Conversando sobre los Salmos (Tercera parte)

Conversando sobre los Salmos (Tercera parte)


Una entrevista con el Dr. Samuel Pagán.

Una vez más, para quienes no lo conocen, el Dr. Samuel Pagán es profesor de Biblia Hebrea en Dar al-Kalima College en Belén. Es un ministro ordenado de la Iglesia de Cristo (Discípulos de Cristo), además de un prolífico escritor que ha publicado más de 35 libros sobre temas teológicos, bíblicos y pastorales. Ha sido decano académico y presidente de instituciones teológicas de grado en Puerto Rico y EE.UU., y ha sido director del departamento de traducción de la Biblia de la United Bible Societies en las Américas.

Si usted leyó la serie: Siete grandes características de los Salmos, comprenderá por qué mis preguntas durante la entrevista giraron en torno a asuntos fundamentales de los Salmos y la forma en que los compositores contemporáneos podríamos beneficiarnos de su estudio y meditación. En esta oportunidad presento la última parte de la entrevista que le hice vía Skype.

Dr. Pagán, ¿qué cosas podríamos aprender los compositores de hoy de los compositores de los Salmos? En su opinión, ¿qué cosas cree que deberíamos valorar como escritores de canciones basado en los ejemplos de los salmistas de aquel entonces?

Dr. Pagán: Primero, que tomen en consideración la amplitud de la experiencia humana. La experiencia humana es amplia y los salmistas bíblicos mostraron la complejidad de dicha existencia. Segundo, los salmistas bíblicos tienen una intención definida y clara de adorar a Dios, de manifestar su sentimiento, este es un segundo elemento que debemos aprender. Pero hay un tercer elemento de la teología del Salterio, y es que a la vez que se glorifica a Dios, se manifiesta misericordia hacia los seres humanos.

Esto significa que los salmistas bíblicos no solamente glorificaban a Dios y no solamente eran amplios en su evaluación de la existencia humana, sino que también manifestaban solidaridad, cariño, perdón, amor, misericordia, etc. Todos esos valores se ponen posteriormente de manifiesto en la figura de Jesús de Nazaret. En el mensaje de Jesús uno nota la teología del Salterio.

Ahora que menciona a Jesús, tengo una pregunta relacionada a los Salmos mesiánicos: ¿qué exactamente pasaba por la mente del salmista que escribía un Salmo mesiánico? ¿Él estaba consciente que se refería al Señor? ¿Sabía que sus descripciones eran futuristas y que se cumplirían en Jesús?

Dr. Pagán: Hay dos tipos de Salmos mesiánicos, los salmos mesiánicos que se relacionan con la expectativa de Israel del Mesías futurista y los Salmos que la iglesia cristiana a relacionado con Jesús de Nazaret. Son dos tipos de Salmos mesiánicos, uno que tiene un fundamento histórico como el Salmo 2, donde dice: “siéntate a mi diestra, dice el Señor a su ungido”. Este es un Salmo históricamente mesiánico, y hay otros Salmos que la iglesia vio referencias de Jesús Nazaret. Posiblemente el poeta bíblico no tenía esa referencia en mente, pero la iglesia sí las vio.

Ahora bien, el poeta bíblico que en ese momento actuaba como profeta no tenía idea de las implicaciones futuras de su mensaje. No lo entendía, solamente estaba hablando una palabra que va cumpliría en el futuro. Él hablaba un mensaje que tenía ciertamente repercusiones presentes y ciertamente repercusiones eternas; pero tiene repercusiones que él no puede prever ni comprender. Solamente es fiel a Dios comunicando esa palabra, porque para él es una expectativa y una esperanza que el poeta del Salmo ubicaba en el futuro. Por cierto, aprovecho la oportunidad para decirte que no solamente había salmistas varones, sino también salmistas mujeres.

Sobre ese punto, además de las salmistas que la Biblia menciona, como: Débora, en el libro de los Jueces, y Ana, en el primer libro de Samuel, ¿hay referencias históricas sobre salmistas mujeres fuera de la Biblia?  

Dr. Pagán: Hay muchas referencias a mujeres profetizas, una de las formas de profetizar era cantada. Por eso es que se piensa que las mujeres también eran salmistas. La iconografía del Medio Oriente, o sea, los descubrimientos arqueológicos que tienen cuadros o elementos pictóricos, tienen a muchas mujeres debajo de palmeras tocando arpas, y tocando instrumentos musicales, que era signo de que estaban cantando. Por eso pensamos que también en Israel había mujeres que componían salmos.

Acercándonos al tiempo del Nuevo Testamento, ¿cómo era que ellos adoraban con los Salmos? ¿Cuál era la dinámica que utilizaban en su adoración privada o pública?

Dr. Pagán: Había Salmos privados y Salmos públicos, tenían de los dos, pero la sinagoga tenía un orden de culto. Una forma de la sinagoga era Shemona Eshré, dieciocho oraciones, dieciocho bendiciones, dieciocho plegarias incluida la Torá, una la lectura de los Salmos, una lectura de los profetas, o sea… había diversas lecturas y además había cánticos. Aquí era donde se cantaba un Salmo. ¿Recuerdas que en los evangelios Jesús celebró la Pascua con los discípulos?

Sí…

Dr. Pagán: Cuando acabaron la cena dice el texto bíblico que cantaron “el himno…” Ese himno era un Salmo. El apóstol Pablo dijo que la iglesia cristiana se reunía para orar, cantar himnos y salmos al Señor, o sea, en el Nuevo Testamento la iglesia todavía guardaba la tradición antigua judaica del cántico de los Salmos.

Hábleme de los Salmos privados, ¿a qué se refiere exactamente?

Dr. Pagán: El Salmo uno, por ejemplo, es un Salmo individualista donde el poeta trata de expresar su sentimiento ante Dios. El Salmo 42 es un Salmo intimista: “como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama, oh Dios, por ti el alma mía”. Son Salmos donde el individuo toma un papel protagónico, son Salmos individuales. Hay Salmos también donde el individuo representaba a la comunidad, así que estos dos niveles los maneja el Salterio.

Dr. Pagán, disculpe si mi pregunta es un tanto ingenua, pero… ¿habrá alguna referencia histórica o alguna evidencia que el Señor Jesucristo compuso alguna vez una canción?

Dr. Pagán: No, no lo he visto, pero si Jesucristo era un buen judío, en sus oraciones incluía los Salmos. Pero no tenemos constancia, solamente tenemos constancia de sus enseñanzas y de las parábolas.

¿Usted cree que sería lógico pensar que en su adoración privada, Jesús pudo haber creado melodías espontáneas durante sus tiempos de adoración privada?

Dr. Pagán: Como todo creyente, en su adoración privada, él orada y cantaba. Jesús se sabía Salmos de memoria, ¡bastantes salmos! Por eso los recitó en el Calvario, las llamadas: “Siete palabras del Calvario” son siete Salmos que el Señor estaba recitando. Esto es como lo hacemos nosotros los creyentes en un momento de dificultad, que recitamos un Salmo. Entonces, Jesús, en un momento de dificultad, recitó los Salmos: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” o “Consumado es”. Estos son Salmos.

O sea que si lo hizo en público es muy probable que lo hiciera en privado…

Dr. Pagán: No hay razón por la cual no creerlo.

Para ir terminando, ¿qué consejo les daría a los salmistas de hoy con relación al libro de los Salmos?

Dr. Pagán: Yo le recomendaría a los salmistas que lean los Salmos con sentido de dirección, que disfruten los Salmos y que se memoricen los Salmos. Es más, que lean las partes poéticas de los profetas, la segunda parte de Isaías, por ejemplo. Los diversos textos de Ezequiel, Malaquías y Amós, que son también Salmos. Y con ese fundamento de los Salmos sigan escribiendo canciones que puedan bendecir al pueblo de Dios.

Hermano Samuel, ¡muchas gracias por su tiempo!

Dr. Pagán: ¡Fue un placer!

Noel Navas.

1 Comentario

  1. Que buena nota. Me ha dado curiosidad conseguir el libro. Supongo que tambien tendré que traerlo de Estados Unidos.

    Muy interesante el tema! Me he leido la entrevista de una sentada. Voy a buscar la serie que hiciste, Noel, sobre el libro.

    Un abrazo desde Panama, me comentaros mis amigos (Flia. Cordero) en Costa Rica que estuviste por alla hace unos meses.

    Erick

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie