Siete grandes características de los Salmos (Cuarta parte)

Siete grandes características de los Salmos (Cuarta parte)


“Desde lo profundo, Señor, a ti clamo”, de Samuel Pagán.

De las características de los Salmos como: Extraordinariamente poéticos, Profundamente teológicos e Intencionalmente educativos, ahora hablaremos de la sensibilidad con que los autores permearon sus letras. Como muy bien señala el Dr. Pagán en su obra, los salmistas de Israel hicieron un gran trabajo al expresar no solo sus propios sentimientos, sino los de toda una nación. Veamos:

4. Intensamente sensibles.

«Todo comenzó de forma oral, posiblemente cuando los salmistas recitaban las oraciones para expresar sus sentimientos más significativos en torno a Dios y la vida. Esas plegarias y composiciones pasaron de generación en generación, a medida que la comunidad de fe se apropiaba de esos clamores, al entender que reflejaban sus pensamientos y sentimientos sobre las acciones de las divinidad en las diferentes esferas de la vida».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 37.

«Algunos salmos son oraciones individuales de alabanzas o quejas, mientras que otros manifiestan los mismo temas, pero desde la perspectiva de toda la comunidad… Los salmos que se incluyen en el canon bíblico sirvieron para proclamar los sentimientos religiosos más importantes de la comunidad de fe judía».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 39 y 42.

«Los salmos de “súplica individual de ayuda” son el más popular del Salterio. Presenta a un individuo que está asediado por una serie intensa de problemas y calamidades, y ora a Dios por su ayuda y apoyo. Estas plegarias son lamentos que ponen de manifiesto el estado anímico y la necesidad espiritual de la persona que clama».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 59.

Cuando se lee los Salmos uno queda perplejo por la intensidad emocional que sus versos transmiten. No se necesita ser psicólogo para que al leer algunas de las letras uno diagnostique que algo muy grave estaba atormentando la mente del compositor.

Los sentimientos y la emotividad están a flor de piel en los Salmos. Los escritores nunca ocultan lo que sienten, no esconden sus reales pensamientos ni encubren sus verdaderos deseos. En donde un compositor cristiano de la actualidad matizaría su lenguaje, los salmistas del antiguo Israel desnudaban el alma de forma sorprendente.

Quienes critican a la música cristiana contemporánea de ser demasiado emotiva, pareciera ser que han olvidado la intensidad de los Salmos. Si las canciones de hoy son criticadas por su emotividad, ¡los salmos deberían serlo más! Pero como nadie se atreve a juzgarlos injustamente debido a que forman parte del canon bíblico, he allí por qué la crítica se limita a las canciones contemporáneas.

Pienso que la crítica a las canciones de hoy podría ser válida si la emotividad fuera el único rasgo a rescatar de una canción. Como un buen porcentaje de cantos de adoración carecen de los elementos poéticos, teológicos y educativos, entonces, ante una canción emocionante pero sin contenido, algunos la califican de superficial por solo apelar al sentimiento y no al intelecto. ¿Quiere mi opinión? ¡Tienen razón!

El arte de componer es el arte de expresar los sentimientos de la forma más sublime, a modo que quienes se expongan a dicho arte experimenten las mismas sensaciones del autor; sin embargo, cuando la composición de canciones cristianas solo emociona y no nutre la mente, emulando las características que hasta el momento hemos visto de los Salmos, no explotamos todo el potencial que una canción puede brindar.

Pienso que el calibre de las letras y la intensidad del sentimiento fue lo que provocó que el pueblo de Israel se sintiera identificado con los Salmos. Los Salmos no fueron cuestión de expresarse al azar y “¡a ver quién se identifica conmigo!” No, lo que experimentaba el compositor eran realidades que también experimentaba buena parte de la comunidad y entonces, al escuchar el Salmo el pueblo se sentía identificado. Mi convicción personal es que esta dinámica fue una, de entre otras más, que al final provocó que los ciento cincuenta Salmos fueran seleccionados para la colección que ahora tenemos.

¿Podría encontrarse aquí una clave para que una canción actual se convierta en un hit? ¿No son las canciones que más canta el público aquellas con la que se siente mayormente identificado?

Eso sí, algo sumamente interesante de los Salmos no solo es su intensidad al expresar los sentimientos del alma, sino la forma de resolver dichos sentimientos. Esto era algo que diferenciaba a los salmistas de Israel de los salmistas asirios, egipcios o babilónicos: la forma de canalizar las animosidades del espíritu.

Haga el ejercicio y verá que al usted encontrarse ante un Salmo que exponga los sentimientos más profundos del ser, dichos Salmos no terminan en simple catarsis emocional. Que aunque sus descripciones podrían ser deprimentes y hasta sombrías, al final, siempre de los siempres muestran un camino de esperanza. No solo describían gráficamente las tinieblas que los atormentaban, sino también la luz que disipó dichas tinieblas.

Vea rápidamente conmigo los siguientes tres ejemplos:

OSCURA REALIDAD:

“¡Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios!
Muchos son los que se levantan contra mí;
muchos son los que dicen de mí:
«No hay para él salvación en Dios»”.

Salmo 3:1-2.

LUZ ESPERANZADORA:

“Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí;
mi gloria, y el que levanta mi cabeza.
Con mi voz clamé a Jehová
y él me respondió desde su monte santo”.

Salmo 3:3-4.

OSCURA REALIDAD:

“Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo;
sáname, Jehová, porque mis huesos se estremecen.
Mi alma también está muy turbada;
y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?”

Salmo 6:2-3.

“Me he consumido a fuerza de gemir;
de llanto inundo mi lecho todas las noches,
riego mi cama con mis lágrimas.
Mis ojos están gastados de sufrir;
mis angustiadores”.

Salmo 6:6-7.

LUZ ESPERANZADORA:

“¡Apartaos de mí, todos los hacedores de maldad,
porque Jehová ha oído la voz de mi lloro!
Jehová ha oído mi ruego;
ha recibido Jehová mi oración”.

Salmo 6:8-9.

OSCURA REALIDAD:

“En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies,
¡por poco resbalaron mis pasos!,
porque tuve envidia de los arrogantes,
viendo la prosperidad de los impíos”.

Salmo 73:2-3.

“Estos impíos, sin ser turbados del mundo,
aumentaron sus riquezas.

¡Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón
y en inocencia he lavado mis manos!”

Salmo 73:12-13.

LUZ ESPERANZADORA:

“Se llenó de amargura mi alma
y en mi corazón sentía punzadas.
Tan torpe era yo, que no entendía;
¡era como una bestia delante de ti!

Con todo, yo siempre estuve contigo;

me tomaste de la mano derecha.
Me has guiado según tu consejo,
y después me recibirás en gloria.
¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
Mi carne y mi corazón desfallecen;
mas la roca de mi corazón y mi porción
es Dios para siempre”.

Salmo 73:21-26.

Estudie los emotivos cantos que aparecen en los Salmos con esta nueva óptica y comprenderá en qué se diferencian las canciones escritas por el pueblo de Dios y las escritas por quienes no son parte. Donde la canción secular podría vencer a la cristiana por su forma tan poética de describir las aflicciones de este mundo, la canción cristiana la derrota contundentemente al brindar una salida a dichas aflicciones.

Continúa…

¡Gánese el comentario del Dr. Pagán! La serie: «Siete grandes características de los Salmos», basada en el comentario: «De lo profundo, Señor, a ti clamo», del Dr. Samuel Pagán, está compuesta por siete artículos. Por lo que si usted quiere ganarse un ejemplar de esta fenomenal obra simplemente haga lo siguiente: 1) Imprima uno de los siete artículos publicados en el blog (cualquiera, el que usted escoja). 2) Léalo junto a su equipo de alabanza la próxima reunión que tengan programada. 3) Tome una foto del preciso momento en que todos están reunidos leyendo el artículo. 4) Súbala a su cuenta de Facebook, etiquete a todos quienes tienen cuenta y que aparecen en la foto además de etiquetarme a mí (búsqueme como: Noel Navas). Y 5) Al hacerlo de inmediato estará participando en la rifa del comentario de los Salmos del Dr. Pagán. EL GANADOR SE DARÁ A CONOCER EL PRÓXIMO 5 DE FEBRERO DE 2013. Vamos, no importa el país donde usted se encuentre, si gana, le hacemos llegar su premio. ¡Espero vuestras etiquetas!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie