Si mi Sony Ericsson W580i hablara (Segunda parte)

Si mi Sony Ericsson W580i hablara (Segunda parte)

- en Si mi Sony Ericsson W580i hablara
2359
13


sony-ericsson-w580i4Y mi celular habló…

El otro día estaba escribiendo una canción en mi piano Korg de cinco octavas y de repente, mi celular Sony Ericsson W580i sonó. Como lo había puesto sobre el piano lo levanté y vi que la pantalla decía: Desconocido. “¡Uy!” dije yo, “¿Quién me llamará?” Deslicé el slider (valga la redundancia) y contesté: “¿Aló?” “Sí, ¿aló?” respondió una voz robótica masculina bien agradable. “Sí, ¿quién habla?” contesté. “¡Hey… Noel! ¡Soy yo! Tu Sony Ericsson W580i con slider, delgado, elegante, urbano, con dispositivo de música portátil, tentador y creado para impresionar”. Inmediatamente entré en pánico, los violines de la película ´Psicosis´ sonaron en mi habitación y una corriente helada traspasó mi espina dorsal. “¡Uy! ¿Qué está pasando?”

“¡No hombre!” dijo la voz, “¡No te asustés! Pero sí, soy yo, tu Sony Ericsson W580i. Necesito hablar con vos”.

Los violines cesaron y me tranquilicé un poquito, más por curiosidad que por interés.

“¿Qué querés?” pregunté ya recuperado.
“Hablar con vos te dije”.
“¿Ajá? ¿Sobre qué?”
“Sobre esa tu forma de componer que tenés…”

“¿Ah, sí? ¿Qué pasa con mi forma de componer?”
“Que no me parece del todo bien…”
“¡A ver! ¿Por qué?”
“En primer lugar, ¿por qué tenés que hacerme parte de un proceso del cual no tengo nada que ver? ¿Ah?”
“Bueno, lo que pasa es que la función: Grabar sonido, que vos tenés, me sirve para almacenar idea melódicas que aparecen mientras voy caminando en un centro comercial, en la calle o cuando estoy sentado en una sala de espera. ¡Por eso!”
“Sí, pero, ¿por qué cuando grabás en mi tenés que apartarte de la gente, irte al baño o poner tu mano como si estuvieras hablando en secreto con alguien?”
“Ah, porque francamente me da pena que la gente me vea grabando melodías y piensen que estoy loco”.
“Sí, claro, pero, ¿por qué lo haces tan seguido?”
“Es que son demasiadas las ideas que surgen en mí y tengo miedo que si no las grabo las pueda olvidar”.
“¿Y no sos vos el que te jactás de que tenés una buena retentiva pues?”
“Sí, pero a veces me falla. Recordá que este tipo de ideas son espontáneas y se almacenan en mi memoria a corto plazo. De alguna forma no tengo la capacidad de grabarlas en mi memoria a largo plazo, lugar donde nada se olvida. ¡Cosa que sí puedo hacer con vos!”
“Lo que no entiendo es por qué tenés que grabar vez tras vez y por pedacitos, y no todo de una sola vez…”
“Lo que sucede es que a veces la creatividad viene por partes, no viene de un solo. Si viniera de un solo grabaría de una vez y ya. Pero no, grabo una parte, sigo expandiendo mis melodías y vuelvo a grabar y a grabar hasta que creo haber coleccionado la mayor cantidad de ideas que me permitirán seleccionar y dejar las mejores”.
“Pero mirá, lo que me parece raro es que solo grabás melodías con monosílabos tipo la-la-lá… ¡A mi me parece que sos un poco extraño eh!”
“¡Jajajá! La verdad que un compositor melódico lo es. Pero si te fijás bien, a veces he grabado melodías y letras simultáneamente. No solo melodías sin letra”.
“Sí, es cierto…”
“Lo que pasa es que a veces solo emanan de mi melodías solas y tengo que ponerle un monosílabo como el la-la-lá que mencionás porque eso me sirve para establecer cierto tipo de métrica que me permitirá después montar las sílabas de las palabras que formarán parte de la letra que al final dejaré”.
“Sí, eso lo comprendo, ¿pero por qué a veces en lo que grabás ponés una letra y luego cuando estás al piano la cambiás? ¿Por qué no dejás lo que pusiste originalmente?”
“Ah, porque a veces uno encuentra mejores palabras para decir lo que uno inicialmente quería. Es decir, la composición debe ser flexible. Si una palabra queda mejor que otra entonces hay que tomar la mejor opción”.
“¡Ok, ok! ¡Ya entendí! Lo que pasa es que no me había puesto a pensar en cuán importante es para ti la composición. Veo que una idea por más pequeña e insignificante que parezca vos la guardás, ¿verdad?”
“Así es, pienso que quien quiera tomar la composición de canciones con seriedad debe tener un sistema de almacenaje a la mano, para que cuando la inspiración lo asalte tenga donde guardar las ideas que surjan. Es por eso que te uso a ti, porque siempre te ando a la par”.
“Está bien, ya no me quejaré tanto por lo que hacés. Nomás te pido que no se te olvide recargar siempre mi batería porque sino un día vas a querer grabar y de nada te va a servir porque no podrás. Además, acordáte de no saturar mi memoria para que cuando grabés quepan esas tus ideas melódicas. Es más, ¡ya deberías ir pensando en ampliar mi memoria! Esta de 1 giga creo que pronto no dará abasto”.
“¡Ay sí que no! Recordá que tu cable USB me sirve para pasar las grabaciones que guardo en ti a mi computadora, así que creo que la de 1 giga es suficiente, así que aguantáte, ¿ok?”

Después de haber contestado sus preguntas era mi turno…

“Oye, ahora yo quiero hacerte una pregunta…”
“¡Ajá!” respondió.
“¿Vos pusiste a sonar los violines de la película de Psicosis cuando contesté?”
“Te asustaste, ¿verdad?”
“¡Por supuesto! ¡A quién no le asusta esa pieza!”
“¡Va pue! No lo vuelvo a hacer…”
“¡Sí, por favor! Casi me muero del susto. En fin, voy a colgar, tengo que seguir componiendo…”
“Dios te bendiga pue…”
dijo mi Sony Ericsson W580i.
“¡A la gran! No me digas que sos evangélico…” le respondí.
“Tu-tu-tu-tu-tu…”

Me colgó.

Continúa…

13 Comentarios

  1. jajajajaja, que imaginación!!! muy bueno el comentario!
    Dios le bendiga!

  2. OLIVIA: Gracias por tus palabras, «imaginación loca» le llamo yo, jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Noel,
    Que bueno! la verdad que tienes una mente volatil, al mejor estilo de holiwood! jaja… sabes? hace unos días atras, disfrutaba con mi esposa, y miramos un pajaro llevar un gusanito en su pico, para alimentar así a sus pichones en el nido. detallé tanto esa escena, que la inspiración inhundó mi corazón, y fui fecundado por ella.Se activaron las alramas, sonaron las campanas, y aparecieron parrafos tomados de la mano de una hermosa melodia, la cual tuve que grabarla en mi » CELULAR» para no olvidar aquella «Aventura de Componer» que tal? por eso al ver la maravilla que colocaste en esta ocasión, movi mi cabeza, y expese…será casualidad? No, es el rotundo proposito de Dios, porque en Él no existe casualidad.

    Te Bendigo mybro!

    Tu servidor;

    Elías

  4. ELÍAS: Jajajá, no creo que sea casualidad, pienso que todo componemos similar, pero lo que te pasó a ti nos pasa a muchos en el mundo. Lo que viene a la cabeza lo metemos a la memoria del celular. No sé si lo dije antes en un comentario pero mi idea con estos artículos «light» (les llamo yo) es concientizar a quienes componen a almacenar sus ideas cueste lo que cueste. Qué bueno sabe que te ha gustado esta mini-serie.

    Dios te bendiga mi bro.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. ¿A poco? yo me surro en los pantalones si me pasa…

  6. JUAN: ¡Jajajá! ¡Gracias a Dios es ficción va! Jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Hasta que lo publicaste!!!!
    un abrazo!

    Aly

  8. ALY: Sí, ¡por fin! Tú sabes, no puedo publicar todo de una vez, jeje.

    Dtb.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. jajaja esta buena la miniserie!
    hey es loco tu celular! a la gran! jajaja xD
    espero q ya lo hayas evangelizado y nos pueda dar un testimonio tecnologico despues xD

  10. GERSON: No vos, mi celular es cristiano hombre, si hasta «La oración del penitente» sabe orar, jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. que bueno que puedo acudir a estas notas todas las veces que me haga falta jajajajajjajajaja no importa cuantas veces las lea siempre seran muy muy divertidas.

  12. CINTHYA: Claro que puedes acudir siempre a ella, no tengo planes de borrarlas. Gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  13. 😀 y aprendí sobre como nacen canciones gracias a las preguntas del celular 😀

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!