claro, si la canción es una gran canción, con puras fortalezas y pocas (o cero) debilidades, entonces hay que decírselo también. Y aun más, hay que considerar seriamente la incorporación de dicha canción al repertorio del equipo de alabanza.

Pregunta: ¿Qué opinas de que los cristianos compongamos música instrumental? Es que una vez escuché a alguien decir que como dicha música no lleva mensaje entonces de nada sirve componerla ya que la mente de las personas queda sin fruto. O sea, ¿qué piensas de aquellos que escriben piezas instrumentales independientemente del género musical que sea?

No sé si soy la persona indicada para responder tu pregunta pero te voy a confesar que soy un fanático de los sound tracks de películas de cine. Hasta el momento tengo una pequeña colección de música instrumental de ese tipo que periódicamente escucho.

A mi modo de ver como cristianos nos hace falta componer más música instrumental. Si te fijas, la mayoría de compositores cristianos componemos canciones cantadas y casi nada de piezas musicales. Creo que deberíamos producir más música así.

¿Qué la música instrumental no lleva mensaje? Claro que lo lleva. Lo que pasa es que muchos de nosotros no hemos sido educados para oír este tipo de música. Tan mal educados estamos que tú acabas de citar a alguien que dijo que como no lleva letra entonces no lleva mensaje. Qué va, sí que lo lleva. Lo que pasa es que no se nos ha enseñado a escuchar con el espíritu, solo con los oídos. No hemos aprendido a discernir la música, solo a oírla. Si tú hablaras con algunos compositores de música instrumental, los cuales abundan en el mundo principalmente en Europa, Norte y Suramérica, y les preguntaras por qué escribieron tal o cual pieza te darían una razón, una justificación y te explicarían qué es lo que han querido comunicar.

Tengo un amigo: Miguel Ángel Villagrán (Málin), que ha grabado cuatro discos de música cristiana. Los primeros dos fueron discos instrumentales con una que otra canción cantada. Pero la mayoría de canciones son instrumentales. Un día conversando sobre este tema me dijo: “En Latinoamérica hay poco mercado para la música cristiana instrumental”. ¿Qué significa esto? Que a la iglesia nos hace falta más educación musical. Málin mismo me ha testificado de cómo la gente ha utilizado sus discos instrumentales para acompañar sus tiempos de oración, para adorar, para hacer llamados al altar o para fondos de prédicas. Además, muchos siguen comprando sus discos instrumentales por lo excelentes que son. Recientemente me habló sobre la posibilidad de que su próximo disco vuelva a ser instrumental.

En fin, necesitamos más música así.

Pregunta: La mayoría de canciones en la iglesia han sido escritas para la iglesia misma, son muy pocos las que se enfocan en componer canciones para alcanzar a la gente que está fuera de la iglesia, ¿qué puedes decir al respecto?

¡Que tienes razón! Tenemos más alabanza y adoración congregacional que canciones evangelísticas. Es decir, necesitamos más compositores que compongan canciones de alcance. En lo personal ese es uno de mis más grandes desafíos, compongo más alabanza y adoración que otra cosa.

Las canciones evangelísticas deben caracterizarse por presentar el evangelio de forma clara y a la vez de forma no religiosa. Voy a sonar a Martín Lutero con lo que voy a decir, pero debemos escribir canciones en el lenguaje del pueblo. Nuestras canciones deben confrontar a la gente, llevarlos a reflexionar sobre su condición espiritual y su necesidad de acudir a un Salvador.

Algo que he notado en algunos países es que hay ministerios musicales enfocados en cantar este tipo de música. Gracias a Dios que los hay, pero lo que he percibido, ojala esté equivocado, es que esas bandas que cantan canciones evangelísticas no necesariamente están comprometidos con el evangelismo. Sí, cantan canciones de alcance, forman parte de una banda de rock, ska, hardcord o del género que sea, pero no necesariamente evangelizan. No viven estilos de vida evangelísticos en sus comunidades, escuelas o universidades a pesar de formar parte de una banda de alcance. No estoy diciendo que todas caen en lo que estoy señalando, pero sí muchas.

Me gusta mucho la entrevista que le hice a Ray Alonzo y que hace meses publiqué en el blog. ¿No sé si has oído de él? Hace muchos años formó una banda que se llamó: “NAF”, que significa: “Nacidos para Arrebatar con Fundamentos”. La banda llegó a lugares que una banda cristiana común no llegaría pero ellos sí llegaron y pudieron presentar allí el mensaje del evangelio. Cuando lees la entrevista de Ray percibes su pasión por alcanzar a la juventud. Pero dicha pasión no solo fue cuando se convirtió, sino que permaneció mientras duró NAF y permanece hasta el día de hoy que ya no existe NAF y que es solista. A mi en lo personal me inspira su pasión evangelística.

¿Qué te quiero decir con todo esto? Que necesitamos más compositores que compongan canciones evangelísticas, pero aunado a eso cantantes y bandas con un verdadero compromiso evangelístico más allá de los discos y las presentaciones de plataforma.

Noel Navas.

5 Comentarios

  1. buenisimo noel me llego esta publicacion en lo personal la pregunta 1 y 3
    exelente XD

  2. ROBERTO: Gracias por comentar, me alegra saber que los artículos le son útiles a algunos.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. ADONYS: Probablemente sea así, gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  4. sobre las tres preguntas…alguna vez yo me las he hecho. asi que me quedan claras las respuestas. seguiré leyendo mas articulos porque todos me estan enseñando mucho

    Dios te bendiga amigo

  5. SERGIO: Qué bueno mano, me alegra saber que los artículos te son útiles. ¡A ver cuando nos vemos!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie